nereidabeta Nereida Betancourt

De un momento a otro la vida que conoces cambia, todo lo que has conocido desaparece lentamente frente a tus ojos, convirtiéndose en un mundo donde tienes que proteger personas y desconfiar de otras, donde tienes que pelear por tu propia vida y sobrevivir hasta el final. [Los personajes no me pertenecen, pero la historia es completamente mía]


Fanfiction Anime/Manga No para niños menores de 13.

#guerra #pandemia #apocalipsiszombie #apocalipsis #muertosvivientes #zombies #sakuraharuno #sasusaku
2
1.4mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

MUERTOS VIVIENTES

—¡Sakura despierta! —escucho el grito de mi hermana justo a lado de mi oído.

—¿Podrías por favor no dejarme sorda?

—No seas dramática querida hermana.

—Por cierto ¿Cómo entraste a mi departamento?

—Saque una copia de tu llave —responde de lo más normal—. Oye, ¿Cuándo le harás una visita a nuestra madre?

—No lose, tal vez la siguiente semana.

—Por favor dejen de comportarse de esta manera, digo si tuvieron una pequeña pelea, pero Sakura eso fue hace dos semanas.

—Ino no empieces, además que haces aquí tan temprano en la mañana.

—¿Estás bromeando cierto?

—No.

—Te envié un mensaje ayer en la noche sobre que saldríamos hoy.

Observó el celular en la mesita de un lado y lo tomó para verificar.

—No hay Internet.

—Te lo dije muchas veces, esta tonta compañía no sirve.

—Tendré que marcar más tarde para arreglar esto.

—Bien párate y arréglate porque mis amigos ya deben haber llegado al centro comercial.

—¿Es necesario que yo tenga que asistir?

—¿Disculpa? La vida social de mi hermana mayor está por los suelos y obviamente tengo que ayudarla.

—Bien...

Después de 1 hora llegamos al centro que Ino suele frecuentar demasiado, a quien le importa si mi vida social está por los suelos no necesito amigos que solo puedan interrumpir tu vida.

Prefiero estar sola en mi departamento leyendo un poco o jugando por horas frente al monitor.

Mientras seguimos el camino al punto de reunión una persona sale desde mi derecha sin previo aviso, los dos caemos con fuerza y con un poco de dolor me levanto con la ayuda de mi hermana.

—¿Estás bien? ¡Fíjate por donde caminas imbécil!

—Ino tranquila ya dije que me encuentro bien —respondo tocando mi cabeza levemente por el dolor.

—¡¿Eso es sangre?! —su pregunta me confunde y al observar mi ropa puedo notar sangre en ella.

—No, esta sangre no es mía —volteo a ver a la persona que chocó hace un momento conmigo—. ¿Se encuentra bien señor? —le pregunto para ayudarlo a levantarse.

El hombre se abalanza hacia mí furioso pero pidiendo por ayuda, las personas que están observando la escena lo quitan de encima mío y Ino asustada me levanta del suelo.

—¿Pero que le sucede a esa persona?

—¡Qué alguien llame a la policía!

—Señor debe tranquilizarse o usaremos más fuerza.

Las personas comienzan hablar entre ellas confundidos por lo que acaba de suceder.

Todos levantamos las miradas al escuchar varios gritos desde la dirección de donde el señor venía corriendo.

Un montón de personas corrían asustadas de un lado hacia otro, volteé a mirar al señor que se encontraba en suelo y dé repente mordió el rostro de la persona arrancando parte de su piel mientras la masticaba.

Era como si estuviera atrapada en la escena de una película de horror, algo simplemente imposible, el grito de mi hermana me sacó de mis pensamientos haciendo que corriera junto a ella.

Entramos en uno de los varios establecimientos que se encontraba abierto, dentro se encontraban mucho más personas y entre ellas podía reconocer a una vieja amiga de la infancia quien se encontraba asustada y confundida.

Tomé a Ino de la mano y me le acerque para tocar su hombro.

—¿Sakura?

—¿Te encuentras bien Temari?

Ella asiente rápidamente, lo que acaba de suceder fue shockeante para todos los presentes quienes respiraban con dificultad y en silencio, sabía que todos aquí teníamos una idea de lo que estaba sucediendo afuera en tan sólo dos palabras, muertos vivientes.

Esos que solo eran ficción en las películas ahora eran reales.

Los gritos de afuera cesaron después de 6 largas horas por lo que todos se miraron entre sí, no había señal por lo que no podíamos utilizar los teléfonos, nadie se había atrevido durante este tiempo siquiera asomarse un poco.

—Tenemos que salir de aquí —dije mirando a Ino, pero antes de responder un hombre la interrumpe.

—¿Estas loca niña? Tu no abrirás esa puerta.

—Entonces qué ¿esperas que nos quedemos en esta tienda se muebles por más tiempo?

—Si es necesario si —dice poniéndose de pie frente a mí por lo que me levanto también.

—Ellas y yo saldremos de este lugar aunque tú no quieras ¿entendiste?

—Parece que estás sorda niña...

—Amigo déjalas en paz si ellas quieren salir y morir adelante no es nuestro problema.

El hombre suspira y se hace a un lado, tomó la mano de Ino y la Temari quien no la rechaza.

Quién nos conociera hubiera deseado irse con nosotras en estos momentos, pues sabemos un poco sobre estas cosas al tener un padre obsesionado con el Apocalipsis.

Abrimos la puerta lentamente sin hacer un solo ruido, el hombre de antes la cierra detrás de nosotras con cuidado.

Tenemos la suerte de que se encuentre solitario lo que da un poco más de miedo, solo puedes ver rastros de sangre junto a pedazos de carne humana por todos lados.

—Tenemos que llegar al estacionamiento —mencionó en un susurro— tal vez aún podamos encontrar un auto.

—Yo deje mi Jeep al final de lado izquierdo del centro por lo que será más fácil sacarlo.

—Bien, solo necesitamos llegar y irnos de este lugar —dice Ino nerviosa.

—Estaremos bien así que respira Ino.

Las tres caminamos al lado contrario, desde donde las personas venían corriendo ya que es la mejor opción lógica.

—¿Porqué por aquí? —pregunta Ino.

—Si nos dirigimos hacía ese lado que además es el más cercano a la entrada lo más probable es que nos encontremos con esas cosas —le responde Temari sin perder su visión al frente.

Después de unos 20 minutos logramos salir del centro sin toparnos con alguna de esas cosas.

—Bien, solo necesitamos cruzar el estacionamiento para llegar a la orilla, miren al final está la jeep.

—Entonces vayamos agachadas sin levantarnos y hacer el menor ruido posible —menciono mirando directamente los muertos que se encuentran parados.

—Dios mío, Sakura creo que no puedo.

—Ino escucha estaremos bien solo necesitamos llegar al auto, sabes que no podemos quedarnos aquí.

—Sakura tiene razón, la mitad de este centro debe estar llena a comparación con los pocos que se encuentran aquí.

—Supongo que no son idénticos a los de las películas, estas cosas solo se quedan paradas sin moverse.

—Tal vez porque no hay ruido —me responde Temari y yo asiento

—Bien, hagamos esto.

21 de Noviembre de 2020 a las 23:35 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Continuará… Nuevo capítulo Cada 10 días.

Conoce al autor

Nereida Betancourt Bienvenidos Mi nombre es Nereida, tengo 20 años, escritora de Fantasía, Zombies, Reencarnación, Romance y Misterio. Soy amante del anime y me gusta mucho leer manga como ver series coreanas. Escucho todo tipo de música, desde Rock hasta clásica.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~