arosales Alvaro Rosales

Ciudad Agria, País Amargo: La gente está deprimida por la vida sin esperanza y sin alegría. En medio de tantos conflictos existenciales aparece un particular joven con pensamientos positivos, dispuesto a todo con tal de provocar una revolución a gran escala para cambiar las mentes, corazones y almas de quienes lo rodean. Con ayuda de sus amigos, empezará una cruzada sin limites para mostrarle al mundo entero que la vida no es más que un simple y sencillo paso de baile, que fluye y armoniza como un vals.


Inspiracional Todo público.

#vida #sueños #alegría #nuevo-comienzo #positivismo
0
465 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Introducción

Dicen que solo se vive una vez esta vorágine de emociones buenas y malas llamada vida y que al pasar el tren, no vuelve nunca más de regreso. Pero eso es lo que piensan los filósofos, los oportunistas y aquellos que dan malos consejos sobre cómo hay que vivir. En mi caso, solo bastó pensar positivo y actuar con optimismo frente a un país de amargos y a una ciudad que convive con el negativismo, el egoísmo y la falta de empatía de unos hacia otros, solo para lograr aquello que parecía prácticamente imposible: Movilizar a un gran número de personas en pos de la esperanza.

¿Cómo logré convencer a tantas personas de algo que no tiene asidero ideológico ni político ni mucho menos económico y social? La verdad, ni yo mismo tengo la respuesta a eso. Sin embargo, las porras que estoy recibiendo ahora de parte de la gente que habita mi ciudad natal son una clara muestra de la gran revolución que estaba por ocurrir.

— ¡Rarinco! ¡Rarinco! ¡Rarinco! ¡Rarinco! —Escuchaba a la distancia los gritos de todos los habitantes en señal de apoyo.

Es curioso que mi nombre se escuche por todos lados con tanta euforia y fanatismo como si yo fuera una especie de superhéroe o profeta salido de la nada, cuando hace algún tiempo atrás, el solo hecho de que se hiciera mención a mi identidad era una señal de burla y de mofa constantes, no solo por la sencilla razón de llamarme así, sino también por mi particular forma de afrontar la realidad, además de los terribles momentos por los que tuve que pasar hasta el punto de, finalmente y tras tantas peripecias, llegar hasta este momento de felicidad total y de alegría desbordante.

Pero para eso, del dicho al hecho hay mucho trecho.

Y se preguntarán, ¿Qué tiene que ver una movilización ciudadana con mi persona? Bueno, digamos que algunas cosas sucedieron en el camino, que permitieron construir algo que está a punto de sacudir los cimientos del sistema ya establecido, uno que se construyó a base de dolor, rigor, disciplina y sobre todo, deber y orgullo por el establishment… excepto por un pequeño detalle que obviaron nuestros líderes, expertos y técnicos en la materia: Los seres humanos no somos robots autómatas, sino seres pensantes, cambiantes y por sobre todo, muy sensibles y sentimentales.

Mi nombre es Rarinco, tengo 31 años, y no estoy solo en esta revolución, pues tengo a mis amigos conmigo, siendo una de ellos mi musa inspiradora y el amor de mi vida, y junto a los habitantes de Ciudad Agria, una pequeña comuna ubicada al sur de la Capital del País Amargo, estamos a punto de hacer historia.

Pero al mismo tiempo, también es mi propia historia la que estoy a punto de contarles ahora, aquella en la que estoy bailando con la vida un íntimo y precioso vals.

20 de Marzo de 2021 a las 01:31 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Capítulo 1: Lo Mejor Está Por Llegar

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 14 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión