¡Nueva app: Inkspired Writer! ¡Escribe, publica y gestiona tus historias en tu móvil!. Leer más.
xpgrongrisx Jhojan Guerra

¿Quién te dice como vivir? Si es que hay alguna razón para vivir, primeramente. La vida termina en un abismo sin esperanza si es que no encuentras la luz en el camino. Y, ¿dónde está esa luz? Tal vez esté en ti mismo.


Inspiracional Todo público.

#life #vida #personal #instropección #338
Cuento corto
1
1.2mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

¿Quién soy?

De pequeño me hacía esa misma pregunta, siempre encontrándome con un hueco en donde no encontraba ningún sentido a mi vida, y eso pensé de todos los demás. Nadie nace con un motivo aparente, todos somos personas sin ningún propósito claro, que vinieron al mundo casi por azar cuando pudo haber venido cualquier otro. Creo que por eso no creo en ninguna divinidad ni tampoco en el destino. Eso sería creer que mi vida está marcada de una manera predeterminada y que todo esfuerzo que haga no servirá de nada si ese no es mi destino.


Pero sentí que, de alguna manera, todos los que me rodeaban me influían hacia un camino en concreto, que todas las personas que conocía me decían que camino debía tomar para ser lo que ellos quisieran, aunque tal vez ni ellos mismos sabían que lo hacían. Tal vez, pensé, eso era a lo que se referían con destino. Entonces, ¿no tenía libertad? ¿Todo estaba marcado y solo tendría que aceptarlo?


Creo que ese es un buen punto de partida para definir quién soy. Nací el quince de agosto del 2001, mi madre se separó de mi padre para alejarme de la vida alcohólica y despreocupada que llevaba. Me crie con cinco primos al lado y, siendo el menor de ellos, siempre sentí que era el que sobraba. Mi madre, como madre soltera que era, estudió en un CEO y me dejaba a cargo de mi tía; consiguió abrir una pequeña peluquería con una silla y un espejo. Los comienzos siempre son difíciles, esa frase venía a mí como un pequeño susurro mientras la veía limpiar sus cosas de vez en cuando. No éramos pobres, nunca lo hemos sido, tal vez solo habríamos tenido mala suerte o así tenía que pasar o quizás alguien nos deseaba el mal. No tengo ni idea, pero así fueron las cosas.


Recuerdo a mi madre con cierta delicadeza en sus facciones, sus ojos mostraban cansancio o tristeza, casi nunca felicidad, pero cuando me veía me esforzaba por sonreírle. Decirle, sin decir palabra alguna, que estaba bien. Creía que todo lo que podía hacer era eso, entonces ella me lo devolvía, pero nunca podía creerle.


Aún era joven, trabajaba y atendía a mi abuelo a la vez. Yo, solo podía estar en el cuarto que compartía con ella. No podía hacer mucho, había una televisión pequeña que compró mi padre y que, al final, ella se lo quedó. Una cama que le regaló su hermana mayor y un ropero que le regaló su otra hermana. Casi nada era realmente nuestro, pero nunca me quejé, no quise hacerlo.


A esa edad, siempre me sentí como un expectante, como un observador fuera de la escena. Y la protagonista de la obra, era mi madre. Sin ella, no se podría hablar de lo que soy ahora, aunque sé que no fue la mejor madre del mundo. Es gracias a ella que ahora puedo abrirme a nuevas maneras de pensar que no se clasifican como lo común.


Siempre fui alguien curioso. Siempre encontraba alguna pregunta que no encontraba respuesta y ahí fue cuando entendí que no todas las preguntas tienen respuestas. En el momento en el que ya no encontré respuesta alguna en los otros, fue en ese entonces en el que comencé a buscarlas por mí mismo. Pero antes de eso, vivía en el estigma de seguir las ordenes que me mandaban. ¿Por qué tengo que ir al colegio? Dame una buena razón y lo hago. ¿Para qué tengo que hacer la tarea? Pero yo ya entendí la clase, ¿enserio me comprarás unas papitas? Está bien. ¿Por qué solo atiendes tú al abuelo? ¿Por qué no vivimos con papá? ¿Por qué solo tenemos una cama? ¿Por qué las personas suelen mirar al frente cuando caminan? ¿Por qué una rueda avanza en círculos? ¿Por qué todo el mundo intenta conseguir dinero? ¿Para qué quieren cosas? ¿Qué es la felicidad? ¿Para qué sirve terminar el colegio? ¿Por qué las personas se toman tantas horas trabajando? ¿Por qué tenemos que seguir reglas que no nos sirven? ¿Cómo es posible que un auto se mueva? ¿Qué hace mujer a una mujer? ¿Qué hace hombre a un hombre? ¿Qué soy yo? ¿Sólo por eso? ¿Para qué nacen las personas? ¿Por qué hay nubes en el cielo?... ¿Por qué?...


A veces respondían alguna pregunta.


La mayoría de las veces, después de pensar por algunas horas, llegaba a conclusiones desalentadoras, como que el colegio es la institución que nos enseña materias y diferentes valores para aprender a convivir con los demás, pero que también era un sistema obsoleto que solo servía para volverte dependiente de una sociedad que te necesitaba como un peón, para después desecharte y mandarte a algún asilo en el momento en el que ya no le sirvieras; que la tarea era la manera de “reforzar” el aprendizaje, pero que también servía como un molde para crear en ti un complejo de repetición y la falsa sensación de que estás aprendiendo. No me estaban enseñando, me estaban moldeando, pero eso es lo que hace una institución dogmática, y todo el mundo lo tomaba como la única forma de aprender. Las cosas existían, pero se tomaban solo algunas cosas como únicas y yo no quería aceptar eso.


Tuve mucho tiempo para pensar, y de entre todos mis pensamientos, el más importante para mí era encontrar una buena razón para vivir. No la encontré, pero ya entendía a los suicidas.


No me quería desalentar, siempre intentaba encontrar el lado bueno de las cosas. Pensar que tal vez mañana sería mejor, que habría una salida que aparecería algún día. Jamás llegó ninguna salida, las cosas cambiaban, pero siempre me sentía igual. Entonces comencé a cuestionar mi realidad. ¿Por qué tenemos que vivir en un solo cuarto? ¿Por qué tengo que ayudar a mi abuelo? ¿Por qué mis primos no ayudan también? ¿Por qué tenemos que pagar más que ellos? ¿Por qué no puedo tener a mi padre a mi lado como mis primos? ¿Por qué no podemos ir al cine? ¿Por qué siempre tienes que trabajar? ¿Por qué no puedo tener mi propio cuarto? ¿Por qué tuvo que morir? ¿Por qué siempre tengo que quedarme atrás? ¿Por qué no podemos comer todos en la mesa?... ¿Por qué me siento tan solo?... ¿Por qué siento este vacío en el pecho?...


A veces preguntarse de más te acerca cada vez más a la realidad de las cosas. Y, a veces, esa realidad no es como quisieras que fuera. Uno puede llevar años encerrado en una burbuja de lamentación constante, encerrado en la idea de que no merecías nada de lo que tocó. No tenías culpa de nada, no tenías por qué sufrir todo eso. Creo que, en algún momento de mi vida, toqué en lo más profundo de mi odio hacia la vida. Recuerdo que estaba en los últimos años de primaria, llegaba al salón y saludaba a quien me mirara más por nerviosismo que por compañerismo. Me esforzaba por mostrar una sonrisa, aunque eso no me hiciera sentir bien y me acostaba en mi carpeta con la excusa del cansancio que me provocaba despertarme temprano. En realidad, era un hábito arraigado levantarme una hora antes de la hora de llegada y me gustaba cambiarme para ir al colegio porque, en cierta manera, me alegraba alejarme de mi casa, aunque sea por unas horas. Estar en mi casa siempre fue un horrible recordatorio de la vida que llevaba y que no era capaz de aceptar. Trataba de dormir todo lo que pudiera antes de que llegara el profesor y entre los intervalos también lo hacía para evitar hablar con cualquiera. Sentía un miedo terrible al pensar que alguien tal vez se diera cuenta de cómo me sentía y me tacharan de raro, de ser el hazmerreír de todos, prefería que pensaran que era un excéntrico.


Entonces pasó, en pequeñas pláticas que tenía a veces con algunos.


¿Cómo te sientes?


No recuerdo la cara de quién me preguntó y tal vez no se relacionaba con ningún pensamiento mío, pero sentí que esa pregunta apretaba mi corazón. Sonreí como siempre, y respondí con una corta expresión. No lo entendía. No entendía por qué tal pregunta me hizo sentir así, salí de ahí y me dirigí a casa. Pasé de mi madre, no sentía ese apego que años atrás era vital para mí y siendo ella la única que se esforzaba por parecer interesada en tener una conexión conmigo, era la que más sentía mi ausencia. Me dirigí al cuarto y me eché en la cama. Esa pregunta aún seguía rondando mi cabeza, se alejaba y se acercaba como un mosquito. Sentí mi respiración agitarse, tenía miedo. Miedo de hacerme esa misma pregunta. Preguntarme a mí mismo como me sentía. Uno podrá mentirle a todo el mundo, pero jamás podrá mentirse a sí mismo.


Creo que ese fue el punto de inflexión que esperaba. Aceptar que mi vida no era feliz, que yo no era feliz y que no podría serlo mientras siguiera acá, soportando la carga que pusieron en mí. Fue un acto de amor propio aceptar mi tristeza como algo propio de mí y así poder cambiar hacia quien quisiera ser. Un acto de amor, era mi esperanza, pero a diferencia de todas las otras cosas en las que tenía esperanza. Esta dependía completamente de mí y eso me hacía feliz. Sentí, por primera vez, que tenía una oportunidad.


Aunque el mundo al notar un cambio, tenía dos alternativas: O adaptarse o destruirlo. Desde entonces todo se volvió una lucha por ser quien soy y buscar mi propia felicidad a pesar de que el mundo intentara dejarme donde estaba.


Recuerdo intentar un montón de cosas, conseguir alguna alternativa o eso esperaba todos los días. Pero que pocas alternativas tiene un niño que ni siquiera termina la primaria, y lo sabía, sólo era un pequeño niño con sueños, pero eso fue suficiente para mantenerme con una meta. Planeaba, trazaba, lo intentaba. Esa era mi vida: un intento de felicidad.


Hasta que, mientras volvía con mi madre del mercado y le platicaba sobre una idea que tenía, pasó una señora que vendía periódicos sobre una bicicleta y observé un libro con figuritas de guerreros en el montón. Le dije a mi madre si me lo podía comprar y lo hizo. Volvimos a casa, cogí las figuritas y boté el libro en una pila de periódicos. Después de unos meses, antes de que mi madre botara aquellos periódicos, me preguntó si no servía ese libro que compró aquella vez. Después de pensarlo un rato, me lo quedé y por curiosidad leí la primera hoja.


Fue la primera vez que sentía esa sensación, había leído obras antes pero nunca sentí algo como aquello. Acabé el libro en una hora, solo tenía unas veinte hojas, pero cuando terminé. Supe que quería leer más libros como ese y busqué, conseguí más. Fueron unas veinte hojas de nuevo. Encontré otro de cuarenta, setenta, ciento diez, ciento cuarenta, doscientos trece. En algún momento la cantidad ya no importaba para nada, solo era cuestión de encontrar un buen libro y en ese proceso me atreví a escribir por primera vez.


Noté en mí unas ansias cuando miré la hoja en blanco. Era como una carrera. El precalentamiento me ayudó a relajar los dedos mientras escribía el primer párrafo, mis piernas no se podían mantener quietas. Mi mente y mis manos estaban tan coordinadas que solo tenía que dejarme llevar, no existía nada más que las palabras incesantes que nacían y se conectaban en un manojo tan complicado que solo mi mente entendía, todo tenía sentido, todo tenía un por qué, todo se movía en coordinación. No miraba el teclado, no miraba la hoja, no miraba absolutamente nada. Mis ojos estaban fijos en un punto, pero mi mente daba saltos, retumbos por todos los escenarios y personajes que se me ocurriesen, acciones y tramas que a la par que se creaban, desaparecían y nacían otras. Era una especie de excitación que nunca había sentido antes. Hubo momentos en que mis manos estuvieron a punto de paralizarse por el cansancio, pero no paré. Nunca paré.


Al terminar volví a la realidad, estaba en mi sala mirando hacia la pantalla, bastante cansado. El sol estaba ocultándose por el Oeste y los buses regresaban del centro para regresar a las personas que venían de sus trabajos a sus casas. Levanté la mirada, y pensé, ¿cuánto tiempo estuve escribiendo? Casi cuatro horas. Había escrito cerca de seis mil palabras en todo ese tiempo, incluso en mi delirio ordené el texto y puse las mayúsculas, los guiones, separé los párrafos y di un sentido a mi escrito. No conocía todo lo que sé de la escritura como ahora, pero todo lo que aprendí leyendo, lo usé.


Estaba de cierta manera orgulloso de lo que era capaz de lograr, se lo mostré a alguien cercano y dudó que aquel escrito fuera mío. No era la gran maravilla de la Literatura, era simple, pero estaba bien estructurado y se entendía. Le faltaba más profundidad, pero era bastante bueno para alguien que jamás había escrito antes y con tan pocos conocimientos sobre lo que estaba haciendo. Aquel escrito se perdió con el tiempo por considerarlo, en algún momento, basura junto al resto de mis pasados escritos, pero extraño pensar que, sin saberlo, ese primer texto marcaría un antes y un después en mí.


Pasaron muchas cosas desde ese momento, tantas que casi pierdo el impulso que me llevaría hacia donde estoy ahora. Pero que fueron necesarios para saber que mi pasión, a pesar de todo, era escribir. Era la única cosa que me hacia sentir realmente vivo sin importar que pase, y es casi por esa razón que decidí estudiar Literatura.


Siento que, tal vez, no haya sido lo que el mundo esperaba de mí, o por decirlo de otra manera, mi destino. Mi familia jamás se interesó por los libros, las obras de los grandes autores. Jamás vi a alguno de ellos disfrutar con los versos de Bécquer o encantarse al leer los relatos de García Márquez o sentir un terror profundo al universo con los libros de Lovecraft o ver el lado más sucio de la vida por Bukowski. Ninguno de ellos sintió el impulso que sentí al leer mi primer libro, creo que por eso tal vez ninguno llegue a entenderme del todo ni a mis decisiones, pero a pesar de todo, no me arrepiento de ninguna de las que me han llevado hasta aquí.


Entonces, ¿quién soy?


Creo que no he vivido lo suficiente como para saberlo por completo. Aún me hago esa pregunta a veces y de esos momentos ha nacido una parte importante de mi poesía.


Ahora, me encuentro en soledad y no me disgusta. Me siento más cómodo de esta manera, los recordatorios de mi pasado se han ido borrando, por eso no he hablado mucho de ello o capaz jamás hayan existido. Tal vez esté viviendo la vida que he estado imaginándome todo este tiempo, pues mi perspectiva puede cambiar incluso la manera en que se entiende una oración, como cualquier otra persona. Sé que soy un soñador, uno bastante insistente y con ganas de ver la vida de otra manera. Sigo esperando, pensando, planeando, pero esta vez y a esta edad, con metas mucho más claras que antes y con más posibilidades de lograrlo. No podría dejar de intentarlo, ya que mi vida se ha definido a través de los años de intento. Así que, dicho esto, creo que podría definirme en una sola oración.


Un soñador anhelando un futuro improbable.

23 de Noviembre de 2020 a las 15:46 4 Reporte Insertar Seguir historia
4
Fin

Conoce al autor

Jhojan Guerra Me gusta escribir, eso es suficiente por ahora.

Comenta algo

Publica!
Yorgelis Quiceno Yorgelis Quiceno
Realmente fascinante como va en busca de su personalidad, cuantas preguntas, cuantas razones hasta toparse con algo que lo hace sentir como pertenecer a algo importante. No hay nada mas bonito que soñar y volver esos sueños realidad. Realmente estoy impresionada por lo que trasmiten tus escritos.

Jonathan Sanchez Jonathan Sanchez
Si esta historia se trata relativamente de tú personalidad, muestra mucha verdad, incluso la pregunta deja que pensar, realmente se nota que ya sabes quien eres, o al menos es lo que yo interpreto. Por si aún no te lo han dicho, eres un buen escritor, y al parecer, con una habilitad nata a la hora de describir tus sentimientos. Te felicito por ello, y te animo a que sigas así, redescubriendote a ti mismo.
December 06, 2020, 21:02

~