luisleal Luis Leal

Un texto en Latín aguarda a ser traducido...las palabras escritas en el papiro invocaran fuerzas espirituales qué alterarán el espacio y tiempo en la vieja Calacoaya.


Suspenso/Misterio Todo público.

#misterio #Suspenso #novela #Terror
2
120 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 2 días
tiempo de lectura
AA Compartir

La Propuesta

El reloj marcaba el número 11, era hora de llevarme a la boca un cigarrillo qué permanecería sin ser encendido, lo dejaría ahí en el olvido danzando de un lado a otro en mi boca, no correría la suerte de ser encendido ni consumido, su peculiar olor no llenaría el lugar en donde me encontraba , eso de no terminar lo que uno empieza tardaría poco tiempo en hacerme reflexionar, que al igual que el cigarro,decenas de cosas que comienzo....no termino...de poner en marcha....todo eso pasaba en una fracción de segundos dentro de mi mente...11:01pm, un minuto me tomo hundirme en aquel pensamiento al que se hace llamar desidia.

No acostumbro a mirar la hora del reloj ni tomar en cuenta el tiempo, soy del tipo de persona que se asemeja a una hoja que al desprenderse del árbol en mitad de otoño cae libre en su andar, sin importar el tiempo que tarda en llegar al suelo o el que le tomó madurar y secar para caer. Así como nacer y crecer...todo se hace en un mismo período, sin divisiones o fragmentos, todos los minutos son el mismo, todos los días son el mismo, eso daba vueltas en mi cabeza lo acompañaba el sonar de la cuchara rodeando la taza de té, al mismo instante retumbaba como Tambor de Guerra dentro de mí los escritos como del Eterno Retorno de Nietzsche, las teorías de filosofía hermética, el diario del mayor Jason o las Teorías de la relatividad...acerca del tiempo y la concepción que tenemos de la realidad, universo y materia.

En ese preciso instante cuando las cutículas de mis dedos tocaban los cerillos en el fondo del bolsillo izquierdo, una llama se encendió delante de mis ojos, e iluminó no sólo el cigarro y la oscura área en donde estaba, también me haría conocer la mano que más tarde me guiaría a un viaje que de solo mencionarlo , tiemblan mis manos y junto con ellas los recuerdos que se estrechan en mi mente para jamás ser sacados a conciencia...temo que de perder la poca cordura restante me sea más complicado sobrevivir a estos tiempos, pasar desapercibido es mi único objetivo y modo de vida, a pesar de que han pasado casi 300 años, aún tengo dudas, las más grandes...¿Por qué demonios acepté la invitación del caballero aquel día? ¿Si hubiera prendido el cigarro antes de su llegada, seguiría aquí?

Aquella noche el tiempo corría de prisa al igual que el destino y la forma de manifestarse a pesar de que ha pasado tanto tiempo jamás he podido olvidar esa primera conversación y los sucesos posteriores, lo digo con toda sinceridad y conocimiento ,después lo comprobaría yo mismo al leer esos malditos o benditos escritos, A Dios le ruego que nunca sean encontrados tales artilugios de algo menos que humano y más que demonio,pero jamás de un Dios.

- Disculpe mi atrevimiento, vi que traía el cigarro en la boca y buscaba cómo prenderlo, ¿Me Regalaría uno?

Nunca había escuchado un ser tan caballeroso, en aquel podrido sitio en el que me encontraba, extraña era su vestimenta y sobre todo su aroma, que destacaba del resto, no precisamente para bien. Sacando de mi bolsillo la cajetilla note que solo restaba uno, eso significaba que no tendría tabaco hasta cobrar el trabajo pendiente en la Casona Parra, de solo pensar regresar a ese lugar me hervía la sangre, detestaba ese trabajo y sobre todo al Patrón Don Juan, el trato que le dio a mi padre como su trabajador era el similar al de un burro de carga, sin consideraciones, ni recompensas le cargaban bultos y bultos en este caso de archivos contables, ahora yo era la mula a la que le encargaron el trabajo de archivar y quemar los libros contables de aquella familia que más tarde saldría al diálogo entre el extraño ser que esperaba un cigarro sentado a lado mío, con un semblante aunque sereno...perturbador.

- Claro aquí tengo el último, tome.

- Oh, agradezco doblemente su atención, ¿Qué hace aquí un joven contador de los Almacenes Parra? Por lo que sé esté es un lugar para viejos como yo.

- Disculpe, ¿Ha dicho Almacenes Parra?, si yo trabajo ahí, ¿Usted también?

El caballero ahora con más luz en su rostro dejaba notar efectivamente sus arrugas y algunas marcas extrañas en su cuello, era difícil verlo ya que la mesa del lugar estaba en un sitio de penumbra casi gótica.

- Oh no- (rio) - Le he visto en el lugar, el dueño Don Juan es mi socio, desde hace un tiempo.

El caballero hasta ahora sin nombre, después de dar unas fumadas al cigarro y soplar el humo, algo diferente se hizo presente en el lugar, no podía ser visto, pero definitivamente nos acompañaba en la mesa, no hay palabras para describir aquella gelida sensación que recorrió de pies a cabeza mi cuerpo cuando volteé a ver los ojos de mi acompañante....al decir

- Estimado joven, le pido con toda mi alma, que sea mi traductor de textos en latín, como puede ver mi tiempo en esta dimensión está llegando a su fin, debo de terminar unos escritos que ruegan por su publicación y lectura en estos tiempos, antes de que se niegue sé de antemano que domina el idioma latín y que no tiene más de dos monedas en su cuenta bancaria hasta terminar el mes, sepa que le pagaré lo que representa 1 año de trabajo al terminar los escritos, ¿Que dice, acepta?

Sin poner alguna resistencia,reflexión o pausa mi lengua junto con mis cuerdas vocales declararon:


-Claro que acepto, ¿cuando comenzamos? -

Segundos después el extraño anciano, apagaría el cigarrillo en el cenicero de estrella con siete puntas, pagaría la cuenta y me invitaría el día de mañana a las 11:45 pm a la zona conocida como La Calacoaya, en el número 111 estaría un auto esperando mi llegada para llevarme al sitio donde habitaba el caballero de escalofriante mirada.....

Extraña sería la casualidad de que el número 11 estaba presente constantemente en mi primer encuentro con aquel señor al que por ahora llamaré Don K, tiempo después comprobaría que nada es casual, todo tiene un sello, un patrón y un número que canaliza la energía en este plano de vida dando pie a la causalidad de los acontecimientos que estaría por vivir.


16 de Abril de 2021 a las 21:59 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Sueño en Uxmal

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 6 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas