isalore-daniel1603410931 Isalore Daniel

Lacrimosa= latín lágrimas fluyendo; tercer acto misa de difuntos de Mozart Cuento gótico Reylo: una noche al año, Kylo regresa para estar junto a Rey.


Fanfiction Películas Sólo para mayores de 21 (adultos).
6
541 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

lágrimas fluyendo

Una voz la llama; ella siente su piel erizar, esa voz de terciopelo que con el eco del castillo se escucha cavernosa, se amplifica el llamado "Reyy... Reyyyyy... Rey..." sus lágrimas fluyen por sus recuerdos, teme al reflejo en el espejo; la oscuridad de la noche y la ausencia de iluminación en ese castillo, con su atmósfera fúnebre la hace estremecer, lo recuerda ahí, inerte y frió al pie de la escalera frente al espejo que ahora la atemoriza; ahí en ese castillo en Naboo propiedad de su abuelo, donde alguna vez soñaron compartir toda la vida, la tragedia se presento la misma noche de bodas.

Reyyyy… Reyyyyyy… Rey…” cierra los ojos para centrarse en olvidar los eventos de su gran noche de hace cinco años; que la atormentan todos los días desde el inicio; su cuerpo inerte en sus brazos, sosteniendo su mano con fuerza, como si con ese solo acto pudiese quedarse en el plano de la vida; cansada regresa hasta la sala, solo alumbrada por el fuego de la chimenea; el fuego cruje con fuerza, una llamarada insistente se eleva a su paso; su largo vestido negro arrastra por el salón, cruje la seda en cada paso, como cuchilladas rasgando la tela; las sombras proyectadas en la gris fachada, dibuja con sombras caprichosas su silueta; en la completa soledad de su viudez, nadie acompaña sus largas noches ni sus días; su triste y melancólico rostro, con su rígido peinado bajo; sus bellos ojos aguados miran al piso, evitando ver a la zona del espejo; cubre sus oídos con sus manos mientras sus lagrimas fluyen.

Maldita la hora en que acepto su mano; desde ese instante sellaron su destino, deja caer sus manos, la voz se calla; todas las noches a la misma hora es el mismo suplicio; la hora en que él murió en sus brazos, mientras sus lágrimas fluyen; evita mirar al espejo que está cubierto por un largo lienzo negro. Pronto podrá dejarlo salir, pronto podrá sentirlo de nuevo, pronto será libre por solo una noche, pronto por solo una noche esa voz no provocara sus lágrimas fluir.

26 de Octubre de 2020 a las 21:48 1 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo La boda

Comenta algo

Publica!
Adriana Carolina Adriana Carolina
No 😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión