kookie_red7 ••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎••

Con cada pulsación de su corazón un pétalo se formaba, avanzando por su garganta hasta ser expulsado, matándolo de poco a poco. ✿MinTae ✿Historia 100% mía ✿Fantasía/Romance ✿No copias|| No adaptaciones ✿Os


Fanfiction Todo público.

#]
6
190 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

⠈ೃೀ.Capítulo único

Era la quinta vez en el día que debía correr por el angosto pasillo de su departamento e hincarse sobre el frío piso rústico, sus manos apretando la cerámica blanca que cada vez reconocía con mayor facilidad, una arcada llegó acompañada de un sudor helado cubriendo su cuerpo delgado, abrió la boca sin poder contenerlo más, llorando cuando pétalos amarillos cayeron sobre el agua, temblores le atacaron mientras sus hombros subían y bajaban por el sollozo que buscaba contener, se dejó caer, cansado de luchar contra el mal que le aquejaba.

Taehyung tenía bastante claro que el amor era el culpable de que su vida pendiera de un fino hilo, si hubiera sabido que entregar su corazón cinco años atrás terminaría con el sentado en un baño con lágrimas inundándolo, su cuerpo demacrado y un dolor agudo sobre su pecho... lo volvería a hacer.

Amar a Jimin era algo que ya no podía evitar, como un fuerte cáncer que avanzaba por su cuerpo, letal y despiadado, quemando cada parte de su piel, marcando sus venas e infectándolas, doblegando sus sentidos a un estado en el que solo podía reconocer el aroma del hombre de piel blanca que lo había enfermado. Debía odiar sentirse de esa manera, tan débil como para vivir, tan destrozado como para avanzar, tan ilusionado como para claudicar.

— Te extraño tanto... — dijo Taehyung, su cabeza sobre la tapa del váter, sus ojos hinchados por el llanto acumulado, oscuras sombras bajo su mirada, su cabello castaño desordenado, ni siquiera tenía ánimos de arreglarse.

¿Cuál era la necesidad de ponerse bonito, si Jimin ya no lo halagaba?


Con el cuerpo tembloroso se impulsó a levantarse, bajando la palanca, viendo como los pétalos amarillos se esfumaban, llorando sin poder evitarlo, recordando lo mucho que Jimin amaba recibir girasoles de sus manos. Sus favoritas, mismas que ahora su cuerpo recordaba.

Dolía, aceptar que el hombre a quien le entregó todo su amor se había marchado, hace un año que Jimin lo había dejado, alegando que el sentimiento se había enfriado, cogiendo sus maletas, prendas y llevándose hasta el corazón del castaño. Taehyung creyó que sería como veces pasadas, semanas encerrado para sobrellevar la ruptura, botes de helado y copas de vino barato, pero no paso así, al poco tiempo en que el rubio se esfumó, un malestar le aquejo, comenzando como un punzón sobre su pecho, debilitándolo, fiebres espantosas, cosquilleos por su cuerpo, como si raíces crecieran desde su corazón para colarse por sus venas, destruyendo todo a su paso y al final con una arcada expulsar la verdad... pétalos amarillos que se marchitaban apenas el exterior tocaban.

Dijeron que no podía ser real, lo corrieron de cientos de hospitales, jurando que Taehyung solo bromeaba, como si el dolor en sus entrañas fuera un simple juego, como si su corazón muriendo fuera algo que debía ignorarse. Todo su mundo quedo incierto, era como estar en un sueño, uno feo, ni siquiera el malestar en su cuerpo se comparaba al sentimiento latente que causaba cada que en Jimin pensaba. Fue hasta que viajó a Daegu donde las respuestas a su enfermedad se presentaron.

Hanahaki era su nueva verdad, una enfermedad tan misteriosa e inexplicable. Si pudieran ponerle otro nombre a un corazón herido, sin duda seria ese.

Porque hay amores tan fuertes que cuando son irrumpidos causan un gran estrago, eso era lo que pasaba en Taehyung, amó con tanta intensidad y fuerza que su cuerpo y corazón no soportaron el abandono, el desamor que Jimin le dio.

El desamor era un virus letal que se enganchaba a su corazón, pudriendo la felicidad, dejando que ramas delgadas avanzaran, infectando todo a su paso, lo que un día estaba destinado a ser un centro de amor ahora era la raíz de lo que a Taehyung mataba, con cada pulsación de su corazón un pétalo se formaba, avanzando por su garganta hasta ser expulsado, matándolo de poco a poco. En el tiempo que el castaño sufría aquella enfermedad, se le dio solo una opción para liberarse, una operación riesgosa que consistía en arrancar ese centro de infección, dejando al cuerpo como si nada hubiera pasado, desechando a la par los sentimientos culpables.

Pero Taehyung se negó a ser curado, se rehusaba a dejar escapar el amor que por Jimin guardaba, creyendo que el rubio volvería para sanarlo.

— Debes aceptar la operación, Tae. Cada día estas peor. — regañó un peli azul, cogiendo del suelo al castaño, acariciando las mejillas ahuecadas. — El no volverá, pequeño...

No quería escuchar esas palabras, se rehusaba a aceptarlo, Jimin volvería, lo podía sentir. Para Taehyung no había forma de que el rubio olvidará en tan solo un año los besos que se dieron, las veces que hicieron el amor desde que la luna se posó hasta que el sol surgió, no había forma de que Jimin borrará sus labios de su piel, ni de que no extrañara la manera en que su cuerpo recibía con placer las embestidas que el rubio daba.

— El volverá, Ggukie — sollozo, dejándose llevar a la cama. — Mi Minnie no puede olvidar cuatro años de relación tan rápido, el me juró tantas veces amarme, que me rehusó a aceptar que me dejará ir tan fácil.

Quiso omitir el dolor que le dio el solo imaginar a Jimin olvidándolo en su totalidad. Con dedos temblorosos buscó su celular, siguiendo esa rutina que llevaba sin falta, entrar las redes sociales para ver desde las sombras lo que el rubio posteaba, con la yema de sus dedos desplazaba por la pantalla, sintiendo su pulso dispararse cuando entró una vez más al perfil que buscaba, temblando en demasía cuando una foto llamó demasiado su atención, sintiendo que su propio celular quemar entre sus manos al ver el texto bajo la imagen del traje blanco.

— ¡No, no, no! Por favor, quiero despertar, quiero despertar... — comenzó a sollozar, soltando el aparato entre sus manos, sintiendo que perdía el aire, logrando inclinarse para vaciarse, cientos de pétalos brotando de sus labios, cayendo sobre su colchón mientras su celular brillaba con la foto en pantalla.

"Por fin el día de mi boda ha llegado"


Aunque Jungkook intentó ser rápido y contener a Taehyung, el castaño se escapó de los brazos para correr por su casa, sacando fuerzas que no sabía guardaba. Ignorando gritos y dolores, corría por la calle, llorando y rogando porque la pesadilla terminará, buscando llegar a esa iglesia que prometía guardaba a su amado Jimin listo para entregarse a alguien más. Sus piernas fallaron, haciendo que tropezara, sin importar el golpe fuerte en sus rodillas, se levantó, dispuesto a llegar para recuperar a su amado.

Sus oídos solo percibían un fuerte pitido que emanaba de su propio corazón, el sudor que su cuerpo liberaba se mantenía frío, cuando las campanas de la iglesia sonaron, Taehyung tuvo que doblarse para soltar pétalos amarillos, cada vez en mayor cantidad, recordando palabras pasadas que Jimin le había regalado.

"Te amo Taehyung..."


"Un día nos casaremos justo cuando las doce campanas suenen saldremos tomados de la mano..."


"Me tienes harto..."


"Necesitamos un tiempo... por favor, ya no te amo Taehyung"


El aire escapó de sus pulmones, obligándolo a forzarse para correr con mayor velocidad. A lo lejos vislumbró ese lugar donde años atrás Jimin le juró un día saldrían de la mano como los señores Park, arreglos dorados y blancos resaltaban de la preciosa iglesia contemporánea. Los girasoles que tanto adoraba el rubio decoraban la entrada y el auto en el exterior esperando por la pareja de enamorados. Taehyung se enderezó, listo para enfrentar la realidad, era hora de despertar del mal sueño o quedarse atrapado.

Corrió la corta distancia que le separaban del hombre que amaba, frenándose en seco cuando la gente salía desesperada, todos con flores amarillas en sus manos, coreando una melódica canción, aplaudiendo, aventando pétalos de girasoles que caían sobre la preciosa pareja recién desposada. Jimin, su hermoso hombre sostenía entre sus brazos a una bella dama, un vestido blanco y puro que simbolizaba el amor que la nueva pareja esperaba. Los ojos de Taehyung se aguaron, su vida se detuvo cuando su mirada cayó sobre las manos que tantas veces le acariciaron, un anillo dorado en el dedo que el tenía reservado para llenarlo con su promesa de amor.

Entonces Taehyung comprendió que Jimin no iba a volver a sus brazos jamás, los te amo que un día fueron dedicados para el ahora eran entregados a la preciosa pelirroja que su gran amor besaba. Bajo la lluvia de pétalos de girasol, las flores favoritas del rubio, los esposos avanzaban, justo frente a ellos el castaño se paraba, con un suave viento poniendo final a su dolor, cuando las flores cayeron al suelo, el cuerpo de Taehyung se liberó, desprendiendo la raíz de su mal, olvidando la piel de miel para ahora caer al suelo como pétalos marchitos.

— ¡Taehyung!

El gritó de Jungkook llegó tarde, donde debía estar un cuerpo yacía la nada, por fin Hanahaki había acabado con el castaño enamorado, lo peor fue que entre su tragedia Jimin ignoraba que el hombre que más le amo se esfumaba, pues el rubio estaba demasiado enamorado de su chica como para notar a su ex pareja extinguirse de la realidad, no notó los pétalos marchitos que eran lo único que de Taehyung quedaba, ignoró al amigo del castaño para subirse a su nueva aventura de amor.

Y como si la vida fuera demasiado injusta, del dolor en el que Taehyung murió, una nueva desgracia de desencadenaba, mientras Jimin avanzaba de la mano de su esposa, en el suelo de la iglesia Jungkook vomitaba pétalos de rosas blancas, las favoritas del castaño, el chico del que siempre vivió enamorado, esperando que un día olvidara ese amor que le dejó para notarlo.

[✿✿✿]

3 de Marzo de 2021 a las 16:59 0 Reporte Insertar Seguir historia
3
Fin

Conoce al autor

••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎•• ホぁ !estas entrando a un sitio de pornoche. ⠀⠀⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⠀ →Sweek: kookie_7 →Ao3: kookiered_7 →Wattpad: GgukSeven

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~