persefone_artemisa Andromeda

Mariana Hendrix Graham: es una joven que está casada con alguien que no siente nada por ella. Solamente que lo único que le quedaba era esperar que su esposo se divorciada de ella para ser libre y así poder encontrar el amor en alguien que la amara, pero eso era un simple sueño que nunca se cumplirá. Leandro Beckham Evans: él es un hombre que está casado por cumplir una tradición familiar. Nada más que él no estaba dispuesto a que su matrimonio durará, pero algo cambia cuando ella tiene un accidente qué le provoca amnesia y ella olvida todo su pasado y sobre todo a él. Dos almas destinadas amarse sin saber, solamente que ellos harán todo lo posible para que su amor se realice, aunque tengan que hacer nuevos recuerdos.


Guiones No para niños menores de 13.

#amnesia #multimillonario #posesivo #celos #amor #258
7
5.2mil VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1

Mariana: tengo cinco años casada con Leandro. Él no me ama y estoy segura que muy pronto me pedirá el divorcio, él siempre se la pasa trabajando y yo estoy encerrada en las cuatro paredes de mi recámara. Además, sabía perfectamente que esto pasaría.

Helena: estoy segura que él señor Beckham, la ama. Nada más que no sabe demostrárselo, él siempre ha sido una persona demasiado reservada, pero no debí de hablar de su esposo con usted, porque solamente soy una sirviente que ha estado a su servicio desde que se casaron.

Mariana: para mí, no eres una sirvienta sino una amiga. Definitivamente mis padres se olvidaron de mí desde el momento en que me convertí en su esposa.

Helena: muchas gracias, mi señora. No debe de sentirse triste y hace tiempo que no sale de casa, eso le ayudará a olvidar su tristeza.

Mariana: tienes razón. Ahora, necesito pensar, porque necesito tomar una decisión definitiva sobre mi matrimonio que no se debió realizar nunca.

Ellas seguían conversando hasta que se escucha golpes en la puerta. Precisamente era Leandro que lo estaba haciendo, Helena abre la puerta y lo hace pasar para después dejarlos solos

Leandro: buenos días, Mariana. Necesito hablar contigo en este momento, además te imaginarás a que se debe mi presencia en tu recámara.

Mariana: solamente hay una razón para que lo hayas hechos y es que has venido a pedirme el divorcio y de una vez te digo que estoy de acuerdo.

Leandro: eso es lo mejor, porque no pienso seguir estando casado contigo. Jamás he logrado sentir nada por ti, pero eso lo sabes perfectamente.

Mariana: no sé preocupe por nada, entiendo sus palabras. Ahora mismo, hago mis maletas para poder desaparecer de su vida para siempre y deseo que sea feliz, yo no seré un problema para que pueda seguir con su vida. No quiero nada cuando nos divorciemos y lo único que nos unía era éste lazo de matrimonio que muy pronto se romperá.

Leandro: todo esté tiempo pensé que no ibas a estar de acuerdo. Además, no es necesario que te vayas tan pronto y como mi esposa te corresponderá todo lo que tengo.

Mariana: nunca he necesitado tu dinero. Mi abuela me dejo su herencia antes de morir y también puedo trabajar, por eso estudié una carrera.

Leandro: eres mi esposa y nunca trabajaras. Será mejor que cambies de opinión en ese sentido y quiero que entiendas que no tienes ninguna necesidad de hacerlo.

Mariana: te recuerdo que ya no lo seré. Ahora, necesito que me dejes sola para empezar hacer mis maletas y nadie nos negará el divorcio cuando se enteren que no se ha consumado nuestro matrimonio, pero así será más fácil que se nos conceda.

Él se queda sorprendido, porque era la primera vez que hablaban claramente. Leandro tiempo después sale de su recámara y ella empieza hacer su maleta para posteriormente terminar

25 de Noviembre de 2020 a las 15:39 6 Reporte Insertar Seguir historia
6
Leer el siguiente capítulo Capítulo 2

Comenta algo

Publica!
Vangie V Vangie V
Muy buena descripción, llama mucho la atención
January 03, 2021, 00:27

Gabriel Mazzaro Gabriel Mazzaro
Excelente historia!
December 16, 2020, 23:51

Majito AG Majito AG
Me encanta esta historia ❤
November 25, 2020, 20:11

~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 16 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión