winter_bear Jocelin Suárez.

Jeon Jungkook es una estrella (idol), modelo y actor, que solo quiero una vida normal. Park Jimin es una estrella, literalmente. Una estrella que tiene poderes sobre naturales pero que igual quiere una vida normal. »El niño que nació de las estrellas tiene una segunda oportunidad« ★Historia 100% mía, no copias, ni adaptaciones sin mi permiso. ★ Contenido homosexual. Yaoi/Yuri.


Fanfiction Bandas/Cantantes Sólo para mayores de 18.

#magia #BTS #Kookmin # #amor #romance #vidaspasadas #estrellas #hiloazul #gayfanfic #Jungkook #Jimin
0
376 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

Preámbulo 1




Respirar el viento frío siempre era su forma de tranquilizarse, ama como el aire frío se colaba dentro de sus pulmones y los refrescara... Jungkook tomo otra calada de aire frío antes de subirse a la barda del techo y sentarse ahí, apreciando todas las luces de los edificios, escuchando todos los ruidos de la ciudad, observando como bajo de sus pies pasaban las personas y los autos.


Jungkook solo soltó un suspiro cansado dejando que salir de su boca una pequeña nubecilla de vapor... cerro sus ojos guiando su mano hasta el bolsillo derecho de su pantalón, sacando de ahí una carta.


Sus adorada y preciada carta.


El sobre de la carta era de color amarillo pastel y sobre este descansaba un tierno dibujo de dos dedos meñiques que eran unidos por un hilo de color azul.


Jungkook abrió el gastado papel y saco de ahí una hoja de color azul pastel, la cual estaba decorada con pequeñas manchas negras y diversos puntitos plateados... Simbolizando así, el hermoso cielo nocturno.


Un nudo se formó en su garganta, mientras leí aquella carta.


De: Park Jimin


Para: Jeon Jungkook.


•¿Qué es el amor?


si tuviera que definir "amor" elegiría una sola palabra "Jungkook". Jungkook es el amor y juntos formamos un punto existencial en el que se reúnen todo el amor más puro y bonito del mundo.


•¿Qué si te amo?


Tú qué crees.


Cada vez que despierto tu imagen me llega a la mente, cuando voy a dormir le pido a Dios que te cuide y te proteja de todo el mal, aunque tú no creas en él. Cuando miro un atardecer y presencio una puesta de sol te veo a ti, cada vez que salgo de noche y veo las luces de la ciudad me viene a la memoria el recuerdo de mi cumpleaños. La noche en Busan y todas las luces, mientras caminamos juntos tomados de las manos. Cuando duermo en cada uno de mis sueños estás tú y me alegra mucho, pues es el único lugar donde podemos estar sin importar lo que digan nuestros padres y la gente. Daría mi vida por ti, para protegerte. Mi sangre, sudor y lágrimas, mi vida, mi alma y corazón toma todo son solo para ti.


¿Te digo algo? Si tuviera que comenzar mi vida elegiría conocerte mucho antes.


¿Y aún así me preguntas qué si te amo? Creo que ya sabes la respuesta, Cariño, si, te amo más de lo que nunca me había imaginado mi amor. Te amo más de lo que nunca podré volver a amar a otra persona , porque aún que nuestro amor fue efímero, también fue puro,verdadero y apasionante.


Siempre te querré con cada partícula de mi ser, y si tú dejas de quererme, no importara, para mi siempre serás lo más bonito que me ha pasado en la vida Kookie.


Atte: Siempre tuyo Mochi.


Las lágrimas caían por las mejillas rojizas de Jungkook, sus labios formaron una gran mueca... Sorbió su nariz y levantándose de su asiento. Se puso de pie en aquella barda, miro al cielo y observo todas las estrellas que habían en el cielo.


Y luego grito...


—¡Nunca te voy a olvidar Mochi!


El viento movió sus cabellos rojos, acompañando su grito, llevándoselo muy lejos. Y espero... Y espero.


Espero a que el viento también fuera quien limpiará sus lágrimas.

Después de eso... Saco el encendedor que su Jimin había pintado para él.


Amaba ese encendedor.


Amaba todo lo que fuera de su Jimin.


Luego de eso lo encendió, admiro la llama del fuego por unos minutos y acercando la llama a la carta, espero a que está se encendiera.


Varios pedazos empezaron a desprenderse del papel azulado, la llama del fuego se movía al compás del dulce viento de invierno.

Rápidamente el fuego se extendió por toda la carta, la cual en cuestión de minutos ya no existía. Kook dejo que lo último que estaba siendo consumido por el fuego, se lo llevará el aire..


El pelirrojo observo con tranquilidad como la carta se aleja y desaparecía por los aires, después de eso miro de nuevo a las personas de abajo suyo, volvió la vista al cielo... Cerro los ojos y abrió sus brazos dejando que su imaginación trabajará, haciéndolo creer que volaba. Necesitaba eso, sentir que volaba... Que volaba muy lejos de su dolor.


Abrió los ojos muy tranquilamente, esperando ver aquello que siempre apreciaba todas las noches sin falta.

Era una imagen que dolía pero que le recordaba que alguna vez Jimin existió en su vida.


Un pequeño hilo azul que volaba por culpa del viento, era la imagen más dolorosa que Jungkook pudiera ver. El hilo volaba demasiado a causa de que no tenía continuación.


Estaba roto.


Las lágrimas volvieron a los ojos oscuros de Jungkook. Aquel hilo que volaba y no tenía continuación eran el constante dolor y felicidad de Jungkook.


¿Qué irónico no?


Las lágrimas empezaron a caer, haciendo borrosa su vista.


Su hilo... Su hilo rojo del destino estaba roto... estaba roto acusa de que su Jimin ya no estaba con él

Jimin era el amor de su vida , su otra mitad, su complemento, su predestinado, Jimin era su todo... Y ya no estaba.


Lloro... Lloro todo lo que sus ojos le permitían... Hasta que un brillo rojizo hizo que se limpiará las lágrimas para poder observar lo que había pasado.


Por un momento una pizca de esperanza iluminó su corazón, por unos segundos creyó que su hilo azulado se había restaurado... Que otra vez estaba completo.


sin embargo al alzar la vista se topo con que si... Había un hilo completo en su dedo meñique, pero no era el hilo de Jimin.


No era azul, ni brillaba.

Era rojo y opaco.


Reviso minuciosamente aquel nuevo hilo que se desprendía de su dedo meñique y que volaba por los aires.

Jungkook aún no entendía muy bien todo esto de los hilos y las vidas pasadas, pero si algo sabía él pelirrojo sobre todo el tema, era que solo podías tener un hilo.


Ver aquel hilo nuevo colgando de su dedo saco varias teorías a flote. Aquel feo hilo envolvía su dedo meñique, logrando así que su hilo color azul ya no se viera.

Este nuevo hilo no brillaba como su anterior hilo con Jimin, sino que solo se mantenía opaco, volando por culpa del viento.


Kook volvió a cerrar los ojos... Quería dejar de ver aquello, quería dejar de ver esa monstruosidad.


Él no podía estar unido a nadie más que no fuera su Jimin.


Él no podía amar a nadie más que no fuera su Jimin.


Él no podía olvidar a su Jimin.


Él no podía ser nada sin su Jimin.


Al abrir sus ojos, ambos hilos desaparecieron por completo de su vista, él sabía que ambos hilos seguían ahí, aunque él no pudiera verlos, esos hilos seguían ahí.


Él no podía estar destinado a nadie más que no fuera su Jimin.


¿Empezam otra vez?

















Créditos de la carta a AAG.

Osa de invierno fuera.



27 de Enero de 2021 a las 07:34 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Preámbulo 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas