zyrio ʐʏʀɨօ

El amor es más que color rosa, y el cariño se puede confundir como amor. Una compilación de pequeños escritos que narran el trágico desarrollo de la vida amorosa de una adolescente, ya que algunas veces la atracción no es suficiente para lograr un "felices para siempre" eso lo sé muy bien. Si te interesa leer los desastres románticos de una chica que cree saber todo de la vida pero apenas y puede caminar sin tropezarse, este libro es perfecto para ti. Quién sabe, igual y podrías encontrar una guía o uno que otro consejo no pedido.


Ficción adolescente Todo público.

#atraccion #amor_verdadero #anectodas #inmadurez #adolescentes #258 #239 #cambio #aprendizaje #recuerdos #amigos #pasado #juventud #relatos #amistad #juvenil #memorias #amor #vida
0
65 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 2 días
tiempo de lectura
AA Compartir

I. S

Tal vez si mis padres jamás se hubieran divorciado, nada de esto hubiera pasado… Mi corazón seguiría intacto y humano.

Mierda tal vez el destino existe y nosotros solo somos una jodida broma, un mal chiste que divierte a un Dios frívolo o benévolo.

La primera memoria que tengo de un enamoramiento fugaz fue a los 10 años, una tierna e inocente ilusión infantil, aunque en el momento nunca pensé en el impacto que tendría en mi futuro. Fue mi primer cambio de escuela y con eso vino un giro de 180° en mi vida. Me consideraba parte de la realeza, una princesa que se merecía el universo solo por existir. Ahora que lo plasmo, parezco una idiota. No me hace sentir mal, ya que en algún momento todos somos idiotas o la cagamos, así que me consuela.

Yo era la nueva niña provinciana que había llegado a la ciudad, a un colegio privado que mi madre pagaba con 12 hrs. de trabajo para un idiota narcisista, no lo sabía en ese entonces y solo me preocupaba por que me sacaran de esa prisión donde no encajaba y pasaba casi todo el día, si no hubiera sido por mi abuela probablemente hubiera terminado dentro de un internado.

Sonará absurdo, pero, los niños de primaria son muy crueles y nadie me preparó para eso, para el mundo real no un lugar donde la corona no era mía

. Pasé varios meses donde sufrí de acoso escolar y discriminación por no ser de una familia acaudalada. Solo una pequeña niña de tez pálida y cabello negro azabache me hacía compañía y cuando se iba ese ángel me encontraba con mi eterna oponente y gran temor, la soledad.

Durante esos días grises solo escuchaba a mis compañeros hablar acerca de un niño intrépido y tonto, que había terminado en el hospital por intoxicarse con la tinta de un bolígrafo. Creía que lo veían como un héroe.

El apareció en un día sombrío, mentiría si dijera que lo vi desde que entró al aula, fue algo extraño y mis recuerdos son nublosos. Acostumbraba a sentarme en un extremo del salón y jamás supe si fue por casualidad o por elección, pero el héroe de la tinta se sentó cerca de mí.

Recuerdo que me pregunto por mi nombre y cuestiono el por qué no nos conocíamos antes, mi respuesta nunca llego y mi compañera angelical respondió por mí. Tal vez un par de días después, durante el descanso recuerdo estar jugando cartas con mi única colega, y a pesar de que las palabras que salían de mi boca eran “no me interesa”, mis ojos deambularon hasta su grupo de amigos, donde el sobresalía con su peculiar sonrisa.

Se acerco al lugar donde estaba sentada, y allí en el frio concreto del patio se acomodó a mi lado. Lo miré de reojo y automáticamente mi cara comenzó a arder como si tuviera fiebre. Nuevamente, solo lo ignoraba y juraría que no era mi intención ser mal educada o grosera, únicamente no quería más burlas.

- ¿Puedo jugar? - Su rostro se posó frente a mis ojos, como si buscara mi vista.

-No.

- ¿Por qué no?

-Porque no quiero. - Mi voz lo hizo sonar más cruel de lo que pretendía, pero no me disculpe.

Pasaron los días y evitaba todo contacto con él, aunque el parecía decidido a lo contrario, nos encontrábamos en el comedor y en la estancia, me acostumbraba a su presencia rondándome, pero sin acercarse en su totalidad. Tanto que cuando su lugar en el salón estaba lejos del mío, no podía evitar sentir que algo me faltaba. Era extraño, no lo quería conmigo, pero odia el vacío que me provocaba su ausencia.

Una tarde, estaba sola en una banca y Simón camino hacia mí. Un inocente juego de basquetbol se transformó en uno de los recuerdos más presentes de mi niñez.
Después de ese día, el falto un par de días a la escuela y yo inicié mi cambio de colegio, nunca nos despedimos y no volví a saber de él.

Ahora, tantos años después pienso que me equivoque y ¡mierda! vaya que me equivoque, pero gracias a eso hoy no pierdo las oportunidades que se me presentan para conocer a las personas. Hoy ya no me interesa si me lastiman o no, gracias al inició mi aprendizaje y una vez que no volví a verlo decidí no prejuzgar a nadie.



𝘏𝘰𝘭𝘢 𝘢 𝘭𝘢 𝘱𝘦𝘳𝘴𝘰𝘯𝘪𝘵𝘢 𝘲𝘶𝘦 𝘦𝘴𝘵𝘦 𝘭𝘦𝘺𝘦𝘯𝘥𝘰 𝘦𝘴𝘵𝘰, 𝘴𝘦𝘢𝘴 𝘲𝘶𝘪𝘦𝘯 𝘴𝘦𝘢𝘴 𝘮𝘶𝘤𝘩𝘢𝘴 𝘨𝘳𝘢𝘤𝘪𝘢𝘴 𝘱𝘰𝘳 𝘵𝘰𝘮𝘢𝘳𝘵𝘦 𝘦𝘭 𝘵𝘪𝘦𝘮𝘱𝘰 𝘱𝘢𝘳𝘢 𝘭𝘦𝘦𝘳 𝘮𝘪𝘴 𝘱𝘢𝘭𝘢𝘣𝘳𝘢𝘴 𝘺 𝘥𝘦 𝘤𝘰𝘳𝘢𝘻ó𝘯 𝘦𝘴𝘱𝘦𝘳𝘰 𝘲𝘶𝘦 𝘭𝘰 𝘥𝘪𝘴𝘧𝘳𝘶𝘵𝘦𝘴 𝘵𝘢𝘯𝘵𝘰 𝘤𝘰𝘮𝘰 𝘺𝘰 𝘭𝘰 𝘩𝘪𝘤𝘦 𝘦𝘴𝘤𝘳𝘪𝘣𝘪𝘦𝘯𝘥𝘰.

𝘔𝘦 𝘨𝘶𝘴𝘵𝘢𝘳𝘪𝘢 𝘭𝘦𝘦𝘳 𝘴𝘶𝘴 𝘰𝘱𝘪𝘯𝘪𝘰𝘯𝘦𝘴.


-𝘡𝘺𝘳𝘪𝘰.

9 de Junio de 2021 a las 04:51 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo II. C

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas