ruwels-saluwer1582134588 Ruwels Saluwer

¿Qué puede pasar en un encuentro?, ¿Qué traerá consigo? Y sobre todo, ¿Serás capaz de encontrar algo que este buscando o hallas perdido o simplemente será como el aire y se esfumará en el tiempo como si nunca hubiese sucedido?


Ciencia ficción Todo público.

#encuentros
0
54 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Encuentros

La vi por primera vez en una la puerta de centro comercial. Mientras la gente pasaba, por un lado, era como si todos nos abrieran paso para un encuentro. Pero, el simple hecho de ver su dulce rostro, esa mirada tierna, una mirada tal noble y sincera, que me era imposible huir de ella. El ver su rostro, aquel rostro que no ha conocido aún el maquillaje ni ningún otro tipo de cosméticos. Al ver la esos labios rojos, que no necesitaban decir ninguna palabra para llamarme. Escuchaba los ruidos de los autos, que pasaban afuera, tal vez, si hubiera habido alguna música en especial, diría que esto estaba preparado. Preparado para aquel encuentro, aunque no me pudiera mover, debido a la ausencia de mi ser en ella.

Desearía que el tiempo se detuviera y me permitiera contemplar aquel momento. Ver que vestía una blusa blanca y un suéter celeste, que le hacía resaltar aquella belleza natural. También venía usando un pantalón azul y unos zapatos negros. El ver su mano, aunque no estaba cerca de ella, daba la impresión de estar bien cuidadas y delicadas. Deseaba poder moverme y decirle alguna palabra, pero me fue imposible. El ver cómo me miraba atentamente y, con un brillo en sus ojos, me hacía perder en aquel espacio, donde todo era posible. Quería saber qué es lo que pensaba, ¿por qué me mira de esa manera?, esa pregunta me hacía poner todo tipo de dudas y me hacía avergonzar a la vez, el simple hecho de que se tratase de mí.

No pude quedarme por mucho tiempo, pues debía continuar. La miré por última vez, antes de irme de aquel lugar, y ella me dio una sonrisa, como si me dijera que esperaba con ansias el volvernos a encontrar. Salí de aquel lugar, pero me arrepentía de no haber tenido el valor de hablarle, ni mucho menos de haberle dicho un adiós. Me temblaba demasiado la mano, como para levantarla y despedirme con ella. Detesto el ser un cobarde, por el temor de que no se tratase de mí y me rechazara aquel gesto. Sí sólo hubiera sido más valiente, tal vez y sólo tal vez todo hubiera sido diferente. No hubiera tenido que estar con esta duda y mucho menos tener que olvidar lo que sucedió en aquel instante. Pero, a pesar de todo, esto quedará en mi memoria.

28 de Mayo de 2021 a las 23:25 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Parálisis en el autobús

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 6 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión