soyfdr Frederick Velasco

Ismael y Camila se ven envueltos en un tiroteo en medio de la ciudad, pero cuando creían que podían escapar, las cosas se complicaron aun más.


Acción Todo público.

#TiroteoEnNavidad #TheActionDialogue #theauthorscup
Cuento corto
1
1.6mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

I

Ismael: Camila ¿Escuchaste eso?


Camila: ¿Qué dices?


Ismael: ¿Estas sorda? escuche disparos.


Camila: De seguro son los fuegos artificiales, recuerda que estamos en diciembre.


Ismael: No lo creo, estoy seguro que escuche un disparo, espera ¿De verdad no los escuchas?


Camila: Ahora sí escucho las detonaciones, pero no creo que sean disparos, tu paso por el ejercito te dejo traumatizado.


Ismael: Ay Camila, no comiences por favor, más bien apresúrate que vamos tarde para la cena.


Camila: Mi amor cada día estas más loco de verdad.


Ismael: Puede que este loco, pero ese ruido se escucha cada vez más cerca.


Camila: Esta bien mi loquito yo te creo, en la siguiente calle tenemos que cruzar.


Ismael: Ya no me acordaba donde había estacionado el auto.


Camila: No te estoy diciendo, ya estas loco.


Ismael: Cami es en serio escucha los disparos y las patrullas, apresúrate.


Camila: Estas delirando, esas cosas no suceden aquí en Loja.


Ismael: ¡Mira! ¡Mira la esquina!


Camila: ¡Carajo! Tenías razón.


Ismael: Amor agáchate.


Camila: Pero amor están a una cuadra, nos da tiempo de ir al estacionamiento.


Ismael: Ven tírate al suelo.


Camila: Oye, por lanzas al suelo, me puedo hacer daño.


Ismael: ¿Prefieres tener un moretón o perder la vida?


Camila: Amor, cálmate por favor.


Ismael: ¿Cómo quieres que este calmado? Camila esta es la vida real, esto que esta pasando es real, esto parece un juego para ti.


Camila: Amor, pero que hago ¿Me pongo igual de asustada que tú? vamos rápido al auto.


Ismael: Yo no estoy asustado, estoy preocupado, no quiero que te pase algo.


Camila: Entonces vamos al auto, el tiroteo es en la siguiente cuadra.


Ismael: Lo sé, pero las balas podrían alcanzarnos, tenemos que ir agachados y nos vamos cubriendo con los autos.


Camila: Esta bien amor, yo te sigo, ven y te doy un beso para que te calmes.


Ismael: Ay amor, tan tierna incluso estando en un tiroteo.


Camila: No hay que perder la costumbre.


Ismael: Sígueme, ten mucho cuidado.


Camila: Mira como se están cubriendo esos delincuentes.


Ismael: Camila, baja la mirada, te cuidado.


Camila: Amor pero los estoy viendo por las ventanas de los autos, mira están corriendo para esta calle.


Ismael: ¿Qué dices?


Camila: Sí, están viniendo para esta calle.


Ismael: Déjame ver, no puede ser, son como 5.


Camila: No, son 7 atrás vienen dos más, están corriendo entre el trafico.


Ismael: De seguro los viene persiguiendo la policía.


Camila: Mira están viniendo para acá.


Ismael: Amor, deja de ver y apresúrate, estamos cerca del sótano donde esta el auto.


Camila: Pero como no voy a ver, esto es de película, mira como corren detrás de ellos los policías.


Ismael: Camila por favor, ven aquí esta el estacionamiento, vamos correr rápido para meternos en el auto.


Camila: Si lo creo, corramos porque ya están detrás de nosotros.


Ismael: No te lo creo, ven levántate para bajar corriendo por el sótano.


Camila: Yo te sigo amor.


Vigilante de seguridad del estacionamiento: Señores disculpen ¿Qué sucede en la calle?


Ismael: No lo sé muy bien pero hay un enfrentamiento entre unos bandidos y la policía.


Vigilante: Pero se están dando duro porque tengo rato escuchando los tiros.


Camila: Y yo que pensaba que era pólvora.


Ismael: Pues ya sabes que no es pólvora sino plomo, ven entra al auto.


Vigilante: Lo que importa es que no les paso nada.


Camila: Es verdad, pero dile eso al asustado de mi esposo que fue soldado y se asusta con un par de balas.


Vigilante: JAJAJAJA


Ismael: Camila por favor, no estamos para bromas, tenemos que irnos.


Camila: Ya, ya, no te seguiré molestando, al menos hasta que lleguemos a tu casa.


Ismael: Por favor no, no le digas eso a mis papás.


Camila: ¿Le tienes miedo a las balas y a tus padres también?


Ismael: JAJAJA, no es eso tonta, tu sabes que ellos también se burlaran de mi.


Camila: Esa es la idea, mas bien enciende auto.


Ismael: Espero que no lo hagas.


Vigilante: Hasta pronto señores, espero que tangan una feliz navidad.


Camila: Igualmente señor, que pase una feliz navidad.


Vigilante: No creo que sea tan feliz porque la pasaré aquí.


Ismael: Toma aquí una propina para que cuando termines el turno vayas y la pases feliz.


Vigilante: Muchas gracias amigo, que Dios se lo pague.


Ismael: No se preocupe.


Camila: Ahora apresúrate para llegar tiempo.


Ismael: ¿Ahora quieres que me apresure? ojala y el alboroto afuera haya pasado, aunque todavía escucho disparos.


Camila: Sí en el fondo no se escuchaba nada, pero ya que estamos llegando a la salida se escuchan muy cerca.


Ismael: Que mala suerte tenemos.


Camila: ¿Por qué frenas así?


Ismael: Mira al frente.


Camila: Estamos salados.


Ismael: Salados es poco.


Camila: ¿Y ahora?


Ismael: Levanta las manos.


Pepe: ¡Se me quedan quietos!


Ismael: Ni te muevas.


Camila: Ni que fuera tonta.


Ismael: Baja la cabeza, no le veas la cara.


Camila: Ya lo hice ¿Crees que nos hagan algo?


Ismael: Si nos quedamos quietos no creo que nos hagan nada.


Pepe: Baje el vidrio.


Ismael: Pero baje el arma que no haremos nada.


Pepe: ¿Seguro?


Ismael: Si claro señor.


Pepe: Necesito un auto para escapar, pero si me voy solo me van a disparar.


Ismael: ¿Quieren que conduzca para ustedes?


Pepe: Así mismo, solo estoy con dos compañeros porque a los demás los cogieron los policías.


Ismael: Esta bien, haré lo que me pidan, pero por favor dejen que ella se vaya.


Pepe: ¿Qué es ella para usted?


Ismael: Mi esposa.


Pepe: Entonces se queda con nosotros, ese es mi seguro para que usted no se haga el héroe.


Camila: No te preocupes amor, yo me quedo contigo.


Pepe: Señora no llore que aquí no se ha muerto nadie, al menos que ustedes se quieran hacer matar si no hacen las cosas bien.


Ismael: Ya amor, calma, todo saldrá bien.


Pepe: ¡Muchachos! Súbanse que conseguí taxi.


Ismael: ¿A dónde quiere que los lleve?


Pepe: Usted maneje y más nada.


Duván: Huy jefe pero este carro si bello.


Pepe: Para que vea que en las malas hay que tener estilo.


Jorge: Si no le damos rápido vamos a tener estilo pero en la cárcel.


Pepe: No sea pájaro de mal agüero, y usted más bien arranque.


Ismael: Es necesario que nos apunten por la espalda.


Pepe: No es necesario es obligatorio, no ve que si nos disparan les disparamos a ustedes.


Camila: Amor no me quiero morir.


Ismael: En toda la salida hay policías ¿Qué hago?


Pepe: Siga manejando y mas nada, ellos se darán cuenta que tenemos rehenes.


Jorge: Mire jefe, ahí están los policías que nos echaron el agua sucia.


Pepe: No los apunte, apunta a la mujer, de esos policías nos encargamos después que salgamos de esta.


Duván: Verdad, a esos después le pasamos factura.


Ismael: Hay unos policías bloqueando la carretera.


Pepe: Siga manejando, ellos lo único que pueden hacer ahora es ver.


Policía 1: ¡Señor detenga el auto y bajen todos con las manos en alto!


Pepe: Si usted llega a detenerse me lo bajo aquí mismo.


Camila: No señor, por favor no nos mate.


Ismael: Tranquilo yo voy a seguir manejando.


Policía 1: Señor si sigue manejando esta siendo cómplice de un asesinato.


Ismael: ¡Diga lo mismo pero mientras lo apuntan en la nuca!


Pepe: Eso es, siga manejando y cooperando.


Ismael: ¡Tienen que dejarme pasar o sino me van a matar!


Duván: Mire como le hacen caso, este hombre debería trabajar con nosotros, que huevos los que tiene.


Pepe: Lo que les falto a ustedes para terminar de matar a todos esos policías lo tiene este desconocido.


Jorge: Jefe pero usted sabía que esta era un trabajo suicida.


Pepe: Bueno, aquí no vamos hablar de trabajo, los quiero concentrados porque aún estamos en problemas.


Ismael: ¿Ahora que hago?


Pepe: Siga manejando hasta la 7ma avenida, de ahí nos vamos hasta la autopista panamericana.


Ismael: ¿Y de ahí para dónde?


Pepe: Vamos paso a paso y no pregunte mucho.


Ismael: Cami ¿Cómo estas?


Camila: Amor, no quiero morir, tengo mucho miedo.


Duván: Señora relájese, que ustedes no nos deben nada.


Camila: Como quieres que me relaje si me estas apuntando.


Duván: Señora pero es que si no lo hago esos policías que nos están siguiendo en cualquier momento me disparan, entienda que es por mi seguridad.


Ismael: Respira profundo, al cabo de unos minutos todo esto terminara.


Camila: Trataré de hacerlo.


Jorge: Jefe como que nos hicimos famosos, nos esta siguiendo un helicóptero.


Pepe: Esto se nos esta yendo de las manos, falta que nos caiga el ejercito.


Duván: Después de matar dos ministros no sería extraño que nos siga el ejercito.


Jorge: Si hubiese sido por la embarrada que hicieron los otros también nos cargamos al vicepresidente.


Pepe: A lo hecho pecho, no podemos hacer más nada.


Ismael: Ya estamos llegando a la 7ma avenida.


Pepe: Le vas a dar derecho hasta la panamericana, acelere hasta el fondo.


Jorge: Haga de cuenta que lo esta siguiendo la policía.


Duván: JAJAJA se paso el payaso este.


Pepe: Otro chiste así y lo llevo para el festival internacional del humor.


Jorge: Tenemos que reírnos de nuestras desgracias, no podemos ponernos a llorar como la señora.


Duván: Si verdad señora, ya deje la lloradera que parece María Magdalena.


Camila: Ya les dije que tengo miedo.


Jorge: Pero cual miedo si aquí nos estamos riendo y todo, no sea dramática.


Duván: Patrón mire esa caravana de policías detrás de nosotros.


Pepe: Ya pronto se quedaran con las ganas de meternos presos.


Ismael: Casi llegamos a la panamericana de ahí ¿Para donde vamos?


Pepe: Pasando la primera estación de servicio hay un camino de tierra, por ahí nos vamos a meter.


Ismael: ¿Qué hay en ese lugar?


Pepe: Pero deje la preguntadera hombre, usted encárguese de manejar.


Jorge: Este se parece al "El bola", preguntaba más.


Duván: "El bola" en este momento le debe estar preguntando a San Pedro si lo deja entrar o no al cielo.


Jorge: ¿Cómo así? no me digas que lo mataron.


Duván: No se dio cuenta, él fue ultimo que salió del centro comercial cuando estábamos escapando, yo vi como un escolta lo encendió a bala.


Pepe: Que en paz descanse "El bola".


Ismael: Ese helicóptero se esta acercando mucho.


Pepe: No te preocupes, eso es solo para asustarnos.


Camila: ¿Esos disparos entonces que son? ¿Para asustarnos?


Pepe: Saca la mano para que dejen de disparar.


Ismael: Le están disparando al auto.


Camila: Le dieron al motor.


Pepe: No puede ser, hoy de verdad no es nuestro día, pare el carro.


Duván: Pero que puntería tan buena tienen.


Jorge: Desde el cielo cualquiera tiene buena puntería.


Ismael: ¿Ahora que hago?


Pepe: Bájese con cuidado con la manos arriba, usted igual señora.


Camila: Por favor déjenos ir, ya los ayudamos mucho.


Jorge: A ver mi señora entonces termine de ayudarnos y bájese con cuidado del carro.


Policía 2: ¡No tienen escapatoria salgan del auto con las manos en alto!


Duván: Oigan a este, y que no tenemos escapatoria ¡Vaya y grítele por el megáfono a su abuelita!


Pepe: Cállese, no diga nada que los provoque porque estamos en desventaja numérica.


Jorge: Si verdad, luego dice que el imprudente soy yo.


Duván: Pero es que me hierve la sangre, los quiero encender a bala a todos esos aguacates.


Pepe: Concentrado, lo quiero concentrado.


Ismael: Ya me voy a bajar, después que hago.


Pepe: Se va a quedar quieto mientras que yo me bajo y lo apunto por la espalda.


Jorge: Yo voy hacer lo mismo con usted señora.


Policía 2: Dejen las armas en el suelo y suelten a los rehenes.


Pepe: Yo no voy a dejar ir a nadie, primero tenemos que negociar.


Policía 2: Ustedes no están en condiciones de negociar, repito dejen las armas en el suelo y dejen libres los rehenes.


Pepe: Acaso usted no me entendió, vamos a negociar.


Ismael: No me ahorque tan duro.


Pepe: Tengo que hacerlo creíble, aguante lo que más pueda.


Policía 2: Mas nadie tiene que morir hoy, bajen las armas.


Pepe: Ya les dije que no voy a bajar nada, quiero negociar o fue es que les estoy hablando en chino.


Francisco: Soy Francisco Mora, negociador de la policía nacional, estoy aquí para atender sus peticiones.


Pepe: Ve que si podemos hacer las cosas bien, lo que quiero es sencillo, otro auto para seguir mi camino.


Francisco: Eso se lo puedo conseguir ¿Pero usted que nos dará a cambio?


Pepe: Les entregaré a la mujer si me traen carro, pero si me vuelven a disparar me cargo al hombre.


Francisco: Aquí no tiene porque morir nadie, ya le acercamos un auto patrulla para que sigan su camino.


Jorge: Jefe hay que estar pilas no vaya ser que en el carro haya una trampa.


Pepe: Tranquilo que el carro lo revisamos antes de irnos.


Duván: No quiero que se pasen de listos, dejen el carro y se van de una vez.


Francisco: Ya tienen el auto, ahora ustedes tienen que cumplir su parte del trato.


Pepe: Jorge Suelte a la mujer.


Ismael: Apenas puedas comunícate con mis papás, diles lo que esta pasando.


Camila: No te quiero dejar solo, no voy a saber nada ti.


Pepe: Tranquila señora, que a su esposo no le va a pasar nada, tiene mi palabra.


Ismael: Amor vete, nunca olvides que te amo.


Camila: No me digas eso que suena como una despedida.


Ismael: No es una despedida, ya vete amor.


Camila: Te amo amor.


Pepe: No nos pongamos sentimentales y más bien entremos al carro, Jorge conduzca usted, yo me atrás con Duván y ¿Usted como es que se llama?


Ismael: Me llamo Ismael.


Pepe: Y con Ismael.


Jorge: Listo jefe.


Pepe: Ismael siga así como va, hasta el momento ha hecho las cosas bien.


Ismael: ¿Para dónde vamos ahora?


Pepe: Otra vez con la preguntadera, te diré preguntón ahora.


Ismael: Pero es que no que sé que será de mi.


Duván: Relájese mire que a su mujer no le paso nada.


Pepe: Arranque más bien Jorge, la carretera que tenemos que tomar esta cerca.


Ismael: Si no me van a decir para donde voy al menos díganme que hicieron para que los estén persiguiendo así.


Pepe: Pues matamos al vicepresidente y a dos ministros, al menos eso fue lo que pudimos confirmar, porque la lluvia de bala que hubo no supimos en realidad cuantos muertos hubieron.


Ismael: ¿Pero es que donde estaban ellos?


Pepe: En un centro comercial haciendo campaña política para la reelección del presidente.


Ismael: Entonces ¿Ustedes son de oposición?


Pepe: Nosotros no somos ni de oposición ni del gobierno, nosotros simplemente somos ciudadanos comunes y corrientes que empuñan sus armas cuando las injusticias pisan nuestro pueblo.


Ismael: No entiendo, solo lo hacen por el pueblo ¿Así no más?


Pepe: Así mismo, somos unos guerreros del pueblo y para el pueblo ¿Estas en contra de nuestra causa?


Ismael: Para nada, este gobierno no sirve para nada y lo que busca es atornillarse en el poder 6 años más.


Pepe: Me alegra saber que estamos en la misma sintonía, deberías de ser un revolucionario como nosotros.


Ismael: No lo creo, tengo una vida, tengo mi esposa, mi familia que hoy me espera para cenar en navidad.


Pepe: Eres un hombre del pueblo entonces, pero que bueno saber que nos apoyas.


Jorge: Jefe ya estamos llegando al camino.


Pepe: Ismael, cuando entremos al camino de tierra lo vamos a lanzar por la puerta, disculpe la forma en que lo haremos pero es que no podemos parar.


Ismael: No te preocupes, fue un placer colaborar con la causa.


Pepe: Ven para acá, te mereces un abrazo, abre la puerta Duván.


Duván: Bueno Ismael serás libre de nuevo.


Pepe: Feliz navidad Ismael, me saluda a su esposa.


Ismael: Con gusto.


Pepe: Salga rápido que ya vamos a voltear.


Duván: No espero que lo tirara, se fue solito.


Pepe: Ojala todos fueran como él, Jorge conduzca como nunca que tenemos que llegar rápido al avión.


Francisco: Señor ¿Esta bien?


Ismael: Estoy con vida y eso es lo que importa.


Francisco: ¿No le hicieron nada? ¿Esta seguro?


Ismael: Estoy seguro ¿Dónde esta mi esposa?


Francisco: Ella venía con nosotros, mira ya se bajo de una patrulla.


Camila: ¡Amor! Estas vivo.


Ismael: ¿Pensabas que no me volverías a ver, ya deja de llorar que todo paso.


Camila: Estoy llorando de alegría, este es el mejor regalo de navidad que me han podido dar.


Ismael: No exageres ¿Llamaste a mis papás?


Camila: No, no lo he hecho.


Ismael: No te preocupes, le contamos la historia cuando estemos en la cena.


Francisco: Señores, les agradezco que se suban en una patrulla para que los regresen a la ciudad.


Ismael: Esta bien ¿Pero que pasará con mi auto?


Francisco: La comisión de transito se lo llevara a la policía judicial para hacerle unas pruebas, temo que su auto será retenido por mucho tiempo.


Ismael: Bueno, al menos me llevarán hasta mi casa.


Policía 3: Señores súbanse.


Camila: Es la primera vez que me subo en un patrulla.


Ismael: Al menos no estamos presos.


Camila: Bobo ¿Ya se le paso el susto?


Ismael: ¿Y usted ya dejo de llorar?


Camila: Huy pero no sea tan cruel.


Policía de la radio: Los guerrilleros fueron abatidos, repito los guerrilleros fueron abatidos.


Policía 3: Al fin mataron a esos desgraciados.


Ismael: ¿Desgraciados? Ellos son mártires del pueblo.









2 de Noviembre de 2020 a las 00:58 0 Reporte Insertar Seguir historia
2
Fin

Conoce al autor

Frederick Velasco Bienvenido a mi Trinchera del Pensamiento, aquí encontraras entradas aleatorias con mis opiniones.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~