A
ANDRES GIRALDO


Un estudiante nuevo llega al colegio y empieza a ver cosas que nadie más ve. Descubre el monstruo por dentro. Una historia de lectura prohibida para profesores


Horror Todo público.

#historias-de-un-colegio #historias-prohibidas-para-profesores
3
972 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El nuevo estudiante de "El Hato"

En la vereda de "El hato" el viejo Juan Patricio dedicaba la extensión de su finca a la producción de hortalizas, las cuales sacaba al mercado a lomo de una recua de burros.

Cierto día el hijo menor de don Juan, que había ido a estudiar a la universidad, regresó a casa con unas ideas bastante progresistas acerca de lo que debía ser la administración de la finca. Después de muchos alegatos y fuertes argumentos, Juan junior convenció a su padre de comprar un camión para sacar los productos al comercio y deshacerse de los burros, pues era mucho más favorable al comparar el costo beneficio comprar el camión y pagar su mantenimiento que seguir sosteniendo la recua de pollinos.

"¿Qué hacer con la recua?" Dijo don Juan. "No se preocupe que yo me encargo de eso, hasta algo nos dan por todos ellos." El joven conocía un contacto de una importante empresa productora de carnes frías y embutidos, y con solo hacer una llamada, venían por la recua en unos días y se los llevaban en un gran camión.

Después de varios días de duelo y de desapego se hizo la llamada. Es que en realidad don Juan había desarrollado un auténtico apego por los burros. A cada uno le tenía un nombre y ya conocía las características de la personalidad de cada uno de ellos. Melón tenía un color café claro, era bastante gordo y era muy cariñoso, cuando don Juan se acercaba, Melón frotaba su cabeza contra su muslo; Estrella era algo inquieta, en las tardes rebuznaba con tanta fuerza que alborotaba a los perros del vecino, Percherón era el más grande de todos, era muy tranquilo, no manifestaba nada, era muy parco; y entre todos los otros estaba Jorge, era el más torpe de todos, siempre se caía cuando bajaban por las faldas de la finca y en ocasiones sufrió de diversos golpes en las caídas pero aunque estás fueron bastante estrepitosas no sufría daños permanentes, lo que provocaba siempre mucha risa entre todos los trabajadores de la finca.

El día señalado llegó, don Juan tenía mucho dolor, después de todo, esos animales eran como sus hijos. Por esta razón su hijo no le reveló en ningún momento el verdadero destino de los pobres animales. Don Juan despachó a los animales creyendo que se dirigían a otra finca o a una feria de ganado dónde los propietarios de otras fincas los adquirirían para las diversas faenas propias del trabajo campesino.

El camión parqueó en la parte de bajo de la montaña, los burros bajarían y se irían introduciendo en el camión uno a uno. Y así ocurrió. La larga fila de burros empezó el descenso y uno a uno iba ingresando al gran camión.

Desde la casa que estaba en la cima, los burros se veían como una hilera de hormigas arrieras.

En un momento, cuando solo el hijo de uno de los trabajadores estaba observando la hilera de bestias, ocurrió que Jorge, el torpe, se desvió de la hilera y cayó por un risco que estaba cubierto de arbustos. Rebotando entre los arbustos cayó por fin al pavimento de la calle donde pasaban los carros a una gran velocidad.

Al ver estos vehículos Jorge se asustó y corrió como loco hasta no más poder. Llegó a una vía que conducía a la ciudad y se siguió derecho hasta empezar a ver casas de barrios, que no se parecían en nada a las casas de las fincas que estaba acostumbrado a ver.

Siguió su camino y la gente desde sus balcones lo veía y se reía mientras él descendía por las calles como desfilando y de vez en cuando se jalaba un sonoro rebuzno que provocaba una incontenible risa entre los citadinos de los barrios marginales.

Llegó por fin a un barrio bastante poblado dónde varios niños y jóvenes lo rodearon mientras se reían a carcajadas, lo sobaban y jugaban con él. De un momento a otro sonó un timbre y todos salieron corriendo. Jorge se decidió a perseguirlos, sin darse cuenta que todos corrían unánimemente a la entrada de su colegio.

1 de Mayo de 2021 a las 16:40 1 Reporte Insertar Seguir historia
3
Leer el siguiente capítulo El ingreso

Comenta algo

Publica!
Isabel Zuluaga Isabel Zuluaga
Excelente
May 01, 2021, 17:37
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 11 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión