eternalxdreams Thay ♡

“El Síndrome de Estocolmo es una experiencia psicológica paradójica en la cual se desarrolla un vínculo afectivo entre los rehenes y sus captores”. Jungkook es un peligroso homicida que tiene la orden de realizar un secuestro en una fiesta de máscaras. Él está decidido a hacer todo por la recompensa, pero todo se arruina cuando sus ojos se encuentran con los de un atractivo chico que emana una belleza irreal. ¿Qué decisión tomará Jungkook cuando su vida y la de su bonito cisne negro corran peligro? | HISTORIA GANADORA EN LA CATEGORÍA DE HISTORIAS ORIGINALES EN LOS TAEKOOK AWARDS 2020 | ✘ Muy poca mención de otras shipps ✘ No copias ni adaptaciones ✘ Violencia física, verbal y psicológica ✘ Masoquismo ✘ FanFic AU ✘ Portada hecha por @bluerain73


Fanfiction Celebridades Sólo para mayores de 18.

#bts #vkook #taekook #army
47
1.9mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

| Misión uno: Encontrar y secuestrar al novio de Park |

Jungkook avanza entre los coches mientras el motor de su motocicleta resuena en sus oídos. Sus manos están cubiertas por unos guantes de piel que presionan con fuerza el volante, su rostro está salpicado de sangre seca, y su cabello está despeinado por el choque del frío viento de Los Ángeles. El mencionado sigue avanzando por la carretera hasta que divisa la lujosa mansión donde todos se encontraban esperándolo, bajando de inmediato después de apagar el motor de su vehículo.


"Llegué" anuncia cuando se adentra, unos pasos bajando por las escaleras lo hacen mirar a la persona que se acerca.


"Tarde como siempre, Kook" reprocha el chico pálido con una sonrisa.


Jungkook rueda los ojos, quita sus guantes y toma asiento en el espacioso sofá.


"No fue mi culpa, imbécil. Las cosas se complicaron con Jang" responde cansado.


"¿Conseguiste el dinero?" pregunta el mayor mientras bebe de una fría cerveza que sacó del refrigerador.


"No, idiota. Se me antojó aventarme de una ventana y por eso traigo mi brazo lleno de sangre" se burla sarcástico.


Yoongi ríe también y toma asiento junto a él.


"Deja tus idioteces para después, niñato. ¿Por qué traes ese humor de perros, eh?" pregunta otra vez, ayudando al menor a despojarse de su chaqueta de piel.


"Estoy jodidamente molesto porque casi me joden, ¿okay? El imbécil era un puto policía y jamás me lo comentó cuando me asignó para la estúpida misión" cuenta estirando su espalda.


"Si por mí fuera, esa hubiera sido mía, pero sabes que eres el consentido del jefe" el pálido alza sus cejas y da otro trago antes de seguir. "Vaya que debes hacer unas mamadas increíbles para traerlo así" sigue y el otro ríe más relajado.


"Cierra la boca, Min" suelta con pequeñas risas.


"Eres jodidamente bueno en todo, Kook. Es obvio que el jefe siempre confiará en ti para asignarte las misiones más pesadas" explica y Jungkook suelta un suspiro.


"Nam también es hábil, Hoseok ágil y tú eres muy inteligente. ¿Qué tengo yo que ustedes no?" pregunta mientras limpia sus manos sangradas.


"Eres el más fuerte y valiente, Kook. Todos sabemos que contigo siempre la tenemos ganada" responde mientras acaricia sus cabellos con cariño.


Jungkook lo empuja burlonamente.


"No seas así. Sabes que no me voy de esas, eh" ambos ríen.


"Ni en tus sueños me liaría contigo, idiota. Eres como mi hermanito tonto" responde y se retira entre risas.


Jungkook lleva años trabajando en ese lugar, y Min siempre fue el más cercano a él desde que llegó.


"¡Deja de tomarte mis cervezas!" grita cuando ve la lata tirada.


El menor no tiene papás porque estos lo abandonaron en una vieja casa hogar en Busan, siendo ahí donde sus mayores lo encontraron y adoptaron.


Otros pasos llaman su atención y alguien lo toma del hombro, mirándolo con ojos nerviosos después.


"E-el jefe te busca, Kook-ah" susurra Namjoon con seriedad.


Jungkook traga duro y su cara se pone más pálida que cuando vio el cráneo de Jang.


"No tardes. Se ve que es algo sumamente importante" insiste el mayor y alborota sus cabellos para retiraste.


Jungkook se levanta, sube hasta el tercer piso, y avanza por todo el pasillo hasta que llega al despacho del jefe; una habitación obscura que guarda algunos de los peores recuerdos que tenía. Toca la puerta cuando se posa frente a esta, y se adentra al escuchar que una grave voz se lo indica.


"Jungkook, qué agradable sorpresa" murmura el mayor, que se encontraba mirando hacia el gran ventanal del lugar.


"Oh, vamos, Kim. Deje sus cortesías para después porque sabemos bien que me necesita para algo" responde recargado en la pared.


Seokjin suelta una grave risa y encara al menor con un semblante divertido.


"Por eso me agradas tanto, Kook-ah. Eres valiente" dice mientras toma asiento en su gran silla de piel.


Jungkook alza una ceja curioso.


"Vayamos al grano, Seokjin. Traigo una jodidas heridas que me arden hasta el culo" se queja.


"Oh, había olvidado que tuviste una misión hoy" ríe secamente. "¿Cómo te fue?" pregunta después de un incómodo silencio.


Jungkook lo mira con un poco de furia y sus obscuros ojos desatan fuego.


"No lo sé, dímelo tú. Tuve que matar a un maldito policía que casi acaba con mi jodida vida. ¿Cómo suena eso, jefe?" responde burlonamente.


Seokjin se mira en el espejo de su escritorio y peina sus obscuros cabellos.


"Has hecho cosas peores, Kook-ah. No te hagas la víctima conmigo porque sabes que no funciona" suelta crudamente.


Jungkook suspira rendido.


"No vine a discutir, Kim. ¿Por qué me llamaste?" pregunta después de respirar más de diez veces.


Jungkook sabe de antemano que no vale la pena pelear con el jefe; una persona odiosa y terca que nunca acepta sus errores porque, según él, es perfecto ante los ojos de todos.


"Tengo que pagarte lo acordado, ¿no?" ríe y avienta con desdén veinte millones de dólares a su escritorio.


Jungkook abre los ojos sorprendido.


"H-habíamos quedado que serían diez millones de dólares. Esto es demasiado para mí" tartamudea y el otro ríe.


"Arriesgaste tu vida y recuperaste el dinero, Kook. Es obvio que te pagaré el doble por cumplir, tontito" responde Kim.


"Si así me pagan por arriesgar mi vida, no imagino cuánto ganaré si me matan" ambos ríen secamente.


"No esperes mucho, querido" alza el rostro con autoridad y señala la sillas frente de él. "Toma asiento, por favor. Tenemos algunos asuntos que discutir" indica y el otro obedece.


"¿Ahora qué? ¿Necesitas que mate al presidente?" pregunta socarrón.


Jin lo mira serio y cruza sus largas piernas sobre su gran asiento.


"Sabes bien que si te lo pidiera, lo harías sin ningún problema, pequeño" el otro cierra la boca. "Deja tus tonterías para después, ¿sí? Tengo una misión mucho más importante para ti" explica.


Jungkook sabe que ya no hay escapatoria porque los ojos del contrario se vuelven más obscuros cuando continúa hablando.


"Sabes que te quiero, ¿verdad?" dice el mayor de pronto.


Jungkook siente que los nervios invaden su cuerpo.


"Esta misión es muy peligrosa. ¿Estoy en lo correcto?" pregunta cuando el otro cambia su semblante.


Seokjin ladea la cabeza, toma una fotografía de su escritorio, y se la muestra con una mueca de asco.


"Él es Park Jimin, dueño de una de las compañías más importantes en todo Busan" susurra con repudia.


Jungkook analiza al tierno chico, que tiene cabello azul, ojos obscuros y tez blanca, y se extraña porque se ve simple, dando una sincera sonrisa a la cámara mientras abraza a otros chicos.


"¿Tengo que matar a este niño?" pregunta con desagrado.


"Es mayor que tú, así que bájale a tus humitos" el mayor le reprocha.


"¿Por qué debo matarlo?" pregunta entre risas irónicas.


"Él vino conmigo para pedirme dinero y establecimos un contrato que involucraba muchos millones de dólares, Kook. Un maldito negocio que ese idiota se atrevió a romper" golpea con fuerza la mesa frente a él. "Conforme pasaban los meses nos dimos cuenta que las ganancias crecían en demasía, cosa que hizo que estableciéramos mucho más dinero para repartirlo en ambas partes. El tiempo pasó y todo fluyó de maravilla, pero el muy idiota creyó que con escapar con todos los dólares a Seúl se salvaría de mí" el mayor bufa irónicamente con una mirada llena de odio. "Sabes lo mucho que odio que me traicionen, ¿cierto?" el menor asiente atento. "Entonces ya sabes cuál será su final" finaliza.


"¿Debo ir a Seúl?" pregunta y el otro ladea la cabeza dudando.


"No solo irás allá, Kook. También tendrás que colarte en una divertida fiesta de máscaras" añade con un tono infantil.


"¿Y eso para qué?" continúa preguntando.


"Park me pagará todo lo que me debe, porque nos meteremos con lo que más le importa" explica más calmado.


Jungkook frunce el ceño confundido.


"¿No voy a matarlo?" bufa.


"Sé que amas ser un jodido homicida, tontito, pero esta vez realizaremos nuestro primer secuestro clandestino" sonríe poquito, como si estuviera emocionado.


"¿Vamos a secuestrar a Park?" el otro hace una mueca indescifrable. "¿Y eso en qué nos beneficiará?" pregunta confundido.


"No vamos a secuestrar a Park, Kookie" soltó entre risas macabras. "Secuestraremos a su preciado novio, y si algo sale mal, también a él" indica y el menor abre los ojos interesado.


"Entiendo. Ellos estarán juntos en esa absurda fiesta y es ahí donde tendré que secuestrar a su pareja, ¿cierto?" el menor por fin ordena las piezas del complejo rompecabezas.


"Por eso eres mi favorito, Kook. Siempre tan inteligente y hábil" responde el otro mientras se levanta de su gran trono.


Seokjin camina hasta el menor y aprieta sus hombros por detrás de él.


"Tu misión es fácil y recibirás veinte millones de dólares" asegura.


Jungkook resopla y niega con la cabeza.


"Voy a viajar lejos, arriegaré mi vida al matar a alguien con suma autoridad, y secuestraré a su jodida puta. ¿Crees que todo esto se recompensa con la miseria que me estás ofreciendo?" pregunta incrédulo.


"Me agrada que seas así, eh. ¿Cuánto quieres, Kook?" dice entre graves risas.


"Cincuenta millones de dólares" suelta seguro.


"Hecho" se alza de hombros.


Seokjin camina hacia su espejo y arregla la roja corbata que cae de su pulcro traje negro.


"El avión sale mañana. Te daré reservaciones, vestimenta, dinero, renovaré tu pasaporte y todo los recursos necesarios. Tú solo tienes que traernos a Kim Taehyung. Fácil, ¿no?" ordena feliz.


Jungkook asiente y sale del despacho cuando el mayor le ordena que vaya a preparar sus maletas.





Estoy feliz por escribir esta "bonita" historia. 💕😾


¿Ya les dije que voy a ir al concierto de BTS?🥺 Si ya les dije pues perdón, ando muy emocionada porque ya casi sale MOTS:7 😈


Mañana es el cumpleaños de nuestro solecito y quiero decirles que lo amo más que a nada en este mundo. ❤️






13 de Julio de 2021 a las 07:57 0 Reporte Insertar Seguir historia
3
Leer el siguiente capítulo | Misión dos: Conejo |

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 19 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas