dalov_mahi Dalov_Mahi

Cuando el padre de Taehyung le envía al planeta dragón para hacer un encuentro, pero poco sabe él que Taehyung se unirá no con uno, sino con dos hombres poderosos. Sus dos hombres poderosos. Su decisión final será cambiar el destino del mundo. KookTae YoonTae Dragones Libro#1 Adaptación sin fines de lucro, todos los derechos a la autora original.


Ciencia ficción Sólo para mayores de 21 (adultos).
3
447 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

𝐔𝐍

Con un giro espectacular en el aire Kim Taehyung aterrizó detrás de su oponente, golpeó con el pie en la parte posterior de la rodilla del soldado y lo tiró al suelo.


—Buen Partido. —La voz profunda del entrenador sonó a través de la arena—.Buen movimiento, mi príncipe.


Taehyung le hizo al soldado una reverencia antes de ayudarle a levantarse.


Echó un vistazo a la multitud, sorprendido por lascaras de los soldados. El grupo lo miraba con diferentes expresiones de respeto y asombro. No sabía la razón por laque estaban sorprendidos. Los había derrotado a cada uno de ellos casi todos los días, y aunque todos los soldados eran más fuertes y altos que el, ninguno era tan rápido.


Fuera de la arena, era conocido como el elegante príncipe Taehyung, hijo menor del Rey de Alta Galáctica. Dentro de la arena era como cualquier otro de los que luchaban contra los soldados. Sus hombres no se contenían con él, y los de su guardia de honor llevaban el emblema personal de tres dragones entrelazados con orgullo. Había soñado con el dibujo del estandarte cuando era niño, e insistió en ello a la precoz edad de siete años.


Como de costumbre su padre le había consentido y ordenó a sus hombres usar esta insignia desde entonces.


Afortunadamente, en las batallas no le iba tan bien, Taehyung era medio Taliwian, y la mayoría de sus lesiones cicatrizaban en minutos, dándole una temible reputación entre su gente, como hombre bendecido por los dioses. Taehyung lo vio como una forma de evitar cojear en la arena después de una sonora paliza. Se despidió de los hombres y se fue a la ducha. Después de un baño y de ponerse sus ropas de gala dejando las cosas de la arena. Entrando en el gran salón casi chocó con su novio.


—¿Por qué pierdes el tiempo como un común soldado de a pie? —Gritaba la voz de Minho con desaprobación—.Podrías hacer más con tu vida. Con nuestras vidas.


Por primera vez en mucho tiempo, Taehyung examinó a su amante con ojo crítico. Durante los últimos meses, estaba cada vez menos enamorado del guapo hombre. Ya era hora de enfrentar los hechos. Minho era un egocéntrico, una polla molesta.


—¿Y cómo crees que debería pasar mi tiempo?


Minho sonrió, y por primera vez, no tuvo efecto sobre Taehyung.


¿Cuándo había dejado de encontrar la sonrisa de sumamente encantadora?


—Podrías comenzar por coger las riendas de liderazgo y convertirte en la mano derecha de tu hermano. Sabes que tu padre te adora y te dará cualquier puesto de gobierno que pidas.


Taehyung se estremeció de disgusto. La idea de estar una vida atrapado en la política le daba ganas de cortarse las venas.


Por desgracia sanaría enseguida.


A los veintitrés años, Taehyung todavía no sabía que quería hacer en el futuro, y no sentía la imperiosa necesidad de resolverlo.


—Bogum lo hace bien ayudando a mis hermanos. No necesita mi ayuda, y no tengo absolutamente ningún interés en la política.


—Te falta ambición Taehyung-ah. Divides tu día entre jugar con las espadas y las reuniones con tu sastre.


Taehyung no se molestó en mencionar la fortuna que había desviado de los fondos que le daba su padre para construir hospitales para ciudades afectadas por la pobreza, o el complejo sistema de piratería para impedir el comercio de esclavos de su tío.


—No soy político, —dijo suavemente—. Y me gusta verme bien ¿Qué piensas de esta camisa? —Le tendió un brazo para que Minho pudiera sentir la textura.


Taehyung había aprendido con el tiempo que el público esperaba que la gente hermosa actuara de cierta manera, y rara vez miraban bajo la superficie.


Un hecho que utilizaba con buenos resultados.


Después de todo si se pasaba la mañana secuestrado con su sastre, no tenía posibilidad de pasar la tarde intentando interceptar barcos esclavistas de su tío o liberar una colonia planetaria que estaba en conflicto con su primo segundo, Bogum.


Minho rodó sus ojos, su respuesta habitual cuando Taehyung hablaba de sus ropas.


—Las ropas hermosas no pueden ocultar un carácter molesto. —Dijo una voz con desaprobación tras él.


Taehyung se volvió a ver al capitán de la guardia de su padre.


—Capitán Jung, —saludó al otro hombre. La culpa brilló por el gusto de que su conversación fuera interrumpida.


¿Cuándo hablar con su amante se había convertido en una tarea de la cual escapar en vez de un pasatiempo agradable?


—. ¿Qué puedo hacer por usted?


El hombre mayor de fríos ojos grises lo examinó, sin aprobación ni desaprobación, solo frío. Por poco tiembla como un adolescente en un alto ilícito.


—Tu padre te está buscando, mi príncipe.


Taehyung suspiró. Evitar a su padre era una combinación de suerte y no estar a la vista. Lamentablemente parecía que su suerte se había desvanecido.


Mostró al capitán su mejor sonrisa. Su madre siempre le había dicho: "Trata primero de seducir, si eso no funciona patea sus pelotas".


Las palabras de su madre eran una brillante fuente de conocimiento, a menudo algunos días el haberla perdido le dolía. Sin embargo una vez convertida en diosa de Taliwian,dejó su familia atrás.


—¿Qué desea padre?


El rey rara vez utilizaba a su capitán como chico de los mensajes. Por supuesto, por lo general a Taehyung le encantaba que los mensajeros olvidaran encontrarlo. Jung no estaba contento, y esa fue probablemente la razón por la que su padre envió al pobre hombre a hacer una tarea muy por debajo de su posición.


—Ven conmigo. Quiere darte la noticia en persona.


—Este sería un buen momento para hablar con él acerca de un mayor papel de liderazgo. —Le recomendó Minho en voz baja.


¿Había sido siempre su novio tan oportunista o estaba mostrando ahora su verdadera personalidad? Disgustado con su amante, Taehyung siguió al capitán con solo una breve inclinación de cabeza a Minho.


Sí, esa relación había terminado.


A mitad de camino del palacio el capitán habló de nuevo.


—Podría tener alguien mejor que él, mi príncipe.


Taehyung casi rompió el paso. Siempre había asumido que el capitán no estaba de acuerdo con sus relaciones con los hombres, pero quizá no era por los hombres, sino por sus decisiones en particular.


—Lo sé. Tienes razón. Ningún tipo de sexo increíble vale la pena por aguantar ese tipo de manipulación.


Por primera vez en su memoria, Taehyung vio reír al capitán. No una sonrisa, o medio sonrisa, una risa total. Una gran mano le golpeó la espalda a Taehyung moviéndolo unos pocos pasos hacia adelante.


—Ahora sé que te has convertido en un hombre, —declaró el capitán. El orgullo en la voz de Jung calentó a Taehyung. El hombre rara vez expresaba su aprobación sobre cualquier cosa.


Al llegar al comedor, sintió que todos los ojos seguían sus movimientos. Haciendo caso omiso de ellos con familiaridad, se acercó a la mesa real.


—Mi hijo. —El Alto Rey de la Galaxia Kim Namjoon se movió de su asiento en la mesa principal. Su colección de costumbre de aduladores políticos le rodeaba a ambos lados, y un increíble surtido de alimentos para el desayuno estaba delante de él. Pastas, huevos y trozos de las mejores carnes cubrían la superficie.


Con más de un metro ochenta y dos, el rey dominaba la sala. No era solo su cuerpo lo que eclipsaba a los otros en la mesa, era su presencia. Con el fuerte carisma del rey sus hombres estaban dispuestos a seguirlo malditamente cerca, con una sonrisa en su rostro y orgullo en sus corazones.


—Déjennos. Necesito un momento a solas con mi hijo.—Su voz profunda se oyó por todo el pasillo, pero sus ojos jades nunca dejaron de mirar la cara de Taehyung.


El príncipe se detuvo bajo el escrutinio de su padre cuando los nobles huyeron. Siempre se sintió inferior antela mirada de su padre. Con su elegante metro con setenta y cinco se parecía a su madre, y a diferencia de sus medio hermanos y hermanas, tenía pocas características de su padre. Cuando estaban todos juntos, era como el ciervo solitario en una habitación llena de dragones. Nunca dudó que podían destrozarle en un frenesí hambriento.


—¿Qué es tan importante que enviaste al capitán para buscarme? —No iba a jugar a esperar al Rey. Su padre estaba tramando algo, podía sentirlo en sus huesos.


—Siéntate y toma un bocado. —Le saludó el Rey con una mano.


Sin sentarse, Taehyung tomó un rollo para picar y se hundió después en el asiento acolchado frente a su padre, poniendo su mejor cara de oponente. No ayudó que tuviera que mirar hacia arriba al hombre. La genética era una mala perra.


Tomando pensativo una taza de café que puso a su lado, Taehyung-ah esperó.


No pasó mucho tiempo.


—He mandado buscar a Dragait*. Tienen un festival de apareamiento. Es una buena oportunidad para que formes una alianza.


Taehyung dejó su taza de café con un ruido sordo.


—No puedes mandarme a buscar marido, padre, tengo responsabilidades. —Tenía que haber algo que requiriera su atención inmediata. Tal vez podría iniciar una guerra o algo así.


Espera un minuto. ¿Dijo Dragait? Taehyung adoraba los dragones. Durante años había soñado con volar con las bestias, pero nunca tuvo la oportunidad de viajar a su mundo, normalmente pensar en ir a un planeta de shifters dragones le excitaría, pero las circunstancias provocaron escalofríos en su espina dorsal.


Los ojos verdes del Rey se estrecharon.


—Puedo hacer lo que quiero, o ¿no has escuchado que soy el jefe de esta familia?


Taehyung puso sus manos sobre sus ojos tratando de frotar el dolor de cabeza que sentía construyéndose. Tal vez si se esforzaba lo suficiente podía hacer retroceder el tiempo y encontrar una manera de escapar de esta reunión. Tenía otras habilidades, ¿por qué no esa? Por supuesto, volar sería demasiado grande y podía conseguir alejarse de allí.


Desesperadamente, levantó la cabeza y observó a su padre regodearse.


—Pensé que habías decidido que era políticamente inútil.


—Ja. —El Rey se frotó las manos alegremente—. Eso fue antes de saber del festival de apareamiento. Hay un grupo de nobles que van a esta reunión cada año en busca de marido, la mayoría de ellos nobles Dragait. Los hombres dragón serían aliados poderosos si consiguiera que te casaras con uno.


—No soy una prima Hwasa esperando conseguir el marido perfecto ¿Por qué no puedo seguir viviendo como lo hago?


El Rey se echó a reír.


—Taehyung-ah, incluso si no lo consigues, espero mejores cosas de ti. Tu madre quería que fueras feliz, y no creo que eso suceda confinado en las paredes de este reino. Quiero que salgas, que extiendas tus alas. Necesitas encontrar tú lugar en el universo hijo mío, y si tengo que sacarte a patadas fuera del nudo y enviarte al mundo dragón lo haré.


Taehyung apilaba comida en su plato, en busca de una ruta de salida en su cabeza ¿Quién podía decir que su padre diera la vuelta a su amor por los hombres como una ventaja política? Tomó un trozo de jamón con su cuchillo y buscó sus opciones en su cabeza que estaba en blanco.


—¿Mi lugar en el universo es estar casado con un hijo de puta rico con título que quiera que le busque sus zapatillas y le frote sus pies peludos? Perdóname si no salto con la oferta.


Sutil no era. Se metió y bocado de huevos en su boca y miró a su padre.


El Rey se inclinó hacia adelante apoyando su barbilla en una mano elegante. Los dedos enjoyados brillaron delante de Taehyung en la mesa.


—Hijo, odio ser el único que te diga que te estás negando. Pero eres un hombre muy, muy hermoso. Un hecho que atribuyo a tu bella madre, que los Dioses bendigan su alma ¿Sabes a cuantas reinas he negado para que se casen contigo en un matrimonio político? —En uno de sus famosos cambios de humor el Rey golpeó la mano sobre la mesa—. Siempre he mirado por tus intereses.


Taehyung suspiró.


—Lo sé padre


Era cierto, mientras sus hermanos habían sido casados convenientemente, él había escapado a la misma suerte por alguna razón, su padre realmente lo amaba sobre todos los demás.


—Pero solo tengo veintitrés años. No estoy listo para asentarme todavía, y tengo que pensar en Minho. —Woah, eso no sonó como sonaba en mi cabeza.


El Rey se inclinó sobre la mesa y agarró la muñeca de Taehyung.


—Quiero que seas feliz y encuentres a alguien a quien amar como amaba a tu madre. Puedes ser joven, pero es hora de que encuentres a tu otra mitad. He visto tu insatisfacción en los últimos tiempos. Minho no es para ti, sé que no estás enganchado, y creo que necesitas algo, o alguien nuevo. Además he oído rumores, Seokjin está tratando de deshacerse de ti.


—¿Seokjin? —La confusión llenó a Taehyung—. ¿Por qué iba a quererme muerto? —A pesar que no era cercano a su hermano mayor, debido a su diferencia de edad de veinte años, pensó que el hombre le tenía un poco de cariño, o al menos no le disgustaba activamente. ¿Cómo si no hubiera oído hablar que su hermano cambiaba de actitud?


—Hay algunas personas que piensan que tú serías un mejor gobernante cuando yo muera.


Taehyung se echó a reír.


—En primer lugar, sería un Rey horrible. Odio la política. —Prefería hacer sus cambios detrás de la escena.


Su padre sonrió.


—Lo sé niño, pero no todo el mundo piensa de esa manera. Miran tus habilidades, tu imagen, tu carácter dulce y creen que harías un excelente trabajo de camino al poder. Sé que eres más fuerte de lo que nadie cree, pero tu hermano ha oído los rumores, y a pesar de los cinco hermanos que están entre tú y el trono no se ha detenido. Si pones los pies en otro planeta los rumores terminarán, porque te establecerás y comenzarás tu propia vida. Por eso te destierro.


—¿Me me destierras? —La voz de Taehyung se rompió junto con los pedazos de su corazón. Siempre había contado con el amor de su padre a pesar de todo. Ser expulsado no solo de su reino sino fuera del planeta, era más dolor del que esperaba—. ¿Así que me pateas hacia el gran y malo mundo de los dragones?


—No seas idiota, —gruñó el Rey—. Te daré dinero, comida, alojamiento, y lo suficiente para comprar planetas si quieres. —Se inclinó para hacer contacto con los ojos de su hijo—. No me decepciones Taehyung. Eres inteligente que tu hermano te quiera muerto. Si tienes un compañero, tendrás otro nivel de protección del que yo puedo proporcionar. Seokjin podría ser capaz de poner a la gente en tu contra, ya que no todos apoyan tus decisiones, pero yo te protegeré lo mejor que pueda.


—¿Por qué a Seokjin le importa si prefiero a los hombres? Uno pensaría que estaría feliz ya que tengo menos probabilidades de poner a mis propios hijos en el trono, incluso si decido tomar el relevo. Además tiene sus dos hijos que están delante de mí en el trono. ¿Se supone que voy a matarlos también?


El rostro del Rey perdió todo sentido del humor.


—No hay razonamiento en el fanatismo. Tal vez está celoso porque tu madre era la única mujer a la que he amado y sabe que te quiero. Sus otros hermanos y hermanas no son competencia. Son felices con sus familias y su lugar en la jerarquía real, pero tú eres hermoso, inteligente y nuestro pueblo te adora. Si no te destierro hijo, me temo que no sobrevivirás a esta semana.


Taehyung asintió con la cabeza cuando su comida se revolvió en su estómago. No había manera de escapar. No podía negar que el hombre que estaba sentado frente a él tenía amor y tristeza en sus ojos.


—Muy bien padre, si piensas que es mejor, me iré por la mañana. Pero si no encuentro a nadie...


El rey se echó a reír.


—El festival de apareamiento dura un mes. Si no hay perspectivas en ese tiempo, seguiremos en otros lugares. Voy a verte casado antes de morir Taehyung-ah, quiero irme a la otra vida sabiendo que alguien está allí para cuidarte.


Taehyung parpadeó para contener las lágrimas. Momentos como éste le recordaban la gran edad de su padre. Siempre vio al Rey con una irresistible fuerza, pero todo el mundo crecía y todos morían.


Tendiéndole la mano, Taehyung la tomó, el Rey le dio una sonrisa.


—Quiero que me prometas que cuando encuentres una pareja, aceptarás un contrato para criar. ¿Todavía deseas tener hijos, verdad?


Taehyung asintió con la cabeza. Era uno de sus sueños principales, tener una familia propia.


—Juré sobre la cama de ascensión de mi madre que no dejaría que la línea muriera conmigo. Asumo que estamos hablando de creación artificial ¿no?


—Por supuesto. Sé de tu aversión a las mujeres. —Su padre le dio una sonrisa socarrona.


—No me disgustan, —protestó Taehyung—. No estoy interesado en ellas sexualmente.


—Un hecho en el que siempre estaremos en desacuerdo, —el Rey se rió. Su buen humor volvió ahora que había tomado una decisión.


Mientras se comía el resto de su desayuno, Taehyung decidió que el viaje no sería tan horrible. Iba a un planeta donde un grupo de hombres atraídos por otros convergían. Si no había nada más, podía tener una gran orgía. Bajando los ojos para que su padre no le viera su expresión dijo: —bueno Padre, asumo que tu secretaria tiene mis planes de viaje, así que mejor iré a decidir que llevarme.


El Rey asintió con la cabeza.


—Alina hizo todos los arreglos con el nombre de soltera de tu madre. Supuse que no querías que todos supieran quien eras.


—Prefiero que no lo sepan. Cuantas menos personas sean conscientes de que soy tu hijo, más probabilidades tengo de conseguir un compañero sincero.


—Estoy de acuerdo. Tu imagen se desvanecerá con el tiempo, hijo, pero el dinero dura para siempre. Si todo lo que necesitas es dinero para conseguir a la pareja perfecta, házmelo saber y te daré lo que necesites. —El hombre mayor se inclinó hacia adelante, su amorosa mirada se transformó en la fría mirada del Rey galáctico—. Solo recuerda, si alguien te hace daño, responderá ante mí.


Taehyung tragó saliva. A veces se olvidaba que tras la mirada amorosa de su padre vivía uno de los hijos de puta más despiadados del universo.


—Sí Padre, pero para que nos quede claro, si necesitas comprarme a mi compañero, no lo quiero.


Los dos hombres terminaron de desayunar en armonía. Después de compartir la comida, Taehyung fue a prepararse para su viaje y su padre fue a hacer lo que los temerarios reyes galácticos hicieran para redondear su día.














Dragait: Lugar que habitan los cambia formas dragón



30 de Marzo de 2021 a las 21:44 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo 𝐃𝐄𝐔𝐗

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 14 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión