¡Nueva app: Inkspired Writer! ¡Escribe, publica y gestiona tus historias en tu móvil!. Leer más.
sunistae jaz[♡]

Te cruzaste en mi camino y se me olvidó a donde iba. Omegaverse. Pareja principal, KookV. Nammin, Yoonseok. Capitulos 30 + Epílogo. Portada hecha por mí. No sé aceptan copias ni adaptaciones. SUNISTAE©️


Fanfiction Bandas/Cantantes No para niños menores de 13.

#sope #yoongi #hoseok #seokjin #namjoon #jimin #nammin #taekook #omegaverse #romance #amor #gay #bangtan #bts #homosexual #kooktae #kookv
162
7.1mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

[01]





La oficina era un desastre. Todo el día hubo movimiento, y con razón, pues los últimos proyectos debían ser lanzados, los contratos con las empresas renovados, lanzar las campañas de marketing y debíamos asistir a entrevistas.



Un ajetreado día de trabajo, como ningún otro.



- JungKook, -escucho la voz de mi mano derecha. Levanto la cabeza para observarlo de pie en la puerta.- con los demás empleados iremos a un bar de por ahí, ¿deseas venir?



Niego, recibiendo una mirada de reproche por parte de mi amigo.



-Sabes que a DaeHyun no le gusta que llegue tarde a casa.



- DaeHyun se puede meter sus caprichos por el culo.-entra a mi oficina y cierra la puerta a sus espaldas.- Debes tomarte un tiempo de relax con tus amigos de vez en cuando, no porque tengas pareja debes empezar a aislarte y solo pensar en ella.-se cruza de brazos.



Largo un suspiro cansado, frotándome la cien a su paso.



- No puedo hacer nada, JiMin.



El omega rubio resopla, y niega con la cabeza ante mis palabras.



- Para ser alfa tienes menos aura dominante que yo, Kook.-antes de que pueda replicar algo, se gira sobre sus talones y abre la puerta. Pero antes de salir, vuelve a girarse, enfrentandome.- Háblame cuando vuelvas a ser el JungKook de antes y no él esclavo de el arrastrado que tienes en casa, quien solo te utiliza por dinero.



Cierra fuerte la puerta a sus espaldas, al instante escuchándose murmullos y el respondiendo con un simple, "está ocupado, como siempre".



Ignoro lo ocurrido hace segundos. Recojo la chaqueta de mi traje del respaldo de la silla, colocandomela. Agarro las llaves de mi coche y salgo de la oficina, no sin antes ponerle llave a la puerta. Bajo todo el camino hasta el estacionamiento, cansado y estresado por el día de hoy.



El recorrido se me hace más rápido que otros días, y mientras me dirijo a la puerta de mi departamento, empiezo a fijarme los mensajes de mi celular.



Dae♡



Amor, no te preocupes por venir temprano hoy a casa.
11:38pm



Mientras más tardes, mejor.
11.38pm



Me detengo en ese mensaje y frunzo el ceño, releyendo el mensaje para ver si leí mal.

¿Mientras más tarde mejor? ¿Que mierda significa eso? Me fijo la hora que es y son 11.50, solo un par de minutos después de que DaeHyun me mandara esos mensajes.



Dae♡



Estoy preparando algo para ti, no te asustes, cariño.
11.39pm



Eso hace que mi cuerpo, que antes estaba tenso en su totalidad, se relaje y empiece a caminar hacia la puerta de mi departamento. Encajo la llave y, ciertamente, nada me preparó para ese momento.



Había una chaqueta que no era mía, en el respaldo del sofá, unos zapatos tirados, una camisa yaciendo en el piso de mi hogar. Inspecciono de mejor manera y encuentro lo que parece ser, una cena a medio acabar en la mesa ratona de mi sala de estar. El aroma de alguien más rondando por todo el lugar, permaneciendo fuerte.



Siento los latidos de mi corazón retumbar en mis oídos, mientras me acerco a la que es mi habitación, escuchando los murmullos y jadeos viniendo de allí. Mis pasos de pronto no se escuchan, como si estuviera caminando con sigilo en mi propia casa, donde yo parecía ser el intruso.



Abro la puerta y lo veo. Veo lo que me hace pedazos en un segundo. El nudo en mi garganta se forma, y mi lobo llora por la traición.



- ¿Así que por esto tenía que tardar?



Escuchar mi voz, espanta a las dos personas en mi cama, llamandoles la atención mis presencia allí. Sus dos rostros tan conocidos para mí, que ahora me miran con vergüenza.



- C-cariño... -murmura DaeHyun, cubriéndose el cuerpo con las sábanas, y tratando de ponerse de pie.



- Vistanse y váyanse de mi casa, ahora.



Mi voz de mando los hace temblar en sus lugares a ambos, quienes empiezan a vestirse y arreglarse lo más que pueden. DaeHyun me lanza miradas de reojo al igual que MinHo, pero yo no puedo ni verles la cara.



Mi lobo se siente humillado. No puedo escucharlos ni verlos, sin tener ganas de hacerlos arrodillarse para que rueguen por mi perdón.



Salgo de la habitación con ellos pisándome los talones. Abro la puerta de entrada y espero que salgan, pero DaeHyun se para firme en la puerta y busca mi mirada.



- Déjame al menos explicarte, am-...



Un rugido saliendo desde los profundo de mi corazón lo hace callar.



- JiMin me lo había advertido miles de veces, me había dicho que eras un caza fortunas, que jugabas conmigo para que yo fuera tu esclavo y te diera todo lo que quieras. Lo puedo ver claramente ahora.-sus ojos se llenan de lágrimas, y algo en mí duele.- Tu codicia pudo más que el amor que algún día profesaste sentir por mí.



- JungKook no e-entiendes...



- No me hace falta entender nada, en cambio a ti, te hace falta entender mucho.



Me acerco hacia él, logrando que retroceda los pasos y quede fuera, para así cerrar la puerta en sus narices y poder al fin liberar todas mis emociones encontradas.



Rabia, angustia, tristeza, decepción, traición.



Lágrimas bajan por mi rostro, mi lobo refugiándose y sintiéndose realmente insuficiente.



Agarro el celular y marcó el número de quién, a pesar de todo, va a ser el único amigo que me va a refugiar en sus brazos.



Mi llamada es atendida al instante —¿Hola?



-JiMin... -mi voz temblorosa se escucha por el auricular del teléfono.



- JungKook, ¿qué pasa? ¿Estás bien?

- Quisiera estarlo, Chim.



- Dime que te pasa, mierda. Me estoy desesperando, y aunque no quieras voy a ir a tu casa para averiguar todo.



Suspiro y aprieto el celular en mis manos, sintiendo como toda la energía empieza a drenar de mi cuerpo.



- Tenías razón, y nunca te hice caso.



Un silencio invade la línea, y lo próxima que escucho es el motor de un auto.



- Tranquilo, cariño. Ya voy rumbo a tu casa para hablar mejor, ¿sí? Mantén la calma.



Momentos más tarde, tengo a JiMin abrazándome y acariciando mi cabello.



- Descárgate conmigo, sin filtro.



- Estaba con Park MinHo, en nuestra cama, donde pensé que nos amábamos como nadie. Me habia mandando mensajes de texto para que no vaya temprano a casa, pero los leí cuando ya estaba en la puerta. Siento como mi corazón duele demasiado, y aunque sabia que él no era mi omega, si sentía que lo nuestro podía durar por el resto de nuestras vidas.-mi voz se quiebra, lágrimas cayendo de mis ojos, y la mirada de JiMin de completa compasión.- Debí hacerte caso, Chim. Me arrepiento muchísimo de no haberte escuchado.



Lo veo negar con la cabeza y luego conectar nuestras miradas.



- En la vida se cometen errores. Errores que nos enseñan, que nos fortalecen y que nos ayudan. Tu cometiste el tuyo, y si, tal vez lo pudiste haber evitado, pero quisiste intentarlo porque estabas enamorado. Y el amor que tu sentías, JungKook, era muchísimo más que cualquier fajo de dinero. No te arrepientas de lo que viviste, porque apuesto mi vida que tienes recuerdos hermosos de la relación, pero tienes que dejarlo en el pasado.



- ¿Crees que voy a encontrar a mi predestinado? Quisiera tener tu suerte. Tú y NamJoon hyung, son la envidia de todos.



La suave risa de JiMin me hace sonreír, levemente.



- Tu predestinado está más cerca de lo que imaginas.



Levanto mi cabeza de su regazo y me siento correctamente en el sofá, cerrando los ojos y largando un suspiro pesado.



- Voy a seguir estando detrás de él. Puede que me haya mostrado fuerte, puede que haya mostrado que no me afectaba del todo, pero lo sigo amando. Y mi amor por él es muy fuerte, y lo que me hizo se lo haré pagar.



JiMin suspira resignado.- No voy a poder convencerte de lo contrario, ¿verdad? -niego con la cabeza.- Ah, los alfas son tan cabezotas a veces. Realmente lo detesto, maldito alfa estereotipado.



Ambos nos reímos, consiguiendo que yo me olvide por un momento, que mi corazón acababa de ser roto.



[♡]


- Ya, te dije miles de veces, HyungSik, que dejes de insistir porque fue cosa de una sola vez. Y te lo dejé muy en claro, apenas empezamos a hablar esa noche en el bar.


Salgo de mi camerino a paso rápido, saludando cortamente a los fotógrafos, maquilladores y demás equipo de producción.


- No te hagas el difícil, Tae. Si sabes que tu tambien quieres repetir esa noche.


Freno en seco, logrando que su pecho choque contra mi espalda y me giro de manera abrupta, mirándolo ya harto de la situación que perduró ya una semana.


- Mira, ¿no creés que si hubiera querido repetirlo te hubiera buscado? -su sonrisa de autosuficiencia se borra y se queda callado.- ¿Acaso me viste rogando por tu polla luego de lo que pasó? No. Lo respondo yo por ti, corazón.-escupo ese apodo con asco.- No estuve buscándote, no estuve pensando en ti, y menos que menos estuve planeando volver a tener sexo contigo. Soy muy claro cuando digo que es tema de una noche, no busques más. Ve y molesta a otro, a mi ya me cansaste.


Me giro sobre mis talones y camino hacia el elevador, que por milagro de dios ya estaba ahí, me adentro lo más rápido que puedo y veo como las puertas se cierran, dándome una ultima vista de HyungSik.


Que hombre más pesado, dios.


Mi celular suena en mi bolsillo, y al ver el nombre "Hoseokkie~" en la pantalla, contesto al instante.


- ¿Que pasó?


- Tengo ganas de ir a un maldito bar, a emborracharme como si fuera un adolescente que recién prueba el alcohol, a que alguien me folle en algún lado de esta puta ciudad, y olvidarme que tengo al novio más infiel del jodido universo, ¿te apuntas?


Una sonrisa escapa de mis labios


- Yo siempre me apunto, cariño.


Al llegar a mi casa, lo primero que hago,-a parte de saludar a mi hermano, SeokJin- es darme una ducha, me sentía ya sucio por haber estado todo el día con sesiones de fotos de diferentes marcas.


- ¿Y cómo te ha ido hoy?


Escucho su pregunta mientras yo estoy parado frente a mi armario, teniendo una de mis tantas crisis por no saber que ponerme.


- Lo normal, fotos por aquí, fotos por allá, firmar contratos con marcas, HyungSik con su insistencia.-a lo último lo veo rodar los ojos a través del espejo.


- Ese hombre no se cansa, ¿no pensaste en ponerle una denuncia por acoso? No ha parado de encontrarse contigo "casualmente", -hace comillas con sus dedos- durante una semana.


- Ya le he parado todo el carro, y no se lo quería decir de manera tan bruta, pero ya me tenía cansado pidiendo una y otra vez que esté con el de vuelta.-asiente comprendiendo.


Me termino de vestir con lo que elegí y me lanza un silbido.


- Todo te queda bien, pedazo de mierda.-lanzo una carcajada.


- Tu me heredaste toda tu belleza, SeokJinnie~.


Su expresión muestra que está satisfecho con mis palabras.



- No vuelvas tan tarde como la última vez, y cuídate de los paparazzis.-ruedo los ojos y agarro mi celular.



- Ya sabes que ellos pueden fotografiar lo que quieran, a mi saliendo de un hotel con alguien más, dándome besos con alguien más, a mi me importa una mierda. Porque yo sé lo que soy, se lo que hago y estoy bien así, ellos son solo personas que se encargan de joderle la vida a otras, pero ese no será mi caso.-sonríe orgulloso por mis palabras y me abraza.



- Ya, vete, que se te hace tarde con todo lo que tardaste en decidirte y contarme de tu día.


Le tiro un beso, antes de salir por la puerta de entrada e ir rumbo al estacionamiento, donde el auto de HoSeok me espera.



- ¿Cómo está mi omega raza pura favorito?



Ruedo los ojos y tiro el pequeño bolso que he traído en los asientos traseros.



- Soy el único omega raza pura que conoces, idiota.



Se encoge de hombros.- Me gusta hacerte enojar.



Me río y apoyo mi mano detrás de su asiento, justo en la almohadilla de su cabeza.



- ¿Que ha pasado esta vez con MinHo?



Larga un suspiro y se que esta reteniendo las lágrimas que quiere soltar.



- Esta vez se ha pasado de la raya. Yo sabía que me metía los cuernos, sabía que andaba con todos menos conmigo, pero hoy fue otra cosa. Entró a nuestra casa con otro omega, teniendo el aroma de el por todos lados, y vaya fue su sorpresa al verme ahí. Me pregunta que qué hacía ahí, y que mierda voy a estar haciendo en mi casa, ¿tramites del banco? Quería tener un descanso que no tenía hace semanas, y el cae con alguien así como así, a nuestra casa. No podía creerlo y menos de DaeHyun.



Ese nombre hace que deje de respirar, y que dirija mi mirada de manera inmediata a Hoseok, aunque este no pueda devolvermela.



- ¿DaeHyun? -asiento.- ¿El novio del CEO más codiciado de Corea del Sur? -asiente de vuelta.



- Era mi amigo en la secundaria, pero como pasa casi siempre, nuestros caminos se separaron y se volvieron a juntar de la forma más mierda del planeta. Aunque bueno, ya no quiero hablar de mi ex-novio, esta noche voy a disfrutar como nunca.



- Así se habla, cariño.



Nadie necesita de unos asquerosos alfas, absolutamente nadie.







[♡]

21 de Octubre de 2020 a las 03:54 3 Reporte Insertar Seguir historia
34
Leer el siguiente capítulo [02]

Comenta algo

Publica!
Gumimarii ˋωˊ Gumimarii ˋωˊ
Ou... me encanta el capitulo... con Tae como omega puro nose...ya me hice muchas ideas... y pobre kook :/ voy a esperar el proximo cap.. gracias por tu trabajo :)
October 22, 2020, 01:11

  • Gumimarii ˋωˊ Gumimarii ˋωˊ
    Ouch...vi que ya estan los otros caps jaja que despistada October 22, 2020, 01:12
  • jaz[♡] jaz[♡]
    jajajajaaj tranquila puede pasar, igual está historia va a ser actualizada seguido porque ya la tengo terminada. besos♡♡ October 22, 2020, 01:48
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 31 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión