gabloved_ ᵀᴴα

El matrimonio Park Jeon es todo lo contrario a lo que se esperó. Rumores de infidelidad y otros problemas tienen a Jungkook insatisfecho, pero un hombre años menor que él cambiaría todo con su llegada.


Erótico Sólo para mayores de 18.

#jeonjungkook #kimtaehyung #bts #jungkook #taehyung #taekook #vkook #taetop #jungkookbottom
29
998 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todas las semanas
tiempo de lectura
AA Compartir

primero

Notas del autor:

En este fanfic la homosexualidad / bisexualidad es algo común, los embarazos masculinos son naturales y también el consumo de anticonceptivos.

Por favor, no proyectar odio a los artistas reales ni tomar las descripciones de los personajes como insultos directos a su persona. Solo es ficción.

Recomendación:https://www.youtube.com/watch?v=4TsqlT0rfJI&ab_channel=NirvanaVEVO

✿ஜீ۞ஜீ✿•.¸¸.•*'*•.•ஜீ☼۞

Agotado miró la ruma de papeles por firmar, se sentía vacío, nulo, denso. Revisó sus folderes encontrando aún más trabajo del esperado. Abatido dejó caer su rostro en el escritorio, no quería saber más de trabajo, estaba a punto de salir de ahí y dejar todo a la deriva.

Desbloqueó su móvil esperanzado en encontrar algo interesante.

0 mensajes. Y él lo había dejado en visto, usual. Hizo una mueca, las cosas en su matrimonio iban de mal en peor y no se sentía con ánimos de seguir luchando. Amaba a JiMin, pero últimamente estaba intratable. Cada vez que le hablaba o trataba de acaparar su atención salía con un "Estoy ocupado", "JungKook tengo papeles por revisar", "Tengo una reunión". Sus lágrimas no tardaron en aparecer, todo en su vida estaba tan mal, tanto como profesional y personalmente.

Levantó la vista hacia la derecha, su llanto se hizo aún más amargo. Ahí es donde reposaba la foto de su boda. JiMin lucía sonriente, hasta sonrojado y todos sus amigos estaban presentes celebrando con ellos aquel día tan importante para ambos como pareja. 5 años de casados, su aniversario sería en una semana. ¿Planes? Ninguno. Trabajo, JungKook, trabajo. Cómo buen esposo solo debes comprender y esperar. ¿No es así? Callar mientras él anda día, tarde y noche con Jennie en reunión tras reunión. Cuando no llega a casa a dormir, cuando cancela sus citas.

El intercomunicador vibró. Descolgó el teléfono estirando la mano con desgano.

—Dime, SeokJin. —Su voz sonó agria, se lamentó en silencio, él no tenía la culpa de sus problemas.

—Ah... ¿Te encuentras bien JungKook? — Arqueó una ceja. ¿Bien? Ay por favor, todos en la maldita empresa sabían que nada andaba bien. Respiró hondo y respondió con la mejor voz que tenía.

—Si, tranquilo. Ya sabes muchos papeles. —Tomó el cuadro dejándolo reposar en la mesa tapando la foto. El solo verla le ponía aún más histérico.

—Sobre eso, todo se postergó hasta en dos semanas. Puedes estar más tranquilo. Sal, bebe algo, te presionas mucho. Continuaré mi trabajo ¿Sí? —Solo hubo silencio. —JungKook, todos aquí te queremos mucho, no lo olvides. —Añadió.

—Gracias, y yo a ustedes. —Colgó y soltó todo el aire que tenía guardado en el pecho. Por fin aire, por fin un respiro. Se irguió y busco su cartera en sus cajones. Sacó su espejo mirándose en él. Lucía ojeroso, demacrado. Llevaba dos días sin poder conciliar el sueño. Y su rostro se había llevado la peor parte.

Caminó hacia el baño de su oficina con su cartera en manos. Se lavó la cara y aplicó maquillaje en su rostro para mejorar su aspecto. Se sintió mejor consigo mismo al ver su resultado. Era aún un hombre joven, 31 años no eran nada.

Tenía una reunión con el dueño de un gimnasio y de verdad no sentía ganas de asistir.

Trabajar en una agencia de Marketing era agotador. Y eso que era el relacionista público. No quería ni imaginar el como se rompían la cabeza los creativos de las campañas publicitarias.

Salió de la oficina despidiéndose de SeokJin a paso rápido. La oficina de su esposo se encontraba al final del pasillo. El solo sentir algo de su presencia le ponía de nervios así que pasó de largo tomando el ascensor. No quería cruzarse con nadie.

Una vez fuera se dirigió al estacionamiento encendiendo su Mercedes. El motor gruñó sensualmente, cómo amaba su auto. Encendió la música e inició el recorrido a un restaurante exclusivo de la ciudad. Ahí sería la reunión con el señor Kim, un hombre de 52 años aparentemente pasivo, reservado y amable.

El tráfico le detuvo el placentero viaje regresándole cierta parte de su estrés. Cuando por fin se disipó en un par de cuadras ya estaba frente a la fachada del restaurante. Sonrió, tenía mucha hambre y rezó por que ojalá pudiera cerrar este nuevo negocio y tomarse el día en casa junto a su gata o en algún café leyendo un libro.

— Buenos días, soy Park JungKook, —extendió su identificación. —Tengo una reserva.

Una joven bella y rubia con los labios más carmín que había visto se acercó a él con una carpeta, revisándola seguramente para encontrar su nombre entre las reservas del día.

—Bienvenido, ciertamente su nombre se encuentra en lista, pase por favor. Su acompañante llegó hace varios minutos. —"Vaya hombre puntual", pensó.

El restaurante era precioso, no frívolo, como los que solía frecuentar con JiMin. Por eso le gustaba tanto, era el lugar perfecto para concretar negocios y charlar gratamente con algún futuro cliente.

Su mesa se encontraba al lado del balcón, su favorita por la luz y la vista a la calle. Un caballero azabache y de mirada sencilla ya estaba sentado esperándolo. Cuando lo vió llegar le dedicó una sonrisa discreta. Se puso de pie. La asistenta se despidió y retiró.

—Kim SeungDae un placer. — extendió su mano saludándolo con formalidad.

—Park JungKook. Mucho gusto, por favor tomemos asiento. — Dicho esto se sentaron y miraron amablemente.

—¿Cómo se encuentra hoy? ¿Ya estamos listos para firmar el contrato? —De su cartera sacó su carpeta dejándola en la mesa. Tratando de presionarlo para firmar de una vez.

—Señor Park, estamos absolutamente convencidos de que su agencia hará un buen trabajo con las campañas que tenemos programadas para este año y mi esposa y yo queríamos cerrar el contrato hoy, pero aún tenemos un problema. —JungKook no pudo disimular su sorpresa. —¿Un problema? Dígame cuál es y me encargaré de solucionarlo, lo más pronto posible. —Sus ojos conectaron con los contrarios transmitiéndole confianza.

—Mi hijo, —anunció.

—¿Su hijo?

—Si, —suspiró. —Se rehúsa en acceder a firmar con su empresa sin antes conocer a las personas que trabajaran con nosotros. Es muy exigente, a pesar de su edad.

Esto no podía estar pasando, de verdad no quería convencer más personas, su cuerpo necesitaba un descanso. La firma del contrato estaba programada para ese día, JiMin armaría un alboroto en cuanto le dijera que no pudo cerrarlo en el plazo programado. Ya lo veía temblando y dando vueltas por la oficina. Sonrió incómodo.

—¿Y cómo puedo hacer para comunicarme con él? ¿Se encuentra en el gimnasio ahora? ¿Podría llevarme?

—Se encuentra ahí, pero no podré llevarlo, me gustaría estar con usted para convencerlo juntos, pero lastimosamente tengo una cita con mi esposa. Confío en su buen criterio señor Park. Buena suerte.

El almuerzo transcurrió normal, el señor Kim era muy amable, casi no se le sentía como cliente. Una vez terminada la reunión bajaron a la recepción y se despidieron con un beso en la mejilla. El azabache le deseó suerte, otra vez. Según él de verdad la necesitaría.

Aún no entendía por qué su hijo tenía tantos problemas con la agencia de marketing. No tenía nada que ver con su labor, su padre era el dueño y administrador. ¿Qué voz o voto podría tener? Ni siquiera supo a que se encargaba exactamente. Subió a su auto de nuevo y condujo hacia su casa.

Le dió el día libre a los empleados y entró a su habitación, se recostó en su cama. Su gata Himiko no tardó en subir a su lado y restregarse con su rostro.

—Hola~, —la tomó en brazos y le miró con tristeza. —¿Cómo convenzo a este chico problema? —Sonrió a la felina que ronroneaba embelesada por sus acciones.

—¿Sabes qué? La mejor forma de conocer un negocio es recibir su servicio, me inscribiré en el gimnasio. —Dejó a Himiko en la cama y fue a por su ropa deportiva. Cuando se la puso notó que aún se veía bien en ella. No había tenido hijos, así que su cuerpo se mantenía intacto. Lo único que había cambiado era el ancho de sus piernas. Se veía más voluptuoso por los ejercicios que alguna vez tan obsesionado lo tenían.

Llenó su maletín con lo necesario y salió antes acariciando a la gata que maulló al verlo irse.

De nuevo en el coche manejó hasta la dirección que el señor Kim le había dado. Un edificio sencillo se alzó a su vista. Un rótulo pasado de moda rezaba "Gimnasio Kim" en el frente.

Estacionó el auto y bajó de él. Después de todo hace meses que no asistía al gimnasio. Un poco de sudor podría quitarle el maldito estrés. Quizá, quizá.

Las escaleras que dirigían al piso del gimnasio eran estrechas y estaban mal decoradas, muchos cambios por hacer. De verdad necesitaban una asesoría de imagen, y con urgencia.

El gimnasio era sencillo, pero acogedor. Le hacía sentir cómodo a pesar de lo deteriorado que estaba. Miró a su alrededor buscando al entrenador del gimnasio y con suerte encontrar al dichoso hijo del señor Kim.

— ¿Hola? Soy un nuevo cliente. —Qué mala atención, ahora entendía por qué había una baja considerable en sus ganancias.

De pronto un joven azabache, fornido lo suficiente y necesario, apareció secando unas pesas que sostenía. Sus brazos eran ligeramente más delgados que los suyos y sus pechos marcaban sus pezones erguidos sobre la camiseta sin mangas que traía puesta. Qué hombre, digno entrenador de gimnasio, mordió su labio inferior involuntariamente. Cuando la luz dió en su rostro entendió todo en ese momento, él era el hijo del señor Kim.

—¿Qué se le ofrece? —Su voz era grave y de un tono poco amable. Le daría muchos problemas ganarse su confianza. Era mucho más joven que él, su edad rondaba los 24 o 25 años aproximadamente.

—V-vengo a inscribirme en el gimnasio. —Su voz había sonado temblorosa en mucho tiempo. El tipo era intimidante.

—Bien, deje la maleta en los casilleros de allá y empecemos. —Señaló unos viejos casilleros que estaban al fondo del cuarto.

—Está bien. —Caminó hacia el lugar descrito mirándole de reojo. Le pareció ver una sonrisa en los labios del pelinegro. Nervioso, dejó su maletín y se quitó el saco dejando expuesta su figura trabajada al presente. Incómodo, caminó hacia la sala de nuevo, mirándole con las cejas alzadas.

—Y bien. ¿Qué es lo que quiere mejorar? —El joven se acercó a él mirándole el cuerpo sin tapujos. —Veo todo en orden. — Su voz era realmente desagradable. Una persona sin tacto, si fuera un cliente real nunca más regresaría a ese gimnasio. Entonces iría al grano.

—Déjeme presentarme. Soy JungKook Park, Relacionista Público de la agencia de Marketing, Park. Un placer conocerlo, hace unas horas estuve en una reunión con su padre. Me comentó que tenía inconvenientes con la firma del contrato, y bueno estoy aquí para convencerlo de que somos la mejor opción para administrar las campañas de su empresa. —Cuando terminó de decir todo esto dudó en haber tomado la decisión correcta. El joven había puesto una cara de furia considerable.

—Así que es usted es quien que quiere meter sus narices en nuestro negocio. —Chasqueó la lengua ofuscado. — Regrese por donde vino, no habrá contrato. No mientras yo sea el entrenador.

— Déjeme convencerlo, se que si llega a conocerme podrá ver que somos personas de confianza y aceptaría... —El dedo índice del azabache se posó en sus labios, callándolo.

—¿Escuchó lo que le dije? No quiero firmar ningún contrato, largo. —JungKook frunció el ceño perdiendo la paciencia.

—¡¿Qué pasa contigo?!— TaeHyung tomó la mano de JungKook que había salido despedida en un ángulo perfecto para estamparse en su cara. El rió divertido.

—No estás mal. —Caminó a su alrededor observando a detalle su cuerpo y deteniéndose a mirar nuevamente con descaro su trasero, muslos y caderas. —Por ese anillo veo que estás casado, pero esas ojeras delatan que todo no está bien. ¿O me equivoco? —Se paró frente a él mirándole directamente a los ojos con sorna.

—No se inmiscuya en mi vida personal, yo solo vine a tratar de convencerlo de trabajar con nosotros, no a esto. Me retiro. —Lo tomó del brazo volteándolo y apegándolo a su pecho.

—Hagamos algo, yo aceptaré el contrato ese, pero tendrá que venir a entrenar aquí todos los días y pagará el triple por clase durante un mes. Ah y ni una palabra de esto a mi padre. —Él le dio un empujón alejándose. Estaba furioso, pero aún así debía pensar en la empresa y en el exigente hombre que había tomado por marido, antes que en él mismo.

"¿Tan bajo has caído JungKook?" Se pregunto internamente.

—Bien. Pero hoy no me quedaré. Nos vemos mañana TaeHyung-ssi. —Tomó su maleta y vistió su saco empezando a caminar en dirección a las escaleras.

—Hasta mañana belleza. —Respondió TaeHyung con sarcasmo, mandó un beso volado que provocó que JungKook gruñera al oír.

Quería matarlo.

28 de Marzo de 2021 a las 22:56 0 Reporte Insertar Seguir historia
4
Leer el siguiente capítulo Segundo

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 8 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión