¡Nueva app: Inkspired Writer! ¡Escribe, publica y gestiona tus historias en tu móvil!. Leer más.
saley Sabely Leyva

Seto Kaiba un multimillonario arrogante conoce a Jin Himura quien lo hará perder el suelo, pero por no saber controlar sus emociones cae en las provocaciones de una mujer que lo lleva a cometer el error más grande de su vida, pierde al amor de su vida por una mala decisión y su mejor amiga le da la más grande lección que puede aprender. La historia es mía, los personajes de Yu-Gi-Oh le pertenecen a Kazuki Takahashi, los demás personajes son míos igual que los escenarios.


Fanfiction Anime/Manga Sólo para mayores de 18.

#traición #infidelidad #abandono #miedo #dolor #erotismo
1
1.4mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1: Amor a primera vista

Qué día en la universidad, todo es tan estresante últimamente. Pero hoy particularmente las cosas no van muy bien en KC, mi padrastro cada vez es más insoportable, todo quiere controlarlo y sus desafíos me son molestos, ya no lo soporto. Debe haber alguna forma de cambiar las cosas. Ya no soporto la milicia, este tipo está loco, quiero que el giro de la empresa sean juegos, pero él no quiere y cada vez las peleas son más fuertes.

Estaba pensando en una estrategia para que Gozaburo Kaiba me dejara en paz, entre la escuela y la empresa que quiere que dirija de forma militar cada vez tenía menos energía para continuar, mientras miraba la foto de mi hermano en el guardapelo, prometiéndole que lo iba a cuidar de todo no importaba que pasara; realmente Mokuba es mi única familia y por quien daría la vida sin importar nada, cuando de la nada salió una chica hermosa en gran manera y se me acercó para preguntarme por el edificio de sociales, no podía creer que ella se me acercara y me hablara, la mayoría de las personas me huyen o me sacan la vuelta inventándose las mil historias ridículas en torno a mi familia.

—Hola ¿me puedes indicar cuál es el edificio de sociales por favor? —No salía de mi asombro, el viento volaba su hermoso cabello castaño, sus ojos azules me tenían cautivado, esa inocencia en la mirada, en ese momento me sentí enamorado de ella.

—Claro que sí, te llevaré.

—De acuerdo, eres muy amable ¿Qué estudias?

Ella tomó la iniciativa para platicar, eso me encantó la mayoría de las personas que se me acercan esperan a que yo tome la iniciativa para platicar y aparte de ser abrumador es molesto. —Licenciatura en administración de empresas ¿y tú?

—Qué casualidad, yo también, solo que estoy revalidando materias por cambio de escuela.

—Eso es increíble, ¿quieres un recorrido por la escuela?

—Por supuesto que sí, me encantaría conocer esta escuela. ¿Vamos?

— ¿Cómo te llamas?

—Soy Jin Himura ¿y tú?

—Soy Seto Kaiba, pero dime Seto.

—Perfecto, me gusta mucho tu nombre. —Me sonreía con ternura y le correspondí

Empezamos a caminar hacia el edificio de sociales, realizó sus trámites y recorrimos toda la escuela, perdí el resto de mis clases, pero para lo estresado que estaba no me importó en lo más mínimo, todo lo que quería era disfrutar su compañía y verla sonreír, su voz me hacía volar la imaginación, ese momento era simplemente perfecto.

Las hojas de los arboles caían y el viento las arrastraba, estábamos sentados en una banca de uno de los jardines de la escuela mientras platicábamos de lo difícil que se estaba poniendo la carrera y eso que apenas corría el segundo semestre, me contó que sus padres eran publicistas y viajaban mucho, por lo que la mayoría del tiempo se sentía sola, la abracé, sentí la necesidad de protegerla, de cuidarla y nunca soltarla, se veía tan frágil y hermosa. Me correspondió con una sonrisa y me abrazó también, la gente que pasaba nos miraba un poco extraño, pero no me importaba de todas formas se la pasan chismoseando de todo, como si no tuvieran vida propia y debieran ocuparse de la de los demás.

Esa tarde fue simplemente perfecta, la llevé a su casa y estaba sorprendida por el chofer, a veces detesto que vengan por mí, prefiero caminar e ir y venir solo a donde me plazca, nos despedimos y le dije que en la mañana pasaría por ella, me sonrió y entró a su casa. Al día siguiente tal como quedamos llegué puntual a la cita, pero en esta ocasión decidí ir caminando, lo que la sorprendió mucho pero se veía aliviada de que llegara de esa forma y me abrazó con euforia realmente me hacía feliz el hecho de que le importara tanto.

Caminamos un largo tramo hasta la escuela, llegamos y las clases comenzaron a correr, el amor podía sentirse en el aire, estaba totalmente enamorado de ella y no había forma de ocultarlo, pero no sabía si ella sentía lo mismo por mí.

De todas maneras no quería presionarla con nada, con su compañía me bastaba, solo quería sentir la calidez de sus brazos y verla sonreír como siempre, ella siempre estaba alegre y sonreía por todo su carácter era contagioso. Así pasaron muchos días, salíamos eventualmente y nuestra amistad comenzó a crecer, pero cada que salíamos algo me llamaba mucho la atención ella pagaba todo, se negaba rotundamente a que pagara algo, lo que se me hacía un poco extraño, pero no le di la menor importancia.

Las cosas se empezaron a poner difíciles en la empresa y acabé quitando a Gozaburo de la presidencia de KC, Mokuba me apoyó dejándome su parte de la empresa el 2% y con un buen negocio que hice obtuve el 49% de Kaiba Corporation, así que lo despedí y cambié el rumbo de la empresa a juegos de todo tipo, en esos momentos buscaba alianzas con organizaciones que fueran de ese rubro y lo logré, en poco tiempo todo había cambiado.

Dejé de ver a Jin por meses, cada vez tenía más trabajo, solo nos llamábamos eventualmente, ella era muy comprensiva con eso y nuestra amistad seguía creciendo, un día llegué a la escuela, no había dormido nada en tres días y ella me estaba esperando con un delicioso café en la mano, tal como me gustaba. Fue el detalle más hermoso del mundo.

—Te esperaba Seto, se ve que no lo has pasado muy bien en días ¿quieres un café?

Sonreí, ella me tenía realmente cautivado, tomé el café de sus manos y las rocé ligeramente, al instante sentí como si su energía me recorriera y me puse un poco nervioso, no sabía que decir o hacer, las chicas regularmente solo quieren sacar provecho de mí, pero ella no, así que me limité a decir —gracias— ella sonrió y me abrazó con euforia.

—Eres muy tímido, anda vamos a clases o te perderás el examen de evaluación de fin de curso.

— ¿Examen de evaluación de fin de curso? ¿Es hoy?

—No me digas que lo olvidaste por completo. Seto anda vamos, nos sentamos juntos y te ayudo no te preocupes, de todas formas eres muy inteligente y podrás con esto y más.

Esa respuesta no la esperaba, Jin quería ayudarme. Acepte su ayuda y llegamos al famoso examen, terminó en dos horas que se me hicieron un verdadero infierno, solo quería dormir. Pero tenía que aprobar el curso, salimos del aula y aún tenía el café que me regaló, ella no se dio cuenta pero guardé el vaso, fue el regalo más maravilloso que pudo darme. Terminaron las clases y fuimos a comer a un restaurante que amaba estaba cerca de Global Investment Corporation y ella miraba con ilusión el edificio.

—Sabes Seto, algún día quiero entrar a trabajar en esa empresa, sé que no tiene nada que ver con mi carrera pero me gustaría trabajar en la división de software, me encanta eso aunque no doy una desarrollándolo.

—Si quieres puedo ayudarte a entrar a trabajar a esa empresa, solo es cuestión de que avancemos un poco más en la carrera porque solo admiten becarios o pasantes, nadie entra ahí solo con la secundaria terminada, sus políticas son muy estrictas.

— ¿Cómo sabes eso?

—Mi padrastro tenía vínculos con ellos y trabajaban juntos, ahora seguimos trabajando juntos pero en otra división.

— ¿Tu padrastro?

—Sí, una larga historia de la que no quiero hablar ahora.

—Está bien, nunca abordo estos temas de la mejor manera. Lo siento.

—No te disculpes, es solo que es un tema que no me gusta tocar. —Estaba realmente apenada y se veía hermosa sonrojada, su mirada inocente me cautivaba—. ¿Qué postre se te antoja?

—Pues no sé. A ver veamos la carta.

Eligió un postre de chocolate con fresas y al comerlas sus labios se pintaron ligeramente de rojo, quería besarla pero no sabía cómo lo tomaría y no quería arruinar nuestra amistad, así que hice la pregunta incomoda.

—Jin ¿Tienes novio?

—No Seto, ¿Por qué la pregunta?

—Curiosidad, es que ya no habíamos platicado y tampoco te había visto por tanto trabajo en la empresa.

— ¿Dónde trabajas?

—En Kaiba Corporation soy el dueño y presidente ahora. —Sus ojos se abrieron como platos al pronunciar esas palabras.

— ¿Kaiba Corporation? ¿Tú eres el dueño? Eso no lo esperaba.

—Bueno eso todo mundo lo sabe, al menos eso creía. Hasta ahora.

—Vaya, es que no suelo dejarme llevar por lo que los demás dicen y evito escuchar chismes y radio pasillo, había escuchado que eras el dueño de esa organización, pero no quería creerlo. Ahora entiendo tu ausencia, en la escuela se dice que tu padre murió. Pero como te dije no suelo escuchar chismes, si en algún momento quieres contarme está bien, no quiero ser entrometida.

—Gracias Jin, eres maravillosa. ¿Quieres ir a algún lado?

—Sí, claro. Vamos al parque que está en el centro de la ciudad y caminamos descalzos ¿te parece?

—Suena increíble. ¿Te molesta saber quién soy?

—No, de hecho te veo como el mejor amigo del mundo y no me importa si eres el rey de Inglaterra o un repartidor de leche, simplemente eres maravilloso y con tu compañía me basta para ser feliz.

Esas palabras llegaron hasta lo más profundo de mi corazón, no pude contenerme, la jalé hacia mí mientras caminábamos al parque y la besé. Se sonrojó y correspondió a mi beso con pasión.

Sus labios eran deliciosos, carnosos, suaves y aterciopelados, su aliento a chocolate con fresas me tenía cautivado, me seguía el beso con pasión como si me amara y quisiera decirlo de esa forma, colocó sus brazos en mis hombros y luego alrededor de mi cuello, no quería que ese momento terminara nunca, era simplemente perfecto. El aire volaba su cabello sobre mi rostro y trataba de alejarlo pero me encantaba como se sentía.

Cuando nos separamos estaba muy sonrojada y no quería mirarme, la tomé de la barbilla y me dijo.

—Seto, eres muy lindo por hacer eso, es que no sé cómo decirte esto no quiero que pienses que soy una interesada o algo así.

— ¿Decirme qué?

—Bueno desde el primer momento en que te vi, me gustaste mucho, por eso me acerqué a ti a preguntarte por el edificio y acepté que fueras conmigo.

No pude con esas palabras, ¿acaso estoy soñando? Le gusto y además su inocencia al pensar que la creería una interesada, es la chica más maravillosa que he conocido.

—Tranquila Jin, no me cruzó por la cabeza que fueras una interesada, desde que empezamos a salir te niegas a que pague las cuentas además siempre estás al pendiente de mí, sin importar que pase, todos estos meses que no te vi fueron un verdadero infierno y tú siempre me llamabas en los momentos más difíciles dándome aliento y escuchando mis histerias.

—Seto, me enamoré de ti profundamente, pero siempre he sido mala compañía para la gente y no solo eso, sino que para mí mala suerte los chicos que me llegan a gustar siempre se enamoran de alguien más o simplemente me mandan a la friendzone, así que jamás pensé que te fueras a fijar en mí.

—Eres la chica más increíble que he conocido, nadie ha hecho lo que tú por mí a excepción de Mokuba y Ether.

— ¿Quiénes son ellos?

—Mokuba es mi hermano menor y Ether es mi mejor amiga desde la infancia.

—Vaya, así que tienes un hermano.

—Sí ¿tú tienes hermanos?

—No, soy hija única y no me gusta hablar de eso.

—Ya somos dos tampoco me gusta platicar con la gente de mi familia, pero contigo es diferente.

—Bueno en ese caso te voy a contar algo y espero que no lo tomes a mal.

—Dime.

—Mis padres son publicistas y son millonarios, pero dicen que tenerme fue todo un problema porque llegué en un momento difícil para ellos, se iban a separar cuando mi madre se enteró que estaba embarazada de mí y ya se quedaron juntos por mí, no me sorprendería que se separaran ahora que soy mayor, y además piensan que debo tener las cosas por mí misma y no por herencia, ellos pagan todo y demás, pero no creas que vivo como la hija consentida, me dan una mesada que debo invertir y sacar el mejor provecho de ella para los gastos que no son de la escuela, como ellos dicen “mis lujos” así que llevo rato invirtiendo en la bolsa, me compraron un departamento modesto y me mandaron a vivir sola desde la secundaria porque según ellos debo ser independiente.

—No puedo creerlo, aunque tus padres tienen razón en algo, todos debemos trabajar para obtener lo que queremos.

—Lo sé, eso no me molesta en lo más mínimo, de hecho disfruto tener mi propio dinero y no depender de ellos para muchas cosas, pero quiero un empleo de verdad para independizarme por completo, no quiero vivir atormentada porque les arruino la vida. Lo que me duele es que me culpen de estar juntos.

—Eso debe ser terrible. Ahora entiendo porque quieres entrar a GIC.

—Exacto, no pretendo ser la damisela en peligro y que tu vengas en mi rescate, solo me dio confianza contarte esto. —Me miró con ternura— Quiero un empleo en el que si me voy a esclavizar por lo menos que me paguen bien.

— ¿Y por qué no quieres entrar a KC como todos los demás?

—Porque me gusta la dirección de proyectos de software, no es que tu empresa no los tenga, pero no me gusta hacer lo mismo que los demás y menos si todo mundo quiere ir al mismo lado, además siendo honesta muchos solo quieren entrar a tu compañía por darte en la cabeza, no para hacerla prosperar y eso no me gusta.

—Eso no lo esperaba.

—Bueno ahora que me conoces un poco más ¿Qué piensas de mí?

La tomé de la cintura y la volví a besar, no podía creer que fuera tan perfecta.

— ¿Eso responde tu pregunta?

—Sí, debo ir a mi casa, nos vemos mañana.

Se despidió y se fue sonriendo, quería contarle todo a Ether y a Mokuba no puedo con la emoción de saber que ella es una chica increíble y que me corresponde, ¿Qué pensarán de esto? ¿Será una buena idea que se conozcan? Es tan difícil esto, no sé cómo puedo ser tan desconfiado si me ha demostrado que no le interesa mi dinero ni nada de esas cosas, solo quiere verme feliz.

9 de Octubre de 2020 a las 00:17 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Capítulo 2: Ether

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 19 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión