V
Victoria Azcona


Después del accidente en el que casi muere, Emily quedó conectada con Jake, un fantasma cuyo cuerpo se encuentra en coma, en el mismo hospital en el que ella se encuentra, ¿Lograrán sobrevivir a este desafío?, ¿Encontrarán al asesino de los padres de Emily?, ¿Podrán tener una vida normal al mismo tiempo?,¿Se podrá confiar en un fantasma?


Ficción adolescente Todo público.

#accion #fantasmas #amistad #comedia
37
2.6mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los miércoles
tiempo de lectura
AA Compartir

El accidente

Todo empezó con un accidente, pero no era "un accidente", era "el accidente".

Era una noche de diciembre, como cualquier otra, estábamos en casa, mi madre, mi padre y yo, como es de costumbre en esas fechas, estábamos viendo un maratón de películas navideñas, con chocolate caliente y malvaviscos, la casa olía a velas de manzanilla y pino navideño.

Las velas...esa noche hubo mucho viento y dejamos una ventana abierta, mala decisión.-pensé.- la casa empezó a oler a telas quemadas, al principio no le dimos importancia, no fue hasta que me levanté por un vaso de agua y vi el comedor en llamas, solté mi taza y golpeó el piso haciéndose pedazos.

Grité, grité y grité, demasiado tarde, el fuego siguió a la larga alfombra que mi madre había comprado la navidad pasada, la maldita alfombra llegaba hasta la sala, donde mis padres estaban apretujados en la esquina de la pared, escuchaba las sirenas de los bomberos a lo lejos, corrí hacia mis padres, pero no podía mantener los ojos abiertos, era la sensación de estar sentado alrededor de una fogata asando malvaviscos con comezón el los ojos y empiezan a lagrimar involuntariamente, poco a poco no podía respirar, vi todo en cámara lenta, bomberos entrando por las ventanas y derribando la puerta, sacando a mis padres los cuales estaban inconscientes, luego no vi nada, todo era negro, era como caer a un pozo sin fondo, preguntándote si alguna vez terminará esa caída, o como estar encerrada en un cuarto pequeño y oscuro, sin luz, ni puertas, ni ventanas, tan oscuro que ni siquiera puedes ver tus manos delante de tu cara, no digamos ya encontrar una salida. Vi una luz, era brillante, muy brillante, intenté seguirla pero no logré alcanzarla.


Desperté en la sala de urgencias de un hospital, estaban registrando en una tabla información sobre unos pacientes

-Hora de muerte: a las 10:30 de la noche.- dijo una enfermera dictándole a una persona. "un momento.-pensé.-no, no, no, no puede ser", el techo daba vueltas y por segunda vez no pude mantener los ojos abiertos, por mucho tiempo, pero seguía escuchando...

-Causa.- seguía diciendo la enfermera.- quemaduras de tercer grado.- mi corazón latía con rapidez, pero aceleró más cuando la otra enfermera preguntó

-Ambos?.- preguntó y me quedé sin aire

-Si, al parecer fallecieron a la misma hora y por la misma causa.- el monitor que estaba al lado de la cama en la que yo estaba empezó a pitar y pude sentir como alguien me tomaba de la mano, estaba muy fría la piel, y suave, demasiado suave era como tocar una tela de seda, esta se iba desvaneciendo hasta que ya no pude sentir nada, poco a poco pude abrir los ojos y vi a un chico, tendría mi edad, cabello un poco rizado, castaño, ojos cafés pero a la vez verde, vestía una sudadera roja y jeans.- tranquila, estás bien.- me dijo, su voz era dulce y amigable, me resultó extrañamente reconfortante.

Los doctores y enfermeras corrieron a mi camilla, haciendo algo que me dejó sin aliento, habían traspasado al chico, literalmente, nadie se había percatado de su presencia, "¿estaré muerta?.-pensé" mientras un doctor me tomaba la presión

-Por poco lo estás.- dijo el chico que estaba en frente de la camilla


10 de Diciembre de 2020 a las 02:26 1 Reporte Insertar Seguir historia
9
Leer el siguiente capítulo Hasta que mi cuerpo despierte

Comenta algo

Publica!
Giles Le Coste Giles Le Coste
Me gusto mucho tu historia, seguiré leyendo.
March 31, 2021, 08:10
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 19 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas