brighteyes sueñoskj

Nunca penso lo dificil que seria intentar olvidar a su amor imposible. Su corazon se negaba, pero su voluntad no.


Fanfiction Bandas/Cantantes No para niños menores de 13.

#]
5
533 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

1

Sus ojos se posaron en el reflejo que su espejo le mostraba. Evaluo mentalmente su aspecto y al fin nego con su cabeza.

Su corazon le decia que era inútil, pero aun así en contra de sus sentimientos pensaba en obligarse a asistir. Se lo habia prometido a si mismo.

Cuando acepto que Seonho, su amigo y compañero de trabajo le concertara citas a ciegas fue porque pensó que quizás, solo quizás, lograría sacar de su cabeza, y de su corazon, a quien era su amor imposible.

Pero era inútil y él lo sabía. Cada vez que tenía una cita solo servía para empezar a compararlo con Taehyung. Era inconsciente. Cuando se daba cuenta de lo que hacía, cerraba sus ojos, inspiraba profundo y se regañaba mentalmente....Dale una oportunidad!, pero en un rincón de su ser ya sabía lo que iba a pasar, aunque lo intentase con todas sus fuerzas-.

Pasaría el rato, hasta se divertiría cuando la cita fuera más o menos placentera, pero nunca llegaba a más de allí.

Varios de sus citas del momento le pidieron un segundo encuentro o bien su numero para mantenerse en contacto. Pero siempre y de forma sutil lo negaba, dando evasivas y promesas vagas.

Su corazón estaba total y tercamente enamorado de su mejor amigo.

Se miró por última vez al espejo pensando que no necesitaba arreglarse más de la cuenta, porque no iba a funcionar, y se decidió por salir de su apartamento al lugar del encuentro.

Tomo su chaqueta y la bufanda que sería como señal de identificación para su próxima cita.

Irónicamente había elegido una bufanda que Tae le había regalado. Era de un color horrible realmente, pero aun así era su favorita, por el simple hecho de que él se la había regalado para el día de los enamorados.

Todavía recordaba cómo había bailado su corazón ese día. Soñando que por fin el pelinegro se hubiera percatado de su existencia. Pero todo se vino abajo cuando con una sonrisa le dijo:-Sé que no tenías ninguna cita para hoy y como buen amigo te compre esto para ti.

Que iluso y estúpido se sintió después. Su corazón se rompió un poco mas ese día aunque antes había pensado que eso ya no era posible. El evento le demostró que uno puede sufrir un poquito mas ,...siempre.

A pesar de todo el dolor y la vergüenza de haberse ilusionado tan rápido, no pudo tirar la maldita bufanda. Iluso, estúpido y totalmente masoquista. Su vida era patética.

Se obligo por enésima vez borrar sus pensamientos y salió de su habitación.

Sus ojos vieron las dos macetas con plantas de interior que estaban cerca de la ventana. Fue a la cocina y lleno un vaso con agua. Rego las plantas y vio que definitivamente nunca iba a ser un buen jardinero. Se veían opacas y con poca vida. También eran un regalo de Tae y si bien tenía toda la intención de lograr que se mantengan con vida, las plantas se negaban a vivir. Hasta las plantas lo odiaban. Era el colmo.

Dejo el vaso en la cocina y se apresuró a salir. Cerró la puerta y al llegar a la vereda pudo sentir el frio punzante golpearle la cara. Hacia un frio terrible y él no había traído ni gorra ni guantes. Se quedó estático pensando si volver a entrar y buscar los accesorios faltantes o ir directamente a su destino, porque la cafetería de la cita no estaba muy lejos de su casa.

Decidió lo último y apresuro el paso poniendo sus manos en el fondo de sus bolsillos para evitar que se congelaran irremediablemente.

Mientras caminaba las pocas cuadras que le quedaba intento hacer que su corazón pusiera de su parte y se abriera a la oportunidad de encontrar un nuevo amor. Estaba seguro que la frase "un clavo saca a otro clavo" tenía su fundamentación, o bien deseaba profundamente que eso fuera realmente así.

No quería seguir así. Amar a Tae le hacía daño. Era hora de que siguiera adelante y que pudiera ser mínimamente feliz.

El sabía que era guapo, no era tonto. Se veía al espejo y sabía que era atractivo para una gran mayoría de personas, solo que a la persona al que quería gustarle no lo miraba con esos ojos.

Era gracioso, eso mismo pensó de Taehyung cuando lo conoció. Fue durante un evento promovido por la empresa donde trabajaba.

Vio lo hermoso que era, porque realmente era muy hermoso, casi etéreo, pero aun así no lo había visto como posible ligue ni nada parecido.

La cosa fue pasando con el tiempo, con los momentos compartidos, los días en que se sentaban en el sofá a jugar videojuegos hasta la madrugada, riéndose y burlándose uno del otro cuando perdían. Fue lento pero totalmente definitivo. Primero viendo que su sonrisa, esa sonrisa cuadrada y perfecta, le golpeaba directamente al corazón. Después cuando veía al pelinegro, en ese entonces castaño, con alguno de sus amores del momento. Con cada relación de su amigo su corazón se encogía más y más de dolor. Fue cuando se dio cuenta que lo que sentía por él no era amistad

Tae era todo un galán, lo sabía, tenía a quien quisiera a sus pies, incluido él lamentablemente, y sabía que con un chasquido de sus dedos la victima de turno pasaría por su garras.

Aun no entendía bien porque a pesar de esto Taehyung no tuvo nunca un amor duradero. Porque si bien el sabia de su belleza, no era para nada un mal tipo, ni engreído ni arrogante. Era hermoso, trabajador, amable y cuidadoso. Por Dios....que mal que estaba por este chico!.

Al principio las relaciones de su amigo duraban semanas, de allí pasaron a días y después como lo era actualmente solo eran ligues de una noche.

Segun Seuhno, su amigo en comun, eso era normal en alguien tan popular. Que cuando encuentrara a alguien especial iba a enamorarse hasta las raices. Deseaba profundamente que eso no sucediera pronto, por lo menos no hasta que se lo sacase definitivamente de la mente.

Sacudió su cabeza en señal de protesta. Debía de dejar de pensar todo el día en él o sino nunca lograría encontrar a alguien más.

Ese era el objetivo. Cuando le contó a Seuhno de su amor no correspondido, él le aconsejo que intentara primero asegurarse que era NO correspondido. Que quizás Tae era muy tímido para demostrarle lo que sentía. Se rió de eso, Tae era cualquier cosa menos tímido, pero aún así le hizo caso a su amigo e intentó tirar indirectas, aunque algunas muy directas, a su amor imposible. Nunca vio que el reaccionara, ni bien ni mal. Realmente lo intentó, desde llamadas con tono de voz sexy, a vestirse con el esmero más profundo. Roces y besos en la mejilla muy próximos a la boca. Nada tuvo efecto.

Se dio cuenta de la verdad cuando el intentaba ligárselo y Taehyung se levantó y comenzó a coquetear con alguien más mientras el hacia el intento. Fue allí cuando se dio cuenta de que no era correspondido.

No siguió intentando, porque Tae no tenía la culpa de que él se hubiera enamorado sin tener la más mínima insinuación del pelinegro. Había sucedido y listo, no podía responsabilizar al mayor por esto.

Se detuvo un momento antes de cruzar un semáforo y respiro profundo. El aire frío le llegó a los pulmones dolorosamente. Quería olvidarlo realmente pero tenía que poner de sí si quería que la cita de hoy fuera algo más que una cita a ciegas sin futuro. Concentración total para dominar su corazón.

1 de Febrero de 2021 a las 13:38 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión