mymemoriesdied_ Vodka ♡

"Estoy aquí para salvarte, estoy aquí para arruinarte". Aquellas palabras bastaron para que Taehyung no quisiera marchar atrás. ・❀ O n e s h o t. ・❀ Smut. ・❀ Lenguaje explícito, si no te gusta no leas. ・❀ Historia original/ No copies ni adaptes. VODKA.


Fanfiction Bandas/Cantantes Sólo para mayores de 18.

#pied-piper #kooktae #smut #taekook
Cuento corto
548
10.0mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Saturnz.

Le era inevitable contener sus fuertes jadeos así como los secos pasos que daba. Caminaba sintiendo su cuerpo caliente, cargado de una adrenalina y felicidad que le recordaba el por qué hacía lo que hacía. Personas del staff caminaban a corta distancia de él, ofreciéndole botellas de agua, agitando abanicos y limpiando su sudor.

—Buen trabajo a todos —dijo esbozando una sonrisa y haciendo una reverencia antes de entrar al camerino.

Allí se hidrató y dejó caer en el sofá para relajarse y finalmente descansar de la encendida jornada de hoy. No dejaba de pensar en el público, en ARMY y lo increíblemente loco y especial que había sido el evento, la euforia de los fans no dejaba de impresionarlo por más que los años pasaran. Todo siempre se sentiría irreal.

Cerró sus ojos y sintió finalmente su pulso regularse junto con su respiración, su cuerpo seguía necesitando más descanso que ese pero por los momentos se sentía tranquilo allí.

—Yah, Taehyung. Hazme espacio —escuchó a Seokjin decir sin aliento, pero este no dio tiempo a asimilar su petición cuando sintió el peso de su fornido cuerpo caer al lado del suyo y arrebatarle un leve quejido—. Dios, necesito un masaje.

Él estuvo de acuerdo.

No pasó mucho tiempo cuando lo demás miembros comenzaron a llegar y pudo sentir la calma calar cada uno de sus huesos con tan sólo escuchar el ánimo es sus voces. Amaba sentirlos contentos.

— ¡Taehyung-ah! Veamos juntos las presentaciones —Jimin se sentó a su lado, con su cabeza apoyada en su hombro—. Jin hyung, ¿te unes?

El mayor tenía una compresa fría sobre su frente, casi cubriendo sus ojos.

—Yo paso —respondió adormecido.

Detrás de ellos se unió también un exhausto pero interesado Hoseok para ojear las presentaciones antes de que se fueran al dormitorio, e internamente ellos temieron toparse con un error y que la terrorífica condescendía de este se hiciera presente, aunque el mayor estaba demasiado agotado y satisfecho como para reparar en eso. Había mucho ruido en el lugar, personas entrando y saliendo, el sonido de las cosas al manipularse, pero no fue impedimento para enfocar su atención en el teléfono que su amigo sostenía.

Si era sincero, revisar las presentaciones era lo que menos se le antojaba en ese momento, ¿pero cómo decirle que no a Jimin? Eso significaría tener que enfrentarse a sus pucheros y él de por sí era débil a estos, además, lo insistente que podía llegar a volverse este en ocasiones podría llegar a estresarle. Rodeó con su brazo el cuello del castaño y se dedicó a mirar la pantalla.

No había transcurrido muchos minutos cuando él ya estaba cabeceando, temeroso de la reacción de Jimin a su falta de atención, lo miró, más este parecía ir por el mismo camino que él. Ciertamente, ese día había sido agotador a niveles astrales.

—Muy bien chicos sé que están cansados, todos lo estamos, pero por favor reúnanse un momento para la foto grupal —Los que estaban tan cómodos en el sofá se quejaron mientras se ponían de pie y se unían a los demás integrantes—. Luego procedan a cambiarse, las camionetas los estarán esperando para irse así que no vayan a tardar.

Taehyung se acercó a Yoongi y lo abrazó por los hombros, depositando paste de su cansancio en él queriendo que tomarán rápido la foto. Sintió un cuerpo presionarse a su lado y se encontró con la mirada del Maknae, los ojos de este pasaron velozmente desde él a Yoongi, para luego regresar a él. Taehyung lo notó por supuesto, le guiñó el ojo para molestarlo sólo un poco y abrazó con más emoción a Min, quien asombrosamente no se estaba quejando de la invasión a su espacio personal. El más joven tan sólo ignoró su provocación.

—Sonrían.

Inclinó su cabeza un poco hacia Jungkook, y agradeció cuando el flash iluminó su rostro por una fracción de segundo, luego de eso cada quien se dispersó para cambiarse y marcharse.

No supo cómo pasó, pero de alguna forma terminó siendo de los últimos en estar listos.

— ¿Y los demás? —preguntó al manager Sejin.

—Se fueron hace cinco minutos —espetó. El hombre lo guio hasta la salida con su mano apoyada en su espalda—. La última camioneta de allá es la tuya.

Frotó sus ojos mientras caminaba, sosteniendo con fuerza su bolso y ajustando su cubre bocas. Algunos fans seguían afuera para despedirlos o tomarles más fotos, por lo que entró al vehículo como una ráfaga de viento, finalmente en paz.

— ¿Qué te tomó tanto tiempo?

Se volteó y vio que Jungkook estaba sentado a su lado, mirando su celular y aparentemente esperándolo. Taehyung se acomodó, retirando su mascarilla y acercándose más a él para ver qué hacía; al igual que Jimin, miraba las presentaciones. Sostuvo el brazo del pelinegro como si se tratara de un koala, suspirando cuando apoyó su cabeza en el hombro de este.

—Podría preguntarte lo mismo, eres uno de los últimos también, ¿me estabas esperando?

—No me quedó de otra.

El mayor rió ante si simple respuesta. Apretó un poco su bicep como acostumbraba a hacer cuando lo tenía a su alcance. Músculos del mal, tan tentadores—. Dios... Muero de frío, Jungkook-ah.

—Ya se te pasará, Hyung.

Desde donde estaba Taehyung podía apreciar de cerca el cuello del menor, su marcada mandíbula y su atractivo perfil. Si le preguntarán a Tae qué era lo que más le gustaba del rostro de Jungkook, serían sus cejas, lo frondosas y oscuras que estas eran y sus ojos brillantes y expresivos. Sus lunares también, que lo invitaban a besar todos y cada uno de ellos.

—Uhm...

Jungkook lo miró también, como esperando a que dijera algo más.

— ¿Uhm?

Entonces, sus rostros estaban tan cerca… que si alguno de ellos quisiera extender su mano y- Ah, ¿Jungkook estaba mirando su boca? Definitivamente lo estaba haciendo...

Chico tan travieso y transparente.

Aquella nube cargada de una tensión y espeso deseo acostumbraba a rodearlos desde hacía un tiempo cuando se encontraban solos, Taehyung no tenía ni idea de cómo y cuándo exactamente, pero se había descubierto a sí mismo pensando cosas para nada relacionadas al profundo afecto de “hermanos” que desde antes del debut tenía con el Maknae.

¿Lo peor? La mirada de este, su actitud; eran señal de que el mayor no era el único esperando que ocurriera algo más entre ellos.

Su corazón latía desbocado, emocionado y deseoso porque aquella molesta distancia entre ellos se acortara, pero no estaban del todo solos, el conductor y el manager Sejin estaban en la parte de adelante, este último mirándolos desde el espejo retrovisor con una ceja arqueada diciéndoles “ahora no”, y eso lo fastidió.

¿Entonces cuándo?

No se separó del pelinegro, sin embargo, sólo rompió el contacto visual con este y se acomodó para el trayecto a casa, obviamente sosteniéndose a Jungkook como un koala al bambú, sólo que sin la parte de estárselo comiendo, a menos que las miradas contaran.

Jungkook por su lado continuó mirando los videos en su teléfono, esperando que sus latidos no fueran tan fuertes como los sentía en su pecho.

[×××]

Llegaron al hotel y para su disconformidad, tuvo que separarse de la calidez de su queridísimo Maknae para bajar del vehículo. Se adentraron al lugar y saludaron al personal antes de desaparecer por el elevador. Sus habitaciones quedaban en el quinto piso, y debido a la tarde hora en que estaban regresando no habían muchas personas cerca, así que el ascensor llegó rápido.

Taehyung compartía habitación con Jimin en esa ocasión y Jungkook con Hoseok. Pensaba que era una lástima; amaba a Jiminie, pero le habría gustado compartir habitación con Jungkook.

—Descansa, Hyung —se despidió Jungkook sin más, apretando su hombro para luego marcharse en dirección contraria a donde Tae iría, porque sí; sus cuartos estaban en dirección contraria para más colmo.

¿Qué más mala suerte podía tener?

Taehyung hizo todo lo posible por no ceder a las ganas de quedarse mirando a Jungkook marcharse y lucir tan decepcionado como se sentía. Llegó a su habitación y se sorprendió de casi chocar con Jimin.

—Woa, ¿a dónde vas? —inquirió mirando el bolso que su alma gemela sostenía.

Jimin lucia cansado, pero la gran sonrisa en su rostro no tenía precio.

—Iré a casa, manager Sejin me llevará.

—Oh, eso explica por qué no bajó junto con nosotros —Lo abrazó sonriente—. Disfruta con tu familia entonces.

—Gracias, no me extrañes —rió y Tae rodó los ojos—. ¿Sabes si Jungkook ya llegó? Creo que le gustaría ir a su casa también.

—Ah... Sí, llegamos juntos así que ya debe estar en su habitación.

—Perfecto, iré a decirle entonces. ¡Nos vemos luego! —Jimin se despidió con la mano antes de salir y cerrar la puerta detrás de él, dejándolo solo y sumido en sus pensamientos.

Dejó su bolso en un sofá al lado de la cama y en silencio comenzó a desnudarse, dispuesto a darse una larga ducha con agua tibia para después acostarse y dormir. Sólo que... tan pronto se acostó, sintiéndose tan liviano como una pluma y oliendo a su loción favorita, el sueño que antes tenía pareció es fumarse. Dio vueltas en la cama hasta que se cansó y alcanzó su teléfono para distraerse en algo hasta que el sueño regresara.

Eran un poco más de las once y al estar con una habitación para él solo, por su mente pasó la idea de mensajearle a Jungkook y hacerle venir con cualquier excusa. ¿Para qué exactamente? Taehyung prefería no decirlo en voz alta, sin embargo no lo hizo por, uno: Jungkook probablemente debía estar con Jimin camino a su casa o quizá ya había llegado, dos: aunque estuviera seguro de que Jungkook estaba en el hotel, le aterraba el rechazo del menor.

Suspiró en derrota, hurgó en su teléfono en busca de algo que hacer o ver. Entró a Twitter y lo primero que notó fueron las tendencias, la mayoría tenían que ver con el Muster de ese día y no se contuvo de sonreír con orgullo a la pantalla, fans comentaban con emoción desde sus cuentas lo genial que había sido el evento, y gritaban por los looks y outfits de los miembros y por las presentaciones, era divertido de ver.

Algo que llamó su atención, fue que el particular la presentación de Pied Piper parecía tener a todo el mundo eufórico. En específico, Jeon Jungkook.

Fotos y vídeos de él estaban por todas partes, y Taehyung se vio a si mismo quedando impregnado con aquel contenido.

« ¿Jungkook tiene el cabello así de largo?», pensó. Realmente no se había percatado de aquel cambio en el menor, probablemente - y afortunadamente – porque lo veía todos los días.

Siguió viendo fotos desde todos los ángulos posibles hasta toparse con el link de un video reciente que se veía en excelente calidad, por dios casi podía ver los poros de su lindo chico.

Se levantó a buscar sus audífonos en su bolso y luego se acomodó de nuevo. Dio play y miró con atención aquel focus de Jungkook, empezaba con este de pie con el largo micrófono en frente, sosteniéndolo de ratos y moviéndose sensualmente al ritmo de la música. Se sentía gracioso por estar viendo un video de ese tipo, se sentía como un fan más y no dejaba de sonreír tontamente por ello. Eso solo hasta que la voz de Jungkook llegó a sus oídos y lo desarmó más fácil que soplar una casa de naipes.

“Te gusta más porque es malo, lo sabes en el fondo. Ahora no nos detendremos”.

Se removió en la cama y detuvo el video.

¿Qué mierda?

¿Qué demonios Jeon Jungkook?

Relamió sus labios y luego se los mordió, un debate mental se abrió dentro de él a causa de lo atractivo que había sido aquello. ¿Cómo podía ser posible? Si esa canción la había ensayado él mismo tantas veces y nunca lo llegó a llenar semejante sentimiento. La letra no estaba destinada a nada más que ser inocente para los fans, entonces, ¿cómo se las apañaba el Maknae para hacerle sentir que hablaba de cualquier cosa menos de los deberes y responsabilidades que las fans dejaban a un lado por ellos?

Bien, no era como si acabara de tener una epifanía y se percatara de lo atractivo y sexy que Jungkook era quizá sin este ser consciente de ello, pero dios, él no podía estarse sintiendo tan caliente con nada más estar viendo un video suyo.

No le quedó de otra que tragarse su embarazosa reacción y colocar de excusa su frustración por la falta de actividad sexual, añadiendo lo mucho que deseaba a Jeon.

«Ridículo», se dijo a sí mismo y continuó viendo el video. Jungkook seguía cantando hasta que llegaron las líneas de Namjoon y allí se dedica a sólo contonearse al ritmo de la canción, agitando su oscuro cabello húmedo que caía sobre sus ojos en hondas, Taehyung no podía dejar de verlo, sus ojos enfocados entonces en su boca a la hora de armonizar.

Pausando una vez más el video, solo pudo pensar que la imagen de Jungkook debería ser ilegal, los demás no deberían verlo de esa manera y eso seguramente era algo que los fans dirían también, pero él... Lo decía en serio.

Era como si deseara sacar a ese Jungkook de la pantalla sosteniéndolo del cuello de su brillante camisa y esconderlo en su piel, terriblemente excitante. La imagen del más joven encima suyo y mirándole de aquella forma tan insinuante servía como afrodisíaco para su sistema. Lo que sería sentir su cuerpo contra el suyo, removerse debajo de él y buscar un poco de fricción.

Siseó y soltó un bajo jadeo al ser consciente de la dureza en su ropa interior. No lo pensó mucho y deslizó su mano para acariciarse un poco. Estaba solo, podía permitírselo y así liberarse un poco de tanta frustración acumulada, ¿no? Apresó su erección con su mano y santo cielo… Sus ojos se cerraron, ejerciendo un poco más de presión e iniciando un vaivén sin prisa, sólo disfrutando del contacto como nunca.

¿Cuándo fue sido la última vez que había tenido un buen polvo? No lograba recordar en qué fecha exactamente tuvo aquella reunión con Minjae, pero estaba seguro de que ocurrió hacía meses.

Llevaba tiempo necesitando un alivio para su calentura, y el sólo mirar a Jungkook e imaginar miles de cosas con él funcionaba de maravilla. Observó la imagen de este en la pantalla, apreciando cada detalle de su rostro y esbelto cuerpo. Se masturbó un poco más rápido sin poder detenerse a pensar en lo mal que debía verse lo que hacía; masturbarse con la imagen de alguien podría considerarse una actitud un tanto escalofriante y hasta obsesiva… ¿pero podía ser peor que tener sueños húmedos? Porque ciertamente los ha tenido también.

Se quejó con frustración, estaba pensando demasiado y eso arruinaba el ánimo. Dejó el teléfono a un lado y buscó un pequeño sobre de lubricante en uno de los cajones de la mesa de noche. Todo podía irse a la mierda, se tocarían pensando en Jungkook y su consciencia seguiría intacta, libre de cualquier cosa.

Abrió el sobre y vertió un poco del frío contenido en su mano para facilitar los movimientos de esta. Alcanzó su teléfono y regresó el video al inicio, se recostó de las almohadas y continuó acariciándose entre suaves suspiros, sus ojos totalmente consumidos por el hombre en la pantalla.

—Dios sí…

Su voz era baja, casi inaudible y muy suave. Se sentía tan bien… El calor aumentando cada vez más en su cuerpo mientras que su mente daba un paseo por las nubes. Sus ojos entrecerrándose tan pronto la voz del pelinegro resonó en los auriculares como si le estuviera susurrando aquellas palabras al oído. Imaginar aquello lo ponía demasiado…

—Mierda, Jungkookie… Mira cómo me tienes…

Distante en su caliente ensueño, consiguió notar que una tenue luz se colaba dentro de la habitación y se asustó por completo, se sacó los audífonos como si estos fueran el objeto más corrosivo del mundo junto con el teléfono y antes de poder siquiera hacer ejercicios para regular su respiración o fingir dormir como un tronco, la luz de la habitación se encendió, revelando a nada más y nada menos que a Jungkook.

«No puede ser, no puede ser, no puede ser», repetía en su mente mientras tragaba pesado y cerraba los ojos fuertemente por un segundo, abatido por la repentina claridad. No podía ser real, mierda. ¿Ni masturbarse podía salirle bien? Su mala suerte le saludaba con una estúpida sonrisa.

El menor lo miraba sin expresión alguna, sosteniendo una botella de agua a mitad de camino de sus labios.

—Ah… Creí que estarías dormido pero escuché-

— ¿Qué estás haciendo aquí? ¿Cómo entraste? —Llenó de preguntas el mayor, muy en el fondo se lamentó de hacerlo puesto que las palabras habían salido de sopetón, apenas audibles por su respiración desigual—. Creí… que te habías ido con Jimin donde tu familia.

—Ah, entiendo. Decidí ir mañana ya es demasiado tarde, Hyung me dejó su llave y por eso estoy aquí, vine… a verte — ¿Por qué Jimin le daría su llave? ¿Es idiota? Jungkook dio unos pasos hacia la cama y Taehyung se tensó, relamiendo sus labios con nerviosismo—. ¿Estás bien? Pareces agitado, ¿tuviste una pesadilla o algo?

—Yo- Ah… Estoy bien —dijo escuetamente, queriendo reírse de su situación. Frotó un lado de su rostro con su mano limpia, sin creer que estaba hablando con Jungkook mientras tenía su otra mano llena de lubricante y pre-semen escondida entre las cobijas—. Sólo llegaste en mal momento, eso es todo.

—Eso lo explica entonces.

Mordió su labio inferior, deseando haber escuchado mal—. ¿Q-Qué?

—El lubricante que estoy viendo en este momento —El castaño siguió su mirada y rápidamente atrapó el envoltorio que había dejado a su lado en la cama.

Gimoteó avergonzado—. Maldición…

Jungkook rió, mirándole con suma tranquilidad mientras bebía agua. Tae hizo una mueca—. Tranquilo Hyung, es algo completamente normal.

—A nadie le causa gracia que lo encuentren tocándose, no importa cuánta confianza haya con esta persona —espetó descontento, comenzaba a sentirse enojado mayormente consigo mismo—. ¿Te costaba tanto llamar o enviarme un mensaje y decirme que vendrías? —Buscó unas toallas húmedas de donde había sacado el lubricante y limpió sus manos—, esto es ridículo.

—En mi defensa, iba a hacerlo pero creí que ya estabas dormido y temí despertarte —Depositó en la mesa su botella de agua y tomó la pequeña toalla que reposaba sobre su hombro y la pasó por su brillante cabello. Ahora que lo notaba bien, Jungkook parecía haber salido de la ducha… y también del video que había estado mirando. Su cabello oscuro caía en suaves hondas por todo su rostro, terriblemente atractivo. Santa mier- —. Mi intención sólo era venir a colarme en tu cama y tener la dicha de dormir contigo y tus abrazos de oso, Hyung, pero entonces escuché que…

— ¿Qué? ¿Qué escuchaste? —Las alarmas en su mente se activaron sin poder permitirse pensar en lo tentador que sonaba dormir abrazado a él.

El menor se quedó en silencio por varios segundos, mordiendo la cara interna de su mejilla y mirando fijamente los ojos llenos de súplica de Taehyung. Entonces, se acercó y posó su mano en uno de los sonrojados mofletes del mayor, deslizándola hasta su mentó y acariciar con su pulgar. Taehyung contuvo el aliento.

— ¿Todavía estás duro? ¿O conseguiste acabar?

Aquello no era lo que había esperado, por lejos. Relamió sus labios y negó lentamente porque sí; seguía duro a pesar de la interrupción.

— ¿Por qué lo preguntas? —Su pregunta salió un tanto a la defensiva a causa de sus nervios— ¿Vas a irte y dejarme terminar?

Pero muy en el fondo, él no quería que el menor se marchara.

Una sonrisa se dibujó en el rostro de Jungkook y él se estremeció, pudo sentir como la mirada le era dada cambiaba por completo, su cabello rizado cayendo sobre sus ojos daba la imagen de ser un depredador intimidando a su presa, su sensual boca murmurando—. Déjame ayudarte.

Taehyung apretó las cobijas con sus manos, boqueando una respuesta a lo que el menor le estaba pidiendo, pero su mente se vació por completo y no coordinaba, mucho menos cuando Jungkook se inclinó y besó su mandíbula.

— ¿H-Hablas en serio? Si estás bromeando esto no es divertido.

—Sólo si quieres, si no, puedes echarme de aquí —espetó como si lo que estaba sugiriendo era jugar un videojuego hasta tarde.

Por más que fuese un sueño hecho realidad, Taehyung no dejaba de pensar en lo rápido que los eventos habían cambiado de dirección, pero el deseo fue más rápido que el sentido común.

—Está… bien.

Sonriendo, Jungkook regresó a apagar la luz y lo siguiente que se escuchó fue el sonido de las sabanas removiéndose cuando se unió a él en la cama, tomando lugar donde el mayor estaba antes y desplazando a este entre sus piernas. Su corazón latía como loco y su rostro parecía estar sufriendo de un incendio, el olor de la loción y shampoo de Jungkook llenaban su nariz y le encantaba.

— ¿Está mal si digo que me alegra no haberte avisado que venía? —Le escuchó decir mientras se acomodaba mejor, y sintió algo duro rozándolo atrás. El menor suspiró por el roce y enterró su nariz en el acanelado cuello de su Hyung. Oh dios santo—. Me… gustó encontrarte de esta forma, Hyung. Por más que para ti fuese bochornoso, no tienes idea de cuánto me excitó.

—N-No dig-

No pudo terminar porque ya estaba jadeando el nombre de Jungkook al sentir que era rodeado por sus brazos, este repartiendo húmedos besos por toda la extensión de su cuello que lo hacían temblar.

—Utilizabas tu teléfono, ¿no es así? Enséñame qué estabas viendo —Alcanzó el celular y desconectó los audífonos. Se hallaba bloqueado.

Encendió la pobre luz de la lámpara.

—No —Lo miró por detrás de su hombro—, definitivamente no.

—Vamos Hyungie, ¿qué tan malo puede ser? —Dijo risueño aún sin apartar sus labios de la tibia piel.

«Muy malo», pensó Taehyung mientras cubría su cara y suspiraba. Tomó el teléfono de las manos de Jeon y lo desbloqueó, en la pantalla se mostró el video pausado con este en aquella presentación siendo la imagen principal. Aguardó en silencio por lo peor, casi sin respirar.

—Oh, vaya.

Cerró sus ojos con fuerza y mordisqueó su labio inferior, sentía que explotaría en cualquier momento. Ojalá la tierra se lo tragara.

—Lo siento, asqueroso, ¿verdad? —No tenía las agallas para girarse y decírselo de frente, no podía.

—No tienes que disculparte, yo no tengo problema y tampoco creo que sea “asqueroso”.

— ¿Lo dices en serio? ¿Estás bien con esto? —cuestionó lleno de duda y vergüenza, había esperado que se riera en su cara al menos.

—Me resulta halagador —confesó Jungkook observándolo, pero él huía de su escrutinio—, y es muestra de que me deseas como yo a ti. No eres el único, ¿sabes? Pero podemos hablar de eso en otro momento.

Dicho esto, el sonrojo en la cara de Taehyung debía estar en su última fase. Sintió como el menor palmeaba su muslo y lo acariciaba, continuó repartiendo besos en el cuello del mayor, haciendo un camino hasta su hombro, tirando la tela hacia un lado con su mano. La respiración de Taehyung comenzaba a perder la batalla.

—Hyung —Llamó Jungkook con suave voz, jugando con la cinturilla del short de pijama del castaño, quien entrelazó sus dedos juntos. Se acercó a su oreja y susurró—. Déjame ver cómo te tengo.

Estremeciéndose y dejando salir el aire de sus pulmones en un suspiro, Taehyung bajó su pijama lo suficiente y guio la mano del más joven hacia su duro miembro, sus ojos cerrándose automáticamente mientras gemía cuando este le dio un apretón experimental, sosteniéndolo con una confianza que amenazaba con derretir sus huesos. Los suspiros del pelinegro en su oreja iban directo hacia su palpitante erección, parecía satisfecho con lo que tocaba y él definitivamente se hallaba complacido también.

Jungkook pidió que hiciera el teléfono a un lado y él obedeció, por un momento creyó que tendría que seguir mirando el video mientras era acariciado, pero tan pronto Jungkook empezó a mover su mano como un total experto y a cantar entre murmullos cerca de su oído, sintió que el mundo comenzaba a darle vueltas.

—E-Espe- —Su cabeza cayó con derrota sobre el hombro de Jungkook—. Oh dios…

Sigue el sonido de la flauta. Sigue esta canción —Su otra mano subió, las yemas de sus dedos acariciando la caliente y suave piel del castaño hasta alcanzar su pezón y tirar burlonamente de él con fuerza, ganándose un fuerte gemido del mayor que lo hizo sonreír con suficiencia. Su propio miembro contrajo en sus boxers—. Puedo ser un poco peligroso, pero soy muy dulce.

Estirando su brazo izquierdo hacia atrás, Tae alcanzó la nuca de Jungkook y acariciarla, para luego tomar un puñado de cabello. La sonrisa del más joven se ensanchó al sentir la desesperación de su Hyung por conseguir liberarse, relamió sus labios y después los posó detrás de la oreja del mayor y succionó. Este jadeó y se empujó más hacia el cuerpo de Jungkook, quien gustoso lo complació con más caricias y besos que lo ayudarían a llegar a su límite.

Estoy aquí para salvarte —Taehyung dejó salir un lloriqueo sin poder evitar mover sus caderas contra la hábil mano, a ese punto su juicio yacía completamente nublado por la calidez y presencia del más joven en todo su cuerpo, tocando los lugares correctos, siendo tan dulce pero también vilmente burlón. Le fascinaba—. Estoy aquí para arruinarte.

Santa mierda, sí. Jungkook estaba haciendo una completa ruina de él, un total lío y él jodidamente lo estaba amando.

—Por favor —Se escuchó a si mismo rogar en un hilo de voz, ladeando su rostro mientras tiraba del más joven por el cabello—, por favor.

— ¿Estás cerca, Hyung? —Los ojos de Jungkook estaban enfocados en la boca entre abierta de este, en sus labios tan brillantes por la saliva e hinchados por los vanos intentos de este por acallar los eróticos sonidos que salían de su garganta.

Aumentó el movimiento de su mano ya húmeda por el líquido pre-seminal, masturbándolo con más ímpetu ahora y sin dar tregua—. Mierda… Eres tan sexy.

Sus miradas de encontraron, sus ojos brillantes inundados de deseo y con su mano libre Jungkook atrapó el rostro de Taehyung y colisionaron sus sedientas bocas de una vez por todas. El castaño se sintió derretir por completo cuando tuvo la suave lengua del más joven explorando su boca sensualmente, presionándose contra su propia lengua. Había anhelado por aquello desde hacía mucho, que cuando finalmente lo tuvo fue demasiado para él.

Se levantó apenas y se giró para sentarse de lleno en el regazo de Jungkook, acomodándose de forma que pudiera sentir su bulto contra sus nalgas. Rodeó su cuello y volvieron a juntar sus labios en un beso más desordenado y hambriento. El pelinegro no perdió tiempo y continúo acariciándolo, rompiendo el beso de a momentos para recobrar aire y besar con ansias su cuello y mandíbula.

Taehyung fue a por ello también, colando su mano dentro de los shorts deportivos que Jungkook llevaba para apretar su erección y frotar su pulgar sobre la tela húmeda de los boxers. Fue un placer escuchar la respiración de este vacilar cuando lo tocó sin nada de por medio, sentirlo palpitar en su mano le hizo agua la boca y si no fuera porque ya estaba en su límite, se habría puesto de rodillas sin dudarlo y lo metería en su boca. O mejor aún, lo montaría.

Cerró sus ojos y disfrutó de las palabras con las que Jungkook continuó llenando sus oídos, hasta que su mente se nubló por completo y su cuerpo se sacudió desde el interior mientras se corría en largas y espesas tiras. Se aferró al pelinegro como si su vida dependiera de ello, su mano también cubriéndose por los fluidos de este.

Santo dios, eran un terrible desastre.

Sus respiraciones agitadas todavía mientras intentaban bajar de aquella nube con la que habían alcanzado el éxtasis. Sin abrir sus ojos aún, el mayor tomó el rostro de Jungkook y lo guio para que lo besara de nuevo. Esperaba que a pesar de todo eso, Jungkook estuviera dispuesto todavía a pasar la noche con él, dormir tan juntos y abrazados que ninguno de los dos sabría donde empezaba uno y dónde terminaba el otro, eso sí, luego de limpiar el lío que habían hecho.

Te estás apoderando de mí, Kim Taehyung —murmuró el más joven en los labios de contrario con una sonrisa, antes de besarlo con ternura.

Y con eso, sonriendo en medio de aquel dulce beso por la ligera modificación de la canción, Taehyung supo que sí.

11 de Octubre de 2020 a las 06:18 9 Reporte Insertar Seguir historia
271
Fin

Conoce al autor

Vodka ♡ ❛✿22. 🎇 Tomate un shot de Vodka ♡ ||Pseudo escritora|| ||Kookv & Atsuhina L0VER|| Acá yace el diminuto porcentaje de mis ganas por continuar escribiendo fics. Bienvenido/a ♡. Twitter: @forelsketxbts (。•̀ᴗ-)✧ Procrastinando en el nombre de la luna🌙.

Comenta algo

Publica!
Jk Sam Jk Sam
Es maravillosa tu forma de escribir, me encanta. La historia que hiciste con está canción fue una auténtica locura. 💜💜💜
June 25, 2021, 01:32
Nana Nava Nana Nava
Amo Pied Piper... Ame la historia. Amo como escribes... Me encantó 💜💜💜
January 28, 2021, 03:17
ᴍɪᴜ ♡ ᴍɪᴜ ♡
Amé demasiado esto jajsjaja incluso ahora tengo la canción en mi cabeza. Me encanta cómo escribes uwu [Miu • Embajadora]
January 27, 2021, 18:49
Shunaxhi Galvez Shunaxhi Galvez
No volveré a escuchar Pied Piper de la misma forma y estoy muy bien con eso 👀
October 11, 2020, 18:34

dl dan luna
ARTE COMO SIEMPRE🥺💕💕💕
October 11, 2020, 10:33
~