1
147 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

"Nuevos tiempos"


Ver video de la imagen.

En 2018, empresas como Pringles, Monopoly, DreamWorks y Schwarzkopf decidieron renovar su logo y presentar una versión femenina con el fin de visibilizar más a las mujeres ya que un estudio demostró que sólo el 12% de directivos creativos son mujeres en Londres – podemos sacar conclusiones en los demás países y en el tercer mundo. Este porcentaje deja mucho qué desear con respecto a la igualdad de género y más en ambientes profesionales como el marketing y la publicidad. El hecho de que el 89,5% de los directores creativos sean hombres es una realidad realmente problemática.


Pese a que muchas veces se argumente que dicha problemática no sea un verdadero conflicto, deja mucho qué pensar - ¿por qué no hay una cantidad equitativa entre hombres y mujeres en sectores de liderazgo? ¿acaso las mujeres no tienen interés en llegar a esos puestos o existen impedimentos impuestos por su género? La realidad es que muchos sectores laborales siguen encasillando a la mujer en tareas poco remuneradas y sin oportunidades para desarrollar sus habilidades en liderazgo. En otras palabras, no es muy común ver a secretarios hombres asistiendo a gerentes mujeres. La normalización de estos roles desemboca en una gran pérdida para las empresas en concepto de formar nueva clientela - ¿en verdad las mujeres se sentirán atraídas a publicidades en dónde las cosifican o en donde ni son mencionadas? Tal vez hace unos 40 años, cuando la liberación de la mujer no había tomado un papel importante como hoy en día.

¿Una movida marketinera o un verdadero panorama?

Por otro lado, todavía hay muchas dudas con respecto a la verdadera intención de estas empresas - ¿realmente quieren visibilizar más a la mujer o es otra movida marketinera al comercializar los ideales feministas? Existe un pensamiento muy popular sobre etiquetar a las mujeres como “más consumistas que el hombre”, pero la creencia de que la mujer necesita más productos para mantener su estética es un mandato impuesto por los mismos hombres directivos de las empresas de marketing y publicidad. Por consiguiente, tras miles de críticas a la industria sobre la clara cosificación de la mujer, muchas compañías decidieron dar un golpe de timón de 180 grados: Las mujeres serán las protagonistas de nuestras historias, pero ¿cambiando un logo se puede romper con años de cosificación hacia la mujer?

También es importante remarcar que, aunque muchas empresas decidieron cambiar sus logos, todavía existe el problema de la brecha salarial donde, sin importar el puesto laboral, los hombres ganan entre un 20 a un 28% más que las mujeres que tienen la misma jerarquía. Tal vez visibilizar el trabajo de las mujeres a través de un logo no sea suficiente, pero sin lugar a dudas es un cambio o probablemente una solución temporal.

El machismo no es redituable