vanessa1505 Vanessa Acevedo

Esta historia esta basada en la angustia de una hija y el amor de una madre por su hijo, el cual padece la terrible enfermedad de la Esquizofrenia, Pronto se da cuenta que su presentimiento termino con una lamentable tragedia, quedando sola sin su madre y su trastornado hermano.


Suspenso/Misterio Todo público. © Todos los derechos reservados

#crimen #hijo #hija #madre
Cuento corto
0
3.8mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Asesinato en la casa de los Browns

Asesinato en la casa de los Browns

Dejé atrás la cocina de mi casa, mi delantal colgaba al lado de mi hombro, Salí de casa luego de esa discusión con mi madre. Me estaba adentrando en el jardín de ella. Eran las 5 de la tarde, ya estaba empezando a caer y marcharse el sol.

Me detuve frente a las hermosas flores de girasol que tanto me gustan, cuando de pronto escuche un ruido muy fuerte y corrí a la casa a ver que estaba ocurriendo. Las ventanas parecía que se desplomarían en cualquier momento, y un grito desgarrador, lleno de terror mi cuerpo, lo reconocí de inmediato al apenas acercarme mi corazón salto de miedo, sentía que algo no estaba bien. Toqué la puerta del cuarto de mi madre, se abrió sola, cada fibra de la puerta de madera sonó estruendosamente, estaba justo al frente, di unos pasos, entré, al principio sentí un escalofrío recorrerme de la punta de los pies hasta la punta de mis cabellos, ignoré lo que estaba sintiendo, allí todo estaba tan desordenado, había sangre por todas partes, ropas rotas y tiradas por doquier. Ahí fue cuando me di cuenta que me encontraba en la escena del crimen, “yacía el cuerpo de mi madre sin vida en el suelo. Todos pensaron que la había matado, pero no fui yo. Al otro lado de la habitación, podía ver a la persona que lo hizo, pero denunciarla me condenaría por completo". Desde luego este es un terrible y execrable crimen, allí estaba mi pobrecito y asustado hermano; Me miró con desconfianza, escondiendo sus temblorosas manos. — ¡Por el amor a Dios! Había perdido la razón, otro grito surgió, pero más horrible. Era el, di un salto, y comprendí entonces, lo que había ocurrido. Justo allí estaban todos viéndome, con sus miradas acusadoras, no sabía si correr y abrazar a mi asustado hermano o ir y ver a mi madre. Me incliné a ella y nada me quedaba casi por hacer, ya estaba sin vida. De repente mi hermano cayó, y al ayudarle se resistió tendido de espaldas. Estaba pálido, miraba ansiosamente a todos lados. De las comisuras de sus labios caían fluidas babas. De pronto se echó a reír y lloraba a la vez. Le dejé hacer eso por un rato, esperando fuera una crisis pasajera, que aún podría volver.

Pero había llegado el momento; en que debía hacer algo. Mi hermano estaba completamente loco, sentado, los ojos sobresaltados mirando a todos lados, llorando con sus gruesas, dolorosas e incesantes lágrimas, creo que muy dentro de él sabía lo que había hecho. Lo levanté como pude y caminamos por la carretera desierta, el apoyado en mi hombro. ¡Estaba desconcertado! Sabía que era la última vez que podía caminar con mi hermano, antes que se lo llevaran al Psiquiátrico. Y pensar que mi madre fue la que siempre se opuso a que lo internaran en ese sitio. Su amor por su hijo la llevo a la muerte.

11 de Octubre de 2020 a las 05:37 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Vanessa Acevedo Vanessa Acevedo. Cdad Guayana - Venezuela. Soy emprendedora, pro-activa, diligente y divertida. Me gusta los retos y así lograr mis objetivos.!!

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~