minminyoonji Minmin YoonJi

JiMin es un joven actor porno heterosexual al que le han ofrecido grabar una escena gay, cuando le ofrecen una suma cuatro veces más grande que sus pagas regulares se lo piensa, pero todo es distinto al conocer a su posible compañero de grabación. O donde YoonGi intenta ocultar su emoción al enterarse que el chico nuevo de la casa podria unirse a sus filmaciones.


Erótico Sólo para mayores de 21 (adultos).

#romance #actores #erotico #bts #yoongi #jimin #yoonmin #jimsu #pornografia
Cuento corto
52
1.9mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Parte unica

Una, dos, tres embestidas más y salió para correrse sobre el abdomen de la chica, justo por encima del piercing en el ombligo. Cinco segundos para que el último hilo de semen cayera. Un buen orgasmo, pensó JiMin antes de inclinarse y devorar la pequeña boca, mordiendo y tirando de esos bonitos labios. Un último apretón al par de senos y un suave "te amo", todo al pie de la letra.

— ¡Corte! — Grito el director, JiMin se separó y sonrió para la chica. — Eso fue grandioso, super caliente.

Ambos sonrieron para el equipo de filmación, guionistas y asistentes. JiMin volvió a mirarla.

— Buen trabajo.

— Igual. — Le respondió ella.

Una chica asistente se acercó y les tendió un par de batas blancas. La pareja de grabación de JiMin tomó algunos pañuelos y limpio todo el semen que había sobre ella antes de vestirse la prenda. El rubio por su parte solo camino hasta la barra de refrigerios y se hizo de una bebida hidratante. Suspiro de alivio cuando todo en él se refrescó. Todo mundo empezó a moverse, levantando y cambiando de lugar todo el equipo técnico mientras un bullicio de voces se escuchaba. JiMin tomó asiento, un momento de descanso antes de ir a las duchas.

— Estuviste de locos, Park. -Habló una voz masculina.

JiMin alzó la mirada y se encontró con el señor Wang mirándole fijamente mientras sonreía, era uno de los productores de la empresa.

— Gracias, señor.

— ¿Ya has pensado lo que te dije?

— Sí, pero realmente no creo que sea para mi. La verdad es que la popularidad no es algo que me sea prioritario por el momento.

— JiMin, podrías tener un montón de proyectos nuevos, caras y cuerpos tan calientes como los tuyos pocas personas los tienen, deberías aprovechar. Mira que estas ofertas no siempre llegan para novatos como tu.

— Es que… — Se frotó los cabellos. — No soy gay.

— Ya te dije que no tienes que serlo, la mitad de nuestros actores no lo son. Aunque otros tantos son bisexuales, pero nada en esta industria es impedimento, hay maneras.

— Agradezco que me haya considerado pero no estoy interesado.

Jackson Wang suspiro con una mueca de duda en el rostro. Cruzado de brazos estudio a JiMin antes de alzar una ceja y chasquear la lengua.

— ¿Ya te dije que cobrarias cuatro veces más que en una grabación heterosexual?

El pecho se le hinchó al repetir mentalmente esas tres palabras. Cuatro veces más. Si de por sí ya ganaba bien eso se podía considerar un montón de dinero. Jackson notó su sorpresa y sonrió satisfecho.

— Ahora si te lo estás pensando ¿Cierto?

— No. — Mintió de inmediato. — Es sólo que parece demasiado dinero.

— En efecto lo es. Déjame ver, ahora mismo llevas trabajando dos meses con nosotros y han sido ya ocho sesiones de hora y media de grabación. Cuatro sesiones al mes. Eso quiere decir que si pasaras a la categoría gay ganarías exactamente lo mismo por una sesión de grabación mensual. ¿No suena bastante bien? — Rio con media carcajada al aire, antes de mirar a JiMin un poco serio. — Aunque sería mentira lo de una sola grabación porque el contrato, al igual que el de todos, es de mínimo tres sesiones al mes. Pero ya me entiendes, ¿No?.

— Suena bastante bien. — JiMin dudo apartando la vista un segundo. — Pero no estoy seguro.

— Mira chico, es un trabajo bastante bueno, te conviene. Por ahora eres joven, y eso es lo que más vende en empresas con este giro. Con el tiempo, al pasar los años, lo que puedas cobrar va a disminuir, porque llegarán modelos más jóvenes y que vayan de acuerdo a la moda. Aprovecha el tiempo, haz mucho dinero, ahorra y asegúrate un futuro. Puedes seguir en la categoría heterosexual, de hecho espero que lo hagas porque la audiencia que has generado va excelente. Pero estoy seguro que si también te unes a las grabaciones con otros chicos vas a hacer explotar el streaming.

JiMin se quedó en silencio, no había manera que pudiera responder, no tan deprisa. Tenía gastos, definitivamente, y también planes a futuro, planes que en gran parte dependian de sus ingresos, de su trabajo.

— ¿Me deja pensármelo? — Preguntó con una mueca que se quedó a medias de ser una sonrisa.

Jackson asintió bastante conforme.

— Tomate el resto de la semana y ya me dices el sábado tu decisión. Estamos reclutando gente así que… ya sabes, es mejor que te des prisa.

El hombre salió de la sala, despidiéndose del staff que aún quedaba allí. JiMin dio otro sorbo a la botella y observó esas cuatro paredes, la cama y toda la utilería. Pensó en el primer vídeo porno que vio en la vida y recordó esa estúpida sensación de querer formar parte de ese mundo oculto del que nadie quería hablar. La vida se encargó de llevarlo de un lado a otro hasta ponerlo allí, justo en ese lugar en ese momento. Era todo lo que alguna vez planeó, estaba a gusto con lo que tenía pero siempre pensó que no era suficiente, porque en él había un lado ambicioso que le decía que aún se podía mejorar un poquito. Y ahora, había una manera, un camino para obtener más, pero no estaba en lo absoluto convencido, ni una pizca, de que ese camino fuera el indicado para él.

💙

JiMin atravesó la calle en dirección al edificio donde se encontraba 21st Seulmates Films, el estudio porno para el que trabajaba. Eran treinta pisos completos de los cuales la pequeña empresa sólo ocupaba tres, del nivel 23 al 25, todos los demás estaban ocupados por otras muchas oficinas de distintas cosas, estudios de fotografía, compañías de arte contemporáneo, y agencias de ropa y modelaje en su mayoría. Sm films aun cuando no podía compararse con otras empresas internacionales era por mucho la casa productora de porno más grande de corea del sur, la de mayor renombre y obviamente la de mejor remuneración económica. Por eso, JiMin, a pesar de ser un actor novato en el lugar, ya ganaba mucho más que otros actores senior de estudios pequeños y poco conocidos. Así que no se quejaba de su salario pues le iba más que bien para cubrir sus gastos inmediatos incluyendo ciertos lujos. Subió al elevador y pensó, que a pesar de todo, aún podía obtener sólo un poco más. Sacudió la cabeza. Demasiado ambicioso, la parte de él que más había detestado toda su vida.

Cuando llegó al piso 23 siguió su camino con dirección a los vestidores pero un miembro del staff de apoyo le detuvo al saludarle.

— La sesión de fotos de hoy se ha postergado, tu compañera no se ha sentido bien. — Dijo el muchacho refiriéndose a la actriz con la que grabaría la próxima sesión.

Antes de la filmación de cada vídeo había una sesión de fotos a modo de promocionar este con días de anticipación.

— Oh. Entiendo, espero que mejore pronto.

— Claro no te preocupes, ha sido solo un malestar estomacal pero es mejor así, no queremos desgracias durante el shooting. — El chico río al igual que JiMin.

— Entonces ¿Tengo la tarde libre?

— Supongo que sí pero el señor Wang me ha dicho que cuando te viera te enviará al set de grabación número 11B.

— ¿Sabes para que?

— Ni idea, solo me dijo eso, después podrás irte.

JiMin asintió y dejó que el chico se fuese a seguir con sus tareas. Se quedó un momento en el pasillo, dudando. Al final tomó de nuevo el elevador y fue hasta el nivel 25, justo el área B. Pensó que nunca había estado en ese piso, para él estaba asignada la zona A y siempre iba del piso 23 al 24 y viceversa. El lugar era prácticamente lo mismo que los otros dos niveles. La diferencia era nula, pasillos y habitaciones, un par de oficinas, área de baños y vestidores. Se movió buscando el set que le había señalado. Lo encontró, la puerta decía 11B con letras color bronce. Estaba por entrar cuando la manija se giró y un cuerpo salió detrás. Jackson Wang le miró apenas sorprendido.

— Oh JiMin, ya llegas, estaba justo a llamar por ti.

— Pues aquí estoy, me dijeron que quería verme.

— Sí, bueno. — Wang se acomodó en blazer negro mientras guardaba el móvil en un bolsillo interior. — Ha pasado ya casi toda la semana, mañana es sábado.

— Lo se.

— ¿Te has decidido?

JiMin guardó silencio, apartando la vista al suelo y mordiéndose el labio inferior. Jackson río.

— Ya sabía yo. — Le señaló con diversión. — Quiero que veas algo y de paso conozcas a un par de personas.

Jackson se dio la vuelta y abrió la puerta, invitando a JiMin a pasar.

— No hables. — Le susurro Jackson al entrar mientras cerraba con sumo cuidado la puerta. — Ya están grabando.

JiMin se movió por el lugar, era un apartamento grande, con una cocina moderna y un living con sillones largos. Una chica del staff estaba allí sentada en uno de los asientos blancos tecleando en su móvil en completo silencio. Había lámparas y equipo de filmación alrededor pero nada más, entonces escuchó un suave gemido desde otra habitación. Volteo y Jackson le guió al otro lado del apartamento. Una puerta entreabierta les recibió. Pasaron con sigilo y un grupo de al menos ocho personas estaban allí, sosteniendo micrófonos, cámaras en distintos ángulos y manteniendo la iluminación. El director apenas les dedico una mirada antes de seguir supervisando la escena. JiMin se abrió paso lentamente mientras más jadeos y gemidos masculinos se escuchaban, un sonido húmedo entremezclado con el chocar de la piel. Se alzó en puntillas y al fin, frente a él, un par de chicos dándose con todo y sin pudor. El corazón se aceleró de inmediato y miró al señor Wang algo incrédulo. El hombre le sonrió divertido y le señaló que siguiera viendo. Como pudo se acomodó junto a uno de los asistentes de sonido, con un mejor ángulo para observar.

Un castaño mecía con fuerza sus caderas, penetrando reiteradas veces a su pálido compañero. El chico de abajo gemía y mantenía sus piernas bien abiertas, mientras arañaba la espalda del castaño y tiraba con desespero de sus cabellos. Se besaban y mordían. Daban una vuelta y cambiaban de posición. El director con indicaciones cortas les pedía que acelerarán o fueran más lento. JiMin en más de una oportunidad pudo detallar bien los cuerpos y rostros de los actores. Eran bastante atractivos tal y como él mismo. Guapos, de buen cuerpo y suave piel. Algo dentro de él le decía que apartara la vista, pero no podía, su entrepierna se había puesto caliente y se sentía con la garganta seca. Quiso irse, de verdad que sí pero cuando movió un músculo el chico pálido, grito entre gruñidos. JiMin lo vio correrse, brincando y empalándose sobre el abdomen del castaño.

El que hacía de activo tiro al pelinegro, se sacó el condón y masturbandose apenas un poco dejo caer todo su semen sobre el pecho del otro. JiMin sintió arder todo su rostro, apenas pudo calmar su respiración cuando ambos chicos empezaron a besarse, lamiéndose las lenguas mientras se abrazaban y recostaban al mismo tiempo sobre la cama. Y entonces el director paró la escena.

— ¡Corte! — Dijo el hombre antes de aplaudir con satisfacción.

Los chicos se separaron y agradecieron a todos los presentes por su trabajo. Jackson se acercó a JiMin y le palmeó el hombro.

— ¿Ha estado bien? — JiMin tragó saliva y asintió tímidamente. — Anda hombre, te dedicas a lo mismo no hay porque ponerse penoso.

— No lo estoy.

— Sí, por supuesto. — Dijo burlón. — Como sea ¿Qué opinas? Son buenos ¿No crees?

— Supongo que lo son, es decir están bastante bien de cuerpo.

— Deja eso, me refiero a como lo hacen, la sensualidad que transmiten.

— Uhm…

— Mira, me gustaría presentartelos.

Jackson le rodeo por los hombros antes de que pudiera negarse. Lo llevo con el directo a los chicos, que ya iban vestidos en bata blanca y charlaban con los asistentes mientras bebían y comían un par de bocadillos. Ambos chicos le miraron y sonrieron al acercarse.

— Chicos, este es Park JiMin, lleva un par de meses con nosotros, aún sigue siendo nuestro chico nuevo.

— Hola. — Fue lo único que atino a decir.

Los muchachos respondieron.

— Nuestro guapo activo de hoy es Jeon. — Jackson señaló al castaño y este se inclinó.

— Puedes decirme JungKook o sólo kook, como te guste más.

— Y este otro es Min.

JiMin lo observó al hacer la reverencia, bonita piel blanca, cabello gris y unos ojos de mirada gatuna.

— Solo dime YoonGi.

JiMin asintió. YoonGi era un par de centímetros más bajo que JungKook, cosa que no había podido notar cuando ambos estaban en la cama haciendo lo suyo.

— Chicos, la cosa es que aquí JiMin me ha rechazado trabajar en el género homosexual.

— ¿Pero que no es el más popular en las grabaciones con chicas? — Pregunto JungKook sonriendo, JiMin se extrañó un poco y el castaño lo noto, asintió a su pregunta no formulada. — Sí, he visto un par, muy bueno.

— Lo es. — Replicó Jackson. — ¿Pero díganme si no la haría mucho mejor grabando con vosotros?

— Seguro que sí. — Dijo YoonGi y JiMin sin pensarlo le miró directamente a los ojos, tomándolo por sorpresa y sacándole una risilla nerviosa. — Disculpa, a veces pienso en voz alta.

— No YoonGi. — Negó Jackson riendo y dando un apretón en el hombro de JiMin. — Esta perfecto que lo digas porque de hecho pensaba que tal vez ustedes podrían tener una pequeña charla sobre sus experiencias con el cine gay. La verdad es que nada me gustaría más que tener a JiMin grabando lo más pronto posible pero no le puedo esperar mucho. Tiene hasta mañana para darme una respuesta definitiva y tal vez al hablar con ustedes pueda decidir mejor.

JiMin se ruborizó y quiso detener a su jefe.

— Señor Jackson usted sabe…

— Si Park, lo que sea, solo sal con los chicos, platiquen y ya mañana me cuentas. Yo me tengo que ir ya pero adelante chicos, dejo a JiMin con ustedes, aclaren sus dudas no dejen ningún espacio vacío, sinceridad ante todo.

Y Jackson Wang se fue, dejando a JiMin frente a dos chicos buenísimos cuya única prenda de vestir puesta era una bata.

💙

JiMin esperaba fuera de los vestidores y mientras se distraía revisando sus redes sociales. Había un montón de comentarios halagadores en cada una de sus fotos y entre más los leia no pudo evitar preguntarse cuántos de esos usuarios serían varones. Cerró los ojos y apartó esos pensamientos que nunca había tenido hasta aquel momento. Miro hacia la puerta del fondo y de allí, finalmente, salieron YoonGi y JungKook, vestidos con ropa de lo más normal, jeans, chaquetas y botas negras. Nada especial y de todas formas JiMin pensó que el más bajo de los dos se veía increíble. YoonGi siguió caminando y río como si nada al ir platicando con JungKook. Era una sonrisa relajada que hizo que JiMin lo mirara con detenimiento. Una imagen lo asaltó labios entreabiertos en un gesto de intenso placer a causa del orgasmo. JiMin se ruborizó y apartó ese recuerdo de YoonGi de hacía apenas unos minutos atrás.

— Listo, ya estamos. — Anuncio JungKook acomodándose los cabellos hacia atrás. — ¿Te aburriste esperando?

JiMin negó con sus labios curvados. Era una sonrisa común sin nada especial pero no para YoonGi, a él le había gustado.

— La verdad es que no tardaron tanto como creí, me entretuve un rato con el móvil.

— Excelente. — Dijo JungKook alzando un pulgar.

— ¿Entonces vamos por algo de comer? Estoy que me muero de hambre. — Pregunto YoonGi con las manos ocultas en los bolsillos de la chaqueta, JiMin asintió — ¿Hamburguesas y cerveza?

— Claro, suena bien. — Respondió JiMin, sintiéndose también con apetito.

— Vamos, pues.

Los tres chicos salieron del edificio mientras YoonGi le aseguraba a JiMin que en ese lugar al que iban se vendían las mejores hamburguesas del puto mundo. En general a JiMin no le iba la gente que habla con malas palabras cada cinco minutos porque se ve como algo forzado e innecesario pero en YoonGi fue distinto, le sentaba bien y no sonaba a que estuviese sobreactuando, le salía natural y Jimin se sintió a gusto. Cruzaron la calle y cuando caminaban por la acera de una plazuela una chica los sorprendió, saltando y colgándose de JungKook. La chica se ríe y le planta un beso al castaño, y el, para sorpresa de JiMin, le respondió el beso.

— ¿Te ha ido bien? — Pregunto bajando sé de los brazos masculinos.

— Bastante. — Respondió él.

La chica sonrió y les miró. Primero a YoonGi, saludandolo y después a JiMin.

— A ti no te conozco.

— Es un chico nuevo. — Aclaro YoonGi adelantando se a JiMin. — Se llama Park JiMin.

— Oh vaya, es todo un gusto. — La chica lucía emocionada al saludar. — Estas muy bueno. — La chica se giró de nuevo a JungKook. — ¿Vas a grabar con él?

JungKook y YoonGi rieron junto a la chica, pero JiMin guardó silencio un tanto incómodo, los muchachos lo notaron.

— Disculpala. — Pidió JungKook tomando a la chica de la cintura. — HyeSun es algo hiperactiva y no tiene filtro al hablar.

JiMin le dijo que no se preocupara.

— ¿No eres actor Gay? — Continuó hablando la chica.

— No. — Dijo JiMin riendo.

— Oh qué lástima. Habría estado bueno verte con JungKook o YoonGi, o mejor aún, un trío con ambos.

Los colores se le subieron a la cara de JiMin. No podía imaginarse con ninguno de esos chicos y mucho menos en un trío, vaya, ni siquiera en lo que iba de ese tiempo filmando había hecho un trio hetero con chicas. YoonGi le tomó por los hombros y le sacudió suavemente.

— JiMin parece algo tímido, no le molestemos con esto.

— Uhm. Está bien. — La chica se alzó de hombros para después girarse hacia JungKook. — Como sea ¿Has grabado hoy con YoonGi?

— Aha. — Le respondió él.

Los ojos de la chica brillaron y a JiMin le desconcertó eso.

— ¿Fuiste el de abajo? Dime que sí.

— Lo siento HyeSun. — Respondió un YoonGi divertido. — El me dio a mi esta vez.

— Uhm. — HyeSun puchereó antes de volver a reír. — Bueno, no es lo que esperaba pero lo tomó, peor es nada.

JiMin estaba demasiado confundido, nervioso pero a la vez divertido. La chica siguió abrazada al castaño. JungKook les dijo que se adelantaran, que en breve les alcanzaba. YoonGi y JiMin empezaron a caminar.

— ¿Esa chica está en Sm films?

— No, HyeSun es modelo de ropa. — YoonGi le miró de lado. — ¿Es bonita no crees?

— Sí, creí que también era actriz, veo que se lleva muy bien con ustedes, más con JungKook.

YoonGi sacudió la cabeza de arriba abajo.

— Eso es porque son novios.

— ¿Novios? — JiMin abrió los ojos con sorpresa. — Pero…

— Sí ya sé lo que piensas pero no es así, JungKook es cien por ciento hetero.

— ¿Y a su novia no le importa que tú y el…

— Para nada, de hecho le encanta ver vídeos donde JungKook sea el pasivo, y más si es mi pasivo.

JiMin no pudo evitar reír, incrédulo.

— Sí ya sé. — YoonGi dejó escapar una carcajada. — Es muy raro ¿Pero quién soy yo para juzgar los fetiches de los demás? Si eso le pone a ella y a él le beneficia pues es cosa de ellos. Lo cierto es que fuera de eso HyeSun es bastante normal, muy agradable.

JungKook apareció detrás de ellos corriendo y tomó al pelinegro del hombro. JiMin se mantuvo al margen, estudiando los. Viéndolos bien era evidente lo bien que se llevaban, justo como un par de amigos cercanos. El restaurante-bar que YoonGi había sugerido estaba bastante cerca, apenas quince minutos caminando, JiMin esperaba tener que tomar la línea del metro pero no fue así. El lugar era de dos pisos y ellos tomaron mesa en la terraza. Ordenaron tres especiales de la casa junto tres tarros de cerveza. Finalmente comieron y bebieron entre platicas, sobre el tráfico, el clima y personal de la empresa. Cosas comunes de una charla de personas que apenas se conocen.

— ¿Entonces qué quieres saber JiMin? — Pregunto JungKook metiéndose el último bocado de carne a la boca.

— Para ser sincero... — Respondió JiMin. — No tengo ni idea, no quiero sonar grosero pero esta reunión ha sido totalmente plan de Jackson, no mía.

— Ya me imagino. — Dijo YoonGi. — Así es él, se nota que de verdad quiere que grabes en la categoría Gay. Seguro vendes bien en los videos hetero dónde está tan interesado.

— No tengo idea, supongo que tienes razón, no deja de decir que la audiencia que genero es buena.

— Ya lo creo. — Intervino JungKook. — Si están bastante "Ok" tus videos.

JiMin se giró para verle.

— ¿Los has visto por tu novia?

— No. A ella sólo le gusta el porno Gay. — Ahogó una risita. — Los vi por cuenta propia, necesitaba inspiración para una paja y sólo me salió en la sección de sugerencias.

JiMin asintió y bebió de su cerveza.

— ¿Entonces no estás interesado?

— Es que no soy gay.

— ¿Y eso que? — Pregunto YoonGi con un poco de seriedad. — JungKook tampoco.

Las palabras resonaron en la cabeza de JiMin. JungKook tampoco. Pero YoonGi no se incluyo en eso. La curiosidad se encendió dentro de su mente pero la ignoró, al menos por el momento y en vez de hacer la pregunta más interesante siguió la línea de lo que los ocupaba en ese momento, la oferta de trabajo.

— ¿Por qué se unieron al cine Gay?

— Dinero. — Dijeron los dos al unísono, JiMin ni disimulo la diversión.

— ¿En serio se gana tan bien?

— Claro que sí, como ya viste la audiencia no sólo se limita al público homosexual sino también en general al femenino y curiosamente se vende bien con este último. — Explicó YoonGi mientras iba empezando por el segundo tarro de cerveza.

— Entonces lo que Jackson dijo es cierto, ¿Cuatro veces más?

— ¿Eso te dijo? — Hablo JungKook.

— ¿Me ha mentido?

— No, más bien te ha dicho la verdad a medias. — YoonGi intervino. — Porque al principio se gana eso pero si eres de los populares, como nosotros dos puedes generar incluso hasta seis veces y como te ves tú seguro que tienes éxito. Claro sólo si decides unirte.

— Suena tentador, pero no estoy seguro. Me temo que después no pueda zafarme de esto al tomarle gusto al dinero.

— Bueno eso sólo pasa si no tienes un plan B. — Continuó otra vez JungKook. — El porno en general se basa en el aspecto de los actores y de qué tan joven o bonito te consideren los espectadores. Es un trabajo con el tiempo contado, obvio no puedes depender exclusivamente de esto, sin importar que sea hetero u homo.

— ¿Ustedes hacen algo más? — Preguntó un JiMin sorpresivamente interesado.

— Yo realmente no, pero YoonGi tiene un bar y además de eso un motel. — JungKook rió mirando a YoonGi, al pálido también pareció divertirlo. — Es interesante porque el motel está a dos cuadras del bar y si presentas tu ticket de consumo en el bar te hacen un descuento por habitación.

JiMin sonrió con las cejas alzadas, echando un vistazo al de cabellos grises.

— Vaya, eso suena como un excelente servicio.

— Sí, lo es. YoonGi es todo un emprendedor y le va bastante bien.

— ¿Entonces si tienes ya un negocio por qué sigues grabando? — JiMin se dirigió a YoonGi.

— Aun tengo proyectos por delante y quiero ahorrar tanto como me sea posible. Además de eso me gusta el trabajo, disfruto de saber que mis vídeos le excitan a otras personas. ¿No has tenido esa sensación? Una extraña mezcla de sentirse… ¿Poderoso y utilizado a la vez?

JiMin se detuvo en la pregunta, pensando en todo este mundo del cine para adultos. Ese sentimiento de triunfo pero también de considerarse un objeto para el disfrute de los demás. Sí, concordaba con YoonGi. Asintió al fin bebiendo lo último de la bebida. YoonGi achinó los ojos, curvando sus labios rosas y mostrando una hermosa dentadura blanca.

💙

Después del bar JungKook les invito a un centro nocturno donde había quedado de encontrarse con su novia. JiMin no estaba seguro pero cuando YoonGi dijo que por él no había problema, aceptó rápidamente, sin pensarlo, guiado completamente por impulso. Tomaron un taxi y se apresuraron a llegar. Pasaron buena parte de la noche bebiendo un montón de preparados de distintos colores y sabores. YoonGi pedía y JiMin tragaba. Cuando menos se dieron cuenta los tres estaban en la pista, bailando en compañía de las amigas de HyeSun, otras modelos. Al final las chicas se fueron en busca de otras parejas de baile y ellos sólo salieron cuando la novia de JungKook salió corriendo con el detras.

La chica se metió en el callejón más próximo al club solo para vomitar un arcoiris de fluidos viscosos. Ella lloraba con cada arcada, jurando nunca más volver a beber. YoonGi no paraba de reír y JungKook se aguantaba la diversión mientras sostenía los largos cabellos.

— ¡No te rías maldito! — Grito HyeSun y YoonGi cayó por un momento.

JiMin no pudo evitar echarse a reír cuando YoonGi continuó lanzando carcajadas al aire. JungKook pidió un servicio de auto para llevar a HyeSun a su apartamento. Se ofreció a llevarlos pero YoonGi señaló en dirección contraria y aunque JiMin pudo haber aceptado simplemente no lo hizo. Se quedó allí frotando sus cabellos rubios, intentando guardar el equilibrio. JungKook se fue y ellos se quedaron allí, en la fría noche de la calle.

— Yo vivo a unas diez manzanas. — Dijo YoonGi al rebuscar tranquilamente entre sus bolsillos una cajetilla de cigarros. — Te invito un café para bajar la borrachera.

— Diez manzanas es un montón. — Respondió intentando evadir la invitación tan sorpresiva.

— No tanto. — YoonGi puso el cigarrillo entre sus labios, encendiendolo.

YoonGi inhalo y exhalo el humo, siendo consciente de tener los ojos de JiMin bien puestos sobre él y eso le encantó. El rubio por su parte trago saliva, no estaba pensando con claridad pero aun así no pudo evitar pensar que la boca de YoonGi estaba formada por un par de labios increíblemente apetitosos.

— Está bien. — Respondió y empezó a caminar.

No dijeron nada por un rato, solo se pasaron el cigarrillo un par de veces antes de terminarlo. Cuando el rubio devolvió el resto de la colilla se topó con esos increíbles ojos. YoonGi le sonrió moviéndose al lado suyo. JiMin miró hacia la calle, fingiendo un repentino interés en los pocos autos que transitaban allí. Se mordió un poco la lengua pero entonces la curiosidad le hizo seguir hablando.

— ¿Entonces tú eres gay? — Ya no pudo aguantar y sólo lo dijo.

— Oh sí, muy gay.

JiMin trago saliva, procesando. ¿Qué sentía al respecto de eso?

— ¿JungKook te gusta?

— Mh, es guapo pero no realmente, supongo que sólo nos tenemos cariño, somos buenos amigos.

Tan extraño, tal vez así le resultaba porque él jamás había entablado una amistad con ninguna de sus compañeras de grabación, nada más una relación meramente laboral.

— ¿Entonces cómo funciona eso?

YoonGi le miró alzando una ceja, viéndole curioso antes de alzar los hombros.

— Es sexo, solo eso.

— ¿No les resulta incómodo? Es decir que a él no le guste el sexo con hombres pero a ti sí.

— Creo que al principio si es shockeante pero te acostumbras. Ambos tenemos claro que lo que hacemos es falso, actuamos y nos apegamos a eso. Es igual que con las actrices que grabas ¿No?

— Supongo. Algunas no me gustan nada.

— Ahí tienes.

— Sí. — JiMin suspiro. — De todas formas, no se si podría, no tengo ni idea de cómo actuar o interpretar un papel así.

— ¿Qué para eso no está el director?

JiMin sonrió.

— Tienes razón.

Llegaron al edificio del apartamento de YoonGi. Subieron hasta el quinto piso y allí caminaron por el pasillo. Un piso amplio, de tonos blancos y azul oscuro les recibió. JiMin se quitó la chaqueta al sentarse en el living mientras YoonGi ponía la cafetera a funcionar. El peligris no tardó en sentarse frente suyo después de colocar un par de tazas en la mesa entre ellos dos. JiMin percibió a YoonGi moverse, alzó la mirada y el chico estaba encendiendo otro cigarro.

— Fumas mucho ¿No crees?.

— Cuando estoy nervioso. — Respondió casi sin pensar, se arrepintió un segundo después.

— ¿Estás nervioso ahora? — Pregunto JiMin extrañado, tragando saliva con dificultad.

YoonGi rió dando una calada larga y profunda al cigarro.

— Olvidalo. — Negó y apagó el cigarro. — Dime, ¿Firmaras el contrato?

El sorbo de café se quedó a medio camino de la garganta de JiMin, se pasó el trago con fuerza apretando los labios.

— No lo creo. Dudo que sea algo para mí.

— Mhh, es una lástima, seguro que habrías sido muy popular, más si tomabas el rol de pasivo.

— ¿Pasivo?

— Aha, estoy seguro que Jackson te tenía en mente para un papel así.

— Oh dios. — JiMin se ruborizo e hizo sus cabellos hacia atrás. — ¿Si yo fuera gay crees que sería el de abajo?

— Si fueras gay... No, realmente no. — Negó curvando sus labios. — Serías más un versátil.

Y de nuevo esa extraña curiosidad le había invadido a JiMin.

— ¿Tu eres versatil?. — El corazón de JiMin palpito sin causa aparente cuando YoonGi asintió.

— Ser siempre el de arriba o al que siempre le dan es aburrido, bueno para mí lo es, pero creo que para otros funciona diferente, es cosa de los gustos y la comodidad de las personas.

— Pero dices que tengo cara de pasivo.

— Sí y un cuerpo bonito.

Mucha información en poco tiempo. JiMin echó la cabeza hacia atrás, recargándose en el respaldar del sillón, mirando al techo. Suspiro lentamente y entonces su piel se sintió caliente, no pudo ignorar esa mirada sobre él. Levantó la cabeza y sus ojos hicieron contacto con los de YoonGi. Su piel se erizo y todo en él se aceleró. Su mente trabajaba a mil por segundo y se dijo que tenía que estar loco por tan estúpida idea. Su boca fue más rápida.

— Te gusto. — No estaba preguntando, era una afirmación.

El pálido abrió los ojos sorprendido. Sus mejillas se volvieron rosas.

— ¿Tan obvio soy?

— No. — Titubeo intentando sentarse erguido. — No… solo, no sé.

Mucha, mucha información para procesar.

— ¿Tienes alcohol? — Preguntó JiMin con urgencia.

— Uh, sí. — YoonGi se levantó de prisa yendo a la cocina. — ¿Tequila está bien?

JiMin no respondió pero de todas formas recibió un shot al poco tiempo. Lo tomó de una, haciendo una mueca por la sensación ardiente. Extendió el vaso hacia YoonGi y el sirvió más, lo bebió de nuevo. Ambos bebieron al mismo ritmo y con cada trago que JiMin daba la curiosidad crecía.

— ¿Se siente bien que te den por el culo?

YoonGi sonrió divertido por la expresión, JiMin había estado siendo demasiado propio hasta ese momento. Y le encantó el cambio.

— De puta madre.

— ¿No te duele?

— Solo al principio.

— ¿Te has acostado con muchos hombres?

YoonGi dejó ir una carcajada y se frotó el rostro. JiMin era guapo y le había encantado desde aquel día que lo vio bajar del elevador, en el periodo de reclutamiento. Se había vuelto loco cuando miro el primer vídeo con él y de allí no había podido dejar de pensar en él. Admirar a JiMin desde la pantalla había sido una cosa pero platicar con él y conocerlo estaba a otro nivel. Le fascinaba y esa forma suya de ser justo en ese instante le estaba dando mil años de vida.

— ¿Por qué tantas preguntas de pronto? ¿Acaso te estás inclinando por aceptar la propuesta de Jackson?

JiMin se mordió el labio, se mantuvo con los ojos puestos en el rostro de YoonGi. Es curiosidad, solo eso y nada más. Recitó una y otra vez en su mente.

— La paga suena tentadora.

— Definitivamente lo es. — Reafirmó YoonGi.

— Pero realmente no sé en qué demonios me estoy metiendo. Es decir una cosa es lo que pueda yo ver en los vídeos y otra muy distinta a experimentarlo.

— ¿Qué quieres decir?

— Nunca me he acostado con otro hombre, creo que es obvio. Pero si voy a aceptar no estoy seguro de que quiera experimentarlo por primera vez frente a la cámara.

JiMin se puso en pie y se plantó delante de YoonGi. El pálido le miró directamente a los ojos, JiMin vio cómo su garganta se tensaba al tragar.

— Creo que tu podrías ayudarme con eso. — Dijo JiMin peinando sus cabellos. — ¿Sí me entiendes?

YoonGi sonrió, estiró sus manos y las colocó en la cintura de JiMin. Tirando del cuerpo del rubio se levantó y quedaron uno frente al otro. YoonGi inclinó su rostro y acarició con sus labios la boca de JiMin.

— ¿En el sillón o la cama? — Susurro YoonGi, exhalando un suave aroma a tabaco.

La piel de JiMin se erizo y sonrió al responder.

— Cama.

YoonGi se separó y girándose tomó de la mano a JiMin y le guió con él hasta su habitación. No encendió todas las luces solo una pequeña lámpara al lado de la cama. Una tenue iluminación naranja y ningún ruido, solo el murmullo del viento de la ciudad y los autos sobre la calle. JiMin observó a YoonGi sentarse al borde de la cama y jalando suavemente del brazo este lo hizo imitarlo. JiMin se quiso aclarar la mente y tal vez también detener todo lo que estaba apunto de pasar pero no tuvo la oportunidad. La boca de YoonGi se frotó contra la suya y una lengua caliente se abrió paso entre sus labios.

YoonGi había esperado una mayor resistencia pero a cambio obtuvo una boca húmeda que le permitía entrar tanto como quisiera. JiMin paseo su lengua contra la suya y cuando YoonGi mordió suavemente, el rubio jadeo. El pálido apretó por la cintura y empujó hasta que ambos quedaron recostados. YoonGi giro a JiMin y se situó detrás suyo, besando cuello y hombro coló sus manos debajo de la playera y acarició el abdomen. YoonGi se puso duro al repasar sus dedos sobre los cuadros bien definidos de JiMin, tantas noches fantaseando con tocar ese cuerpo atlético y finalmente tenía la dicha de hacerlo. Frotó su erección contra el culo de JiMin y besó su nuca.

JiMin se tenso al sentir la polla dura, era algo que jamás en su vida se había planteado, ni por asomo, experimentar, pero mientras YoonGi se movía detrás suyo se dio cuenta que no sentía molestia o rechazo, y para sorpresa suya su miembro también estaba erecto, palpitante y deseoso de contacto. Casi como si YoonGi pudiese leer su cuerpo llevó una mano sobre su pene y apretó, arrancándole de nuevo un jadeo.

— Que sorpresa. — Murmuró YoonGi con diversión. — El chico hetero ya está lo que le sigue de duro.

JiMin bufó y tiró de la nuca de YoonGi, acercándolo.

— Callate. — Dijo y después estampó ambas bocas.

Se besaron más, lamiéndose y lubricando con saliva, chupando. YoonGi tiro de la playera de JiMin y le zafó una manga. Acarició el pecho y abdomen de arriba abajo. Desabrocho el pantalón y sin pedir permiso le sacó el miembro al rubio, masturbando desde las bolas hasta el glande. YoonGi hundió el rostro entre el cuello y hombro de JiMin, beso y succiono mientras escuchaba la respiración acelerada de este. Mordió y apretó sus caderas entre los glúteos de JiMin. Estaba excitado, mucho más que cualquier otra ocasión en su vida, y todo por ese bonito chico nuevo de la agencia, el hombre en el que pensaba al masturbarse todas las noches durante los dos últimos meses. Quería joderlo, partirlo en dos y llenarle el culo de esperma. Pero YoonGi no podía, no aun porque ante todo estaba consciente que esto era nuevo para JiMin, era una primera vez, así que quería que la disfrutara con él y sobre todo que lo disfrutara a él. YoonGi se separó y se desnudo tan rápido como pudo. JiMin hizo lo mismo, después se recostó y extendió los brazos tomando a YoonGi del rostro para seguir besándose.

— ¿Arriba o abajo? — Pregunto YoonGi lamiendo desde la garganta al pecho de JiMin.

JiMin cerró los ojos y dudo, intento pensar pero estaba mucho más concentrado en YoonGi succionandole los pezones.

— Tú decide. — Respondió después de darse cuenta que él no podía elegir.

YoonGi se levantó y sonrió, lo miró mordiéndose el labio y volvió a besarle.

— Empezaremos contigo dándome a mí.

💙

YoonGi había sacado condones y lubricante de la cómoda frente a ellos. JiMin se puso un condón y después observó a YoonGi dejar caer lubricante sobre su mano. Este le pasó la botella y mientras YoonGi se metía los dedos en el ano, JiMin se bañaba y se frotaba el pene con el líquido que empezaba a ponerse caliente. En ese rato de sonidos viscosos y respiraciones aceleradas, JiMin tuvo que aceptar que el cuerpo de YoonGi no estaba nada mal, no sólo era atlético y bien trabajado, no era sólo que tuviera piel bonita, no. Era sensual, erótico y varonil. Bonito, caliente y follable. Más que el de cualquier mujer con el que alguna vez hubiese cogido o simplemente trabajado. Y lo acepto, le había gustado un hombre, le gustaba YoonGi. JiMin limpio los restos de lubricante en las sabanas y se levantó para tomar a YoonGi, se arrodillo frente a él y se metió la virilidad de YoonGi a la boca. Era una polla grande, dura, de venas marcadas y una humedad salada. Deliciosa, pensó JiMin bajando su boca para metérsela lo más profundo posible, ni siquiera pensó en que estaba dando su primera mamada en la vida, sólo quería tragar y succionar.

YoonGi siguió girando sus tres dedos dentro de sí mientras con la mano libre tiraba de los cabellos de JiMin. Suspiro y ahogó un gemido.

— Dios JiMin, la mamas como un puto experto.

JiMin sonrió sacándose la erección de YoonGi de la boca. Tomó a Yoongi de ambas muñecas y lo detuvo. Subió besando hasta detenerse en la boca y jugar con ambas lenguas.

— Y espera a que te coja.

YoonGi se dejó empujar por JiMin y se tumbó con las piernas bien abiertas, dejando a la vista su agujero dilatado. JiMin se inclinó y se hundió en él de una sola estocada, ambos gimieron. El interior era cálido y suave, JiMin no sabía que había estado esperando sentir pero en ese instante todo le gustaba. El pálido tiro de la cabellera rubia y se besaron chasqueando la boca entre embestidas, golpeando sus pieles con fuerza y gimiendo. JiMin aceleró el ritmo y YoonGi echó la cabeza atrás.

— Puta madre. — Gruño YoonGi clavando los dedos en el colchón. — La tienes grande.

— ¿Se siente bien?

— Carajo, sí, siento que me voy a correr.

— ¿Entonces quieres que siga?

— Sí quiero pero la verdad es que estaría mucho mejor acabar en tu culo.

YoonGi le besó de nuevo y le mordió los labios, tiró de ellos con fuerza. JiMin saboreo sangre y le gusto, entonces él también lo mordió. YoonGi lo empujo y vaya que era fuerte, pues aunque puso resistencia terminó por sacar su miembro de entre las blancas piernas. Se arrodillaron. El pálido le quitó el condón y tomando ambos penes con una sola mano empezó a masturbarse a los dos. JiMin se inclinó y besó los hombros de YoonGi, gimiendo contra la piel cada que YoonGi pasaba el pulgar sobre el grande desnudo. Los dedos de YoonGi empezaron a masajear los testículos de JiMin y después empezaron a ir más allá, acariciando el espacio entre el escroto y el ano. El rubio se sintió derretir de excitación cuando un dedo rozó la firmeza de su anillo anal. Hasta ese momento, que le tocaran en esa área había sido un límite intraspasable por absolutamente ninguna de sus parejas sexuales, porque era incómodo pero con YoonGi las emociones no podían ser más distintas. Sus bocas se buscaron haciendo ruido al abrir y cerrarse, y YoonGi lubrico generosamente a JiMin, hundiendo sus dedos uno a uno.

— ¿Te lastima o duele? — Pregunto YoonGi tirando del lóbulo izquierdo de JiMin.

— Se siente muy caliente, pero no me duele. — Respondió buscando la mirada de ojos negros, la encontró y sonrió, YoonGi también.

Se tiraron en la cama, JiMin boca abajo por indicación de YoonGi y esté detrás de él, encima suyo.

— Así será más fácil. — Dijo YoonGi después de colocarse el condón y frotando la cabeza rosa del pene contra en ano de JiMin. — ¿Listo?

— Creo que sí. — Respondió JiMin, mirándole por sobre el hombro.

Una mirada llena de lujuria en una expresión erótica, adornada de hebras doradas y belfos de terciopelo rojo.

— Te va a encantar.

Y con eso fue suficiente. JiMin hundió el rostro en la almohada y mordió con fuerza con cada centímetro de su interior que era estirado con la dureza de YoonGi. Sus hombros temblaron y sus puños de cernieron con fuerza a todo lo que tenía al alcance para sostenerse. Dolía y mucho.

— Tranquilo. — Dijo YoonGi dejando besos húmedos en su espalda. — Ya casi.

Y un segundo más tarde YoonGi había entrado por completo. Se meció de lado a lado escuchando a JiMin quejarse. Acarició la espalda, varonil y suave. Mantuvo el control sobre sí mismo tanto como le fue posible pero cuando escuchó el primer jadeo de placer salir de los abultados labios de JiMin todo se fue al carajo. Embistió sin parar sosteniendo a JiMin por las caderas. Se inclinó y besó entre sus hombros. En un arrebato enredó sus dedos en los cabellos rubios y tiró de ellos.

JiMin apretó sus ojos con fuerza, era un mar de sensaciones desconocidas pero aunque algunas eran desagradables otras eran extremadamente placenteras. Que YoonGi jalara sus cabellos dolía pero también le gustaba, era excitante, nunca antes se había sentido tan bien siendo dominado. La intimidad de YoonGi golpeando sus entrañas le estaba volando los sesos, ardía, se sentia romper pero deseaba más. Entonces gritó cuando su interior se contrajo. Un orgasmo intenso y diferente. YoonGi lo beso mientras se corría al mismo tiempo que él. Gimieron contra sus bocas, con el sabor del alcohol, la saliva y el cigarro. Se dejaron caer, sudados y manchados de sus propios fluidos. Ya no había sonidos húmedos solo ellos dos respirando con desespero, jadeando y suspirando. Los dos miraban al techo sintiendo al otro moverse suavemente. Y se giraron entonces se miraron. YoonGi le alzó una ceja en una pregunta silenciosa. JiMin rió.

— De puta madre.

— Te lo dije.

Y rieron de nuevo. JiMin no tardó en darse cuenta que el alcohol ya había perdido su efecto hacía bastante rato y que todo lo que había disfrutado fue estando totalmente consciente. No percibió conflicto interno alguno, alegrandose.

— Creo que ya no puedo seguir diciendo que soy hetero.

— Depende. — Dijo YoonGi con expresión entre divertida y curiosa. — ¿Te gusto hacerlo con un hombre o sólo fue la mera experiencia para el trabajo?

— Me gusto.

— ¿Y yo?

— ¿Tu que?

— ¿Yo te gusto como tu a mi me gustas?

— Sí, seguro que me gustas.

— Entonces diremos por ahora que eres bisexual. — El peligris se acercó y dejó un beso corto en los labios de JiMin. — ¿Te parece?

— Me parece bien.

JiMin estiró el cuello y beso a YoonGi, se abrazaron y entrelazaron sus piernas. Sus lenguas se encontraron y saborearon con gusto. Giraron uno sobre el otro a lo ancho de la cama, jugando entre caricias y acelerando de nueva cuenta sus respiraciones.

— ¿Otra ronda? — Pregunto YoonGi.

— Dios. — JiMin suspiro. — Sí.

— ¿Arriba o abajo?

JiMin no respondió al instante besando entre risas a un YoonGi risueño.

— Dices que Jackson seguramente me quiere para pasivo, ¿No?. — JiMin dio un pequeño beso a YoonGi. — En ese caso es mejor practicar no crees.

JiMin alzó sus cejas con picardía y YoonGi adoro ese maldito gesto con todo su ser, el chico nuevo de la compañía era una sexy caja de sorpresas. Sonrió y devoró los labios, JiMin era un puto sueño húmedo en persona y sin duda lo haría suyo el resto de la noche.

💙

Pasaron dos semanas después de firmar el contrato y el día de la filmación JiMin fue, tal como YoonGi se lo había prometido, el pasivo. Ese día había tenido que aguantar la risa cuando le dijeron que su cuerpo era el de un bonito twink atlético y que le quedaba perfecto el papel de chico dulce atrevido. No podía creer que YoonGi hubiese tenido razón. Aun así no le fue mal aceptar y mucho menos al recibir la notificación de su pareja programada para sus primeras tres sesiones de filmaciones. El actor senior más popular de la categoría Gay, Min YoonGi, el chico de cabellos grises con el que había estado teniendo citas por esas últimas dos semanas y con que el que se podía decir que estaba saliendo, aunque aún fuera un secreto para todos exceptuando a JungKook y HyeSun.

La descripción de la escena es algo sencilla y cliché. Dos compañeros de la escuela que deben hacer un trabajo en casa, el pequeño sumiso y tímido chico de lentes que está enamorado del extrovertido atleta del salón. Es simple pero funcional. Tanto YoonGi como JiMin empezaron entrando al set vistiendo un uniforme de estudiante, nada grandioso solo pantalones negros y camisas blancas, zapatos bien lustrados y un par de corbatas, el único que lleva un accesorio extra es JiMin con un par de anteojos de pasta negra, grandes y redondos que lo hacían ver sumamente tierno y sexy. Un contraste maravilloso con sus labios suavemente maquillados de rosa.

Al principio hubo muchos diálogos pero poco a poco fueron sustituidos por el sonido de sus bocas besándose entre sí. Se desnudaron al ritmo marcado por el director, cuidando nunca mirar a la cámara, concentrándose entre sí. A JiMin le habían dado una pastilla para conseguir una erección pero al final no la había tomado porque sabía que no la necesitaba. A pesar de la excitación y de saber cómo sucede todo JiMin aún se sentía nervioso y en más de una ocasión se movió con torpeza que aunque iba perfecto con el papel no era algo que estuviese planeado, y por eso espero que los demás creyeran que era una mera improvisación.

YoonGi pareció notar ese cambio sutil en su cuerpo así que le siguió besando hasta acercarse a su oído y susurrar:

— Me encantas.

Era una línea que no estaba en el guión así que JiMin pronto entendió que no se lo decía entre personajes sino a su persona misma. Eso fue suficiente para calmarlo y se dejó llevar. Lo hicieron apegándose al guión pero también a su propia manera, disfrutando de ellos. Realizaron muchas posiciones, varios cambios de ángulo y un par de cambios a consideración propia porque tenían esa libertad pero nunca repitieron una toma pues no había sido necesario. Ambos se corrieron y besaron por un rato hasta que el director estuvo satisfecho para cortar la escena.

— Eso estuvo…. — El hombre respiró con las mejillas coloradas, todos los miraban ruborizados. — Carajo, fue increíble, esto hará que el público se corra con sólo verlos.

Algunos aplaudieron y otros tantos salieron de la habitación, ruborizados en busca de aire fresco. Ellos sólo se miraron y sonrieron.

23 de Marzo de 2021 a las 01:04 6 Reporte Insertar Seguir historia
25
Fin

Conoce al autor

Minmin YoonJi Soy Minmin YoonJi, ficker mexicana, ARMY desde 2018. Amo a BTS y amo escribir historias, así que he fusionado eso para traerles a ustedes lectores fanfics romanticos y llenos de drama para agitar sus suaves corazones.

Comenta algo

Publica!
KIM JISOO KIM JISOO
Jackson:🔥👄🔥 El staff:🔥👄🔥 Tu:🔥👄🔥 Yo:🔥👄🔥 Nosotros:🔥👄🔥 Vosotros:🔥👄🔥 Ellos:🔥👄🔥 Mi vecina:🔥👄🔥 Mi perro:🔥👄🔥 El mundo entero:🔥👄🔥 ME ENCANTOOOOOOOOO😽✋
August 03, 2021, 23:56

Rachel Park Rachel Park
🤩👌❤️🤭
July 01, 2021, 07:11
Fernanda Padilla Fernanda Padilla
Los amo mucho 💕 soy tu fan 🥺💕
April 03, 2021, 22:13
Fernanda Padilla Fernanda Padilla
ME ENCANTAN TODOS TUS ONE SHOT💕
April 03, 2021, 22:12
Fernanda Padilla Fernanda Padilla
Me encantan todos tus oneshots💕💕💕
April 03, 2021, 22:12
~