dyalex Dylan Crisanto

Ahora que estoy viendo que tenemos tiempo, te voy a contar como esta mente maestra llego a estar acá contigo. No llores por favor, que así no lo puedo disfrutar, además no puedes escapar de mi. Te aseguro que nos vamos a divertir mucho antes que él venga y tu tiempo termine. Copyright - 2020


Suspenso/Misterio Todo público.

#crimen #thriller #misterio #asesinato #psicopata #suspenso #juvenil #siniestro #mentiras #personalidad #sangre #criminal #locura #discordia #tortura #oneshort #terrorpsicoligico
1
787 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Parásito

Todo el mundo siempre está ahí juzgándonos por las cosas que hacemos, sin saber nada de lo que tuvimos que pasar, nadie se pregunta cuál es el motivo que nos impulsa para cometer ciertas cosas, hasta te puedo asegurar que tú también estás pensando lo mismo. Aunque muevas la cabeza diciendo que no, en el fondo sabes que tengo toda la razón, estás pensando la forma de liberarte y poder asesinarme por todo lo que te hecho.

No dejas de estar moviendo tu cabeza diciendo que no, sabes que no te creo, además si te dejara ir, al que asesinarían seria a mí, y no creo que quieras que yo muera. Pero mejor regresemos al odio que tenemos las personas como yo por no comprender lo que estamos haciendo, si entendieran por lo que pase no me estarían buscando ahora para encerrarme en una fría celda para que muera en un par de semanas.

Justo se me acaba de ocurrir algo fantástico, qué opinas si para matar el tiempo te cuento como fue que llegue a estar aquí contigo, antes de que regrese y nos quedemos sin tiempo, será como el origen de todo este mal ¿Te parece buena idea?.........Se me había olvidado, tienes la boca tapada, es obvio que no puedes responder, lo siento mucho, tal vez creerás que soy todo un idiota, talvez debería tomar esas lagrimas que sueltas como un no; pero será mejor que te cuente de una buena vez la historia, antes que te salga con otra palabrería más que no quieres escuchar – decía mientras agarraba una silla y se sentaba en frente de ella con una navaja en la mano-.

Creo que todo empezó en la secundaria, perdón por no acordarme muy bien –decía mientras jugaba con la navaja que tenía en la mano-. Estaba cursando el 2do año de la secundaria, era el más listo de toda la clase; espera un momento, yo no era el más listo, yo sigo siendo el más listo, incluso de todo el mundo, de lo contrario ya me hubieran encontrado y tu estarías en tu casita tomando chocolate caliente; pero mejor sigamos con la historia.

Mi familia aparentaba muy bien haciendo creer que dentro de nuestro hogar no pasaba nada, eran muy buenos fingiendo cosas. La segunda semana desde el comienzo de las clases me doy con la sorpresa que el chico nuevo podría amenazar mi primer puesto y aun más, ya que a los dos el profesor de matemática nos iba a inscribir para un concurso en septiembre, todo por la maldita prueba de entrada de matemática.

Sabiendo todo esto y calculando que tenía como unos 6 meses con 1 semana de preparación me propuse estudiar sin parar todos los días encerrado en mi cuarto, saliendo solo para ir al baño y así poder demostrar que yo soy el único genio del colegio.

Los meses pasaron y el estudio iba mejorando a cada segundo, pero lo que no mejoraba eran las gritaderas que hacían mis padres cada día desde que se casaron, y si seguían con las peleas cotidianas nos íbamos a quedar sin vecinos, desgraciadamente llego un día que hasta la música no podía tapar las discusiones de mis padres, agarre mis cosas y me fui a la azotea del edificio donde vivía para ver si ahí pueda estudiar sin escuchar esos gritos que ya me tenían harto. Era un lugar donde encontré tranquilidad para poder estudiar, y quien iba a imaginar que después de un rato iba aparecer alguien que me iba ayudar mucho a solucionar los problemas de mi vida. Entro y se fue directamente a un lado para poder fumarse un cigarro, no cruzamos palabras hasta que él se acercó a mí.

--El clima cada vez está más jodido no lo crees amigo – me dijo con un tono amistoso.

--Como no va a estar jodido si hay persona como tú que lo destruyen ya sea con el humo de tabaco o el humo que desprende los carros.

--Hey tranquilo amigo –y acto seguido tiro su cigarro al piso- perdone madre naturaleza por las cosas que le hice – dijo en un tono sarcástico mientras apagaba el cigarro son su zapato- tú crees que me haya escuchado –dijo nuevamente en un tono sarcástico.

--Si vas a estar molestándome, será mejor que te retiras ya que estas gastando mi valioso tiempo.

--Te ha salido competencia en tu colegio no es así, por eso el humor que tienes, piensas que vas a ser superado – yo al escuchar esto no le conteste pero por dentro está ardiendo en furia – tu silencio es muy delatador pero tienes que saber algo, algunos problemas tan solo necesitan ser destruidos, como las personas que matan a las arañas porque creen que son una amenaza – después de decirme esto tan solo se empezaba a alegar para luego retirarse – por cierto soy Ryan y me encuentras en el 402 si quieres hablar ¿Tú eres?.

--Soy Mike.

--Fue un placer conocerte Mike, ya nos volveremos a ver – y diciendo esto se retiró de la azotea, y yo termine volviendo a mis estudios.

Al día siguiente por la noche seguía estudiando, cuando nuevamente se empezaron a escuchar una nueva discusión de mis padres, pero algo era diferente ya que se escuchó el sonido de una cachetada, al escucharla fui a la puerta de mi habitación, al abrirla y asomarme podía ver como mi madre estaba tirada llorando, mientras mi padre estaba culpándola por obligarlo a hacer esto; lo único que paso por mi mente en esta situación fueron las palabras que me dijo Ryan, para ser más específico: "Algunos problemas tan solo deben ser destruidos", así que fui al cuarto de mis padres de manera sigilosa y saque la llave inglesa de la caja de herramientas que tenía mi padre y fui corriendo hasta la sala y le metí un golpe con todas mis fuerzas que seguro lo deje inconsciente, pero eso no fue todo, al estar el en el suelo le seguí dando con la llave repetidos golpes hasta poder vestir casi todo el suelo de la sala con la sangre de mi padre, hubiera seguido dándole golpes aunque ya no había cabeza en que golpear pero fue mi madre me detuvo y me abrazaba diciéndome mientras que lloraba: "Aquí no ha pasado nada, hiciste lo que tenías que hacer, no te sientas culpable me defendiste"; luego de esto dejo de llorar y me mando a encerrarme en mi cuarto y que no salga de él, no importa lo que escuche, en eso le hice caso y me encerré en mi cuarto, no podía dormir esa noche por todo lo que había pasado y también por los ruidos que hacia mi madre tratando de cortar el cuerpo de mi padre en pedazos para que se pueda deshacer de él.

Solo pude dormir unas 3 o 4 horas después de lo que había hecho. Sonó mi despertador y fui a tomar mi ducha cotidiana pensando que el agua se iba a llevar todo los recuerdos de lo que había ocurrido ayer.

Al regresar de clases fui a visitar a Ryan, tenía que votar todo lo que tenía y no lo haría con ningún psicólogo , al subir las escaleras y al cruzarme con la gente pensaba que de lo que estaban hablando era sobre mi madre y yo, así que para el resto del camino decidí correr hasta que me plante en la puerta de Ryan, no sabía si tocar o no la puerta, no sabía si cundo le cuente lo que paso vaya a llamar la policía o me votara de su casa para que a él no lo involucren. Tuvieron que pasar unos 3 minutos hasta que por fin sacara fuerzas para tocar la puerta, me dejo entrar y me invito a sentarme en su sillón y con un vaso de limada ara lo dos dio inicio nuestra conversación.

--A qué se debe tu grata visita.

--Yo no lo quería hacer, pero había golpeado a mi madre, no tuve otra elección que matarlo, era un problema que debería desaparecer – le dije mientras temblaba al recordar lo de anoche.

--Pero lo disfrutaste, no lo niegues, te sentiste liberado y eso no está mal sentirlo, tampoco la manera en que lo haces para poder conseguirlo – me decía mientras tomaba un sorbo de la limonada – yo también lo he experimentado pero de otra forma que será mejor que no enteres, pero tiene que ver lo bueno de esta situación, ya sabes cómo poder eliminar y desahogarte a la vez de los problemas que tengas, creo que dentro d algunos días es tu concurso de matemáticas y tienes otro problema ¿Tienes un evento que los logre juntar a los dos antes del concurso?.

--Si lo hay, es una fiesta de cumpleaños del niño rico del salón.

--Perfecto, entonces ve a esa fiesta y te estaré guiando mediante llamadas que te haga a tu celular para que te deshagas de ese chico problema, confía en mí y serás el único genio que exista en tu colegio – después de esto intercambiamos números y me dio una navaja para que lo lleve a la fiesta de cumpleaños, no estoy seguro si lo que voy a hacer sea lo indicado, pero no voy a dejar que nadie me arrebata el primer puesto en mi colegio.

Las cosas en mi casa se volvieron muy incomodas, por una parte mi mama quería que fuera un día normal pero para ser sincero cariño, después de provocar la muerte de tu padre nada es normal, eso lo sabíamos los dos pero queríamos obviarlo, pero era imposible hacerlo.

Llego el día del cumpleaños y le comente a mi mamá que pensaba asistir, desearía que hubieras visto la expresión en su rostro estaba feliz porque pensaba que lo estaba pensando a superarlo, pero lo que no sabía es que lo revivía cada noche en las pesadillas que tenía, ninguno supera esas cosas.

Ya al llegar a la fiesta pude ver que era justo como lo había imaginado, el hijo engreído tenía que tener una gran fiesta por su cumpleaños, pero no había ido para estar criticando una tonta fiesta, así que entre y estuve a un lado esperando que aparezca, para ser sincero sentía un escalofrió que pasaba por todo mi cuerpo, tenía todo fríamente calculado. Aunque ahora que lo estoy pensando bien, a cualquiera le habría dado miedo.

Ese desgraciado me hizo esperar media hora, ya estaba pensando que no iba a venir y que me haya hecho perder mi tiempo, aunque al verlo cruzar por esa puerta se me venía a mi mente las siguientes preguntas: ¿Lo que estoy por hacer realmente va a valer la pena? ¿Para qué hacerlo si de todos modos nunca va a ser superior a mí? ¿En verdad esto lo hago para mantener mi puesto? ¿Acaso algo ha despertado dentro de mí que estaba dormido todo este tiempo?, todo esto pasaba por mi mente hasta que recibí un mensaje.

Al sacar el celular de mi bolsillo pude ver que era de Ryan, no te voy a mentir que una enorme felicidad abordo mi cuerpo, le comente que había llegado y me respondió que dejaba a mi creatividad hacer el resto del trabajo. Cuando leí el mensaje lo primero que sentí fue un miedo profundo a poder fracasar, seguido de unas inseguridades ya que después de todo soy un humano. Te restaras preguntando que método utilicé para poder deshacerme del tipo y lo que te voy a responder te va a dejar muda, mas de lo que te esta dejando ese trapo amarrado a tu boca -decía antes de soltar unas risas.

Pues no fue tan creativo el modo que lo llegue hacer, tan solo tenía que esperar que fuera al baño y una vez dentro los dos solos le clavaría la navaja que me dio Ryan el otro día.

Como ya te lo puedes imaginar tuve que esperar otra media hora para que por fin tenga ganas de ir al baño. Todo marchaba muy bien hasta que fui interrumpido por mis compañeros que querían darme otra vez sus condolencias y su apoya en la muerte de mi padre, pude ver como esa oportunidad se iba directamente al tacho, pero menos mal tenía un plan de respaldo, y en esto te voy a dar un consejo, nunca vallas a bailar con tu trago en la mano, cualquiera puede meter en ello un veneno tan letal que en pocos segundos ya estarías conversando con San Pedro.

Todo salió muy bien ya que me daba ventaja que era parte de la minoría que aun estaba sobria y no drogado, quien diría que ir de fiesta pudiera salirte muy caro, aunque como dijo Ryan volví a sentir esa tipo satisfacción al hacerlo de nuevo, acaso esto se volvería una nueva adicción o tomara un tiempo en que todo este gozo dentro mío un día tan solo desaparezca.

Ya al final del año pude constatar que en realidad si tenía la posibilidad de poder superarme, ya que al robar su libreta de notas pude ver cómo había estado sus últimos meses y calculando sus posibles notas que hubiera sacado de haber estado vivo, y al llegar a una conclusión lo compare con mis notas finales y por 2 puntos me hubiera ganado, así que fue bueno deshacerme de él.

Pero debo confesar algo, cuando ya había acabado la escuela algo cambio dentro de mí, sentía unas ganas de volverlo a repetir. Le comente a Ryan lo que me estaba pasando y me dijo que lo que sentía era normal, él también al comienzo lo podía sentir, por eso no muy seguido sigue saliendo por la media noche donde casi todo mundo está dormido, para agarrar a cualquier borracho o indigente y lo llevaba en su carro a una zona alejada donde pudiera torturarlo en paz.

Después de escuchar esto me puse a pensar en otra forma de poder conseguir personas, ya que si hacía lo mismo que Ryan llegaría un punto donde la policía llegaría a sospechar la desaparición de los vagabundos y de las demás personas que me malograrían todo esto.

Aunque no lo creas me costó un buen tiempo en pensar en una solución , hasta que por fin lo conseguí, había encontrado una buena forma de satisfacer mis ganas de "torturar" según Ryan, aunque yo sigo creyendo que son ganas de desahogarme, pero volviendo con el tema me tuve que remontar a los recuerdos que tenía cuando mi papá, que aún estaba vivo en ese tiempo me llevaba a una casa de campo que estaba aproximadamente a 1 hora de camino o tal vez un poco más, lo había comprado a escondidas de mi mamá para que así podamos tener un guarida de hombres, lejos de la ciudad y de toda comunicación, era un lugar de reposo absoluto, no se podía tocar ningún tema de trabajo o de colegio, era uno de los días que en verdad disfrutaba de su compañía, recuerdo que me convenció de construir un pequeño fuerte de madera pero ahora son solo recuerdos.

24 de Diciembre de 2020 a las 19:56 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo El Surgimiento

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas