geraldine-abreu1606577834 Geraldine Abreu

Luego de años en conflictos entre los representantes de los territorios, llegaron a un acuerdo que originó una paz transitoria por medio del anonimato entre ellos. Gobernantes hambrientos de poder crearon una escuela en la que jóvenes de cada uno de los seis territorios deben encontrar a los representantes que ocultan su identidad, originando disputas por encontrarlos y entregarlos a su gobierno. Marinep en su afán de proteger su territorio se ve envuelta en diversos problemas ¿Podrá mantener su tierra y a los que quiere a salvo? Lo que se esconde bajo tierra son indicios de guerra.


Fantasía Fantasía urbana No para niños menores de 13.

#fantasia-urbana #escolar #385 #lucha #poder
0
1.1mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Territorio

—No puede ser... ¿cómo puede ser esto posible? — tartamudeo de la impotencia, debí sospecharlo antes, debí haber distinguido su actitud, sus serias respuestas, estaba tan claro y no me di cuenta. No, puede que no lo supiera, tal vez y solo tal vez no quise hacerlo, no quería involucrarlo a él...

Sonidos de sus pasos están cerca de mí, colocándose a mi espalda para sujetarme de los hombros, con una de sus manos toma de mi mentón para que sus claros ojos estén en sincronía con mi cara, luego escucho su tranquila y grave voz — Aquí estoy Marinep— da una pequeña sonrisa. —No te haré daño, bueno solo con una condición ¿qué dices? —

***

Este mundo en el que vivo se divide en 6 territorios, conformado por: la helada Antirda, el soleado Ocania, el lluvioso Irop, el desértico Afriz, el primaveral Esia y el tropical Amira. Cada uno de esas tierras con un gobernante, cada gobernante con el poder de dominar a un representante denominado líder, y este líder posee el poder del territorio.

Muchas guerras se han efectuado para el dominio de todos los poderes territoriales para levantarse como el más poderoso entre todos, es por ello, que los representantes de los poderes llegaron a una clase de acuerdo con sus gobernantes para que en futuras generaciones ellos no dieran a conocer a los portadores de tales atribuciones, con lo cual evitarían la muerte prematura del líder, pérdida de poder y guerra para su territorio, algunos aún reacios aceptaron a ello. Aunque la mayoría estuvo de acuerdo, el territorio de Amira tuvo una discusión interna que ocasionó que esta se dividiera en dos, denominados el norte y el sur, trayendo consigo conflictos internos bastante peligrosos.

Muchos años de paz se originó, pero ninguna paz es duradera en el tiempo, por lo que, mucho antes de los acontecimientos presentes, los gobernantes hambrientos de poder crearon una escuela en la que cualquiera que aplicara podría entrar, la única condición era que debía estar equilibrado con jóvenes de cada uno de los territorios por igual, originando disputas menores por encontrar maneras de conseguir a los representantes del poderío y entregarlos a su gobierno, claro que sin resultados satisfactorios.

***

Ya en el presente, en las noticias de hoy en día llaman a tener cuidado al salir a la calle; varios heridos se encontraron en Afriz después de un ataque en sus calles, en Amira Sur sucedió lo mismo solo que en esta una mujer falleció luego de unas crueles batallas en reclamo de que habían sido enviados por el líder del lugar. Es posible expresar con lo visto en las noticias que las estupideces del ser humano de estar por encima de otro ser humano han llegado a niveles críticos de entendimiento… quizás si…

— ¡Oye! Tierra llamando a Marinep ¿Dónde estás ahora?— llega a mis oídos la voz de un hombre y al mirar a mi lado es mi amigo Esteban.

— ¿Oh? Esteban ¿Ya regresaste del baño? — Pregunto esperando que no se enfade por perderme en mis pensamientos y dejar a un lado el trabajo en pareja designado.

—Es bueno que tu mente haya vuelto al lugar donde pertenece— un tono de burla domina en su voz. —Pero te pido que te concentres, no quiero reprobar.

—Si… si— digo vacilante mientras observo por la ventana a un pequeño tumulto de estudiantes — ¿Y eso?

—Mmmm… ya sabes, quizás ya encontraron a quien molestar

Su voz tenía un tono juguetón haciendo juego con sus burlones ojos azules que no dejaban de observar a los chicos agrediendo entre ellos. No es como si fuera algo extraño, la búsqueda por encontrar a los representantes de los distintos territorios se ha vuelto ridícula. La cantidad de personas inocentes y sin poder alguno son lastimadas en el proceso.

—Esteban.

— ¿Qué quieres? — Me responde ahora sin levantar la vista de la hoja de estudio frente a él luego de que la pelea de abajo fuera detenida por los vigilantes del instituto.

— ¿Por qué las personas intentan estar sobre otros? ¿Qué ganan con eso? — Inquiero.

— ¿Eso es una pregunta planteada en este cuestionario de historia? — primero me mira dudoso a la par que busca la pregunta en la hoja.

— ¡No! — Mi alto tono de voz llama la atención de mis compañeros de clases y la reprimenda de la profesora. —Tsk… solo es una pregunta personal—

—Tal vez solo quieren demostrar que pueden marcar un pequeño poderío al igual que lo hacen los animales, o quizás al tenerlos bajo su control les hará sentir un mayor alcance de gobierno— su voz se vuelve seria y fría mientras habla al punto de sentir escalofríos. —Pero no pienses en eso— su voz vuelve a su forma alegre y despreocupada. — ¿Por qué mejor no terminamos este tedioso cuestionario y vamos a jugar videojuegos?

—*Suspiro* Lo siento, hoy pedí permiso para salir de los terrenos de la institución, debo ayudar a mi mamá con el cuidado de mi hermano mayor que hace unos días volvió a recaer por su enfermedad.

— ¡Que aburrido! — hace un pequeño puchero. —Bueno… será para otra ocasión.

Las campanas de la institución suena indicando el final del día, todos se dirigen a sus dormitorios, en mi caso voy directo al hospital más cercano. Al llegar veo que por la emergencia entran muchos heridos a causa de las diversas peleas callejeras, intento no prestarle demasiada atención y subo al piso donde se encuentra mi hermano, al entrar mi madre está parada al lado de la ventana mientras una enfermera retiraba la intravenosa del brazo de mi hermano.

—Oh cariño que bueno que llegas, quédate con Menrip mientras regreso.

—De acuerdo mamá, no te preocupes.

—No es necesario que me cuides, ya soy bastante mayor para cuidar de mi mismo.

Mi hermano Menrip es un joven de 25 años con un raro color de cabello rubio platinado que no he visto en nadie más que en él, su perfilado rostro y sus ojos azul grisáceo le dan un aspecto frio. Él últimamente ha estado bastante delicado de salud, aunque es una persona muy seria, también es muy amable pero muy reservado y enigmático.

—No digas eso Menrip, mamá se preocupa mucho por ti y yo solo la estoy ayudando.

Siento su mirada sobre mí originando que mi piel se erice de un momento a otro de forma inexplicable como si a través de sus orbes estuviera mandando una corriente eléctrica que hace que este en guardia, luego su grave voz resuena en mis oídos como tambores que anuncian la guerra.

— ¿Te sientes mal? — su mirada aun se enfoca en mí.

—No ¿Por qué? — empiezo a tragar grueso la saliva de mi boca.

— ¿Paso algo en el instituto?

—No… bueno…

— ¿Vistes algo que te molestara? — no deja de mirarme, no sé qué hacer para evitarlo. Sus agudos ojos azules grisáceos me observan como si buscaran en lo más profundo de mi mente la respuesta.

— ¿Acaso eres brujo o hechicero? — digo tratando de bajar la tensión, viendo que no funciona al final suspiro. —Vi a unos chicos molestando a otros mientras estaba en clases y de igual manera lo que pasó en las noticias esta mañana. No me importa si se matan en la institución ya que es territorio neutral, pero en el mío es imperdonable, es que ¿No pueden calmarse? Con su actitud no descubrirán a los líderes, eso solo les da motivo de alejarse.

—Es malo que quieran pasarse de listos en tu territorio, ya que dice mucho acerca de su líder. Si quieres que se calmen tendrás no tendrás mas remedio que enseñarles con acción producente, ya sabes que este gobierno no te respaldará al menos que le convenga por lo que no conviene alejarse, aun así, con una pequeña muestra de tu poder y algo de ayuda gubernamental no te expondrás al mismo tiempo que expandirás control y mayor alcance de gobierno del sur hacia el norte.

— ¿Oh? — me sorprendo con sus palabras.

— ¿Qué?

—Eso es algo similar a lo que dijo Esteban, claro el tu explicación es más detallada— cuando los comparo Menrip distorsiona su rostro en una ira reprimida.

—No deberían estar muy juntos todo el tiempo— su mirada comienza nuevamente a asfixiarme. —Es una mala influencia, siempre jugando videojuegos, eso te distrae, te sugiero que es mejor que te enfoques y te alejes de él si no quieres terminar perdiendo tu territorio.

— ¿Qué demonios? — no puedo comprender sus palabras, más que una sugerencia parece una amenaza.

—Recuerda que la situación de Amira Sur es inestable y no es momento de dudar.

— ¡Yo sé lo que debo de hacer! — levanto mucho la voz. — ¡No tienes que amenazarme!

La puerta se abre y mi madre con el doctor se sobresaltan al escucharme gritar.

— ¡Marinep! ¿Qué cosas dices? Guarda silencio estas en un hospital y Menrip está enfermo

—Lo siento mamá— al mirar de nuevo a Menrip su mirada es relajada dejándome bajar la guardia, sus expresiones siempre cambian rápidamente como si nada hubiese pasado. Sin más me dirijo al médico. —Doctor ¿Cómo esta mi hermano, mejorará?

—Si no debes preocuparte, su salud estará mejor si toma un descanso. Tal vez el estrés de sus clases le pasaron factura, debe recordar joven Menrip que su cuerpo no resiste actividades demasiado exigentes— el doctor mira a mi hermano esperando que comprenda y teniendo una confirmación de su parte sale de la habitación.

—Menrip…— Mamá intenta consolar a mi hermano.

—No te preocupes mamá, tomaré las cosas con más calma en este último año de estudio en el instituto pero no puedo prometerte nada, últimamente los deberes han sido demasiado exigentes y en ocasiones olvidé dormir correctamente.

Antes de poder decir algo sonidos de veloces pasos se escuchan en el pasillo, acercándose hacia la habitación donde estamos y de un golpe se abre la puerta.

— ¡Ca - ri - ño! ¡Ya llegue! — Joselin una chica de cabello rojizo largo hasta las caderas, con ojos verdes, un año menor que mi hermano esboza una sonrisa y alegremente abraza a Menrip por el cuello —Futura suegra, cuñada, no se preocupen, conmigo aquí ya pueden ir a descansar, además mañana tengo día libre por lo que esto no afectará en nada mis estudios. Marinep siendo de los primeros años no debes estar tanto tiempo fuera de las áreas del instituto—

— Gracias Joselin, esperamos contar contigo. Vamos Marinep debes descansar para luego volver— mi madre habla con su usual apacible voz y me invita a salir con ella.

—Marinep— escucho la voz de mi hermano a mi espalda. —Quiero que recuerdes lo que hablamos hoy.

—Si claro— volteo a verlo. —No te preocupes yo me ocuparé de eso.

—Si tengo que volver a repetirlo lo vas a lamentar.

Mi mente quedo en blanco, pero salgo de la habitación con sus palabras aun retumbando en mi mente.

***

—Ugh… Cough… Cough — Menrip empieza a toser ferozmente.

— ¡Menrip! ¿Estás bien? Buscaré al médico — dice Joselin preocupada por la sangre que ve en sus manos.

—Estoy bien… Ugh… Estoy bien… ya pasará, esto se está volviendo costumbre sin embargo se vuelve peor con el tiempo— se limpia con una servilleta dispuesta cerca.

—Tu hermana tendrá muchas dificultades, pero estoy segura de que piensas que los resolverá, si así piensas de ella no debes ser tan duro con la pequeña. Los lideres aun no se reconocen entre sí, por lo que, aunque todos estén en el mismo sitio ella está a salvo.

—Solo de momento, mas pronto toda la fase de ocultarse ya no será suficiente y todos sabrán quienes son los representantes. Estas clara en eso así es como ha sido en la historia.

—Eso temo, pero Menrip ella aun tiene ventajas contra los otros territorios. Marinep es fuerte no perderá.

28 de Noviembre de 2020 a las 15:47 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Confrontación

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 22 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión