kookie_red7 ••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎••

Taehyung está listo para recibir la marca de su alfa, Jungkook. Así que en su aniversario decide hacer un plan para celebrar de la mejor manera. 𖣠KookTae 𖣠Omegaverse 𖣠Historia 100% mía 𖣠No copias|| No adaptaciones 𖣠Os 𖣠Contenido explícito Obra registrada en SafeCreative bajo el número: 2104127493228


Fanfiction Sólo para mayores de 18.

#kooktae
Cuento corto
102
2.8mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

𖣠Capítulo único𖣠

Antes de empezar

Esta historia está dentro del universo de "Tetitas" y "Omorashi", puede considerarse la tercera parte. Aún así no es necesario leer los Os anteriores.


Tragó el nudo de emociones que le provocó ver a su pequeño JiHoon girar su cabecita para colocarla sobre el hombro de SeokJin, sus ojitos aún hinchados por la siesta previa, sus manitas pequeñitas hechas puñitos. El omega ahora peli rosa tuvo que contenerse para no saltar hasta su cuñado y arrebatarle a su cachorro, pero la voz de su lobo le incitó a mantenerse postrado en el umbral de la puerta, sabía que debía separarse de su bebé por una buena causa, se tranquilizó a sí mismo, repitiéndose que valía la pena el sacrificio, más cuando a cambio obtendría algo que llevaba días deseando.


Taehyung sonrió mientras cerraba la puerta, recargándose contra la madera, pensando en que por fin tendría una marca, la de su alfa, su amado Jungkook. Ya no tenía dudas que él era la persona que la luna le había otorgado, un hombre que le amaba con locura a él y a su hijo, pues el alfa rubio no ponía distinciones en que JiHoon no llevará su sangre, es más, ellos dos mantenían un lazo tan fuerte de padre e hijo, que al omega le encantaba. No existía algo mejor para el peli rosa, que ver a su alfa sostener a su cachorro, llenándole de besos para luego ser espectador de la forma en que el menor acercaba su boquita la cara del contrario, llenándolo de babas, pequeñas sonrisitas y el exquisito aroma a leche y chocolate flotando por la habitación. Sin duda alguna, Jungkook era el alfa perfecto.


Con eso en mente, se encaminó a la cocina donde tenía todo para comenzar su plan. Sabía que esa noche celebrarían su primer aniversario como pareja, y lo mejor era que estaba muy consciente que su alfa entraría en celo, eso hacía más especial la ocasión. Por eso ideó una cena majestuosa, velas y pétalos regados, ellos dos solos libres para amarse sin el llanto de un pequeño de casi un año. El omega, mordía sus labios al sentir ese calorcito juntarse, solo imaginarse haciendo el amor con Jungkook le hacía revolucionar sus hormonas, apretó sus piernas, seguro de que su pene se levantaba, sus pezones se pusieron duros y pesados, producto de la excitación y la acumulación de leche.


El omega pasó sus manos por su pecho, sintiendo sus pezones sensibles, soltó el aire, seguro de que era la señal que su cuerpo y lobo le enviaban para saber que JiHoon tenía hambre, negó con su cabeza, pues ahora el pequeño debería saciar su boquita con la leche en polvo que había entregado a SeokJin. Ignoró las gotitas blanquecinas emanando y empapando su playera blanca para centrarse en lo que ahora le importaba, preparar todo para su aniversario.


Sonriente se colocó su mandil preferido color rojo con puntos blancos, ajustándolo bien a su cintura pequeña, cubriendo sus shorts de lino, luciendo como si la tela rojiza fuera lo único que portará, sus muslos dorados recién depilados estaban expuestos, se sujetó el cabello con una bandana del mismo tono que su cabello y descalzo caminaba por el amplio espacio, dejando todos los ingredientes que necesitaba sobre el mesón, meneaba las caderas, tarareando canciones cuales su significado no le importaba. Las horas avanzaban, el lomo con salsa de ciruelas y tocino estaba listo, reposando sobre la estufa, la ensalada de manzanas guardada en el refrigerador, el espagueti con salsa verde solo necesitaba parmesano. Todo estaba listo, a excepción del postre.


—Bueno, solo necesito hacer el pastel de tres leches y todo estará en orden. —se dijo a sí mismo Taehyung, tronó su cuello cansado, la noche se acercaba, había pasado toda la mañana y parte de la tarde cocinando para su alfa, sabía bien que Jungkook era alguien que disfrutaba comer sin limitarse, por eso planeo cocinar los platillos que el rubio más amaba. —Cinco huevos, media taza de azúcar, una taza y media de harina... —leía el recetario que había descargado en su Tablet, memorizando lo que necesitaba. —, leche condensada, leche evaporada... ¡mierda! —bufó frustrado, notando que no había comprado las tres leches para su postre. —¡Demonios! —gritó frustrado, todo iba perfecto a excepción de que ahora no tenía los ingredientes necesarios para tener la cena perfecta para Jungkook.


Molesto consigo mismo, se reclinó contra el mesón, sollozando contra el granito blanco. Taehyung estaba cansado, sus pies hinchados por permanecer todo el día parado, sus manos con ligeras heridas ya fuera quemaduras o cortes de los cuchillos, para el omega peli rosa, ahora todo estaba saliendo mal, no podría sorprender a su alfa con un exquisito banquete, y seguro ya no lo marcarían ni le harían el amor por lo mismo. Exageraba creando escenarios irreales en su cabeza, pues el alfa rubio era incapaz de siquiera imaginarse sin su familia amada.


La cara de Taehyung comenzaba a tornarse rojiza por el llanto, su culo al aire, flexionando ligeramente las rodillas, dejando su peso sobre el granito, sus brazos extendidos y cansados, su espalda sudada al igual que su cuerpo entero, el listón del mandil apretando en exceso su vientre y cintura hinchados por el estrés, sus pezones no soportando más, liberando gotitas del alimento del cachorro. En palabras del omega, era un desastre.


Sin notarlo, la puerta principal fue abierta, el delicioso aroma a chocolate se expandía por el hogar, un alfa entraba con un precioso ramo de girasoles y rosas rojas, inhalando el rico aroma de los platillos preparados, listo para celebrar su aniversario, con una sorpresa en su saco y con una sonrisa seguro de que esa noche haría el amor sin control con su amor, pues tenía muy claro que su hijo estaba con su hermano mayor, todo sería perfecto de no ser porque Taehyung se ahogaba en su propia fragancia a malvavisco ahora agrio por su tristeza, no notando a su pareja encaminarse con preocupación hacia el, dejando los regalos de lado para consolarlo.


—Soy el peor omega... —dijo sollozante el peli rosa, moqueando sin importarle nada, su playera empapada por la leche que debería estar en la boca de JiHoon, o incluso en la de Jungkook. —Seguro Jungkook me va a dejar por otro omega soltero, experto en cocina y con un cuerpo sensual. —terminó llorando más fuerte.


Jungkook abrió la boca en grande, sin poder creer que Taehyung siguiera creyendo que le dejaría, negó con su cabeza, pues no entendía como su omega podía creer tal cosa ¿Qué no veía lo idiota que estaba por él? El alfa era capaz de todo por su familia, por sus dos amores, JiHoon y Taehyung eran el paquete completo que nunca imaginó iba a amar con locura, el rubio se decía a sí mismo que era su esclavo, haría todo por ellos, por siempre estar a su lado.


El alfa caminó hasta su omega, deteniéndose en seco al ver aquel culo gordo al aire, el short corto dejando a la vista la piel canela de parte de los glúteos, esos muslos dorados saludándole con coquetería, la cintura apresada en ese mandil que ceñía su cuerpo a la perfección, y aunque Jungkook era consciente que su celo estaba entrando, atribuía su erección al cien por ciento a lo sensual que era su amado Taehyung, no necesitaba el calor de su lobo para apreciar la belleza de novio que tenía. Relamió sus labios, acortando la distancia para posar sus manos en la dermis morena, besando la nuca sudada, restregándose sin poder evitarlo y tomando a su omega en brazos.


—¿Por qué mi omega está diciendo esas cosas sin sentido? —preguntó Jungkook, tomando por sorpresa, al contrario, quien liberó un gritito para luego dejar que el alfa lo tomará, pegando su cara rojiza en el pecho firme, queriendo esconderse de su amado. —¡Venga, mi amor! ¿Qué pasa? ¿Otra vez estás pensando tonterías? Mi amor, ya te dije que te amo demasiado y no me importa que te pedorrees por las noches, yo amo incluso la forma en que suenan tus peditos y que su aroma sea a bombón aguado.


Taehyung sonrió, pegándole con sutileza al alfa, no podía con Jungkook, siempre diciendo ese tipo de cosas que le hacían reír sin parar. Se paró de puntitas, dejando un suave beso que el rubio intensificó. Se mantuvieron en ese acto pasional, restregándose sin control, el celo comenzando a saludar, la racionalidad fallando y los dos con ganas de amarse una vez más. El omega fue el primero en separarse, aun medio consciente, recordando que no había cumplido con su sorpresa de aniversario, puchero bajando la cabeza, viendo sus pies descalzos sobre los zapatos finos del alfa.


—Amor... —llamó el omega, jugando con los dedos flacos de sus manos, su cabello rosa cubriendo su mirada brillosa entre deseo y tristeza por haber fallado. —Yo quería darte el mejor primer aniversario, pero... —moqueo, llevando una mano hecha puñito a su ojo lagrimeante. —, no pude terminar todo. —infló su labio inferior, sus ojos enormes enfocados en el guapo alfa. —Olvide comprar la leche para tu pastel favorito, soy un tonto, yo se cuanto amas el pastel de tres leches y ahora no podre consentirte como te lo mereces.


El alfa sonrió de lado, escuchando con claridad a su omega pero centrándose en especial en esas tetitas que traspasaban la tela rojiza, la punta oscurita impactando, y como el adorador que era con su omega, lo escaneo de arriba abajo, la cintura ceñida, las piernas llenitas, los labios rosados y esas mejillas sonrosadas, pupilas casi dilatadas, y por todos los cielos el aroma a malvavisco cambiando de lo agrio a algo excitantemente dulce. Soltó el aire, sintiendo su erección apuntar, al contrario, como si fuera una brújula que señala el lugar a donde desea adentrarse, su animal muy de acuerdo en saltar sobre el peli rosa para hacerle el amor, chuparlo enterito, hacerlo gritar de placer y claro poner esa sonrisa cuadrada en la preciosa cara. Jungkook pasó la yema de su dedo índice por los pezones parados, sintiendo las perlas blanquecinas impactar, si Taehyung quería darle un pastel de tres leches, él lo iba a ayudar a lograrlo.


—Mi amor hermoso tú siempre sabes como complacerme... —susurro cerca del oído del contrario, se pegó lo suficiente para que Taehyung sintiera su virilidad hinchada. —No te preocupes, soy feliz con todo lo que haces por mí, pero... —lamió el cuello donde añoraba dejar su marca. —, si quieres un pastel de tres leches, entonces lo hagamos...


Cerró sus ojos al sentir las manos de Jungkook tocar su espalda sudada, bajando hasta sus nalgas, adentrándose al short, pasando de largo su braga de encaje, tocando su piel suave, apretando sus glúteos necesitados y luego colándose hasta su entrada que comenzaba a liberar lubricante. Soltó un gemido cuando el dedo de su alfa tanteo ese lugar estrecho, delineando el borde, provocando que sus tetas se pusieran duras al instante y su pene rebotara.


—Pero... amor... —gimió el omega aun con los ojos cerrados, meneando su cuerpo hacía adelante. —, yo olvide la leche, no podré hacerlo... ¡Ahhh! —gimió alto al sentir la boca de Jungkook chupar sus tetas por encima del mandil.


—¿Si? Pero si yo veo mucha leche aquí. —dijo el alfa con su cara cerca de los pezones de su omega. Besó la punta de cada una de las tetitas para luego bajar a repartir besos por el abdomen y al final, levantó un poco el mandil para besar por encima del short la punta del pene erecto. —Si se nos acaba la leche de aquí —presiono un pezón de Taehyung. —, podemos usar esta lechita —lamió la erección del omega, probando el sabor exquisito emanando. Con una sonrisa coqueta sujeto su verga demasiado hinchada. —Y si no basta, créeme mi vida que aquí tengo leche suficiente para regalar.


Taehyung sintió sus piernas temblar ante las palabras de su alfa, su ano apretándose sin poder evitarlo, liberando un chorro de lubricante que traspasó su ropa interior, bajando como un río desbordante hasta sus muslos depilados. Amaba con locura a Jungkook, ese lado sexual que siempre mostraba y le llevaba a hacer cosas que nunca antes imaginó. Su pecho subiendo y bajando y al final aceptó, le prepararía el mejor pastel a su amor, pondría todo de sí, de forma muy literal.


—Entonces hagámoslo. —habló Taehyung, pegándose al mesón, impulsándose con sus manos para subir, abriéndose de piernas, elevando su pierna izquierda y colocarla sobre el pecho de su alfa, jugando con la cordura del rubio, soltó un gemido cuando Jungkook sujetó su pie, llevándolo a su boca, lamiendo sus dedos hinchados, sin poder evitarlo se echó hacia atrás, sosteniéndose con sus antebrazos. —Amor, hazlo, sácame la leche para tu pastel...


Sus peticiones eran órdenes para el alfa. De esa forma, Jungkook se acercó, bajando el short por debajo del mandil, arrancando a su paso la ropa interior empapada, lamió la zona trasera de la braga de su omega, pegándola a su nariz, inhalando el aroma de su amor, extasiado por el momento, se acercó al moreno, pegó su boca al pene contrario, probando el sabor delicado, chupando los testículos rugosos sin ningún vello de por medio, acomodando con sus manos las nalgas para poder probar la entrada, amaba con locura que Taehyung lubricara en gran cantidad, llenando su boca con el líquido sagrado, si el peli rosa era su religión entera, aquella sustancia se volvía el agua bendita que lo purificaba, mamó el culo sin parar, liberando gemidos placenteros de la boca rosada, su pene apresado aún en sus pantalones, rogaba por ser liberado, con una mano se desvió para darse el placer de bajar la prenda con todo y la tela de algodón que cubrió su intimidad, quedando expuesto del torso para abajo.


Movía sus caderas hacia adelante, la cara de Jungkook entre sus nalgas, mientras él jugaba con sus pezones, la playera y el mandil le estorbaban, así que hizo el amago de quitárselos, pero las manos de su alfa le detuvieron antes de lograrlo, sujetándolo con fuerza moderada.


—¡No! No te lo quites mi amor —dijo el alfa, sacando su cara de entre las piernas, su boca manchada por los fluidos que recibía de forma directa. Con un ágil movimiento, se levantó, pegándose a la boca de su amado, mezclando el sabor de su saliva y lubricante natural con la boquita contraria. —Amo como te ves con el mandil, solo déjame romper tu playera. —el peli rosa aceptó, sintiendo las manos del alfa despedazar la tela blanca, dejándole solo con el mandil rojo.


Jungkook bajó un poco el cuello del mandil hasta dejar que las tetas de su omega quedarán expuestas en su totalidad, tan hinchadas, venas verdes resaltando de la piel morena, la acumulación de leche logrando que el pezón se viera más grande, perlas de leche brotando, y el cómo el amante de esas piezas de arte, no se espero para pegar su boca a la fuente del alimento de su hijo, probando ese sabor exquisito, sintiendo su pene tensarse, su lengua bendecida llenándose de el liquido caliente, sus manos viajando al culo de su amado, tentando el anillo de músculos con la yema de sus dedos, no necesitó esfuerzo para introducir dos dedos de lleno.


—¡Si, mierda, si! —gritaba Taehyung, sus tetas y culo siendo atacados, su pene apuntando al techo, gotas de semen cayendo por su tronco duro. Si su alfa buscaba sacarle leche, lo estaba logrando, su orgasmo estaba a nada de pegarle. Sintió el dedo de Jungkook tocar su punto culminante, abrió los ojos y boca en grande, su ano se contrajo, apretando los falanges, su pecho sobre estimulado, enrolló la punta de sus pies, mientras contraía sus nalgas, liberando por fin esa leche espesa. —¡Jungkook! —gimió mientras su cuerpo se tensaba al instante para luego relajarse.


Se separó lo suficiente para ver la escena perfecta, Taehyung abierto de piernas, apenas cubierto por el mandil rojizo, los cabellos rosados revueltos, pegados a la frente aún con la bandana, el mesón fino lleno de lubricante y semen derramado, sonrió de lado con los labios cerrados, pues mantenía la leche caliente en su boca, tomó el tazón cerca del lavabo y escupió el líquido cálido.


—La mejor puta leche de la historia. —dijo Jungkook, elevando el tazón entre sus manos. —Ahora nos faltan dos lechitas y nuestro pastelito quedará completo.


Dicho eso, Jungkook tomó el cuerpo de Taehyung, poniéndolo en cuatro sobre el mesón fino, dejando esa entrada ante sus ojos, las grandes nalgas incitándole a morderlas, probarlas e incluso con su palmas tocarlas de una forma no tan suave, la piel morena brillando por el sudor, mismo que él buscaba chupar hasta saciarse, todo lo que el peli rosa producía, el alfa añoraba tragarlo. En poco tiempo se encargó de chupar los testículos, gestionando el impulso para que la leche que le faltaba se produjera a gran velocidad, las manos del omega se hacían puños, sin poder resistir las sensaciones apretando en su ano, su pecho goteante y su pene demasiado estimulado por las manos del alfa, liberó un gemido lastimero, necesitando apretar algo con velocidad, alcanzó el bolso de harina, estrujando con sus dedos, rompiendo el papel que impedía se liberara el polvo blanco. Con cada embestida la pareja se cubría de harina para pastel, los fuertes aromas podían delatar el estado de descontrol. El peli rosa ni siquiera notó cuando su novio cogió el bowl color negro, solo vislumbro la mano que masturbaba su pene, liberarse para vaciar la harina al tazón, azúcar y una parte de la leche de sus tetas, sus manos temblaron sobre el firme de granito, echando su culo hacía atrás, provocando que la nariz de su alfa se hundiera entre sus nalgas.


—Es hora de mezclar mi amor. —dijo el alfa, sacando su cara y lengua del culo apretado del omega, su nariz incluso manchada de lubricante natural, sus pupilas dilatadas, estaba en total excitación. —Estoy por sacar más leche.


El rubio volvió a tomar a Taehyung, sentándolo sobre el mesón, las piernas abiertas y entre ellas el bowl con los ingredientes. Jungkook no se inmuto en coger el pene de su omega, masturbando con velocidad, viendo como el semen brotaba como si de una fuente se tratara, la leche blanca cayendo sobre la mezcla especial, y aunque aún le faltaba, no se resistió a meter un dedo al tazón, cogiendo la mixtura para testarla en su paladar exigente de más, cerró los ojos al sentir un exquisito sabor explotar por su boca hambrienta, tentado a liberar su dedo con un sonido fuerte y seco de satisfacción.


El peli rosa echó su cabeza atrás, impactando con el pecho de su alfa, tomando la cara, para así impactar su labios, probando la mezcla en su lengua, la saliva del hombre que amaba impregnada de su esencia a malvavisco, el chocolate colándose sin parar, llevándolo al mismo frenesí, corriéndose a labios sellados, mientras su virilidad llenaba el traste. Se separó cuando necesitó respirar y se sintió recuperado de su orgasmo.


Con una sonrisa se giró a media espalda para ver a Jungkook, metió sus manos en el bowl, tocando su propio semen y leche espesa, gateo hasta llegar a donde estaban los demás ingredientes, los hilos del mandil cayendo sobre sus nalgas, haciendo parecer a sus nalgas como un regalo ante los ojos del alfa. Bajó la atenta mirada del rubio, rompió los huevos, vertió la esencia de vainilla y un trozo de mantequilla, alzó su dedito índice, indicándole al alfa tomar el lugar que tanto le gustaba, bajó su cuerpo caliente.


De las cosas que más amaba Jungkook, era sin duda mamar las tetas de su omega y sentarse a lamer el culo apretado, se repetía constantemente que mientras él tuviera cara, el peli rosa tendría un asiento donde colocarse, por eso se recostó sobre el granito blanco, dejando que las nalgas esponjosas se colocaran entre su nariz y boca, inhalando el aroma que le fascinaba, usando su lengua como el control para aumentar la velocidad con la que Taehyung batía la mezcla.


Brincaba sobre la cara de su alfa, su mano batiendo con gran fuerza la mezcla, liberando gemidos que inundaban la cocina sin parar, el bowl sobre el regazo del rubio, el pene largo y ancho saludando en una esquina del plato hondo, alzó la mano para ver que la consistencia fuera la correcta, y necesitando probar más de Jungkook, dejó el traste a un lado, dejando sus manos cansadas sobre las rodillas del alfa, usando su lengua necesitada para lamer el tronco salado, el pre semen incitándolo a probar más, con sus deditos apretando las bolas rellenas de la leche que le faltaba. Chupo y chupo hasta que el semen potente de su alfa llenó su garganta, casi ahogándose por no tragarlo todo, apenas llegando al bowl para liberar sus belfos y soltar ese líquido sagrado que le faltaba para tener el pastel perfecto.


Ambos bajaron del mesón cesando, sus cuerpos sudados, Jungkook no esperó mucho para continuar, vacío la mezcla perfecta en el molde, aventándola casi al horno que se queda frío a comparación del calor que su cuerpo emanaba. Necesitaba más de su pareja, nunca sería suficiente, no cuando el omega yacía recargado a un lado, el mandil revuelto, apenas cubriendo el abdomen, la pelvis suave, el pene goteante, las piernas manchadas de lubricante natural, bajando hasta los tobillos delgados, los labios hinchados por la gran mamada que le había dado, los ojos cubiertos por la sensualidad, los pezones parados, pequeñas gotitas fluyendo hasta perderse bajo la tela rojiza. Era Taehyung su dios del placer, aquel que con solo una mirada lo doblega, aunque el peli rosa se buscará mil defectos, él encontraría dos mil virtudes para adorarlo sin parar.


—Bien, mi amor, ahora solo falta una última leche para así bañar nuestro pastel de la forma adecuada. —dijo Jungkook, sosteniendo su pene aun hinchado entre sus manos, la punta rosada y brillante , cubierta de restos de esperma, expectante ante el final que imaginaba.


Taehyung sintió su pene despertar una vez más ante la suciedad en las palabras de su alfa, le encantaba, de su culo brotó más lubricante natural, y antes de poder hablar, el rubio lo tomó, elevándolo entre los fuertes brazos, colocándolo en el filo del mesón, quedando con las nalgas al aire, enredó sus piernas a la cadera contraria, mientras veía a Jungkook subir la rodilla al granito blanco para impulsarse, sus tetitas aun expuestas de la forma en que el alfa lo acomodo, curvó la espalda al sentir las manos de su amado sobre su cintura, cerrándose, apretando su piel para que con una estocada se clavara de lleno. Sentía la carnita dura hacerse paso en su cavidad anal, se echó atrás, pegando su cabeza a la superficie dura.


Las duras embestidas no se hicieron esperar, apenas sintió la calidad del culo de Taehyung gimió, amaba con locura sentir ese calor apretar su verga hinchada, empujaba sin control, su boca impaciente liberando los gritos placenteros que se mezclaban con los del peli rosa, follando sobre el mesón donde tantas veces desayunaban, incluso donde Jungkook le platicó a su hermano de su plan para esa noche por fin pedir matrimonio al omega que amaba, ahora la espalda del moreno se restregaba, paseando las manos delgadas por las tetas aun hinchadas. Y claro que el alfa tomó aquella escena como una invitación para seguir mamando, nunca se cansaría de caer por los pezones de su amado omega.


Miró a su alfa de forma embelesada, Jungkook meneando las caderas de adelante hacía atrás, el sudor bajando por el torso firme, escurriendo al eight pack, el cabello rubio sujeto en una chongo alto, el corte undercut haciendo lucir más sensual al alfa, los tatuajes expuestos que recorrían sus brazos hasta bajar a las manos que le sujetaban, sintió sus nalgas en el aire, podía caer y lastimarse, pero sabía que el contrario le cuidaba, confiaba en él, lo amaba, estaba listo para recibir la marca. Así que cuando sintió las penetraciones más continuas y duras, extendió el cuello hacía el alfa.


—Márcame alfa, hazlo, confió en ti... somos tuyos. —dijo por fin Taehyung.

Fueron esas palabras lo que lograron que su orgasmo le pegará, saber que por fin tenía la aceptación total de Taehyung. Abrió la boca y puso los ojos en blanco, el cosquilleo que viajó de su corazón a su pelvis y explotó en su verga, liberando chorros espesos de semen caliente, su nudo formándose sin evitarlo y sus colmillos brillando, se inclinó al cuello canela para clavarse, probando el sabor de la sangre mientras su lobo aullaba de felicidad.


El lazo formándose, uniendo a dos lobos enamorados, sentimientos mezclados, amor infinito se formaba, malvavisco y chocolate de abrazaban, por fin Taehyung y Jungkook estaban enlazados.


—Te amo Taehyung, te amo demasiado mi amor, te juro que tu y mi hijo son lo mejor que me han pasado. —decía Jungkook aun con el nudo manteniéndolo junto a su omega. La nueva sensación de las emociones funcionando a la par, le hizo sonreír complacido, no había nada mejor para el alfa que sentir con claridad el amor del peli rosa. —¡Gracias por permitirme marcarte!


Sostenido por los brazos de su alfa, se acercó a besar una vez más los labios del contrario, cerró sus ojitos al poder sentir ese amor que Jungkook le juraba, era real, podía palparlo incluso en su piel, su lobo le agradecía por la oportunidad de dejarse amar sin control. Taehyung supo que tenía a su lado al mejor, y que todo su pasado valía la pena si al final Jungkook lo tomaba.


—Yo te amo a ti, Jungkook. Enserio agradezco a la luna por ponerte en mi camino. Puede que no seamos la pareja más romántica, ni más convencional, pero para mí eres lo único que necesito para estar en paz.


Entre besos y palabras de amor, la nueva pareja enlazada esperó hasta que el nudo bajara, Jungkook salió de Taehyung con cuidado, viendo con amor y excitación como su semen brotaba del culo de su omega. El aroma a pan casi quemado les hizo brincar del mesón, sacando su otra creación. Aun desnudos, decidieron continuar, como el par de locos enamorados que eran, el rubio convenció al peli rosa de que era mejor si usaba su boca para sacar el resto de leche que faltaba.


Lo cumplió, mamó con fuerza el glande de Jungkook, dejando que sus labios tocaran la pelvis y bolas no depiladas, sosteniéndose de los grandes muslos del alfa, su cabeza moviéndose de adelante hacía atrás, una vez el semen o la lechita como decía el rubio, explotó en su cara, se separó un poco para dejar que el líquido cayera en el tazón donde guardaba el resto de las leches.


Mientras Taehyung tenía las manos en la licuadora que mezclaba las tres leches, Jungkook penetraba al omega por detrás, la pierna derecha del peli rosa doblada, sujetada por la mano del alfa para mantenerla inmóvil sobre su cadera, el abdomen del moreno pegado al borde del mesón, la mano libre del rubio apretando las tetitas paradas, la lechita goteando hasta dar con las duelas de madera. La cocina se había vuelto el mejor lugar para que ambos enamorados se entregaran a su unión. Toda la noche se la pasaron follando, recargados en el refrigerador, sobre el desayunador, incluso mientras el omega decoraba el pastel sobre el mesón, en cuclillas, dejando que el alfa arremetiera con sus dedos, liberando chorros de lubricante con sabor a malvavisco que caían en el pastel que decoraba, vertiendo las tres leches en aquella creación.


Al amanecer, los dos enamorados yacían tirados desnudos sobre el mesón, y aunque Jungkook pensó pedir la mano de Taehyung de forma muy romántica, al final lo hizo con su pene clavando la boca de su omega, poniendo el anillo de diamantes sobre el dedo anular justo cuando su pene se liberaba a grandes chorros, batiendo los mechones rosados e incluso la sonrisa cuadrada que segundos después liberó el sonoro: Sí acepto.


—¡Dios! Estoy muerto. —dijo Taehyung levantándose del mesón, le dolía la cadera y el cuerpo entero por la noche desenfrenada de sexo con su alfa, pero al ver su anillo en su mano y sentir su lazo, supo que valió la pena que incluso sus nalgas tuvieran marcas.


—El mejor aniversario de todos. —habló Jungkook, siguiendo a su omega, sujetándolo por la cintura con amor.—¡Feliz primer aniversario, mi omega!


—¡Feliz aniversario, amor! mi alfa... mío.—respondió el omega, tocando su marca con cariño antes de besar a su alfa.


Ambos se bañaron, haciendo el amor una vez más, teniendo que controlarse cuando SeokJin les informó que estaba cerca para dejar al pequeño JiHoon. Antes de que Jungkook pudiera volver a meter su pene en el culo de Taehyung, el timbre sonó, y pese a que los dos recién enlazados amaban darse esa clase de amor, sus corazones se agitaron de emoción por ver a su hijo llegar.


—Papi te extraño mucho, mi pequeño. —decía el omega peli rosa, cargando a su pequeño, encaminándose a la sala, abriendo su camisa en el camino pues sus tetas estaban hinchadas, anunciando que su cachorro necesitaba ser alimentado. —¡Amor! —gritó para su alfa, una vez llegó al sillón. —Sírvele café a Jinnie.


SeokJin no necesitaba una invitación para entrar a la cocina de su hermano y pareja, con confianza se acercó a la cafetera, prefiriendo servirse él mismo pues no confiaba en que Jungkook ya hubiera superado la etapa en la que vertía cosas extrañas en su bebida para molestarlo.


—Descuida, Tae. Ya me serví. —gritó de vuelta SeokJin, recargándose en el mesón que mantenía un aroma extraño, pero que pasó por alto al ver el exquisito pastel. —Que suerte tiene mi hermano. —dijo para sí mismo, tomó un cuchillo y cortó un trozo bastante grande, olfateando sin parar. —Amo los malvaviscos con chocolate. —sintió el aroma sin prestar atención a algo más, pico con el tenedor el trozo de pan empapado en tres leches, para luego meterlo a su boca y cerrar sus ojos ante la ricura que probó. —¡Mierda! Esto sabe a gloria. Debo pedirle la receta a Taehyung.


Tal vez si Jungkook no estuviera como perro rabioso viendo a su omega amamantar a su hijo, hubiera impedido que su hermano probara los fluidos corporales resultantes de la gran noche de amor y unión que obtuvo, pero como por ningún motivo del mundo se iba a separar de su nueva familia, el pobre SeokJin comió hasta que su estomago no pudo más, robando una rebanada más para llevar a su hogar, sin saber que las tres leches que en su boca palpaba no se conseguían en las tiendas de abarrotes más grandes, sino en una noche de sexo descontrolado y una pareja inusual como lo eran los dos enamorados.


𖣠𖣠𖣠Fin𖣠𖣠𖣠


12 de Abril de 2021 a las 22:15 7 Reporte Insertar Seguir historia
60
Fin

Conoce al autor

••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎•• ホぁ !estas entrando a un sitio de pornoche. ⠀⠀⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⠀ →Sweek: kookie_7 →Ao3: kookiered_7 →Wattpad: GgukSeven

Comenta algo

Publica!
kook_sweet Regueira kook_sweet Regueira
Ay... Jin, cómo te explico?
October 22, 2021, 02:52
tl tina lovesnamkook
NO JIN DONDE TE SENTASTE????¿¿#¿#¿+¿+£+
May 23, 2021, 06:48
Tetechiko forever Tetechiko forever
jin que hiciste 😩
April 19, 2021, 23:54
Gumimarii ˋωˊ Gumimarii ˋωˊ
Pobre Jin ajjaja
April 15, 2021, 20:20
Daf Daf
Ay... Alv. Osea jin. Este 😶
April 13, 2021, 20:29
guk <3 guk <3
Perw Jin-🧍🏻que acabas de comer JSJAJAJJA
April 13, 2021, 00:18
AR Aidee Rocabado
Pobre jin hay nooo jajajajajajaja amooo
April 12, 2021, 23:51
~