sgm_23 samantha murzi

Janet Campbell es soltera, perdió su trabajo y vive con su madre. Para empeorar las cosas, ella será la dama de honor en la boda de su hermana y necesita desesperadamente encontrar una cita. Por suerte ve su salvación en la agencia de citas Couple Of Hearts, que ofrece un servicio para mujeres en su ubicación exacta. Si no tiene novio, hará lo mejor... alquilará uno. Mark Robbins en realidad no forma parte de la agencia Couple of Hearts. Solo le está haciendo un favor a su prima, pero solo mira a la rubia que lo contrató y está totalmente encantado. Desafortunadamente Janet piensa que la atracción candente entre ellos es sólo "parte del paquete". Y Mark tiene muy poco tiempo para demostrarle que su papel de supuesto novio podría llevarla al final feliz.


Romance Todo público.

#primeramor #completa #amistad #familia #drama #humor #novelajuvenil #romance
4
1.0mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

1

Era oficial. Definitivamente estaba maldita.

Después de perder su trabajo y su novio, se le pidió que fuera la dama de honor de dos bodas. Y ese había sido el golpe final que le había dado el dedo medio de su vida este año.

Janet Campbell respiró hondo para calmar su ansiedad y la modista aprovechó la oportunidad para apretar su vestido una pulgada más.

— Tienes unas caderas adecuadas para tener un niño— Dijo la costurera con un fuerte acento mexicano, moviendo la cabeza de arriba a abajo.

Janet suspiro. Bien. Además de todo, no podría comer nada hasta después del día de la boda. Olvida el dedo medio, la vida le está pateando el trasero. Gracias al cielo su madre se ofreció a pagar la mitad de su vestido pues sus ahorros ya eran bastante escasos y si no fuera por su ex novio infiel que le dijo muchas mentiras sobre ella al propietario, todavía tendría su trabajo como pastelera en el restaurante Tamarindo Nero en Chicago.

La costurera le dio un último tirón y luego le dio la vuelta. Janet se quedo de pie con la boca abierta mientras se miraba en el espejo. Tuvo que admitir que el vestido de satén gris perla que su hermana había elegido para ella le quedaba muy bien con su cabello rubio. Se dio vuelta para examinarse más de cerca. Si, su estomago también se veía plano. No hay duda de ello, su hermana la amaba. Era la única cosa buena en su vida ahora mismo.

— Oh cariño, el vestido te queda precioso— dijo su madre uniéndose a ella y golpeando suavemente las manos de la costurera cuando la mujer comenzó a tomar más alfileres —. No, está perfecto. Además, Janet podría incluso ganar unos cuantos kilos mientras tanto.

Janet miro al cielo y se obligo a dejar de lado todos los recuerdos de sus problemas de peso en el instituto. Ya no estaba gorda. Afortunadamente después de terminar la escuela y graduarse de la universidad, había crecido siete pulgadas y perdido diez libras de lo que su madre cariñosamente llamaba “gordita”.

— Gracias mama, tu también te ves maravillosa.

De hecho, su madre incluso se veía radiante. No la había visto así desde hace mucho tiempo. Después de años de ser solo las tres, una de ellas finalmente dejaba el nido. Emily se casaría y la dejaría en casa con su madre y por supuesto, con la maldición de la familia.

La cortina detrás de ellas se abrió con un aleteo y Emily salió. El aliento de Janet se detuvo en su garganta y las lágrimas comenzaron a llenar sus ojos. Su hermana era hermosa, la mayoría de la gente llamaba a Emily, que era tres años más joven que ella, una belleza, pero con su vestido de novia y su velo, era absolutamente impresionante.

Emily se retorció las manos. — ¿Entonces? — preguntó, su mirada se movió de un lado a otro entre las dos.

La madre dio unos pasos vacilantes y se acerco casi con miedo de tocar a su hija.

— No puedo creer que mi pequeña se case en dos semanas.

El corazón de Janet se hundió. Dos semanas. Su hermana comenzaría un nuevo capítulo en su vida con su nuevo marido, aunque estaba feliz por Emily no podía evitar preguntarse cuando seria su turno. ¿Cuándo daría su vida un giro? Hasta ahora, no había sido capaz de mantener una aventura amorosa por más de un mes. Demonios, ni siquiera había sido capaz de mantener un trabajo.

No hay duda de ello. Era la maldición

No, no, no. Eso fue una estupidez. No puede ser.

Bastante imposible. Se sacudió mentalmente.

— Emily, eres la novia más hermosa que he visto en mi vida.

— Oh, por favor. Apuesto a que le dijiste lo mismo a Brooke cuando se caso hace siete meses.

Su mejor amiga Brooke se caso con Liam Ferguson. Ella fue la dama de honor en su boda. Por mucho que quería disfrutar del día por su amiga, no pudo evitar sentir un poco de envidia, sobre todo porque ni siquiera tenía una cita. Ahora era un deja vu. Solo que esta vez era la boda de su hermana y aun estaba sola.

Qué tristeza…

Janet se puso delante de Emily — No, Emily. Por supuesto que eres la novia más hermosa, eres mi hermana. Compartimos los mismos genes— dijo cariñosamente.

— Así que básicamente al hacerme un cumplido te lo haces a ti misma— Los labios de Emily se curvaron.

— Por supuesto.

— Las dos se ven hermosas, entonces— Su madre se rió.

— Las quiero mucho— Emily la abrazo y se echo atrás y miro a Janet con preocupación- Solo deseo que…

Su hermana dejo morir la frase gracias al cielo. Se entendió. Emily hubiera querido que ella se casara también o al menos tuviera un novio estable. Pero en este momento de su vida y a los 30 ella se habría conformado con un trabajo estable y una casa propia.

— ¡Maldición chica!

Giraron sus cabezas en dirección a la voz femenina. Su prima Gloria estaba en la puerta de la tienda de ropa con el cabello oscuro recogido en un moño y los labios rojo sangre en un puchero descarado. Parecía que acababa de salir del set de un video musical.

— Cuando te vea con ese vestido, Peter no llegara a la recepción, Emily— añadió con una sonrisa de tiburón.

Emily tomó su vestido y se acerco a ella—. Muchas gracias— dijo, su voz estaba emocionada y feliz—. Me alegra que puedas quedarte durante la fiesta la próxima semana. Los padres de Peter se están superando a sí mismos.

— Lo sé, pero pueden permitírselo— Gloria sonrió.

Seguro que pueden— pensó Janet. El novio de Emily, Peter, provenía de una familia muy rica de Chicago. Aunque Peter se había abierto camino solo y era considerado como una especie de rey en Chicago, ya que era el nuevo propietario de un importante equipo de fútbol. Sus padres poseían una gran propiedad en Martha's Vineyard, y habían planeado una semana de celebraciones para la boda de su hijo. También había varios hoteles en la zona, por lo que habría espacio para todos.

— Bienvenida querida— La madre de Janet le dio a gloria un beso en la mejilla.

— Me alegro de verte, Gloria— En cambio Janet suspiro.

Y con “me alegro de verte” quiso decir “apenas puedo tolerar tu presencia”. Ella y su prima Gloria nunca se llevaron muy bien cuando eran más jóvenes y ahora incluso menos. El aire general de hostilidad entre ellas probablemente tenía más que ver con ese hedor enorme que su prima tenía debajo de la nariz, más que con cualquier otra cosa, pero era difícil para Janet poder decirlo con certeza.

Gloria dejó que su mirada recorriera el vestido de Janet.

— Me alegra que hayas elegido ese color prima. Hace que tu piel sea mucho menos pálida.

Janet se mordió la lengua y por el bien de Emily prefirió darle una sonrisa tensa. La larga semana de bodas se estaba volviendo diez veces más larga.

La costurera terminó de escribir sus notas y se levantó —. Voy a tomar otros vestidos de dama de honor de la parte de atrás.

Gloria levanto la mano, deteniendo a la mujer en sus pasos

— Pedí un vestido de coctel negro Calvin Klein. Asegúrate de traerlo— Después de que la mujer se fue, se volvió hacia Janet y añadió—. Quiero lucir lo mejor posible para la cena de ensayo, traeré a alguien que he estado viendo por un tiempo y espero estimular algunas ideas de boda en el.

— Es una forma de pensar en el futuro querida—dijo la madre cortésmente.

Los ojos de gloria se abrieron de par en par—. Tia Mary, las mujeres de nuestra familia tienen que pensar en el futuro debido a la maldición y todo eso— Miro a Janet y luego se cubrió la boca con la mano—. Oops- dijo, sin parecer ni un poco arrepentida—. Pero al menos una de tus hijas parece haber roto la maldición. Aunque supongo que cualquier cosa puede pasar entre el ahora y el día de la boda.

Emily frunció el ceño y Janet apretó los dientes. Gloria debería haber sabido que no debía hablar de la maldición en un momento como este. La infame maldición a la que se refería su prima, también conocida como el "super repelente", se había convertido en un eslogan dentro de la familia. Realmente no existía. Aunque como en todos los buenos chistes, había una pequeña migaja de verdad en él.

La maldición se había llamado "súper repelente" porque las mujeres de la familia de Janet tenían la capacidad de expulsar a cualquier hombre de sus vidas.

El padre de Janet había desaparecido cuando esta tenía siete años y su abuelo se había ido cuando su madre estaba en la escuela secundaria. Todas las mujeres de la familia hasta cuatro generaciones atrás habían sufrido la misma maldición. Janet esperaba que las cosas fueran diferentes para su hermana y Peter.

La maldición parecía afectar solo a la mayor de la familia, pero Emily todavía se ponía un poco nerviosa cuando alguien mencionaba el "súper repelente". Ya que su boda tendría lugar en unas pocas semanas. Los comentarios insensibles de Gloria ya parecían haberla agitado.

— Gloria solo está bromeando sobre la maldición, cariño. Tú y Peter serán una pareja feliz— La madre envolvió su brazo alrededor de la cintura de Emily.

— Oh, claro tú no Emily. Estaba hablando de Janet, quiero decir, que ella no ha tenido un hombre desde que el padrino la dejó— Gloria parpadeó inocentemente.

Janet se puso rígida. Luego su mirada se dirigió directamente a Emily.

— ¿Es Gabe el padrino de boda?

— Te lo habría dicho antes de la boda, de verdad... Pero no sabía cómo contarte la noticia- Su hermana retrocedió.

— Ups... otra vez- dijo Gloria, ahogando una risita.

Janet se sintió enferma. Si aguantar las bromas sarcásticas de Gloria sobre la maldición y tener que pasar toda la semana de la boda sola no era suficiente, su ex como padrino de boda estaba encima de todo.

Ahora sería un grandioso momento para que un rayo me golpee pensó con pesar.

Gloria abrió su bolso y sacó un lápiz labial—. Pobre Janet— dijo, poniendo el lápiz labial en sus labios ya pintados—. El "súper repelente" parece continuar.

— Es ridículo, no hay ninguna maldición— espetó Emily.

— Supongo que esto se puede discutir pero ciertamente parece que hay una en el caso de tu hermana— Gloria se encogió de hombros.

— No hay maldición. Janet está pasando por un período de hambruna cuando se trata de hombres y de todos modos a ella no le importa en absoluto ser una solterona.

Esto fue demasiado. Janet vio rojo y no era el lápiz labial brillante en los labios de su prima.

Estaba cansada de escuchar esos chistes constantes y aunque sabía que su hermana había hecho su comentario inocentemente sin malicia, también estaba harta de la pena. Cansada de estar sin trabajo, sin hombre, sin futuro. Pero sobre todo, estaba harta de oír hablar de esa estúpida maldición.

— Estás completamente equivocada, tengo novio.

Su hermana, madre y prima se quedaron paralizadas y la miraron asombradas.

Oh Dios mío. ¿Novio? ¿Qué he dicho?

Pero luego recordó el comentario "pobre Janet" de Gloria y esto renovó su determinación.

— He estado viendo a alguien por varios meses.

— ¿Meses? — Emily preguntó, claramente tan sorprendida como ella.

— Er, sí. Lo conocí inmediatamente después de la boda de Brooke. Es increíblemente hermoso.

¿Increíblemente hermoso?

Esta declaración podría haber sido excesiva. Pero aparentemente hermoso no era suficiente, porque impulsada como un tren, las palabras seguían saliendo de su boca a todo vapor.

— Y él me ama… Oh si, también es rico- agregó.

¡Es enserio! cierra ya mi jodida boca, cerebro.

Su hermana la abrazó con fuerza y ella hizo una oración de agradecimiento porque de esa manera había logrado cerrar su gran boca. Además, había evitado decir otras cosas sobre su encantador, rico, increíblemente guapo y lo que es más importante, falso novio.

— Estoy tan feliz por ti— gritó Emily—. ¿Pero por qué no nos lo dijiste?

— Sí Janet, ¿por qué nunca lo mencionaste antes? — Gloria se cruzó de brazos.

Ella tragó—. Nunca hablé de... — Mierda, el novio ni siquiera tenía nombre—. Nunca había hablado de eso antes porque no quería traer mala suerte a nuestra relación y quería asegurarme de que fuera serio. Ya sabes, por todo el asunto de…— tragó saliva—. La maldición.

— Bueno, eso es maravilloso, querida. Sabía que encontrarías a alguien en el momento adecuado- Su madre la besó en la mejilla.

— Entonces, dime. ¿Cómo lo conociste? — Preguntó Emily, frotándose las manos.

Ella parpadeó. Buena pregunta.

Sí, deberíamos habernos conocido de alguna manera...

— ¿Cuál es su nombre? — Preguntó Gloria.

Su nombre. Una pregunta aún mejor.

Su cerebro se apresuró a encontrar respuestas. Pero le pareció que de repente todo el oxígeno había sido succionado de la habitación y su mente estaba completamente en blanco.

¿Era demasiado tarde para apelar a la enfermedad mental o la estupidez total?

Probablemente sí. Además, no estaba segura de poder aceptar la mirada petulante, de te lo dije, en el rostro de Gloria si admitía haber mentido acerca de tener una relación.

— No quiero arruinar todo. Ustedes chicas lo conocerán muy pronto— dijo con una media risa que casi la ahoga.

— Esta es una verdadera sorpresa, Janet. Creo que estoy más emocionada por conocer a tu nuevo novio que de caminar hacia el altar.

— Sí, no puedo esperar para conocerlo. Debe ser realmente especial para mantenerlo escondido de tu madre y tu hermana también— agregó Gloria, entrecerrando los ojos.

Oleadas de náuseas destrozaron su estómago, pero logró esbozar una sonrisa brillante.

— Sí, es muy especial. Debes saber que es fabuloso. Sí, eh ... fabuloso.

— Bueno, debe serlo si lo has visto por tanto tiempo— Emily sonrió soñadoramente.

— Oh sí, es extraordinario— Una risa nerviosa gorgoteó en su garganta.

Es inexistente.

Janet se dio la vuelta, fingiendo ver una mancha en su vestido. Si pudiera haberse dado un puñetazo en la boca en ese preciso momento, lo habría hecho. ¿Había perdido completamente la cabeza junto con todo lo demás que había perdido últimamente? ¿Qué diablos haría ella? No podía enfrentar a su familia sin un hombre a su lado. Absolutamente tenía que encontrar un escolta para la boda. Y no cualquiera. Uno realmente especial, hermoso y rico.

Estaba condenada.

Como si un hombre así pudiera encontrarlo en el supermercado. Pero si no encontraba uno, sería el hazmerreír de toda su familia. Quizás incluso más que un hazmerreír. No, no podía soportarlo.

Su mente corrió hacia los posibles candidatos pero ni siquiera encontró uno. No tenía amigos ricos o guapos a los que pudiera llamar. Como no estaba trabajando, no tenía ningún conocimiento relacionado con el trabajo que se ajustara a la mentira. Liam, el esposo de Brooke, había intentado presentarle a un amigo suyo, pero su encuentro resultó ser un completo y absoluto desastre.

¡Estaba tan arruinada!

— Oh, Janet, mira— la llamó Emily—. Quiero que el peluquero me peine de esta manera.

— Estarías perfecta— comentó la madre.

— Bien. Muy de los ochenta— dijo Gloria.

— ¿Qué piensas, Janet? — su hermana volvió a llamarla—. ¿Janet?

Tenía la garganta seca, como si alguien la hubiera rellenado con algodón y luego la hubiera obligado a salir al sol durante unas horas. Finalmente se volvió hacia ellas luchando contra la hiperventilación.

— S-sí- gruñó—. Claro, déjame ver.

Emily le entrego la revista y ella se la quito de las manos. El cabello de la modelo estaba semirecogido en la parte superior de su cabeza y había flores adornando los suaves rizos que caían sobre sus hombros. Ya podía imaginar lo hermosa que se vería Emily con su largo cabello rubio peinado así. Estaba a punto de decírselo pero un anuncio en la esquina de la página llamó su atención.

Agencia matrimonial / Servicio de acompañantes.

"Couple of Hearts es para personas cansadas de su vida de soltero. Si está buscando una relación duradera o simplemente un socio para un evento corporativo o una boda, le ahorraremos tiempo y dolores de cabeza. Solo responda nuestro sencillo cuestionario y se le asignará su pareja ideal. Conocer a la persona adecuada nunca ha sido tan fácil. ¡Llámenos o envíenos un correo electrónico y comience a tomar el control de su vida amorosa hoy!"

Janet hizo una mueca. Sí, podía tomar el control de su vida amorosa, o más bien, dejar que la agencia se hiciera cargo de ella. Esta fue la respuesta a sus oraciones. Un servicio de acompañantes.

— ¿Entonces? — Emily la empujó con el codo—. ¿Qué piensas del peinado?

— ¿Peinado? — Miró a su hermana ausente—. Oh, es muy lin... Uh, quiero decir, lo odio.

Emily y su madre fruncieron el ceño.

— ¿De qué estás hablando? — Preguntó su prima—. Este es el peinado perfecto para Emily.

— Oh no, ella puede tener algo mejor. Mucho mejor— Luego, para demostrar aún más su punto y guardar la información del sitio web, arrancó la página de la revista y la dobló por la mitad.

— Janet, ¿qué pasa? — Preguntó su hermana, plantando sus puños en sus caderas.

— ¿Quieres decir más allá de lo obvio? — Gloria murmuró.

— Cariño, ¿estás bien? Estás roja— dijo su madre volteando su cabeza.

Emily alcanzó la página, pero Janet saltó hacia atrás y se la metió en el sujetador.

— N-No hay nada de malo en ello. No quiero que Emily cometa un gran error con su cabello. Mejor ni siquiera ser tentada por este estilo descuidado. Es horrible. Encontraremos algo mucho mejor— Señaló la zona de asientos—. Hay muchas revistas allí.

Emily continuó mirándola durante unos segundos y finalmente asintió.

— Está bien, por supuesto que quiero encontrar el estilo perfecto— Luego suspiró y asintió con la cabeza hacia su pecho—. Sin embargo, los métodos que usas para expresar tu opinión parecen un poco extremos...

— Voy a cambiarme y luego empezaremos a buscar el estilo perfecto para ti.

Ella no esperó una respuesta y corrió hacia el vestuario. Cuando estuvo detrás de la cortina, sacó la página arrugada de su vestido y recordó haber visto los comerciales de Couple of Hearts en la televisión. Parecía un negocio decente y legal. Al menos eso esperaba. Rezó para que no estuvieran fuera de su rango de precio. No es que le importara, el tiempo se estaba acabando. Pagaría cualquier cosa para demostrarle a su familia que no estaba maldita.

Además, seguro que habría sido Gabe, con esa morena con la que la había traicionado. Habría apostado todo lo que tenía, que ambos querían verla reducida al mínimo: sin trabajo y sin hombre. Bueno, nadie sentiría lástima por ella. Ni su prima y ciertamente no el padrino. Ella callaría a todos.

Y como no había encontrado una cita para la boda de su hermana, habría hecho lo mejor.

Habría alquilado una.

Mientras tanto en otra parte de la ciudad...

— ¿Qué demonios de la respuesta no, no puedes entender?

Su prima Steffy lo miró boquiabierta, Mark Robbins sacudió la cabeza molesto. No tuvo tiempo para sus reuniones organizadas. Estaba harto de tener que ayudarla todo el tiempo, tenía su propio negocio que atender. Por lo que había visto esta mañana, Fitness Life parecía ser una máquina bien engrasada. Sin embargo, sus gimnasios estaban perdiendo dinero lentamente. Necesitaba entender por qué y qué hacer al respecto. Pero ahora tenía que hablar con el instructor de spinning antes de comenzar su lección. Hubo algunas quejas sobre la música demasiado alta que llegaba a la sala de yoga.

Salió de la oficina, pero Steffy comenzó a seguirlo a través del gimnasio como un cachorro siguiendo el olor a tocino.

— Mark, por favor. No te preguntaría si no estuviera desesperada.

Mark se detuvo para agarrar un par de pesas que alguien había dejado en el medio del piso y ella se estrelló contra su espalda.

— Maldita sea— murmuró.

Cuando se dio la vuelta, Mark la vio ajustarse las gafas de montura verde sobre la nariz y tuvo que reprimir una sonrisa. Su prima sólo tenía veinticinco años, pero su agencia de citas que comenzó como un simple proyecto universitario, había tenido bastante éxito y se estaba convirtiendo en una empresa rentable. Aunque, aparentemente no sin algunos problemas en el camino. Si no, no habría ido a pedir su ayuda.

— Eso no es cierto— respondió, moviendo un dedo burlón frente a su cara-. Preguntarías desesperada o no. ¿Cuándo necesitaste apoyo financiero, a quién viniste? A mí. ¿Cuándo necesitaste construir el sitio web, de quién viniste? De nuevo a mí. Y cuándo necesitaste...

— Bueno— resopló. Luego lanzó sus manos al aire—. Obviamente te pregunto muchas cosas, pero da la casualidad de que ahora estoy realmente desesperada. Te necesito. Así que por favor... ayúdame. Te lo ruego.

Mark miró alrededor del gimnasio y cuando vio que la clase de spinning ya había comenzado, suspiró y luego la miró.

— Está bien. ¿De qué tipo de ayuda estamos hablando?

— Te necesito para un trabajo simple como chaperón. Eso es todo.

Mark no nació ayer. Podía leer cláusulas en minúsculas en un contrato y también cómo descifrar la definición de su prima de la palabra "simple".

— ¿Y cuánto dura este llamado trabajo simple?

— Ah, eso. Bueno— Ella se mordió el labio.

— Steffy— advirtió—. ¿Cuánto tiempo durará este simple trabajo? ¿Dos horas? ¿Tres?

—Cuatro días y medio- murmuró tosiendo a través de su mano.

— ¿Cuatro días y... medio? Son básicamente cinco días. ¿Estás loca?- Dio un paso atrás.

— Sé que es un poco desafiante. Pero Mark, por favor. La familia del novio lo está haciendo a lo grande para esta... boda.

— ¿Matrimonio? Eso lo convierte en un doble no y lo sabes.

Todos, especialmente Steffy, sabían que él no iba a las bodas. Nunca. Las evitaba como la peste, junto con la cerveza barata, la música country, el yogurt bajo en grasa y cualquier película que tuviera "amor" en el título.

— Lo siento. Absolutamente no. Para mí, las bodas son una garantía de fracaso. Tendrás que encontrar otra cita. Esta vez no seré yo.

— Pero... pero ya lo he intentado y necesito a alguien extremadamente atractivo.

— Buen trabajo— Él sonrió.

— No solo eso. Alguien inteligente y... — Ella le pasó los dedos por el pecho y los hombros-. En perfecta forma. Esta mujer necesita algo más que un chaperon. Es la boda de su hermana y las bodas familiares son especiales. No puede traer a cualquiera, debe ser alguien que pueda hacer creer a su familia que es realmente su chico. ¿Y a qué madre no le gustaría que su hija saliera con alguien como tú?

Mark se cruzó de brazos, tratando de no parecer divertido—. Una vez más, puedes dejar de halagarme, mi respuesta siempre es no. Además, ¿por qué diablos has aceptado un trabajo así si no puedes cumplirlo?

— Oye, soy perfectamente capaz de llevarlo a cabo. Soy una profesional. Roger era guapo y estaba listo para trabajar hasta... eh, el accidente.

— ¿Accidente?

— Sí. Un accidente con una tostadora— Ella arrugó la nariz—. Aparentemente, él y su novia tuvieron una mala ruptura durante el fin de semana. Ahora que lo pienso, tal vez debería enviar algunas flores. Todavía está en el hospital. Roger sufrió quemaduras de segundo grado- con las mejillas enrojecidas. su mirada viajó más allá de la hebilla de su cinturón y luego regresó-. En el área de sus joyas, si sabes a qué me refiero.

Mark hizo una mueca. Debe haber sido una ruptura terrible.

— ¿No tienes novio para este tipo de emergencia?

— Lamentablemente no. Todavía no. Se necesita tiempo para construir una base de acompañantes además de una base de clientes. Hay dos convenciones en Chicago estos días y muchas mujeres han necesitado nuestros acompañantes para asistir a los diversos cócteles. Ya estoy usando todos los que tengo. Además, este cliente fue bastante específico en su solicitud. Roger era el hombre que mejor se ajustaba a sus criterios. Así que ahora estamos estancados.

— Corrección. Estás estancada— Mark arqueó una ceja.

— No, quiero decir que lo estamos. Has invertido en este negocio tanto como yo. Normalmente, le habría devuelto el dinero, pero esto podría ser un gran negocio. El matrimonio es un negocio muy rentable. La novia será la esposa de Peter Lyons. Eso me daría la oportunidad de anunciar la agencia en la televisión cuando juegue su equipo. Además, si está contenta con nuestro servicio, no tienes idea de cuántas celebridades y clientela potencial de alto nivel tendríamos. Podríamos ganar dinero. También será un negocio rentable para los inversores y si las cosas realmente empiezan a despegar, pronto tendrás el dinero que necesitas para renovar tus gimnasios y pagar el préstamo al banco.

— Yo no sé…

— Podré devolverte el dinero con intereses y luego tendrás suficiente para ese programa que quieres comenzar en este gimnasio.

La mención de su idea de crear un centro infantil de repente llamó su atención. Desde que se graduó de la universidad y abrió su primer gimnasio, ha soñado con comenzar un programa de este tipo en su ciudad natal de Freeport. Lo quería para los atletas de secundaria que necesitaban algo más que entrenamiento físico. Quería un programa en su gimnasio que fuera más profundo y que sirviera como una especie de entrenamiento de carácter para estos jóvenes. Un lugar al que acudir para obtener el apoyo que no recibieron en la familia. Algo que él mismo deseaba desesperadamente cuando era pequeño.

Pero ahora necesitaba dinero para restaurar el equipo y pagar las deudas que pronto se vencerían. Hasta hace unos años Mark tenía los fondos necesarios para todo esto, pero luego su prima se acercó a él para pedirle apoyo económico para su agencia de citas y se lo dio a ella. ¿Cómo podría no hacerlo? Steffy era la única persona que había estado cerca de él después de sufrir la lesión que había cortado su carrera en el fútbol universitario.

Ni siquiera su prometida se había quedado con él. Y en ese momento había descubierto quiénes eran sus verdaderos amigos.

Y desafortunadamente se dio cuenta de que no tenía muchos.

Steffy lo agarró del brazo y le dio un apretón.

— Mark, las mujeres te aman y tú lo sabes. No quiero decepcionar a esta mujer. ¿Y si me denuncia a Prisko?

— ¿Quién es?

— No es quién es. Qué es. Prisko es la asociación de citas y agencias de citas. No quiero que mi nombre termine en su lista negra. He trabajado muy duro y tengo una reputación que defender. Además, no sé, me gusto. Realmente se ve...

— ¿Hermosa? — Mark terminó la oración.

— Desesperada. Realmente quiero ayudarle.

Desesperada.

Mark puso los ojos en blanco. Este fue el resumen de todo el desastre. Steffy quería que él fuera la escolta pagada de una mujer desesperada y que la llevara a una boda.

Oh sí, cómo le gustó la idea.

Mark cerró los ojos como si esto pudiera ayudar a reunir toda la fuerza que necesitaba para no estrangular a su prima. Respiró hondo y cuando volvió a abrirlos, la encontró mirándolo con ojos grandes y esperanzados.

Las palabras "Te jodí" se reflejaron en ellos, y ella sonrió como si supiera cuál sería su respuesta incluso antes de abrir la boca.

Diablos. Por supuesto que hubiera dicho que sí. No habría tenido el coraje de decepcionarla.

Además, por mucho que odiara la idea de pretender ser el novio de una mujer loca, se preocupaba por el éxito de la agencia de Steffy.

— ¿Cómo se llama esta mujer? — Murmuró.

Steffy chilló, saltando de alegría, y luego echó los brazos alrededor de su cuello.

— Eres el mejor primo de todos- dijo ella, golpeándolo en la mejilla—. Se llama Janet Campbell. Tiene más o menos tu edad. Tal vez uno o dos años más joven. Te gustará. Tiene una gran personalidad.

Mark trató de no hacer muecas, pero cuando Steffy dijo "gran personalidad" generalmente se tradujo en "fea" y muy probablemente "alérgica al gimnasio". Pero el nombre le parecía vagamente familiar. De hecho, cuando era el mariscal de campo del equipo principal de la universidad, atraía a más mujeres que una venta en una tienda de ropa de diseño. Probablemente en esos días había conocido a cien Janet. Cuando todos lo amaban y pensaban que era un dios del fútbol. Incluyendo a su prometida.

Luego, la burbuja había estallado con su carrera y finalmente había puesto una piedra sobre ambos. Se había convertido en el dueño de tres gimnasios exitosos en Chicago y ahora apreciaba a la compañía femenina por lo que realmente valía.

Un medio temporal para llegar a un fin. Un medio divertido y fugaz que tenía un término y siempre se aseguraba de tenerlo.

No hay daño, no hay problema.

Steffy extendió la mano y le dio una cariñosa palmadita en la mejilla.

— Oye, lamento que sea una boda. Pero tal vez sea bueno para ti. Sabes, podría ser algún tipo de remedio para la resaca- agregó con una sonrisa temblorosa.

Remedio para la resaca. Uh. Si es así, tendría que emborracharse continuamente durante los próximos días. Pero si era bueno para el negocio de Steffy, finalmente obtendría el dinero que tanto necesitaba. Solo debería sonreír y deslumbrar a esta mujer hasta que su cabeza diera vueltas. Y esperaba que fuera la última vez que deba ayudar a su prima con su negocio.

— Soy un hombre adulto Steffy puedo manejar un evento de boda. Entonces, ¿cuándo se supone que voy a conocer a esta mujer desesperada con una gran personalidad?

— Me alegra que me lo hayas preguntado— Su prima dejó caer las manos y se aclaró la garganta como si tuviera una bola de algodón metida dentro—. Ahora, no te pongas sensible— comenzó.

— ¿Sensible? No tienes permitido llamarme a mí ni a ningún otro hombre sensible. Además el hecho de que me digas que no me vuelva sensible me hace... bueno, sensible.

Steffy miró su reloj.

— Está bien. Solo desearía que no te enojaras conmigo si pensara que finalmente aceptarías el papel de acompañante— Ella miró por encima de su hombro y luego volvió a tragar—. Es solo que...bueno... tu futura novia falsa acaba de entrar.

23 de Enero de 2021 a las 20:16 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 13 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión