sweetnightgirl 𝚕𝚘𝚛𝚒𝚎 ♡

❝Años atrás, decidieron terminar lo que tenían creyendo que era la mejor decisión. Pensaron en todos, menos en ellos mismos.❞ ○ Taekook / Kooktae ○ POV Jungkook / POV Taehyung ○ Two-shot


Fanfiction Bandas/Cantantes Sólo para mayores de 18.

#jeonjungkook #kimtaehyung #jungkook #kook #taehyung #tae #gaycouple #yaoi #fanficyaoi #fanfic #fanfics #bts #boylove #bl #bangtanboys #bangtan #kooktae #kookv #vkook #taekook
14
476 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

❧ Jungkook ☙

_❳ ⇀ Never Not

00:09 ━━━━⬤─────── 03:29

⇆ ◁ || ▷ ↺





Solían llamarlos skinny love porque todos sabían que estaban enamorados, pero eran tan tímidos para admitirlo y aun así lo demostraban. Mirándose al espejo de ese gimnasio que era usado mayormente por él, recordó cuando tenía 15 años y todo el lio andante que era, lleno de frustraciones y amargura por no poder disfrutar como un adolescente común y corriente y, al mismo tiempo, tan dichoso por estar viviendo un sueño hecho realidad. Y cuando ya no podía más, cuando se sentía un completo extraño en ese grupo de chicos que lo habían adoptado como un hermano, cuando sentía que quería renunciar a todo y regresar al lado de su mamá, llegaba él. Con esa enorme sonrisa cuadrada y su buen humor, se sentaba a su lado y solo bastaba que lo abrazara y le invitara un poco de helado para calmarlo y desistiera de cualquier idea de abandono. A decir verdad, aún ahora, seguía siendo el único quien podía lograr apaciguarlo cuando se sentía frustrado o enojado.

No podía recordar el momento exacto en el que ese sentimiento de amistad se convirtió en algo más, quizás fue en medio de tantas horas compartidas viendo alguna película o tal vez durante esas noches en que se escapaban para poder pasear un poco como cualquier mortal común, el hecho era que de pronto empezó a notar lo hermoso que era. A eso le siguieron los nervios inexplicables cuando lo abrazaba impulsivamente, lo incomodo que se sentía al verlo interactuar con otras personas que no era él y un día, en medio de uno de sus juegos de rol donde fingían estar enamorados, cayó en cuenta que de pronto, el juego había dejado de ser un juego para él.

Y, al contrario de lo que cualquiera pudiera pensar, el descubrimiento de sus sentimientos no lo impactaron, sino que los acogió tan naturalmente que no tuvo ningún reparo en compartirlo con Seokjin en busca de consejo. Pero Taehyung era tan reservado que no pudieron averiguar nada más que deducir que por como lo trataba, era posible que le estuviera sucediendo lo mismo que él. Tuvieron que pasar años, durante los cuales Namjoon Hyung les había dado el bonito sobrenombre, hasta que fue el mismo Tae quien se animó a hablar.

No pudo evitar que una sonrisa triste se formara en su rostro al recordar el sentimiento de felicidad que tuvo cuando eso sucedió. Que Taehyung, siendo lo guapo que era, pensara que él era atractivo le parecía lo más irreal que le había pasado hasta ese momento, quizás por lo inseguro que se sentía o por lo increíble que le parecía la idea, pero hasta el día de hoy aún le parecía sorprendente que el mayor opinara que era atractivo sin una gota de maquillaje o lo encontrara maravilloso a pesar de los muchos defectos que tenía.

Hasta que un día, sucedió. Ambos estaban en las nubes con esa relación clandestina que tenían que no se detuvieron a pensar un momento en que debían de ser cuidadosos y discretos y que los hoteles no siempre eran ni uno ni lo otro, hasta que la empresa los cito con carácter de urgencia. Al parecer, una revista de chismes tenía la primicia de una pareja gay del espectáculo, donde ellos eran los principales protagonistas. Habían sido tan tontos. Recordó que en el último live de su Hyung, le habían preguntado si alguna vez ellos habían peleado, a lo que él respondió: "Jungkook y yo nunca peleamos, las veces que nos hemos metido en problemas nos han llamado la atención a ambos", y era cierto. Por más que todos creyeron que terminarían peleando por este tema, no lo hicieron. En su lugar, la empresa los obligó a que tomaran una decisión: o sacaban un comunicado anunciando su relación y el grupo se disolvía eventualmente, o terminaban y hacían un contrato de exclusividad con esta revista a cambio de su silencio.

En ese momento, a pesar de los miles de consejos de apoyo recibidos, sentían que no podían ser tan egoístas y decidieron que era mejor sacrificar lo que tenían al esfuerzo y sueño de tantas personas. Anunciaron su ruptura a quien debían, tomaron distancia y trataron de desviar la atención. Pero hoy, tres años después, ya no se sentía tan seguro de haber tomado la mejor decisión esa noche y a veces pensaba que quizás si debieron de seguir el consejo de Yoongi Hyung, pero ¿Qué podía hacer sobre la leche derramada? Sentía que Taehyung ya lo había superado por completo y él de verdad quería hacer lo mismo, pero era tan difícil.

Era con solo verlo pasear por la sala o escucharlo reír y miles de recuerdos llegaban sin invitación solo para atormentarlo, recordándole lo que una vez fueron y ya no serian. Todas aquellas conversaciones que tuvieron en madrugadas infinitas, los besos llenos de cariño y promesas sin cumplir, las caricias regaladas en cualquier momento del día con el único fin de hacerle saber que lo quería, las lágrimas de aquella última noche y luego nada. Luego una falsa sonrisa frente a cámaras, evitándose casi como si quemaran, no queriendo incitar la resurrección de eso que ellos mismos habían decidido matar. Él enfocándose en la creación de covers mientras que Taehyung se refugió con sus amigos, lejos de ellos, lejos de él.

Hasta este momento todo había estado yendo bien, concentrándose en su proyecto y en los eventos que tenían como grupo pero ahora, teniendo tanto tiempo libre, sentía que todo se le iba saliendo poco a poco de control. Sacudió la cabeza obligándose a alejar todos aquellos pensamientos que solo lo dañaban, debía de aceptar las consecuencias de sus decisiones, controlarse y desterrar esos sentimientos no correspondidos. Iba tan metido en sus pensamientos que no se fijó en la persona que se dirigía hacia él hasta que choco con ella. Al levantar la vista se encontró con aquella expresión que tanto le gustaba, una ceja levantada, la sonrisa torcida y casi sentía que podía caer de rodillas ahí mismo.

- Jungkookie – ah, y esa maldita voz profunda cargada de un tinte juguetón – deberías tener más cuidado – y ahí estaba, la sonrisa cuadrada. Señor, ¿Qué mal te he hecho?

- Hyung...

- Venia a buscarte porque con los chicos estábamos pensando en salir a pescar y...

- No puedo – lo interrumpió, quería patearse por ser tan brusco. No mires su cara, no mires su cara, no veas esos ojos tristes – le prometí a mi mamá ir a visitarlos este fin de semana, y en realidad ya debería de haber salido, pero...

- Pero aún estas aquí. Entiendo. – llegado a este punto, supo que podía calificar cada una de sus sonrisas, y esta era la comprensiva – por favor, dale mis saludos a ajumma*

- Pierde cuidado – arreglo la mochila sobre su hombro, paso por su lado y después de alejarse un poco, le hablo por sobre el hombro – y Hyung, use zapatos por favor...se puede enfermar.

- ¡No olvides avisar cuando llegues! – le escucho gritar antes de salir del lugar.

❧ ☙


Cuatro horas y media después, estacionaba en la casa de campo de sus padres. Aceptaba que había escapado como un cobarde, pero prefería ser un cobarde y llegar de improviso a quedarse al lado de Tae con todos esos pensamientos que lo dañaban. Al entrar, el primero en saludarle fue Gureum, aquel cachorro que había adoptado años atrás. Después de hacerle algunas caricias, empezó a recorrer el lugar en busca de sus padres encontrándolos en la cocina haciendo la cena. Ni bien los mayores notaron su presencia su padre se acercó para darle un abrazo mientras que su mamá lo cogía por ambas mejillas y le plantaba un beso en una de ellas.

- No te esperábamos, Jungkookie – comenzó hablando su papá mientras lo guiaba al comedor de diario – nos sorprendió que nos avisaras que venias en camino...

- ¡Y en carro! – su mamá se sentó a su lado – Hubiera preferido que tomaras un avión a que te arriesgues así, con lo cansado que estas... - sin embargo, la mujer no continúo hablando. Para Jungkook era maravilloso como con solo una mirada, la mujer sabía muy bien lo que le necesitaba. Instinto materno, quizás. – Porque mejor no vas a descansar a tu habitación, ¿uhmm? Yo te hago llegar la cena.

- Gracias, ma – y sin esperar nada más, prácticamente salió corriendo a la que desde hace unos años era su habitación.

Al ingresar ni se molestó en encender las luces, por memoria se dirigió hacia donde se encontraba su cama, tiro su mochila en cualquier lado y se lanzó de lleno en ella. Quería dormir por una semana, quería escapar de todos sus problemas y preocupaciones, quería ser un niño otra vez. Definitivamente haría muchas cosas de manera diferente. Comenzando, le diría a Tae que era una mala idea hacer una reserva de hotel, sí...definitivamente eso sería lo primero que cambiaría.

- ¡Hola enano! – levanto la cabeza ante el saludo, no sabía cuánto tiempo debía haber pasado pero ya era de noche, en medio de la penumbra vio a su hermano mayor apoyado en el marco de la puerta – mamá me pidió que te subiera esto – mientras hablaba prendió la luz haciendo que sus ojos se cerraran en reflejo – me sorprendió que vinieras de improviso – dejo los platos en su cómoda mientras se volteaba a verlo.

- Necesitaba un tiempo a solas – se sentó bien en su cama para poder verlo bien. Su hermano era mayor por dos años, igual que él, en serio necesitaba sacarlo de su mente un momento por lo menos sino terminaría volviéndose loco. Jeon Jungkook, el idol loco de BTS que no pudo superar una simple ruptura, perfecto ya hasta tenía el título de la portada.

- Ah, ¿tanto como para salir corriendo y avisar que vendrías a mitad de camino? – hablo con voz inocente mientras se acercaba a revisar un estante lleno de comics antiguos, de esos que leía cuando era adolescente – no me mal intérpretes, me encanta que vengas, pero ni siquiera avisaste a tus hyungs que llegaste bien...

- ¿Cómo...?

- No te emociones – le corto enfrentándolo - me llamo Jimin a preguntarme si habías llegado ya que no contestabas tu teléfono – no supo porque, pero sintió algo dentro de él romperse – aunque estoy seguro que si llamo fue a insistencia de alguien más. – le dedico una sonrisa inocente mientras levantaba ambas cejas, como si en realidad no entendiera nada del asunto – En fin, hoy tengo mucho trabajo y pensaba amanecerme, así que si en algún momento quieres hablar de lo que sea que te atormente, ya sabes donde buscarme – soltó despreocupadamente y sin esperar respuesta, se fue.

❧ ☙


Era más de medianoche cuando su estómago le aviso que tenía la necesidad de comida, se levantó de la posición en la que había estado las últimas 5 horas y se acercó al mueble donde su hermano había dejado la cena, ahora totalmente fría, y se la termino. Su hambre era mayor que las ganas de cenar algo caliente. El resto de su casa se encontraba en total silencio, sus padres de seguro ya se encontraban durmiendo y fue en medio de esa tranquilidad que se dio cuenta que algo no estaba cuadrando.

Su celular.

Reviso en los bolsillos de su pantalón y lo encontró totalmente descargado. Con razón sentía que tenía una paz absoluta. Busco el cargador en uno de los bolsillos de su mochila y lo conecto al tomacorriente más cercano a su cama, al cabo de unos minutos este se prendió y empezó a llenar la habitación con el sonido de las notificaciones de chat, llamadas perdidas, recordatorios y redes sociales. Elimino todos desinteresadamente, las llamadas ni las miro y las notificaciones de redes sociales ya alguno de sus Hyung las habría revisado, cuando llego el momento de revisar las notificaciones del kakao se deshizo de todas, menos de una.

Hola Jungkookie, ¿llegaste bien? :TH

(05:30)

JK: Si, Hyung. Lamento no haber llamado más temprano, la batería se terminó y me quede dormido.

(00:40)

Dejo el aparato sobre su mesita de noche después de enviar el mensaje y se sorprendió al recibir, casi inmediatamente, una respuesta. Era un tonto, no entendía porque eso le asombraba ¿acaso no era siempre Taehyung el único quien le respondía los mensajes casi inmediatamente?

No te preocupes, todos se sentirán tranquilos de saber que llegaste bien: TH

Espero que descanses esta noche: TH

(00:41)

Después de leer el mensaje, bloqueo su teléfono y lo aventó lejos de él.

❧ ☙


Ya no sabía cuántas veces había estado rodando en esa cama en busca de la posición perfecta para poder conciliar el sueño pero sin tener éxito. Rendido abrió los ojos y vio el techo blanco de su cuarto tienes demonios que no te dejan dormir, ¿eh? Le diría Yoongi Hyung de verlo, y era cierto. Esta vez los demonios habían comenzado a acosarlo desde muy temprano y no tenían planes de irse pronto, al parecer. Cogió su celular con la idea que quizás cansando sus ojos lo suficiente, podría dormirse. Eran cerca de las 3:00 am, abrió cada una de las redes sociales que tenía y comento y dio fav a una que otra publicación. ¿Qué pensaría ARMY si supieran que tengo esa cuenta fan?, sonrió ante la idea del revuelo que esa información causaría en el fandom.

Pero ya eran las 3:40 am y aún no tenía ni una pisca de sueño. Con cansancio salió de su pieza con dirección a la cocina, quizás algo de leche lo ayudaría. Y estaba decidido a eso cuando vio luz bajo la puerta del cuarto de su hermano. Por un momento se había olvidado de sus planes de amanecerse esa noche y pensó que mejor que la leche era hablar con él, claro... si no lo interrumpía. Se acerco con cierta timidez y toco despacito dos veces. Si no respondía regresaría a su plan inicial y lo dejaría tranquilo, pero casi inmediatamente la puerta se abrió.

- Estaba empezando a creer que nunca vendrías. Vamos, entra – y se hizo a un lado permitiéndole el paso, y tal y como cuando eran niños corrió a su cama y se tiro en ella panza arriba, estirando sus brazos y piernas. Nunca sabría por qué, pero siempre la cama de su hermano mayor le había parecido más cómoda que la suya propia, igual que la cama de Jin Hyung. Quizás era un tema de Hyungs, o quizás solo de aquellos a los que él quería de una manera especial.

- Hyung...

- ¿Uhmm?

- No te estoy molestando, ¿cierto?

- No...

- ¿P-puedo preguntarte algo?

- Sí... – contesto algo ido el mayor mientras seguía tecleando en su laptop.

- ¿Cómo sabes cuando has tomado una decisión errónea? – pregunto con timidez mientras jugaba con el borde de su polo. – escucho como su mayor dejaba de teclear y tomaba un respiro profundo, como si estuviera meditando un poco antes de contestar.

- Cuando no me siento bien con ella y me incomoda sus consecuencias.

- Y, ¿Alguna vez te ha pasado?

- Muchas veces, pero he aprendido de cada una de ellas. – el sonido del tecleo se retomó - Entonces, cada que tengo que tomar alguna decisión importante primero soy totalmente sincero conmigo mismo y los demás.

- ¿Alguna vez has estado en una situación que no tiene solución? Es decir, ¿has tomado una decisión que no tiene remedio?

- El único problema que no tiene solución es la muerte, Kookie. – sintió como su mayor dejaba nuevamente de teclear y esta vez vino acompañado de un pequeño "click" que se hacía al cerrar el portátil - Dime, ¿Qué está pasando?

- Creo... creo que la he cagado, pero en grande.

- Cuéntame y veremos cómo podemos solucionarlo.

Eso era lo que más le gustaba de su Hyung, no importaba si eras su familia, amigo o algún conocido, si quería ayudarte e iba a ir contigo hasta el último, era su problema también.

- Gracias, Hyung. Pero, sinceramente, no sé si se pueda hacer algo. Es que ha pasado tanto tiempo y...

- ¿Esto tiene que ver con el dueño de cierto pomerania? - ¿acaso he sido tan obvio?

- Sí...

- No entiendo. Pensé que todo estaba bien entre ustedes.

- Somos amigos.

- ¿Seguro? Digo, por como lo miras, lo abrazas...

- Me gana el subconsciente, creo...

- Kook-ah, en su momento todos los Hyung los aconsejaron. Incluso Yoongi Hyung les dijo que no debían de terminar lo que tenían porque iban a sufrir y que a pesar de que si decidían hacerlo público y el grupo terminaba, él y todos los demás los seguirían amando por igual. Pero ustedes decidieron seguir adelante con eso.

- Lo sé, créeme que lo sé.

- Y han pasado años de eso.

- También lo sé. – no era su plan, pero la voz le salió casi como un quejido – Es solo que no puedo...créeme cuando te digo que he intentado de todo para olvidarlo, e iba bien. Ósea, podía manejarlo porque la agenda siempre ha estado cargada y él siempre salía con sus nuevos amigos y yo con los míos y no lo veía mucho pero ahora...

- Ahora que ya no puedes escapar de él, ¿recién te das cuenta que cometiste un error? – volteo su cabeza para ver a su hermano sentado en la silla de su escritorio, frente de su portátil cerrada – ¿No lo sospechaste ni siquiera cuando en tu cumpleaños, decidiste no ir a ese viaje con él y sus amigos y en su lugar preferiste venir a esconderte aquí y tatuarte todo el brazo como una especie de "terapia de superación"?

- En serio creíamos...creíamos que era lo mejor para todos.

- Sí, pensaron en el bienestar de todos menos en el suyo propio.

- No puedo dejar de pensar en nosotros, en él...

- ¿Se lo has dicho? ¿Él sabe lo que sientes?

- No, no – negó levantando la cabeza y viéndolo con unos ojos grandes y redondos – No creo tener un mínimo de oportunidad, estoy casi seguro que él ya no siente absolutamente nada por mí. – bajo la cabeza notando su actual situación – Ha pasado tanto tiempo que ahora solo soy una especie de hermano menor para él. – respiro tratando de controlar las lágrimas que amenazaban con salir – Yo necesito olvidarlo, así como él lo hizo conmigo. Ayúdame, por favor.

- Discúlpame por no haber podido aconsejarte mejor en ese momento, Jungkookie. – vio cómo se levantaba de su asiento y se dirigía a uno de los estantes que tenía colgados en la pared, cogió de él un álbum de fotos y lo abrió buscando algo. Lo reconoció casi inmediatamente, en ese álbum su familia guardaba todas las noticias importantes de él y del grupo, incluyendo fotos que subían a las redes sociales o que él les enviaba - En serio, en serio creímos que la carta de Yoongi Hyung los haría recapacitar y cambiarían su opinión y lucharían un poco más por lo suyo, nunca nos imaginamos que en su lugar decidirían terminar todo y seguir adelante. Par de tontos. – se acercó a la cama y dejo el álbum abierto en ella mostrando una de sus fotos favoritas. Ambos no tenían más de 20, era una de esas pocas fotos donde él estaba trepado a la espalda del mayor mientras hacia una V con los dedos. Se veían realmente felices. – Mira eso, lo que ustedes tenían no es algo que se encuentra dos veces en la vida, los viejos lo notaron y por eso aceptaron su relación sin problemas. Pensamos que ustedes mismos lo sabían, pero al parecer no fue así. Jungkook esto – dijo colocando un dedo sobre la foto - debes de saber apreciarlo y protegerlo. Ustedes fueron tan afortunados, lo supieron encontrar siendo tan jóvenes. Así que no puedes darte por rendido tan fácil, debes luchar un poco más antes de darte por vencido.

- Pero él ya no siente lo mismo por mí, ¿no entiendes?

- Shh, shh, calla. Estoy seguro que eso no es así. – lo miro con una ceja levantada - Sexto sentido de Hyung, ¿sí? Ahora, pensemos en algo lindo para que le digas que es lo que sientes.

- No sé si valdrá la pena armar algo lindo cuando voy a ser rechazado...

- ¡Hey! Has venido a mí por ayuda, ¿no es así? – asintió con la cabeza – entonces deja tu pesimismo fuera de esto. – dijo mientras revisaba su celular – a él le gusta tu voz, ¿no? ¡Pues le cantaras esto! – ordeno mientras le daba el celular con la canción en reproducción. No tardó mucho en identificarla, últimamente la había escuchado mucho en la casa.

- Hyung, es una de sus favoritas...se la voy a malograr. Además, debe estar dormido a estas horas y...

- Hay más canciones, tu limítate a cantársela – debió tener la palabra "duda" tatuada en todo el rostro, porque acto seguido le dijo – confía en mí, en serio. Vas a ver que terminara llamándote. Ahora dame tu celular para grabarte.

Suspiro profundamente y recordó que los planes de su mayor casi nunca fallaban. Quizás sí debía de confiar un poco más en él y dejarse caer de espaldas. Y empezó, con miedo y los ojos cerrados. Imaginándose que se encontraba frente a él, con miedo que no entendiera el trasfondo, que lo entendiera y no dijera nada o peor aún, que si lo dijera y que sea un rechazo.

Cuando hubo terminado, con manos temblorosas y bajo la mirada de su hermano mayor, edito un poco el video y lo subió a Twitter colocando en la descripción "Never Not 💜", suficiente para que Taehyung entendiera que el video era para él. Casi inmediatamente después de pulsar el botón de "twittear" los fav y comentarios empezaron a llegar por montones. Pero a medida que estos aumentaban sus ansias hacían lo mismo, era un tonto por estar esperando alguna respuesta casi a las 05:30 am. Mientras se tranquilizaba con la idea de que a esas horas de seguro se encontraría durmiendo así que era poco probable que lo viera y por ende aún estaba a tiempo de arrepentirse y borrar la actualización, su teléfono empezó a sonar. Ambos hermanos se acercaron a ver la pantalla, era él. Su hermano le sonrió y levanto ambos puños en señal de apoyo, dio un profundo suspiro preparándose para lo peor y descolgó.

- ¿Hyung?

- Solo...solo dame un porcentaje, ¿ok? – comenzó a hablar sin saludar, su voz se escuchaba algo agitada, casi nerviosa...

- Ok...

- El video que subiste, la canción... ¿Cuál es el porcentaje que tiene que ver conmigo? – suspiro profundo, ya no había vuelta atrás y era como le dijo su hermano. Lo de ellos siempre fue especial.

- 100%

Se escucho un sollozo de fondo y sintió el corazón estrujarse en su pecho.

- No entiendo, Jungkook ¿puedes explicarme? Es que soy muy tonto y...

- Aún te amo, Taehyung – del otro lado de la línea, todo se quedó en silencio – Yo... Yo he intentado olvidarte y tratar de verte como un amigo, así como tú lo has hecho, pero no puedo. No puedo ser tu amigo y no sabes cuánto me arrepiento de no haber luchado un poco más por lo que teníamos y...

- No... – le corto. Sintió el mundo caer a sus pies y de sus ojos empezaron a caer lagrimas sin control – No te he olvidado, Jungkook. Nunca pude y tampoco quise hacerlo – estaba soñando, ¿cierto? Que alguien lo pellizque, por favor - ¿Por qué tuviste que irte tan lejos para decirme todo esto?

- No sé, ¿soy muy torpe? Taehyungie – se seguían escuchando sollozos del otro lado de la línea - ¿quieres intentarlo otra vez? Esta vez no cederemos tan fácil, lo haremos mejor.

- Sí, Jungkookie...mil veces, sí – y podría jurar que en estos momentos el mayor se veía hermoso sonriendo, lo sabía porque el mismo lo estaba haciendo.

- Te quiero mucho, cariño – escucho una risa bajita del otro lado, de seguro a causa del mote viejo - Estoy en unas horas contigo, espérame ¿sí?

- Siempre, Jungkookie...

Luego de colgar, volteo a ver a su hermano quien lo observaba con una enorme sonrisa en el rostro.

- ¿Cómo sabias que funcionaria?

- Al parecer Taehyung tiene cierta debilidad con los Jeon, ¡no lo tomes a mal! – dijo inmediatamente – chateamos con mucha frecuencia desde su ruptura. Siempre hablamos de ti, de él y de cómo se arrepentía de haber aceptado el terminar todo, pero creíamos que tu estabas muy bien con todo. Aunque había ciertas actitudes tuyas que me dejaban pensando, pero no se las decía porque ¿para qué ilusionarlo? – levanto los hombros despreocupadamente.

- Gracias, Hyung – se acercó y abrazo fuerte a su hermano – muchas gracias, por todo – definitivamente, su hyung era maravilloso.

No espero más y corrió a su habitación cogiendo su mochila que no había deshecho, dejo una nota en la cocina para sus padres avisándoles que le había surgido una urgencia, de seguro su hermano ya les contaría. Cogió nuevamente su carro y salió rumbo a la casa del tío de Seokjin gracias a la ubicación que le había mandado Tae.

Ya había perdido demasiado tiempo lejos de su Tae, no podía dejar pasar un minuto más sin él.

❧ ☙


Tía, de forma cariñosa para la mamá de un amigo*

26 de Septiembre de 2020 a las 19:00 0 Reporte Insertar Seguir historia
5
Leer el siguiente capítulo ❧ Taehyung ☙

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión