yorge-q Yorgelis Quiceno

Sé suponía que solo era una siesta. Pero con lo perezosa que soy, me demore más de tres horas en esas. Aunque pensándolo bien, no tenía más nada que hacer. Sin embargo, no me esperaba al despertar, observar a dos chicos con aires de fantasmas, sosteniendo largas espadas, con ropas destinadas para la batalla, sus semblantes eran serios y dos grandes perros siguiéndoles la marcha. Pero eso no fue lo que me puso en estado de shock, fue saber que ellos estaban aquí para recuperar a la campeona del rey. *Una actividad para el entrenamiento de embajadores de Inkspired*


Cuento Lúcido Todo público. © Safe Creative 2101166607565

#entrenamientoinpirado #entrenamientoinkspired #inkspired
Cuento corto
7
1.0mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

CAPÍTULO ÚNICO.

Estaba soñando con cabras, si, eran cabras, ¿O es que acaso eran chivos? ¿O es lo mismo? La verdad ya no lo recuerdo.


Parece que fue en una vida pasada donde los acaricié, dónde corrí y juguetee con las vacas, montando a los caballos como una jinete preparada y ensuciando mi ropa de lodo al estar en compañía de los cerditos.


Parece que fue solo un momento donde mis padres me abrazaron, dónde me hicieron las trenzas y me dijeron que sería el mejor cumpleaños.


Parece que fue mentira que fallecieron ese día, cuando prometieron que a la ciudad me llevarían.


Y parece que fue un sueño que me hayan acusado de asesinato, cuando lo único que recuerdo, es a un ser lleno de dientes enormes, garras echas para masacrar y un cuerpo destinado a despedazar.


Parece, parece y parece...


Pero como cada día desde que estuve en el juzgado, vivo entre el hilo de lo que es la realidad y de lo que es la fantasía.


Porque al parecer la muerte de mis padres fue a causa de la enfermedad que yo padecía.


Una enfermedad que nadie sabía, ni siquiera yo misma era consciente de los síntomas.


Con tan solo unas horas de haber cumplido la mayoría de edad, fui encerrada en estas cuatro paredes blancas y acolchadas. Con mis manos atadas sobre mi cuerpo como si me pudiera hacer daño de nuevo.


Nadie entendía que cuando despertaba después de un sueño, mi vista se volvía extraña, es como si yo fuera capaz de mirar a un mundo sobrenatural, un mundo más allá de lo normal.


Cómo si tuviera la ventaja de ver que todos vivimos más cerca del infierno de lo que pensábamos.


Un mundo feo, lleno de entes que buscaban dañar a los demás.


Y lastimosamente, ellos son los que jugaban cada vez que podía, con sus garras sobre mi cuerpo, como si yo fuera un puto tablero de ajedrez.


Había aprendido después de muchas veces a no mirarlos, ni a captar su atención, porque ser notado por ellos, era un seguro para ser torturados.


Y tener dolor, no era realmente mi idea de diversión.


Un día le intente explicar eso a uno de los ayudantes del loquero. Se lo dije cuando me preguntó una vez con curiosidad que era lo que utilizaba para causarme tanto daño, si nadie dejaba nada a mi vista, ni en mi habitación ningún instrumento afilado. Así que desde mi intento de confesión vivo constantemente vigilada, atada y medicada.


Esa fue otra de las lecciones que aprendí aquí. A nunca ser sincera de nuevo, más si nadie está dispuesto a creer en lo que no pueden ver.


Porque a pesar de estar siempre en las nubes debido a las drogas que me son suministradas diariamente, sabía a ciencia cierta dos cosas. La primera es que yo no estoy loca, y la segunda es que mis padres fueron masacrados delante de mis ojos por ese feo monstruo.


Y ahora estoy pagando por un crimen que no cometí, aunque soy extremadamente consiente de que mis manos están libres de ese horrible pecado.


Así que soñar para mi era salir de una triste realidad. Por eso los mejores sueños que tengo, tienen que ver con los animales del campo, razón por la que ahora soñar con cabras me llenaba de una inmensa felicidad.


Me conocía este sueño con la palma de mi mano. Sabía que a continuación, saldrían mis padres llamándome con sonrisas grandes plasmadas en sus rostros cansados por la labor de una granja. — Yorgelis ven, vamos a salir al lago, a un picnic improvisado.


Sin embargo eso no pasó, porque me desperté de un sobresalto, un escalofrío abrazándome como si estuviera en presencia de algo que no era humano.


Al abrir los ojos, casi grité con lo que me tope, como dije, casi, ya que no quería que viniera el loquero de nuevo.


Delante de mí, habían dos seres casi transparentes, parecían los típicos fantasmas que a veces escuchaba cuando los de limpieza charlaban.


Sus ropajes eran extraños a la vista, completamente negros y cubriendo cada parte de sus cuerpos sin vida. Había toda clase de parches en cada brazo y pierna. No era necesario ser una experta para entender que estaba destinado a esconder armas de peleas. Sus poses eran de orgullosos guerreros y las dos catanas en sus manos me sonrieron.


Los perros a cada lado del chico y la chica fantasma se me quedaron mirando como estatuas inertes, sus ojos de un extraordinario dorado me mostraban una gran inteligencia inhumana.


Y mientras yo los observaba me preguntaba en voz baja. — ¿Están aquí para hacerme daño? ¿Qué buscan aquí? ¿Qué son? ¿Acaso se perdieron?


Y ellos dos me respondieron al unísono, cosa que casi me hace temblar de miedo. — No campeona Yorgelis, es hora de que te preparemos para la guerra, el señor de los infiernos nos ordenó buscarte en una granja ganadera, y sinceramente nunca esperamos que estuvieras metida en este desastre ¿Por qué no nos contactaste? Si llevamos mas de cinco años tratando de encontrarte.


Esta vez no me pude contener. Ya que por primera vez en mucho tiempo alguien me hablaba con educación, con respeto, tratándome como algo más que una persona diagnosticada de esquizofrenia.


Así que por eso ignoré su pregunta, e hice las mías tan contenta como si estuviese en una fiesta llena de revueltas.


— ¿Qué quieres decir con campeona? ¿Cómo conocen mi nombre? ¿Cómo se llaman ustedes? ¿Son imaginarios? ¿Serán mis amigos imaginarios?


La chica fantasma se adelantó. — Mi nombre es Marina y él es mi compañero de lucha llamado León. Y como tus rastreadores personales te llevaremos a dónde se encuentra el jefe para cumplir nuestra misión.


— ¿Pero cómo me van a sacar? Si German el loquero no me va a dejar salir como si nada.


El chico fantasma, que ahora sabía se llamaba León me instruyó. — Dime una cosa Campeona ¿Qué recuerdas de la vida pasada?


Mi corazón literalmente se paró al recordar a mis viejos en la granja.


— ¿Qué vida pasada? ¿La que viví antes de ser encerrada?


En mi cara se debió notar la confusión, porque los dos suspiraron y se tocaron el entrecejo como si no pudieran con esta dolorosa situación.


Los dos me miraron, se miraron, me volvieron a mirar y al cabo de un rato susurraron juntos, de nuevo.


— Lo que dijo la bruja Isabella es cierto, si no hubiéramos llegado a tiempo la campeona habría muerto y que muera la campeona del rey de los infiernos, sería la llegada del fin de los tiempos.


— Yo... No... No lo entiendo. — tartamudee.


Marina habló. — Quiero decir campeona Yorgelis, que hace 200 años alguien en quien confiabas te asesinó, y no sabíamos que estabas viva hasta que la bruja nos contacto. Algo debió salir mal con tu reencarnación, porque no nos contactaste a través del vínculo la primera vez en cuando pasaste el mundo de los vivos, y que tu mente no pueda recordar lo que has vivido nos llena de suma preocupación.


Mi mente era un tren sin frenos, lleno de pensamientos.


¿Será que ahora de verdad me volví loca? ¿Será que ahora la esquizofrenia está surgiendo por todos esos medicamentos?


Pero pese a eso, ellos seguían ahí de pie, mirándome ahora como si de verdad me hubiese vuelto loca.


Al cabo de un rato. Los perros se unieron y se volvieron en un solo ser humano con cuernos, y ese ser cambiante me cuestiono inquieto. — ¿No me recuerdas?


Podría haber gritado con esa demostración sobrehumana, pero creo que ya muchas cosas en mi vida resultaban complicadas.


Por tal razón negué con la cabeza a la vez que susurraba.


—No, lo siento ¿Quién eres? ¿Qué eres?


El se acercó, cortó con una garra lo que me ataba al cuerpo, su rostro rezumando una poderosa irá mientras entre dientes informó.


— Yo soy hambruna, uno de los jinetes del apocalipsis, uno de los campeones del rey. Y tú eres Yorgelis, la cuarta jinete del apocalipsis, otro de los campeones del rey. Tú te encargas de representar a la muerte en todas su facetas. Por eso cada persona humana cerca de ti, tiende a morir con tus monstruos hechos para destruir.


Así que con eso, el jinete-humano-perro abrió un portal, me levantó en sus brazos con ternura, llevándome cargada y protegida para no resultar dañada.


Y lo único que fui capaz de murmurar era. — Al fin soy libre, al fin puedo respirar, y me acabo de enterar que no soy tan inocente como perjuraba. Porque al parecer uno de mis esbirros cumplió con su deber.

15 de Enero de 2021 a las 22:02 10 Reporte Insertar Seguir historia
7
Fin

Conoce al autor

Yorgelis Quiceno Toda la vida la he pasado imaginando historias que me gustaría fueran reales. Así que por eso me cree esta cuenta, con la intención de cumplir ese sueño y plasmar aquellas historias en palabras, para que otros puedan leerla y tal vez disfrutar por un momento. No soy una experta en literatura pero soy fiel creyente de la frase que todos alguna vez escuchamos en la casa o el colegio "la práctica hace al maestro." Y por ahora esa es mi meta. Lograr ser buena en esto para darles lo mejor con todo lo que aprendo. Soy una Venezolana en el extranjero y nunca soñé con compartir lo que aquí les muestro. Dejen un corazón y comentario si les gusta lo que hago. Ellos me dan motivación para aquellos días en que mi estado de ánimo esté por los suelos. Mi Instagram: @yorge05

Comenta algo

Publica!
Isabella Sambuceti Isabella Sambuceti
¡Genial cuento! El final me encantó porque, por fin, tiene libertad y deja de estar en el loquero.
January 18, 2021, 04:27

Marina Andrea Marina Andrea
Muy buena! Te quedó súper 👏👏👏
January 17, 2021, 23:15

Jancev Jancev
¡Buena historia!
January 17, 2021, 22:45

Angie  Perez Angie Perez
Me encantó 😍. El desenlace fue increíble. Felicidades, te quedó genial 👌.
January 17, 2021, 01:30

Jonathan Sanchez Jonathan Sanchez
Quedé fascinado con la historia 😮⭐️
January 17, 2021, 00:30

~