kookie_red7 ••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎••

Es el primer año celebrando el día de las madres para Taehyung, y Jungkook, su alfa, decide que es la ocasión perfecta para demostrarle cuanto lo ama. ೃೀKookTae ೃೀOmegaverse ೃೀHistoria 100% mía ೃೀNo copias|| No adaptaciones Obra registrada en SafeCreative bajo el número: 2105107788450


Fanfiction Todo público.

# #KookTae
Cuento corto
96
1.4mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo único⠈ೃೀ.

Antes de empezar


Esta historia está ligada al Os "Hope", puede considerarse la segunda parte.


¡Hola!


A todas las mamás, solo puedo desearles un precioso día, espero que no solo hoy, sino siempre les llenen de mucho amor, que cada día se sientan felices por la bella decisión que tomaron. No todos vemos la maternidad de la misma forma, pero para mi, es algo maravilloso, no hay palabras con las que pueda expresar mi pensar acerca de ello, pero puedo resumirlo a valentía, amor y fuerza.


¡Feliz día de las madres!


. ⠈. ⠈. ⠈. ⠈. ⠈. ⠈. ⠈. ⠈ . ⠈. ⠈.⠈ೃೀ.⠈. ⠈.


Jungkook suspiraba pesado mientras miraba la estufa, sin saber bien por dónde comenzar, no era que no supiera cómo encenderla, solo le daba miedo que una enorme llama saliera de los quemadores y alcanzará el cuerpecito de Hanuel, mismo que estaba sujeto a su torso en aquella cangurera de ositos. Ambos Jeon vistiendo pijamas de dos piezas con decorado de cangrejitos, un regalo de Taehyung para sus dos amores. El alfa se mantenía descalzo, ignorando el frío piso, sus mechones rojos estaban cada vez más largos, así que se había hecho una media coleta, mientras la pequeña usaba sus calcetitas blancas con estampado de duraznos, su cabellito desordenado en dos chonguitos que el omega le había hecho antes de dormir, ahora uno de los dos se resbalaba por su lacio cabello, el rico aroma a leche mezclado con la lavanda y menta fresca, aún se mantenían en el cuerpecito cálido, pues no era una sorpresa que Hanuel, aun fuera una glotona que no soportaba tomar del pechito de su papi para así descansar mejor, acurrucándose con cariño y amor, dejando que las fragancias de los mayores le cuidara.

El alfa rascó su cuello, manteniendo una mano sobre las pompitas cubiertas de su pequeña de un año, la infanta mirándole con ese brillo que lograba derretirlo como mantequilla, incluso haciéndole soportar las manitas diminutas buscando jalar sus mechones rojizos.

―Bueno, creo que podríamos hacer otro desayuno, tal vez pueda ir por unos muffins a la panadería de Jin ¿tú qué opinas? ―dijo el alfa pelirrojo hacía su hija, misma que respondió con una negación de cabeza, chupando su dedito gordito mientras movía sus piernitas regordetas.

Era como si la pequeña entendiera todo a la perfección, Jungkook sonrió, besando los mofletes, provocando carcajadas y balbuceos en la menor. Aunque muchos conocidos insistían en que su hija ya debería estar parlando, lo cierto era que la menor se resistía a comenzar, Jimin y Hoseok, les habían explicado a los amorosos padres, que cada niño era diferente, que no había nada malo en que la pequeña pelirroja no iniciara a hablar como un loro descontrolado. Todo a su tiempo, se repetían sin parar.

El alfa paró sus mimos a su niña cuando escucho un ruido en la recamara principal, puso su dedo sobre su boca, indicándole a Hanuel que debían callarse, a penas el reloj marcaba las seis de la mañana y ellos ya estaban en pie, decididos a darle a Taehyung la mejor celebración por el día de las madres, era el primer año en que el omega rubio podría celebrarlo y el pelirrojo enserio ansiaba que el momento fuera memorable para su amado esposo.

Aun podía recordar el pasado doloroso que ambos tuvieron que pasar, mismo por el que ahora estaban tan unidos, juntos habían formado su pequeña familia, una donde el amor se desbordaba, para Jungkook todo era perfecto, tener a su hija y al amor de su vida tomados de su mano, y es que Taehyung no solo había salvado a Hanuel, también lo había rescatado a él.

Decidido a comenzar, el alfa ajustó bien a su pequeña Hanuel a su pecho, le coloco el gorrito de Chef y sacó todos los ingredientes para ese perfecto desayuno, con volumen muy bajo, encendió su ipad, viendo ese tutorial de panqueques, mezclo tal y como la omega mostraba en el video, con mucho cuidado y tres aves marías, vertió la mezcla en la sartén, alejándose como un alfa cobarde cuando un sonido chirriante salió al momento en que el calor y líquido hizo reacción. Viendo que nada malo pasaba y que incluso Hanuel sonreía, Jungkook se acercó, intentando que perfectos círculos resultaran, pero solo logrando óvalos mal formados, los bordes quemados y al centro sin cocer.

Creyendo que todo estaba quedando igual que en el tutorial, Jungkook sacó las frutillas, decorando en forma de caritas, usando las moras azules para los ojos y rebanadas de fresa en la boca, quiso hacer moños con la crema batida, pero terminó regando de forma extraña, espolvoreo cacao en polvo, finalizando la primera parte de su regalo para Taehyung. Limpió su frente de forma exagerada antes de hablar hacía la infanta: ―¡Uff! Esto fue más difícil de lo que imaginé, pero nos quedó hermoso, a tu papito le va encantar.

Hanuel comprendía todo a pesar de solo tener un año de edad, puede que no hablará, pero siempre se las ingeniaba para hacer saber su respuesta, por eso puso un pucherito al ver los panqueques que su papá Jungkook había creado, frunció su naricita y con su dedito indicó que quería ser sentada en el mesón de granito blanco, justo a un lado de donde el desayuno imperfecto descansaba.

Jungkook sacó a Hanuel del canguro, sin limpiar las mejillitas cubiertas de harina, colocándola con cuidado cerca de su perfecta creación, sujetando las manitas cuando vislumbro las intenciones de la menor.

―¡Hey! Sin tocar el desayuno de papito Tae, estoy seguro que él amara nuestro esfuerzo, princesa.

La pequeña no rezongo, soltó el aire, tocando con sus deditos el sobrante de fresas para así llevarlas a su boquita, sus favoritas, mientras Jungkook mantenía una mano en las piernitas de la menor, buscando que no se cayera, y con la otra extremidad, se encargaba de preparar el té, poniendo florecitas pequeñas decorando como Jin le había enseñado. El alfa se las ingenio para lograr que Hanuel le ayudará, poniendo los cubiertos algo babeados por su necesidad de meterlos a su boquita y luego aventarlos en la bandeja de plata.

En la cocina, Jungkook terminaba de colocar los panqueques decorados, la crema batida ya casi derretida, a un lado puso los dos huevos fritos (quemados) en un bowl pequeño, fruta picada con miel encima, era lo que mejor lucía, en un costado el té, que también se mostraba decente, un pequeño florero con un girasol y ramitos de lavanda, envuelto en papel china, estaba el regalo que el alfa había conseguido con mucho amor. Hanuel por su parte, creyó que dejar su chuponcito, y su peluche de osito sobre la bandeja, contaba como el mejor regalo.

Sonrió complacido, si omitía el desastre gastronómico, claro que el regalo para Taehyung era perfecto. Jungkook bajo a la pequeña tragona del mesón, agradecía que la niña ya estuviera dando pasos más seguros, así que, con confianza, cogió la manita pequeña mientras con la otra mano tomaba la bandeja.

―Nos quedó todo muy delicioso, mi vida ¿cierto? ―preguntó Jungkook a la menor, quien negó una vez más, sacando la lengüita.

Detrás de la pared que dividía la cocina con el pasillo, Taehyung espiaba, se había levantado por un malestar estomacal, pero su plan inicial de ir a vomitar cambio al escuchar los ruidos provenientes del lugar donde siempre cocinaba, solo para llevarse la mejor visión, demasiado conmovido por ver a su familia esforzarse por él. Hace un año, el omega estaba seguro que su sueño de celebrar ese día tan especial, se había esfumado, pero la madre Luna le había bendecido, cambiando el destino trágico por una nueva oportunidad de ser "madre" y formar una familia que le amaba. Si bien Hanuel no había estado en su vientre como su frijolito, él la amaba con todo su ser. Era su pequeña niña de mejillas regordetas, mismas que le regalaba el mayor regalo, mirarle con esos ojitos brillantes, enrollarse en su pecho, balbuceando esa palabra que, aunque no era bien pronunciada podía entenderla a la perfección, su hija lo reconocía como su madre, y a él le encantaba.

Taehyung limpio las lágrimas traicioneras, para así darse la vuelta y volver a la cama, fingiendo que no había descubierto la sorpresa de su alfa y su niña. Se adentró a la cama, viendo su pulsera, pasando su dedo índice por los dijes, la cerecita y el frijolito, cerró sus ojos, demasiado conmovido, agradeciendo en silencio por todo el amor que ahora le rodeaba. Ya no estaba solo.

Por el pasillo, ambos Jeon caminaba, Hanuel balbuceando, haciendo el amago por decir sus primeras palabras, mientras que Jungkook la animaba, repitiendo "Papi Tae", ladeando sin querer la bandeja, que ahora portaba un té casi vació, unos panqueques derrumbados y fruta casi escasa. Con ayuda de su pie, el alfa abrió la puerta, agradeciendo no haberla dejado cerrada, la pequeña pelirroja usó su manita libre para ayudar a su papá, adentrándose, la pancita gordita reluciendo gracias a la camisita levantada.

Apenas Hanuel entró, se desesperó por ver a su papito, necesitada de ser subida a la cama y abrazar a quien la niña tanto amaba, su salvador, su todo, su papi Tae. Jungkook sonrió de esa forma que lograba hacer más pequeños sus ojos, aun sujetando la manita, se apresuró a seguir el paso desesperado de la menor, colocando la bandeja en la mesa de noche, subiendo a la bebita desesperada, adelantándose a despertar al omega con ese besito lleno de babas.

―Despierta, mi amor ―dijo Jungkook, besando la mejilla de su omega, inhalando el fresco aroma a lavanda que el rubio emanaba, regocijándose ante el burbujeante sentimiento de amor que vibró por su piel, su lobo aullando en el interior mientras tomaba a su luna, su omega perfecto y delicado.

El rubio sonrió, al sentir la boquita chiquita, cogió la cinturita de su bebé y abrió sus ojos para glorificarse una mañana más con la perfecta imagen, sus dos amores mirándole de esa forma embelesada, se acomodó para sentarse, su espalda contra el respaldo de la cama, retiró la sábana blanca, dejando ver sus piernas desnudas, el short y playera con el mismo estampado que la de su familia; Taehyung sonrió de esa forma cuadrada que a dos Jeon encantaba, se acercó a los labios de Jungkook para dejar un beso sobre los labios que todos los días le recordaban que era muy amado, después acomodo a su niña en su regazo, haciéndole esas cosquillitas que liberaban el sonido del amor de una forma especial para sus oídos.

Fingiendo que no sabía de qué se trataba todo, miro la bandeja, si bien el desayuno que Jungkook había preparado con tanto anhelo ahora estaba casi destrozado, el corazón del omega se sintió a explotar, sin poder contenerlo lágrimas se juntaron en sus ojos, se contuvo. Para el rubio los panqueques mal hechos pasaban a segundo plano, más cuando entendía el esfuerzo que seguro su alfa había hecho para sorprenderlo y sobre todo no dejar la cocina en llamas.

―¡Wow! Que delicioso se ve esto ¿es para mí? ―preguntó Taehyung, dejando que Jungkook extendiera la bandeja, mostrando con verdadero orgullo lo planeado.

―Claro que es para ti, mi amor ¿te gusta? Hanuel y yo nos esforzamos mucho, mira ―señalo los panqueques con las caritas de frutillas ―, son de caritas, mora y fresas, las favoritas de mi hermoso omega. También hice el té que te encanta, durazno con leche. ―sacó la taza y se la entregó al rubio, quien dio un sorbo para luego soltar un sonidito de aceptación. Jungkook cogió el regalo, mientras la pequeña agarraba el chupete y osito, siguiendo las acciones de su papá. ―¡Feliz día, mi amor! Eres el mejor omega de todo el mundo, se que todo esto es nada ante lo que en verdad te mereces, pero lo hicimos con tanto amor, te amamos tanto papito Tae.

Su boca tembló, más cuando vio a su niña extender su peluche y chupete favorito, sollozó, dejándose mimar por su alfa, aceptó el cálido abrazo, escondiendo su cara entre el cuello y hombro del pelirrojo, las manitas de su bebita se enredaron con su mano. Entonces Taehyung pudo sentirlo, ese amor tan puro, la bendición de ser considerado como la madre de Hanuel, aceptado en su totalidad, sin obstáculos, el sentimiento más hermoso explotando por su pecho.

El omega comprendió y rectifico, que muchas veces la vida regalaba el precioso regalo de la maternidad de forma inexplicables, si muchos omegas decían que solo se podía ser madre cuando un bebé en el vientre llevaba, el descubría que aquello no era verdad, pues hay bebés que crecen en el corazón. Ser madre no era solo cargar un bebé, era más que la naturaleza dando paso, era un conjunto de sentimientos y actos, que se tomaban de la mano, es sacrificio y amor, dolor y felicidad, privilegio y regalo, ser madre es una palabra de cinco letras y un millón de emociones, no hay frase u oración que pueda definir con exactitud todo lo que conlleva la decisión de ser una madre.

―Los amo tanto, mis amores, muchas gracias ―dijo Taehyung, se separó, dejando que su alfa limpiara sus lágrimas, su pequeña bebita desesperada intentaba hacer lo mismo que su papá. El omega enternecido la acomodo mejor, para así besar ese cuellito blanquecino. ―Mi bebé hermosa, muchas gracias por dejarme ser tu madre ―su voz quebrada por la abrumante emoción de amor le impulso a derramar más lágrimas cargadas de felicidad ―Se que no te di el regalo de la vida, pero la vida me regaló la oportunidad de tenerte.

Como si Hanuel entendiera todo, se pegó al pecho del omega, su mundo entero sosteniéndolo con tanto amor, que la pequeña no pudo evitar contener aquello que estaba guardando con anhelo, sus piecitos sobre los muslos delgados, su espaldita siendo sostenida por el alfa, el cómplice de lo que estaba por pasar. La pelirroja llevó sus deditos regordetes a la boca rosada y con mucho esfuerzo liberó su primera palabra.

Apito Ta

Fue un golpe directo al corazón de Taehyung, apretó a su hija a su cuerpo, sollozando con amor, dejando que Jungkook los sostuviera. Era feliz, el omega que una vez perdió todo, hasta las ganas de vivir, ahora estaba rodeado de un amor tan puro y mágico, cambiando los días grises por recuerdos del mejor comienzo.

Después del bello momento, Taehyung aceptó el desayuno de sus amores, recibiendo trozos de panqueques que Jungkook le ofrecía, mientras Hanuel metía moritas a su boca. El omega omitió las zonas crudas y masudas, en su paladar solo estaba el sabor de la felicidad. Cuando la bandeja quedó vacía, el alfa por fin entregó su regalo, aprovechando que la menor se había quedado dormida en los brazos del omega, justo después de un largo rato tomando la leche que el rubio aún producía.

―Eres su papito, su madre, su todo, créeme Tae, ella te ama tanto ―dijo Jungkook, al ver como el omega paseaba sus manos por los mechones rojizos que se pegaban a la frente de la menor. ―No solo la salvaste, también me salvaste a mí. ―acarició las mejillas del rubio con amor ―. Siempre me sentí solo, y no me mal entiendas, tener a mi niña en brazos es de lo mejor que he tenido en la vida, pero aun así algo faltaba, mi lobo siempre me lo susurraba, fue hasta que llegaste que todo comenzó a encajar. No solo te voy a agradecer por salvarla, también necesito darte las gracias por apiadarte de este alfa, por darme tu amor, compartir tus miedos y tristezas, por dejarme sostenerte. Te amo tanto Taehyung, tú y nuestros bebés son lo mejor que tengo. ―cumplía su promesa, aunque frijolito ya no estaba, siempre se encargaba de darle un buen lugar. Extendió el regalo al rubio. ―Espero te guste.

Dio un beso más a su alfa, con una mano se encargaba de romper el papel china de color amarillo, su pecho acelerado ante la ola de emociones positivas, con cuidado logro sacar un marco, lo giro solo para ver lo que contenía, sus pulmones perdieron el aire, sus ojos se nublaron, y su lobo lloro de felicidad, tuvo que dejar que Jungkook cargara a la menor para poder continuar, liberando gotitas dulces de felicidad. Era un cuadro perfecto donde se mostraba el sentado con Hanuel en sus piernas, ambos riendo mientras Jungkook besaba su mejilla, en aquel precioso día de campo, era un bello recuerdo, esa tarde soleada, el omega había tomado una siesta sobre el césped verde, soñado con su frijolito, recordaba el cálido toque que sintió en su corazón y como pudo entender con claridad el mensaje, su primer pedacito de cielo siempre encontraba la manera de permanecer. Amaba que su alfa recordará la emoción con la que le contó el suceso y que ahora lo plasmara en papel para nunca olvidarlo.

El omega levantó su mirada a su esposo, demasiado feliz por el perfecto regalo.

―Te dije que siempre tendría un lugar, por eso creo que no hay mejor regalo que siempre rememorar ese día en que fuimos los cuatro. ―afirmó el alfa con amor. ―Nuestra familia siempre te agradecerá por darnos tu amor, este regalo es de parte mía, de Hanuel y de frijolito, por favor nunca olvides que para nosotros tres eres nuestro todo. Somos tuyos, nosotros cuatro siempre vamos a estar juntos para toda la vida sin importar si es aquí o en otra vida, nuestro destino es seguirte.

Taehyung limpio sus lágrimas y negó con su cabeza, gateo hasta su esposo, dejándolo confuso por la negación, sonrió al ver el gesto del alfa.

―Te equivocas, no somos cuatro ―mordió sus labios y moqueo, Taehyung tomó la mano de Jungkook y la colocó sobre su vientre plano. ―Pensaba decirlo luego, pero no creo poder ocultarlo por mucho tiempo ¡Felicidades! Estamos esperando otro pedacito de cielo, pronto seremos cinco.

El grito del alfa logró despertar a la pequeña, Jungkook dejó que Hanuel se acomodará en el colchón, para así levantar a Taehyung, repartiendo besos y agradeciendo por ese regalo, si bien el plan era celebrar el día de las madres, ahora el alfa tenía claro que el afortunado era él, pues su preciosa familia crecía y eso le encantaba. La familia pequeña aumentaba.

¡Fin!

11 de Mayo de 2021 a las 03:34 6 Reporte Insertar Seguir historia
64
Fin

Conoce al autor

••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎•• ホぁ !estas entrando a un sitio de pornoche. ⠀⠀⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⠀ →Sweek: kookie_7 →Ao3: kookiered_7 →Wattpad: GgukSeven

Comenta algo

Publica!
Taekook Lachimolala Taekook Lachimolala
tan hermso
August 07, 2021, 18:04
k karina
Hermoso❤
May 22, 2021, 04:39
kim vante kim vante
Esto es tan lindo 🤧
May 15, 2021, 07:08
Paloma Sepulveda Paloma Sepulveda
Ay mi corazon, fue super hermoso😍. Lloro de ternura😭
May 11, 2021, 06:46
JTkim01 JTkim01
Hermoso
May 11, 2021, 03:45
~