wilber-hernandez1617037538 Wilber Hernandez

El mundo en el cual vivimos, muestra una cantidad de situaciones, que nos permiten discernir sobre la diversidad de cosas buenas, y cosas desagradables que vemos a diario. Desde casos de familias completamente disfuncionales; donde el padre, deja a sus hijos en compañía de la madre; para así poder aventurarse al deseo carnal. Hasta casos de personas que al llegar a la edad senil se sienten frustrados, por no haber podido realizar muchos de sus sueños, o proyectos de vida. Pero no todo es malo, nuestro mundo nos permite disfrutar lo bonito que significa amar, a una persona que por lo general le decimos “mi media mitad”, aunque posiblemente se muestre agridulce, con la llegada de una traición, convirtiéndose todo en desamor. Sin embargo, el amor de madre, por ejemplo es un amor muy lindo, muy puro…muy real, este amor nunca se acaba y podría permanecer hasta el fin de los tiempos, o el amor fraterno entre hermanos y ni dudar del amor de Dios para con nosotros, este sí es un amor muy poderoso. Nuestro mundo ha estado sufriendo cambios ambientales, económicos, políticos y sociales. Que nos obligan a tomar nuevas y mejores decisiones, trascendentales en nuestra existencia. Los poemas que a continuación les presento, fueron creados partiendo de hechos reales, que cambiaron la vida de sus protagonistas; permitiéndome dar a conocer sus historias al mundo, a través de este libro. No obstante, muchos de estos versos fueron productos de mi imaginación, a diferencia de aquellos casos de la vida real, en estos tuve que poner en función mis conocimientos, para darle rima. En definitiva, en el índice daré a conocer ciertamente las historias ficticias y aquellas que son en efecto lo contrario.


Acción Sólo para mayores de 18.

#poesias #versos #POEMAS-INSPIRADOS-EN-HECHOS-REALES #cortos-escritos
0
126 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Oración poética

Señor líbrame de los chismosos, los envidiosos y los que nos destruyen con malas palabras.

Líbrame de la miseria, el egoísmo y de los falsos que nunca se acaban.

¡Líbrame señor! Y si fuera posible líbrame de mi orgullo y mi propia rabia

Líbrame de mis demonios que a veces me dominan y no me dejan perdonar, mucho menos comenzar un mejor mañana.

Líbrame de los aduladores señor, porque solo lo hacen cuando estoy en la sima de la montaña; pero si me caigo, en vez de ayudar, se ríen con sarcasmo y me dan la espalda.

Señor dame más inteligencia de la que me hallas dado, más paciencia de la que tengo y más nobleza de la que doy, para pensar y saber hablar, cuando de ti digan que no existes y para no reaccionar con violencia cuando ante mí se presente la injusticia.

Líbrame también señor del apego a lo material, cuando haya otro que lo necesite de verdad.

Ayúdame también a rezar por las mañanas y acordarme de ti aun cuando crea que no te necesito; aunque tú más que yo, sabes que siempre me vas hacer falta.

Ayúdame a dar sin pedir, a querer sin exigir y a vivir sin sufrir.

Por último, señor, si no fuera mucho pedir…ayúdame para que estos poemas sirvan para amar y crear conciencia, no para odiar ni desunir

AMEN.

1 de Abril de 2021 a las 08:38 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Mi Poeta

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 50 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión