galleta MinDelKook

Si quieres descubrir de que trata, leela xd Portada por @fillefantactiva, gracias!!❤😍 ➡Kookmin ➡Mención de otras parejas ➡LEMON ➡Mpreg ➡Jungkook mayor que Jimin PROHIBIDO ADAPTACIONES


Fanfiction Bandas/Cantantes Sólo para mayores de 18.

#yaoi #jin #bts #yoongi #hoseok #jungkook #jimin #taehyung #kookmin #Namjoon
0
38 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

DESPEDIDO

JIMIN


-Lo siento chico pero tendre que despedirte- dijo una vez en la oficina, lo mire sorprendido


-¿Por qué?- pregunté


-No me gustan los chismosos, y me han llegado quejas al respecto de comentarios tuyos- frunci el ceño


-¿Y de quién?, si puedo saber, ya que yo no le hablo a nadie y usted lo sabe-


-No puedo revelar quién dio la información pero necesario aquí ya no eres, adiós-


-¿Me va a dar mi dinero al menos?-


-¡Todavía pides dinero!-


-Pues he trabajado toda la semana, y mañana es mi descanso, claro que pido mi dinero- dije comenzando a molestarme


-No te voy a dar ni un peso, largo ahora-


-¡Esto es injusto!, ¡gané ese dinero con mi trabajo!-


-Sal de aquí, pierdes tu tiempo-

-Esto no es por ningún chisme, esto es porque no me quise acostar con usted, viejo rabo verde, quedese con su dinero, lo a de necesitar más que yo-


-Insolente-


-Y usted viejo estúpido- me levante y salí -cabron- tome mi bolsa


-Tu horario aún no termina, Jimin- llamo mi tía


-Gratis no trabajo y de caridad nadie vive, arreglenselas como puedan ya que según tu esposo, no soy necesario y no me piensa pagar- avance a la salida -adiós- solté enojado y azote la puerta, ni sueldo ni pago por los años trabajados, buena forma de terminar la semana


Camine hasta que llegué a una cafetería y me senté en una de las mesas desocupadas


-¡Hey Jimin!- saludó -¿que sucedió?, tu hora de comida es la las cuatro y apenas son las dos- preguntó confundido


-Me han corrido- informe desanimado -y ni sueldo me dieron- suspire -dame solo un frappe, no tengo hambre Jin-


-Lo siento Jimin, enseguida te lo traigo pero dime, ¿qué piensas hacer?-


-Conseguir otro supongo- me encogi de hombros -ocupan donde quiera y soy joven-


-Eso si, lástima que estamos completos o sino te diria que te vinieras aquí- puchereo -pero se en donde si buscan-


-¿En dónde?- pregunté curioso


-En el restaurante frente a donde trabajabas- sonrió -deberías preguntar, así se les quita y les arde, sobre todo a el pervertido de tu ex jefe- sí, Jin estaba al tanto de todo


-Ire ahora mismo- dije un poco más animado -necesito el dinero para la renta-


-Anda ve, puede que venga Tae y te sea más fácil entrar-


-¿Quién?-


-Taehyung, trabaja ahí, deja traigo tu frappe- salió corriendo, suspire mirando el lugar que me decía Jin, no se veía mal y estaba tentado, al menos podría ser una opción -¡ya llegó!- gritó cuándo la puerta se abrió y un chico castaño entro -¡hey Tae!, ven un segundo- el chico nos miro y avanzó


-¿Que tal Jin?- saludó


-Bien, mira, te presento a mi amigo Jimin- me señalo


-Un gusto- sonrió


-Jimin, él es Tae-


-Es bueno conocerte, me hablo Jin un poco sobre ti- sonreí


-Espero que cosas buenas- reí


-¡Por supuesto!- aseguró Jin -Tae, Jimin se quedó sin trabajo y quiere saber si tiene oportunidad en donde tu estás- me miró pensativo

-¿Que edad tienes?-


-Uhm.. 19- conteste nervioso y casi sabiendo la respuesta


-Si, seguro, el letrero dice que mayores de 21 para que no los regañen pero yo también soy menor- rió - puedes ir y preguntar ahora mismo, necesitan personal urgente- lo mire sorprendido


-¿Enserio?-


-¡Claro!, te acompaño, tengo casi un año trabajando ahí, todos son agradables y nos llevamos bien, aunque no se le hable mucho a los jefes-

-¿Por?-


-Son amables y todo pero cuándo estan molestos puede que se desquiten contigo, además, hay uno que es más amable que el otro, te daras cuenta enseguida, pero bueno mientras, puedes hablarme un poco acerca de cómo perdiste tu empleo, creó haberte visto en el local de enfrente- asenti -¡pues cuenta!-


Y así pasamos la ultima hora hablando de cualquier tema, era agradable el chico y muy platicador, con temas curiosos de conversación, me sentí un poco nervioso en cuánto nos pusimos de pie para ir a su lugar de trabajo


-Te ira bien- aseguro y yo asenti, no era bueno verme tan nervioso, tenía que calmarme, respire hondo y avance -hablare con ellos apenas deje mis cosas y les ayude un poco-


-No hay problema- sonreí y lo vi correr, vi que el lugar estaba lleno y buscar donde sentarme no era tan sencillo asi que opte por acercarme a una de las sillas en el mostrador, enseguida un chico se me acerco


-¡Hola buenas tardes!, ¿te ayudo en algo?- sonrió


-O-oh.. Yo.. Venía por el anunció de empleo- sonreí


-¡Vaya!, ¿tienes solicitud?-


-Bueno.. Solo quería preguntar si es posible que entre si no tengo todavía los 21-


-Lo siento chico pero solo mayores, ¿eso era todo?-


-Ah.. Si..-


-Bien- se fue dejandome sorprendido por tan repentino cambio de actitud, vi como Tae corría hacía mi


-¿Que sucedió?- preguntó


-Me dijo que sino era mayor no podía entrar- hice una mueca


-Ese idiota, solo anda estresado le diré cuando se encuentre más relajado-


-Te lo agradezco, yo ire a casa, nos vemos- dije levantándome


-Pasame tu número, te aseguro que mañana comenzaras aquí-


-No dire nada al respecto pero esta bien, te lo paso-


En cuanto me despedí y salí sentí la mirada del chico que me atendió sobre mi, suspire y seguí con mi camino, no sabía que le diría a mi madre, pero pensaba conseguir un nuevo empleo para que no se preocupara


-¡Llegué!- grite en cuanto abrí la puerta pero no hubo respuesta, caminé a la cocina y vi un papel sobre la mesa informando que se quedaría hasta tarde para hacer doble turno -al menos me salve de decirle que me despidieron, por hoy- suspire y camine a mi habitación, quería dormir y lo hice de inmediato apenas toque la suave almohada


Eran las dos de la mañana cuando sentí que me sacudian suavemente y un poco más despierto reconocí a la voz hablandome


-Ay Omma, tengo sueño- me queje mientras me acomodaba


-No puedes dormir con la ropa del trabajo, y no hay trastes sucios lo que significa que no comiste, anda a cambiarte y baja para cenar-


-No quiero- solté y ella rió


-¿Que edad tienes?, he dicho baja, te espero- dijo y salió, me queje y empece a levantarme, mi celular comenzó a sonar y frunci el ceño al no reconocer el número, dude en si debería contestar, ¿quién llamaría a tales horas?, indeciso aún lo hice pero no dije nada


-¿Holaaa?, ¿Jiminieee?- dijo una voz extraña al otro lado


-¿Quién es?- pregunté


-¡Oh Jiminie, soy Tae!- gritó -¡te dije que no habría problema!-


-¿De que hablas?, ¿y donde estás?, se escucha horrible-


-Por aquí no hay muy buena señal, estoy en un bar, pero quería decirte que le dije al jefe de tu situación y dijo que mañana te presentes a las diez, se puntual y lleva solicitud- dijo y yo sonreí


-No sabes cuánto te lo agradezco-


-Sin problema amigo-


-¿Es el chico que dijiste?- preguntó una voz para nada conocida -¡a las tres chicos!, uno...dos...tres ¡despedido!- gritaron varias voces y después empezaron a reír, colgue al darme cuenta de que ya habían regresado a lo suyo y baje con mi Omma para cenar algo rápido y volver a dormir


Once con treinta


Estaba más que molesto, llevaba una hora y media esperando a que abrieran el maldito local y nada, él me dijo a las jodidas diez y ahora ni su sombra se ve


-¡A la mierda!- grite, si había algo que odiaba más que nada era la impuntualidad, era signo de irresponsabilidad y eso lo odiaba, demasiado, me puse de pie dispuesto a marcharme, choque con un chico por no fijarme y sin disculparme seguí avanzando


-¡Oye!- gritó pero lo ignore, enojado no me gustaba hablar con nadie porque soltaba un montón de insultos, más de los que decía normalmente -¡¿eres sordo?!, ¡te estoy hablando!- insistió y arto me gire


-No estoy de humor, así que no me estes jodiendo-


-¿No eres el chico que va a entrar hoy?- cuestionó y entonces mire la llave en su mano


-Iba- remarque -no pienso hacerlo, pudieron decirme que hoy se abre más tarde, si hay algo que no tolero es la impuntualidad y es algo que al parecer todos hacen, ¿sabe cuánto llevo esperando?, ni siquiera el jefe se apareció por aquí-


-Bien, lamento esto, pero yo también estoy molesto, suelo llegar a esta hora por dejar a mi sobrina en la escuela y ya esta abierto, cuándo no estoy yo o mi hermano el encargado es Hoseok, pero al parecer ninguno se apareció por aquí hoy-


-¿Usted es el jefe?- cuestione


-Jeon Yoongi, chico- se presentó


-Y me imagino que el que tiene cara de fuchi es su hermano-


-¿Jungkook?, si bueno, suele ponerla por estres- rió -entonces, ¿todavía quieres trabajar?- suspire


-Espero y realmente regañe a ese Hoseok y a todos por semejante cosa- dije menos molesto


-Tenlo por hecho- aseguro y ya menos enojado le ayude


Nadie apareció hasta el medio día, casi al mismo tiempo aparecieron los cuatro, tomaron uno de los mandiles y se unieron a ver en que podían ayudar, el piso ya estaba barrido y trapeado, el mostrador limpio, las sillas en el suelo, las mesas limpias y los trastes lavados, estaba terminando de atender a la única pareja en el lugar, lo único que no limpié fue el baño y le toco a una chica que no dejo de quejarse, después de su labor los llamo a todos a su oficina para hablar con ellos, casi me siento mal al escuchar tremendos gritos, pero recordé que fue por andar de fiesta y se me paso enseguida, el que mira feo llego y escuchaba atento al igual que yo todo lo que les decía, y como seguro hacían los clientes sentados cerca de la oficina, entró otra pareja y me ocupe en atenderlos, la puerta fue abierta y Yoongi salió furioso hacía la cocina, los chicos salieron cabizbajos y una de las chicas llorando


Casi siento lástima


CASI


¿Pero que puedo hacer?, soy algo rencoroso


Vi como el de la cara de fuchi fue para consolarla, no le preste atención y continúe a lo mío, después ya en la tarde me acerque a Tae al verlo solo en el mostrador


-¿Que tal la fiesta?-


-De puta madre, pero ahora si nos pasamos- hizo una mueca -creo que tardara algo antes de que se haga otra- suspiró -y hoy era la de tu bienvenida- puchereo


-No era necesario-


-Oh vamos, solo una excusa para ponernos pedos- rió -lo hacemos casi a diario-


-Que vida...- murmure -¿y porque llora la chica?- pregunté curioso


-Yoongi le recordo que tiene un hijo y debe de hacerse responsable, siempre dice que no tiene dinero y bueno, ya sabemos porque, ¿no?- frunci los labios para evitar hacer algún comentario -le decimos que no vaya, de hecho ni la invitamos pero ella solo se entera, le deja el niño a su madre y se pone hasta caer, supongo que lo hace para desahogarse de su pareja que la abandono con el paquete-


-Bien ya no digas más que me enojo- inhale -mejor dime, el jefe amable que dices, es que el que tiene la cara de fuchi- asegure más que preguntar


-Si, ¿se nota cierto?, solo andaba estresado ayer, por lo general es amable con todos, el que solo le sonríe a los clientes es Yoongi, ten cuidado con él ya que apenas hagas algo mal te regaña-


-Te lo agradezco, pero lo primera impresión de el otro no fue buena y aún no la cambia-


-Lo hara pronto- aseguró


-Ya veremos-


Cuatro de la tarde


-¿Estas desocupado?- preguntó una voz tras de mi, me gire para ver a la persona que interrumpió mi lavado de trastes


-Pues...- me volví a girar haciendo obvia la respuesta


-Bien, no lo dije correctamente, deja eso y dame un segundo-


Deje los trastes y me enjuague las manos decidiendo ponerle atención


-¿Necesita algo?- pregunté


-Tu atención, no me he presentado correctamente pero de seguro ya sabes mi nombre, te vi hablando con Tae-


Mierda se me olvidó de igual forma asienti


-Perfecto mira, como sabrás soy uno de los dueños, lamento lo de ayer pero él faltó y había mucha gente como para atenderte-


-Podía esperar- interrumpi sin querer, me miró


-Lo se, por eso me disculpo y por lo que veo eres algo rencoroso al respecto, espero nos llevemos bien y te adaptes al ritmo que tenemos he... ¿como te llamas?-


-Jimin, Park Jimin-


-Bien Jimin, solo me queda decirte que aquí se pagan 2000 won por semana, te daremos un día de descanso y una hora para comer, eso era todo, vuelve al trabajo- y se retiró


-Cambiar de opinión...me sigue pareciendo mamon- murmure y seguí con mi labor -al menos me pagaran más de lo que me pagaba mi tía-


Como imagine que pasaría, su actitud no me hizo cambiar de opinión, solo me hizo odiarlo más


-Ya cambiara- volvió a decir Tae después de que salí de baño para limpiar una vomitada que casi me hace querer devolver lo que recién había comido


-Si, claro- murmure


¿Qué fue el colmo?


-Jimin ven para aca- llamo el jefe y yo obedeci confundido, al pararme frente a él me arrebató el menú de la mano y lo avento, me miro fijo, y me sentí algo asustado ante repentino cambio -¿no vez el trabajo?, deja de pasearte y ponte a atender, ya no hay mesas pero esta aquí la barra, en la cocina también necesitan ayuda con los trastes y el baño se volvió a ensuciar, ¿vez cuanto trabajo hay mientras te paseas?, ya me llegaron quejas sobre tu manera de atender, te necesito más sonriente, amable y rápido- me quede callado ya que sabía que si le contestaba terminaría mal -¿me estás escuchando?- pregunto alzando ligeramente la voz pero lo suficiente para llamar la atención de los clientes


-Si- murmure


-Bien, pues ahora vete a lavar los baños y se útil- mandó, yo no dije nada y me marché, note la mirada de Yoongi sobre mi y los demás empleados, me odie por soltar unas lágrimas apenas me encerre en el baño, pero no podía hacer otra cosa, perder el trabajo no era opción, casi termina la semana y el dinero lo necesito, además que aguantar mi enojo no es lo mío sabía lo que venía, sino lloraba ahora la cabeza me iba a doler y mi humor se pondría de perros, pero me negaba a llorar y eso se veía en lo cristalino de mis ojos, sabía que no era tan rápido pero era porqué me daba miedo tirar algún platillo, eso claramente me lo iban a descontar y no quería que lo hicieran por algo que no iba probar y pude haber evitado, además de que no era el único que lo hacía lento


La irresponsable del hijo se pasaba sentada y cuando me ponían a tender con ella, como hoy, salía regañado por no atender a todos, ¿que no puede ni atender a los de su alrededor?


-Puto viejo de mierda, cabron con consentidas y estupido, ¡maldito estúpido!- grité mientras limpiaba -¡no me dijeron que tenía que ser un puto intendente!, ¿porque jodidos no lo hace él?- avente el trapo y me metí en uno de los cubículos -¡¿pero que dan de comer aquí?!- grite al ver lo que había en la taza, lleve mi mano a mi boca para evitar vomitar y le baje -¡estúpida gente!, ¡¿no saben para que son las malditas palancas?!- me salí no soportando al olor -y esa mierda que no funciona- apunte a el ventilador que era para que lo apestoso se fuera -¡genial!- tome una de las toalla para secar y grité usandola para amortiguar el ruido, una vez tranquilo me quede quieto para recuperar el aire, esperaba así la cabeza me fuera a doler menos


Ya más relajado continúe limpiando, aunque ahora si no podía sonreír del todo a los clientes, y cuándo me decían algún chiste estúpido me costaba más fingir que realmente me daba risa, Tae intentó acercarse a mi pero no le preste atención


Me alegre cuando el turno termino, sin despedirme de nadie salí directo a mi casa, bajo la atenta mirada de los jefes y empleados


Pero no había terminado


La cara de Omma al llegar no era feliz, todavía no le decía que me habían despedido del otro empleo pero presentía que ya lo había descubierto, resignado me acerque para saludarla con un beso en la mejilla


-¿Porqué no me habías dicho?- mire el sobre frente a ella -vino a dejarlo tu tía, se disculpa por la actitud de su pareja y te trajo el dinero-


-No había tenido oportunidad, apenas te veo y llegas cansada, además de que ya tengo otro- console sentandome


-También me lo dijo, estaba algo molesta, al parecer es enfrente de donde tiene su negocio-


-Si, no es la gran cosa-


-Se que por mi trabajo no he pasado suficiente tiempo contigo pero no te veo feliz, ¿te tratan bien?- cuestionó preocupada


-Pues no esta mal, la paga es buena, aunque apenas vaya a cumplir una semana, lo que no me gusta es la actitud de jefe conmigo, no se si es así con todos los nuevos pero me regaña por todo, me dijo lento todo porque me da miedo tirar los platillos-


-Bueno, con tu tía sólo cobrabas-


-Y atendía la barra pero ahí hasta intendente tengo que ser-


-Que horror- hizo una mueca y reí


-Lo se, pero si me sale otra oportunidad me largo, esa actitud conmigo no va-


-Sólo ten paciencia, de seguro está estresado, sólo es cosa de que te relajes y tomes todas sus críticas como constructivas-


-Omma, no todas lo son, algunas son críticas negativas, de esas que te duelen, soy el único que llega temprano y se pone a barrer y trapear, limpia las mesas y el mostrador, ¡incluso me grito frente a los clientes!- dije recordando, el enojo volvió y mi Omma al notarlo se levantó para intentar calmarme


-Tranquilo, todo va a mejorar- aseguro acariciando mi cabello


-Quisiera creerte- suspire


-Se mas positivo-


-Lo siento, pero dudo que se vaya calmar, al menos no por el momento-


Y cuanto lamento haber estado en lo correcto

9 de Marzo de 2021 a las 15:35 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo ¿Qué jodidos hice?

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 10 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión