houndix Yu Yu

Cuando Jungkook pierde contra Vim una cantidad desmesurada de dinero que no quiere pagar, no le queda de otra que seguir las condiciones del millonario, quien desea que sea su juguete sexual por una semana. © houndix (nepheleus en wattpad) estado de la historia: TERMINADA. jk bottom y th top. temática y capítulos cortos/medianos. la historia cuenta con: dirty talk, fetiches comunes, humillaciones y abuso de poder. si alguna de estas prácticas no es de tu agrado, te pido amablemente que te retires. lenguaje explícito y contenido homosexual. ☞ NO SE PERMITEN COPIAS, ADAPTACIONES O RE-PUBLICACIÓN EN OTRAS PLATAFORMAS. ¡gracias por leer!


Fanfiction Celebridades Sólo para mayores de 18. © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

#taetop #kookbottom #bangtansonyeondan #bangtanboys #bts #jeonjungkook #kimtaehyung #taekook #vkook
132
3.0mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Tragedia

001.




—¡Eso es trampa, joder!


Alegó Jungkook, completamente alterado. Era la séptima vez que perdía en la ruleta de aquel casino, ocasionando que su humor -junto a su paciencia- se fueran por la borda alrededor de minutos.


—Aquí no hay trampas, cariño. —Musitó campante Vim, uno de los hombres más "afortunados" en los que a ese tipo de juegos al azar refería. —Nací con suerte. Acéptalo. —Y dicho aquello, llevó el cigarro que mantenía entre sus dedos a sus labios, dándole una bocanada corta. Posteriormente, exhaló el humo con patente burla en su expresión. Jungkook estaba hirviendo en rabia. —¿Seguirás jugando o serás un mal perdedor, me pagarás y te irás?


El menor resopló, por poco haciendo un berrinche allí. Pese a que trató de dejarlo, el casino se había convertido en su mayor adicción. Era como un vicio del que no podía desprenderse. Con apenas veintiún años, era poseedor de una fortuna increíble, empresas en ascenso, propiedades en los lugares más paradisíacos de Corea del Sur y una hermosa prometida con la que pronto contraería matrimonio.


Solía ser el mejor en todo lo que hacía. Tal vez ahí se hallaba la razón de su mal comportamiento a la hora de perder. Él siempre ganaba; siempre triunfaba y nunca se veía derrotado. Sin embargo, eso cambió desde la llegada de Vim, un tipo extraño, lleno de tatuajes y con un particular estilo de gangster que dejaba todo tipo de cosas a la imaginación. Su cabello era rojo oscuro -casi castaño-, peinado hacia un lado, mas manteniendo cierto "desorden" en él. Las partes de su cuello, brazos y manos estaban saturadas de tatuajes que quién sabe qué significaban. Asimismo, sus nudillos siempre eran adornados por anillos de oro blanco exageradamente grandes y costosos. Sus orejas estaban perforadas, portando aretes largos y extravagantes. Por supuesto, no podía faltar un cigarrillo en su diestra, dándole el toque "especial" a su estilo de ladrón aterrador.


Nadie supo de dónde llegó, cómo ni cuándo. Ni siquiera conocían su nombre. Él solía ocultarse bajo su seudónimo, Vim, el cual nadie se atrevía a cuestionar, ni siquiera Jungkook.


Frunciendo el ceño, el pelinegro volvió a resoplar. Desde la llegada de Vim solamente estuvo perdiendo, cosa desagradable considerando que él solía ser el mejor.


—Otra vuelta y te pondré en tu lugar.


Mala elección de palabras. No fue únicamente una vuelta, fueron veinte, de las cuales sólo ganó dos.


—¡Pero la puta madre, joder! ¡Esa mierda está averiada! —Vim rió fuerte y claro, inhalando el humo de su tercer cigarrillo. —Suficiente. Me voy al carajo ahora.


—De aquí no te vas hasta que me pagues. —Informó el pelirrojo, exhalando lentamente. Manteniendo esa mueca de sátira, sin embargo. Kook, con su rostro completamente rojo debido a la ira, sacó su billetera del bolsillo trasero, buscando el dinero en efectivo. —Son cincuenta mil dólares.


Entrando en una especie de shock, Jungkook jadeó consternado. ¿¡Cincuenta mil dólares!? ¡¿DÓLARES?! ¿En qué maldito momento había apostado tanto? Su mirada fue hasta el encargado de la ruleta, rogando que se tratara de una broma, pero el hombre asintió con la cabeza, afirmando las palabras de Vim.


Era imposible. A pesar de ser adicto al casino, nunca había tenido que pagar tanto. De hecho, la suma más grande que llegó a dar fue de diez dólares. ¡Diez, no cincuenta mil!


Sí, puede que estuviera pudriéndose en dinero, mas no iba a perder tanto por tan poco. Menos por un maldito juego sin sentido y que posiblemente estuviese dañado. Se negaba plenamente. Primero muerto a dar tanto dinero. Con eso podría comprarse una casa e incluso le sobraría plata.


—¿Estás loco? —Cuestionó con guasa, obteniendo como respuesta un encogimiento de hombros. —Sobre mi cadáver te voy a dar tanto dinero. —Y entonces se puso de pie. —Vete a la mierda, Vim. —Estando dispuesto a irse, se dio media vuelta y caminó unos cuantos centímetros. Sus brazos fueron rudamente sujetados antes de poder avanzar más. Los guardaespaldas de Vim, unos tipos grandes y robustos, lo inmovilizaron por completo. —¡Diles que me suelten!


—Ya te dije, cariño. —Mientras hablaba, el humo emanaba de su boca. —De aquí no te vas hasta que me pagues.


—Tienes la satisfacción de haberme ganado. A mí, a Jeon Jungkook. —Dijo como si fuera la gran cosa. —Confórmate con eso y déjame ir.


—Apuestas son apuestas. Yo no te obligué a que siguieras apostando como si la vida se te fuera en ello. —Carcajeó. —No siempre se gana, cara bonita. Sé un buen perdedor y dame el dinero.


—¡Es que es mucho! —Gritó, removiéndose vagamente. Vim volvió a encogerse de hombros.


—Como te dije, yo no te obligué a nada y apuestas son apuestas. No seas tacaño, tienes con qué pagar.


—¡Tengo con qué pero no quiero! Estoy a punto de casarme y mi futura esposa tiene gustos caros. —Y de hecho era cierto. Jieun hacía berrinches por autos, zapatos, casas y todo tipo de cosas costosísimas. Sin embargo, Jungkook la amaba; era incapaz de negarle algo. —Quiere un viaje a la luna, ¿¡sabes cuánto me va a costar eso!? ¡Ni siquiera sé si es posible! ¡Es la luna! ¡La luna! No es un maldito lugar en este planeta. ¡Es la luna! —Repitió, tan alterado como pocas veces lo estaba. Vim, junto a sus guardaespaldas, rieron. —¡No da risa, ella de verdad quiere viajar a la luna!


—Las necesidades de tu payasa no son problema mío.


—¡No llames payasa a mi prometida!


—¡Como sea, joder! —Por primera vez, el semblante de Vim se mostró serio. Sus dedos aplastaron con patente rabia la colilla del cigarro a medio fumar en la mesa. Kook ablandó su expresión. —Si no es con dinero, tendrás que pagarme con otra cosa.


—No hago cheques, no regalo autos, tampoco propiedades ni empresas. No tengo con qué pagar.


Los penetrantes ojos del pelirrojo lo recorrieron de pies a cabeza, dándole cierta incomodidad. Posterior a ello, el mayor se pasó la lengua por los labios, volviendo a sonreír tiempo después.


—Tienes mucho con qué pagar, cariño... —Suspiró, recostándose brevemente en el respaldo de la silla. Tomó la copa con vodka, la cual bebió rápidamente. —Tienes un lindo cuerpo y eres heterosexual. Eres como el tipo de los fetiches que un hombre como yo tendría.


—No soy gay. —Aclaró, a sabiendas de las intenciones en el contrario. Este último rió escalofriantemente a oídos de Jungkook. —Además me voy a casar.


—Cuando tienes una deuda, no importan las condiciones. Debes cumplir y ya. —Su particular sonrisa rectangular se agrandó. —Tengo un trato que quizás te interese. —El azabache permaneció en silencio. Vim continuó—: sé mi jueguete sexual por una semana y olvidémonos del dinero. Después de esa semana, vuelves con tu payasita, se casan y tú podrás respirar bien al no tener asuntos pendientes sólo por ser un puto adicto al casino.


Y aunque Jungkook sintió asco al visualizarse teniendo sexo con un hombre, se lo pensó. La oferta era tentadora. No tendría que pagar, era únicamente una semana y su futura boda no estaba peligrando.


Todos salían ganando.


—Nadie va a enterarse, ¿verdad? —Interpeló en voz baja, ojeando sus alrededores.


—Nadie.


—Entonces acepto.


Su virginidad anal le venía importando un carajo. El dinero siempre fue lo primordial para él.


¡Viva el dinero en grandes cantidades, bitches!


None 5 Reporte Insertar Seguir historia
36
Leer el siguiente capítulo Primer día, látex

Comenta algo

Publica!
TaeVaeKu TaeVaeKu
Viva el dinero mamalon!!! Xd
Cristina Ruiz Cristina Ruiz
viva el dinero :) aunque no tenga xddddddd
hoshi  hoshi
Amo blda te juro que extrañaba estas historias además de vos claro *_* :)
Moon Moon
no puedo creer que tantas historias se me olviron, y hoy las vuelvo a leer como si fuese la primera vez 🥺🥺🥺❤❤❤
suuuni suuuni
LABHSABHAMBSIS, MUCHAS GRACIAS POR SUBIRLA BEBÉ, TE AMO, TE AMO,
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 10 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión