1566617928 Francisco Rivera

En el amor como en el armar el desamor y trocarlo en nuevo amor, los amigos se descubren y desencuentran sus temores y sus errores, sus aciertos y sus amores... más cerca de lo que creen...


Ficción adolescente No para niños menores de 13.

#Avatares-adolescentes #Trazadores #parkour
Cuento corto
7
492 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Amour Parkour...

1: Sofía...

Sabe que no es disciplinada y necesita serlo. Es un problema que la consume en el día a día. Cree necesario tener un novio que también sea un ser necesitado de lo primero. Luego, si no es mucho pedir a la suerte, que no tenga novia. Y, por supuesto, que mantenga ese estado de necesidad. Lo demás, lo demás, viene por necesidad kármica...


Ella, hoy día, se emociona con la información de practicar parkour. Su siguiente problema es la falta de voluntad para guardar cierta disciplina y ser una chica: la primera de la familia; la primera de la cuadra; la primera del salón de clases y... ¿Por qué insistir en ser la primera en eso y algo más, aunque... no sabe bien a bien, qué es lo demás...?


Ansía encontrar a los integrantes de la "Hermandad"; traza en su mente la manera de librar obstáculos encontrados sobre el camino. Fiel a su ropa casual, está dispuesta a escuchar y a visualizar mejor cuando un nuevo rostro del sexo opuesto se fije en su propio rostro, no en su bien formado trasero y sobre todo, en el par de senos que delatan el escaneo de ellas y por supuesto, de ellos...


Consume cierta ansiedad para llegar primera que los demás. Mantiene su vista al acecho. Los especímenes alfa brillan casi por su ausencia. Ferviente "consumidora" de lo que la nación produce, siente rara fascinación por los chicos de tez oscura, cabello negro y lacio; labios gruesos y narices aguileñas.


Las feromonas esparcidas de manera natural en el medio ambiente le permiten visualizar a cada sujeto: en la percha que poseen, en las manos y en los gestos; en la mirada a los ojos y no a los atributos recibidos a lo grande. Ella espera y repasa los traseros de los chicos. Pero queda en pasmo cuando los ve de frente y no puede reprimir ver, aun de reojo, lo que se revela muy debajo del ombligo de ellos...



2. Endrin...

Chico inquieto, hiperactivo de pura cepa. Su hermano Andrin, más avispado que él, se encuentra en preparación de rutinas de ejercicio para mejorar su capacidad motriz.


Como individuo joven, es un cultista de su edad, apenas iniciada en sus doce años pubertos. Fiel creyente de la opinión de conocidos y mayores de edad a la propia, recibe comentarios y alguna que otra incipiente confesión, con la cual mejorar, estabilizar y superar la capacidad motriz con que lo dotó la Madre Naturaleza...


Diariamente se incorpora de su cama y ejercita lo necesario. Tiene en mente ser un "trazador" o "traceurs".


Ahora ha encontrado sentido a la geometría espacial de su entorno inmediato. Con ojo avizor, detecta muros, escalinatas, rampas y secciones tubulares que remontar; como también dónde trepar, salvar, saltar y desplazar el ímpetu propio de la edad, un tanto elástica y de gran flexibilidad ya entrada en calor, por ejemplo, como cuando atisba materialidades constructivas, no siempre ergonómicas, libradas a su vertiginoso paso...


También tiene como héroe cultural a David Belle; asociado a él, siente un amor exaltado por las cintas de artes marciales y los ágiles saltos que dieron fama a Bruce Lee y, sobre todo, a los ninjas, escurridizos e intrépidos, que el cine comercial impacta, aún hoy, a sus amigos; a su hermano e incluso, al difícil Joselo...


Entre sus gustos de excesiva imaginación, le gana el trazo existente de las calles de París pero se comporta a la altura, y no desdeña el trazo de la que aún suele denominar en pasado: "Zona Rosa" de la ciudad de México...


Confía reunirse con su hermano; considera que su avance personal significativo lo acerca a ser casi un "traceurs", (o, "trazador" incipiente), pues de modo gradual empieza a consumar su prospecto seguro de: "hacedor de camino"; claro, no siempre están de acuerdo en los trazos que sugiere, pero aprende a discernir a favor y en contra. Esto representa un buen indicio de llegar a serlo en corto plazo.


3. Danka...

Amiga de Sofía, desarrolla su cuerpo bajo cuidados meticulosos y se enfrenta al horror brotante de barros y espinillas. Eso ocasiona asumir conductas evasivas, sólo paliadas por el cubrebocas que la dispensa de los demás; oculta lo recomendado por la medicina social de los últimos días sobre todo en esta pandemia, pero de la cual una duda metódica la hunde existencialmente:


¿Sigue una post pandemia inacabada...?


En el inmediato amanecer, hace esfuerzo adaptativo al barro protuberante que acumula grasa en granular forma, y, por demás, convincente.


Este día decide acudir al llamado de Sofía, quien convoca a la "Hermandad", para decidir una situación que, de tanto suspenso, amenaza con explotar, como ese tenebroso barro, situado en las inmediaciones de la respingada nariz...


Muestra difícil tolerancia a utilizar el idioma francés, que desconoce en escritura y en pronunciación.


Le "revienta" que casi siempre sean las amigas quienes alargan la pronunciación de lo que en español es, simplemente, "recorrido" ("parkouurr", dicen así, unas u otras; entonces, ella tiene siempre a punta de lengua la expresión censora:


Qué oso, amiga; y luego, nacaranda, eh!"),— con la cual, enfada a más de una...


De mal modo recuerda que ayer cae al piso y con su acción demuele la confianza temprana de considerarla "candidata" a ser una "traceuses" o "trazadora"; es decir, sigue en prospecto de ser, "ya merito" la "hacedora del camino".


4. Joselo...

Intempestivo y audaz pero displicente para ajustar su temperamento a las rutinas recomendadas por Andrin, mantiene una cordura competitiva contra Endrin. En ciertas circunstancias, ambos, no obstante, se comportan bajo acuerdos siameses y retan, incluso, al mismo Andrin, digamos, casi en todo lo posible...


Ignora este día respecto a quién es David Belle -personalidad joven del movimiento internacional de nuestros días-, sabe, por Andrin, que el padre de ese joven, -ahora un hombre de treinta y tantos años- tiene en su retoño de quince años cumplidos, su heredero constituido celebridad temprana desde 1988; su hito arranca en Lisses, Francia, cuna tendencial de esa expresión contemporánea; conecta por lo demás con otros "precursores" tanto de este siglo y milenio, como del siglo y milenio pasado.


Y agrega, con cierta emoción, lo siguiente:


— "Daniel Belle, siguen las recomendaciones paternas y llega a hacer de su propia dinámica corporal, una escuela activa en su estar incipiente.


"Su padre, rescatista y bombero militar, se auto disciplina dentro de los parámetros que en su momento le exigen plegarse a estos -el del Método Natural, creación de Georges Hérbert, quien lo adapta para acondicionar a militares del régimen oficial naval galo.


"El empleo del cuerpo y su entorno, a manera de dos naturalezas no contrapuestas pero integrales, lleva al progenitor de Daniel Belle, a dotar su fortaleza física de manera envidiable; conserva en congruencia la oportunidad de ofrecer con hondo sentido utilitario social la ayuda o el auxilio a los demás.


"El parkour o 'parcours du combattant' crea personas con fortaleza física y emocional y las dota de una visión de utilidad social; se sustenta dentro de parámetros de la orientación holística en la perspectiva siguiente: si es posible superar obstáculos naturales, es también posible superar obstáculos mentales, humanos y sociales...


"Se apega a: ´ser fuerte hoy, más fuerte mañana', cuya expresión deriva del lema parkour por antonomasia: 'Étre et durer' (´Ser y durar') y, de esto, a una siguiente expresión: ´Étre fourte pour étre utile', que se traduce al español, y significa: 'Ser fuerte para ser útil' " —, concluye con entera satisfacción, a modo de ejemplo docente.


No obstante, Joselo bien sabe y reconoce que no lo aplica en rigor estricto. A momentos, sí, cuando está en presencia de otros; pero la más de las veces, no lo predica, porque reconoce que no es posible apegarse, letra a letra; párrafo a párrafo, a dicho Método Natural.


En el acto, piensa para sí mismo si esa manera de pensar sólo es asunto de un adolescente mexicano; o bien, si en otro contexto nacional -latinoamericano o de los continentes restantes-, es igual.


Como no tiene respuesta a esa incertidumbre, se ampara en su propia creencia y procura no atormentar su mente en lo sucesivo. Sabe que para eso existe el libre albedrío y lo enarbola. Esa utilidad ondeante, hasta ahora, ha sido incuestionada por persona alguna. Espera su continuidad y la olvida de vez en vez; pero reconoce, pese a su manera de ser, que no deja de ofrecer un resultado contrario...

En el momento en que todos se han reunido… un silencio inmediato se sucede. Se observan y se colocan en un eje tal que cada quien apunta a una dirección: norte, sur, este y oeste - Sofía, Endrin, Andrin y Danka-; como siempre, Joselo altera el orden y ronda a cada uno.


Con indecisión fingida, esa vez se sitúa entre Sofía y Endrín, sabe bien su posición noreste; por ahora, en solitario, y en espera de terminar a que se unan próximos prospectos que la "Hermandad" decida, debe ocurrir en cualquier situación o acontecimiento que los marque de manera terminante; entonces, podrán proponer en base a sus méritos o atributos terminar siendo aceptados o rechazados...


Después de haber ceremoniado mentalmente sus respectivos augurios, los cuatro se dirigen a una sección denominada: "Parque de Bolsillo". Saben que deben estudiar a conciencia cada una de las características de esta actividad "trazadora"; y. esta,ha surgido antes de nacer cada cual.


Se aceptan distantes de sus propios padres -en, digamos, apreciaciones generacionales-, entonces, corresponde a Joselo "abrir boca", por haber llegado tarde.


Sin inmutar su cachaza en lo más mínimo, sonríe de manera fresca, sencilla y "adorable" para Sofía. Claro, ella no es su novia, porque ama a su manera a todos ellos; cosa que a veces le reprueban Danka y una que otra "amigüis" de la secundaria. Pero ella, ella... no se inmuta ante esos sentimientos generales...


En ese coloquio informal, los amigos analizan comentarios respecto a este arte de desplazamiento disciplinado, muy propio de su tiempo de vida. Ahora consideran que deben estudiar in situ -en el lugar donde se encuentran- para comentar todo lo posible respecto del movimiento de sus cuerpos, lanzados contra superficies sólidas, lisas o ásperas, de calles más adelante de donde se ubican.


Aceptan enunciar las siglas del término "parkour" ("pk"; como también cuando aluden al "arte del desplazamiento" ("add") o "free runnunig" ("fr"). En sus intereses compuestos descubren "hilos negros", por ejemplo: Sofía dice, al respecto, lo siguiente:


— ¡Chicos! ¡Nuestro interés "pk" está basado en disciplinas distintas y complementarias: desde el entrenamiento militar, las artes marciales y la gimnasia...!—, dice con relajada mirada felina a los demás.


A lo que Joselo, agregó:

— ¡La acrobacia y el atletismo, también...! —, agrega, interviniendo y empleando un característico bostezo y frotar de ojos.


Inmediatamente, haciendo eco, los hermanitos siameses, respondieron en un coro icónico, lo siguiente:

— ¡Yoga, escalar en rocas y competencias interdisciplinarias de alto rendimiento! —, agregan a dueto y sonriendo a la vez que cada cual levanta su propio dedo índice de manos derechas.


Danka, que no quiso quedarse sin aportar algo, enunció lo siguiente:

— ¡Necesito ayuda para investigar en Internet sobre los siguientes personajes relacionados con nuestros gustos: "pk", "add" y "fr"...! ´¡Así que he decidido que, tú, Andrin, veas qué "pex" con Georges Hérbert; Sofía, Endrin y Joselo, Raymon Belle, David Belle y Sébastien Foucan! ¡Por mi parte, haré lo propio con los hermanitos Yamakasi y Damien Walters! ¿De acuerdo...? —, dice así, con gracia y femineidad explosiva.


Por rara circunstancia existencial, todos están de acuerdo y Danka, más. Es la primera vez en que todos asienten y, para mayor sorpresa, Joselo aceptó y regala chocolates franceses -comprados en el trayecto de La Merced al punto de reunión-, abriendo la caja en presencia de todos y prodigando ese agasajo para degustarlo de manera lenta y pausada.


Por supuesto, Danka, bastante diplomática, cede lo suyo a quien se le antoje, pues su erupción sebácea está en primer orden -y su retorcido placer chocolatero, queda relegado por espacio indeterminado-, no sin antes extrañar a Sofía, por ser prueba irrefutable de lo que ella juzga como debilidad de "engordar", con tres o seis chocolates que coma en ese estar juntos...


Extrema movilidad, imaginación y mucha diversión se comparte en cada momento de desafío físico; en esas acciones, por ejemplo, se anticipan a atacar cierto bloqueo mental para salvar, saltar, trepar y superar miedos a caídas o raspones; a deshebrar las ataduras personales, como el caso de Danka, que se acostumbra aún al qué dirán, cuando su cuerpo busca la manera de mover su silueta sobre el piso o sobre las superficies rasposas -entonces, mentalmente repite desde su fuero interno-, lo siguiente:

— ¡No, Dios Mío! ¡Y si me ven abierta de piernas, pese a lo holgado de la ropa...! ¡Oh, y cuando me agacho y no hay manera de controlar el peso de mis pechos, y dejo ver más de lo que no debe una dejar de ver...! Pero... ¡Qué caray: pues que vean y se hagan haraquiris mentales sobre lo que también se mueve...! —, externa ella, desde su silencio nervioso y a la vez, coqueto y segura de lo que posee.


Por supuesto, ella así lo imagina, pues nunca deja de apreciar la manera en que, incluso, TODOS la ven sin más, al sonreír con placer extraño, bastante sospechoso...


En fin, una vez que toma confianza, no hay manera de detenerla, y cual gacela, ya esquiva bardas de mediana altura; sabe de antemano que siente una mejora de control de mente, de pensamientos sin sexo y de un aprendizaje enfocado a confiar y a afinar cada vez más su atención personal en lo que hace y lleva a cabo en cada lance.


Joselo, por su parte, ajusta necesidades existenciales a su mal humor inexplicado: está en camino a aumentar el desenvolvimiento de su confianza personal.


Ya controla, en medida posible y aceptada, sus acciones "a lo Joselo": intempestivas, violentas, duras, burlonas o, acaso, demasiado mordaces hacia los demás...


Se encuentra trabajando la correspondencia de su accionar corporal con su sagaz elucubración mental: por ahora deja de mantenerse encerrado en sí mismo; distante de todo mundo para ver pornografía a más no poder; luego, ya atenúa sus reiteradas masturbaciones a cualquier hora; y, aún empieza a darse un respiro existencial para superar esos fetiches de vídeos y material expuesto en la red.


Es bastante meritorio de su parte el auto aceptar su consumo redomado de pornógrafo visual; excitado oyente; terrible "voyeur" digital es un indefenso ser para contener sus toximanias fuera de la realidad virtual.


Los amigos, en una tarde de revelaciones cruentas se dan declaraciones de principios de auto destrucción -por otras causas o manías no sexualizadas -excepto en Sofía- y tras el llanto catártico exhibido entre sí, es que deciden dar terapia grupal a cada una de sus angustias del día a día.


No está demás decir, que el factor "pk" y siglas inmediatas, se constituyen en un emergente salvavidas tras el sometimiento aislante en lo social, prohijado dentro de las condiciones impuestas desde esta pandemia del siglo y milenio en curso...


Si bien, cada amigo no tiene todas las palabras exactas para descifrar el significado de tal aislamiento, saben que ese hecho inusual no surge de la nada; ante esa disyuntiva, los conduce a practicar en grupo, a modo de terapia reducida que les reporta, al menos, una cota de gran alivio personal y existencial.


Ahora se dan cuenta de que no es posible pasar a integrar su preferencia hacia grupos o colectivos de practicantes, a fin de mantener seguro distanciamiento social. Pese a esto, el arte del desplazamiento los lleva a investigar en la web; a compartir lo encontrado y a buscar información sobre el "Método Natural", elaborado por Georges Hérbert .


Bajo esas premisas, indagan dónde nace este tipo de arte; quién o quiénes se involucran -como los jóvenes Yamakasi-, entre otros practicantes, sin olvidar mencionar a Sébastien Foucan y Stephane Vigroux.


Pero las chicas tienen concertado seguir las peripecias de una joven mexicana de veintitrés años, bella, talentosa y digna representante de México: Ella Bucio...


A través de seguimientos mutuos, buscan información respecto de las diez "familias" constitutivas del PK (Caminar, trotar o correr; cuadrupedias, escalar, salar; equilibrio, cargar, lanzar, defenderse y nadar); tras esto, deciden ahondar en los principios metodológicos de este arte del desplazamiento.


Tienen fijas varias metas para contrarrestar las principales problemáticas que aquejan a cada uno:


Sofía y su necesidad de aceptación para sostener una relación de noviazgo y disfrute por entero desde esta actividad.


Endrin, atenuar -si es que eso es posible- la hiperactividad y la mejora de su capacidad motriz; así como reducir su culto de "auto Narciso" -es decir, nadie más apuesto que él-.


Danka, combatir los barros y el acné; dejar de ser persona que sólo discrimina en potencia y alcanzar en lo inmediato su objetivo: ser una "traceurs" en todo lo alto.


Finalmente, Joselo, activar su energía y desactivar su displicencia; al mismo tiempo, dejar de ver lo que le gusta ver: pornografía de cualquier parte del mundo; aún más, afrontar en persona el dominio a su instinto de "voyerista" consumado, irredento -más por mentalidad de percepción sobre las mujeres- asociadas como objetos sexuales y controladoras de las actitudes de los hombres.


Tal perspectiva nace de una experiencia propia padecida de parte de sus hermanas, a quienes critica sin entender sus motivos de ser mujeres pensantes en nuevos tratos y respetos de todo lo que significa ser ellas, como dueñas de sus cuerpos, decisiones y mentalidades contrarias a las de la madre, la abuela y las tías mayores de edad: educadas y asimiladas al sometimiento de abnegación sufriente; domésticas, serviles y sin aspiraciones de futuro...


Y, así, transcurren sus reuniones, flotando en el aire el sentimiento amoroso para comprender el desamor y tratar de cambiarlo en nuevo amor. Por eso son amigos -y, para eso, también ajustan sus amistades- y aprenden a descubrir encuentros y desencuentros bajo sucesión de propios temores y errores, pero sobre todo, para aprender a apreciar y valorar los aciertos y los amores de duración irregular, cuyo sentimiento se encuentra más cerca de lo que cada quien cree...


Así, en esa tarde de "Hermandad", reciben las visitas de tres prospectos: Lolo, Itandehui y Ariz, chicos de la zona norte de la ciudad y conocidos de las escuelas secundarias a las que hasta antes de la pandemia frecuentaban museos, salas de cine, el perrario de la colonia Condesa y otros sitios.


Para esa ocasión, toman rumbo hasta el Parque México y realizan varios desplazamientos; son testigos de cómo se llevan la tarde los tres hermanos prospectos de su ingreso a tal "Hermandad". Cabe decir que a Sofía llama la atención la total desinhibición de las hermanas recién llegadas, pues ellas, como los hermanos siameses se contentan ante el sí de cada fundador de ese grupo; a su vez, no se ponen de acuerdo si, Andrín debe intimar con Itandehui y Endrin con Ariz; por su parte, Lolo se prenda luego de Sofía, dejando a Danka hecha un mar de nervios, cada vez que éste la mira y re mira, causando una inusual molestia en Andrin y una actitud irónica en Joselo, quien a su vez, no quita la vista de ambas hermanas...


Lolo, por ejemplo, hace migas amigas con Joselo; destacan en los movimientos de "Tic tac" para el salto con debido impulso y precisión, aplicados en áreas reducidas y en escalada combinada con saltos.


Por supuesto, las hermanas recién llegadas, hacen lo propio; no dudan en cada "Jump", en sus correctos aterrizajes con dos pies y unas bien agraciadas rodadas sobre piso. Está por demás decir, dejando expuestas a la vista, el control correcto de giro en el aire de sus anatomías ágiles, fuertes y bien coordinadas, en cuanto a impulso, equilibrio y fuerza muscular.


Respecto a Lolo y Joselo, muestran sus sprints de velocidad, alternando cada cual sus respectivos períodos de resistencia. Ahí, Joselo encuentra la "horma de su zapato", al ser testigo de la capacidad para saltar de Lolo, obstáculos de mayor altura y para colmo, conservar una sonrisa envidiable que dirige a las chicas -enarcando cejas y mostrando hoyuelos sobre sus mejillas- que, a decir verdad, bajan a nivel de piso, hasta el mismo Andrin...


Tras las demostraciones hechas, la "Hermandad" no duda ni un instante aceptarlos de inmediato. Sobre todo, las chicas de, -hasta hace unos momentos: bandos "contrarios"- que ya festejan la crecida de ellas ante ellos: desde ese momento, vienen sorpresas de mejora y apoyo; ahora las dos hermanas ampliando el círculo de amigas, se van a hacer escuchar con mayor fuerza al declarar sus puntos de vista en, esta e incipiente corta vida.


Andrin, ahora se muestra convencido en trabajar la mejor práctica del pk; encuentra al grupo con mayor fuerza; sabe que van a superar la parte de agilidad. Sobre los miedos existenciales de cada quien, ahora las voces, si bien no equilibradas en términos de número de hombres y mujeres, ya conciben reforzar el trabajo en equipo -tan difícil para ellos, como adolescentes- con finalidades diversas, por ejemplo, apreciar, respetar e integrarse al medio ambiente al desplegar la mejor coordinación y recepción propia de lo que aporta a todo ser humano ante dicha obra que prodiga la naturaleza con la que se relacionan.


Sin dejar de lado la comunicación con las amistades de mayor edad, emprenden un llamado interno para establecer medidas de seguridad a través del apoyo, acompañamiento y crecimiento de habilidades de cada integrante. Es una muestra de madurez contra el protagonismo y la envidia de aquellos trazadores que se olvidan de los demás, sin compartir técnicas o tutoriales propios.


Como no dominan el idioma inglés y existe una falta de literatura específica en pk, buscan en línea y se apoyan con "traductores on line", pues en el mundo existen muchos organismos nacionales e internacionales que vuelven una especie de "Babel" las reglas de esta actividad. Ahí, la pertenencia a redes sociales ayuda en parte, en tanto que, en otra, las cadenas comerciales deportivas ofrecen sus catálogos en línea que van, desde accesorios de amortiguación para el peso hasta de caídas y obstáculos ex profeso para diseño de espacios para tal práctica.


Tampoco desconocen las repercusiones negativas de los efectos publicitarios al interior de contenidos de cine, televisión e Internet -para bien, para mal o para peor- al anteponer la ganancia inmediata de dinero antes que la filosofía de superación y cumplimiento de objetivos y bases, métodos y legados, tanto de creadores, como de continuadores y exponentes del mundo actual.


Tras la emoción inicial, Lolo solicita a la "Hermandad" ver la cinta "Yamakasi", dirigida por Ariel Zeitoun, en base a un guion elaborado por Julien Seri, Luc Besson y Philippe Lyon, material del año 2001, en la que deben apreciar las participaciones de jóvenes integrantes de esa denominación (Cháu Belle Dinh, Guylain N' Guba, Malik Doiuf, Williams Belle y Yann Hnautra). La sorpresa es buena y acceden reunirse en casa de los hermanos siameses. Resulta un momento de solaz compañía, donde cada quien sabe con quien acomodarse a un lado, sin mayor problema para los padres de familia -una pareja de adultos maduros- que intuyen lo que ahí se fragua, sin sospechas de malicia hacia las chicas y con plena seguridad de respeto a sus creencias, modos exaltados de decir las cosas y muestras de afecto grupal, bastante distinto a lo practicado por ese matrimonio.


Ahora, con esa exhibición fraterna deciden contactar a integrantes denominados: "Monos Urbanos", surgidos, al parecer, en Ciudad Satélite, Estado de México, así como también, a los "Urban Runners", practicante asiduos en Ciudad Universitaria, comprendida ésta dentro de la Alcaldía de Coyoacán.


Buscan emprendedores del arte del desplazamiento, como Rodrigo "Rok" Fuentes, uno de los fundadores de "Monos Urbanos". Pero el ejemplo de ese pionero -como los de otros- ha aportado difusión, extensión, conocimiento y una influencia mediática en la que también contribuyeron, "Urban Runners", "Aztecas Alpha Parkour Team", "Traceur Project" y otras agrupaciones nacionales. Entre las chicas, recogen nombres y logros, como es el caso de Danaee Marmolejo; de la ágil Kat Parkour o de la propia Ella Bucio, de muy recientes éxitos.


SEGUNDA PARTE


Sofía se encuentra planteando posibilidades personales en el arte del desplazamiento tras conocer a los recientes hermanos. A su vez, se pregunta lo siguiente:


— ¿Debo hacer mi mejor esfuerzo, sobre todo, al momento de mover el cuerpo para cubrir superficies sólidas, sin el temor a caerme de manera fatal?

Bien. Procuraré no confundirme con el "fr"... pido apoyo a Endrin y a Lolo. Sí. Endrin es lindo, pero Lolo me pareció "buena onda", sobre todo porque es tan tranquilo y siempre está en todo... —, dice para sí misma, en acción interior y monólogo exterior, frente al espejo de medio cuerpo que adorna una pared decorada con afiches de ídolos musicales de temporada.



Danka, en su caso, quien se encuentra pensativa y en la privacidad de su cuarto de dormir, se plantea lo siguiente:


— Itandehuí y Ariz son simpáticas, pero Lolo... él... siempre mira distinto. Es la primera vez que alguien no dice nada de mi acné. Se da cuenta del gran barro que me cargo y no comenta nada que se lo parezca... —, dice de modo tal que el suspiro que emite es sellado con un beso gestual, al aire y quizá, dedicado a él. Luego, agrega a continuación, lo siguiente:


— Tiene mirada tímida, pero en cuanto lo veo correr de esa forma, me doy cuenta que lleva un entrenamiento militar; además, escala rocas muy bien. También sabe nadar con gran fuerza. Sólo espero que quiera transmitir sus enseñanzas en el "fr", y quiera investigar lo acordado con la "Hermandad"... —, termina con nuevo suspiro y dedica otro beso a ese chico, pues su corazón late con sobresalto y un cálido sonrojo se planta en sus mejillas al momento en que entrecierra sus ojos y recrea su rostro, decorado con todos los besos que ella es capaz de dar en el rostro de ese muchacho y sólo cae en cuenta que los brazos ajenos que ahora besa, corresponden a sus propios brazos...



Endrin, en un negocio de hamburguesas callejeras, come junto a su hermano Andrin, y su contestación es convincente:

— ¿Que, qué me parecieron los primeros prospectos, carnal? ¡Muy bueno y bastante conocedores!—, dice así mientras da un gran bocado a una elaborada a la "hawaiana"


Andrin, menciona a su hermano, lo siguiente:

— ¡Clarines! ¡Son buena onda!—, agrega en tono festivo mientras "ataca" las papas fritas de su hermano, derrama de más la salsa catsup sobre esas tiras , agrega las rodajas de chiles jalapeños de rigor y un buena provisión de mostaza, en señal de "incomibles" para Endrin, pero no para la gula del "carnalito".


Endrin, responde, entonces, mientras "atraca" una generosa hamburguesa doble carne:

— ¿Sabes, carnal? ¡Ya los había divisado en los entrenamientos de Parque México, de la semana pasada...! ¡Y, sí, son muy buenos! —, dice con casi la boca llena y restregando una servilleta desechable con la que se limpia boca y parte de la nariz, manchada por colores comestibles rojo y amarillo.


Andrin, agrega lo siguiente, mientras se dispone a pagar toda la cuenta:

— ¡Oye, mano! Con ellos podremos alternar las rutinas de "add" y las de "fr": ¿No te parece...? —, exclama con júbilo.


Endrin, contesta y luego pregunta lo siguiente:

— ¡Sip! ¡Por supuesto! Me parece que ya podremos dinamizar las sesiones de práctica... ¡Por cierto! ¿Cómo va tu asunto con Sofía? —, dice así, con tácita emoción.


Endrin, limpiándose las manos con gel anti bacterial, responde:


— ¡Igual, igual! Le cuesta trabajo ser disciplinada. ¡Oye, por cierto...! ¿No crees que exagera el que no tenga novio? Ella no es fea... —, responde, con un dejo al suspirar y mirar hacia arriba, y a nada en particular.


Andrin:

— ¡Un poco, sí! ¿Sabes? Me da la impresión de que se acerca a la práctica de "pk", sólo porque Danka quiere ser la primera "trazadora" de las chavas, y pues, como que no queriendo la cosa, no quiere quedarse a "papar moscas" ¡Y, luego, sin novio! ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! —, responde con cierta malicia y sonrisa un tanto burlona-


Endrin, revira luego, diciendo de manera rápida, lo siguiente:

— ¡Pues, sobres, hermano! ¡Exprime todas sus protuberancias! ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! —, agrega éste para hacer el "doblete" tanto en comentario como dentro del tono burlón de su hermano


Andrin, de inmediato, contesta:

— ¡Calmado, bro'! Para eso, mejor Sofía: está más potable, carnalito! ¡Ahí, sí, para que veas: sí hay! ¡Y, vaya de que, lo que hay... lo hay en toda ella! —, terminan de comer y se retiran en completo juego de risas, gestos y ademanes.



Joselo, recostado sobre su cama, mira al techo de la habitación, sostiene un monólogo con entrecruces de asuntos que lo invaden:

— ¡Pues, sí, Andrin ha aprendido "un buen" de información... Debo de reconocer que aplica muy bien el lema de "pk", respecto a "Ser y durar!"

Ya es tiempo de que deje de proponer desafíos sin solucionar mis demonios de masturbación en solitario mientras veo pornografía en directo...

También creo necesario canalizar mis frustraciones de deseo carnal asociado a las imágenes de pornografía que veo a diario...

Debo desandar esa falsa percepción temerosa en la que mal interpreto el movimiento del cuerpo de las chicas...

¿Puedo controlar el persistente pensamiento de sexualizar cuanto me rodea?

¿Puedo enfocar mi atención personal fuera del dominio visual pornográfico? —, sentencia así mientras aprieta los nudillos de ambas manos y levanta su cabeza, asintiendo que es momento de cambio y de dejar atrás ese molicie mal entendida del cuerpo, su respuesta ante el sexo opuesto y la necesidad de trascender su propia idea de ser mejor sujeto sin demonio de carne, lascivia y perversidad.



TERCERA PARTE


Itandehuí, reunida con Ariz, sostiene plática sobre la impresión causada de los hermanos siameses hacia ellas. Sin embargo, resalta la atención de hacia ésta sobre Joselo, más que en Andrin. A lo que Itandehuí pregunta, lo siguiente:

Itandehui:

— ¿Te gustó alguno de los siameses? —, comenta a aquella "en corto".


Ariz:

— ¡Huy! ¡Los dos! —, dice con admiración; emite besos mediante gestos correspondientes y se lleva ambas manos a su rostro.


Itandehui:

— ¿Y, Joselo? —, inquiere con intención manifiesta y mantiene para si un aire de suspenso.


Ariz:

— ¡Ay, hermana: también! —, contesta desde una sonrisa amplia, fresca y no menos coqueta.


Itandehui:

— ¡Ora, no seas golosa! —, responde al momento en que voltea a ver su reacción, al interrumpir la pinta de uñas de la mano izquierda.


Ariz:

— ¡Huy, todos deben ser mis novios! —, dice así y pasa a acentuar una siguiente emoción.


Itandehui:

— ¿Y, ellas, crees que se quedarán calladas? —, contesta con cierto temor.


Ariz:

— ¡Ay, hermana: ven la carne y piden más tortillas! —, expresa esto con una risa estrambótica.


Itandehui:

— ¡No manches, comanches! —, responde en el mismo tono.


Ariz:

— ¡Huy! ¡Pues es pex de ellas, no mío! —, dice así, imprimiendo "categoría" personal a esa expresión.


Itandehui:

— ¡Oye! ¡Calmada, nos invitaron y aceptaron de buena onda! —, le recuerda a aquella, en tono de respeto y cierta consideración.


Ariz:

— ¡Ay, hermana: mi vida es corta y no debo limitarme nada más a Pepe! —, argumenta ésta, no sin cierta coquetería.


Itandehui:

— Eso, sí. Allá en Canadá les gustan morenitos, y él, de seguro, ayudará a mejorar la raza…—, responde con un asentimiento de "experta de amores", que en verdad, dista de ser.


Ariz:

— ¡Entonces, acá, yo haré lo propio! —, sentencia en tono de convencimiento.


Itandehui:

— ¡Ni hablar! ¿No hay pecado en corazón grande! —, dice así y cierra la conversación para dedicarse a otras actividades pendientes.


Ariz:

— ¡Ay, hermana: no quiero volver a experimentar divisiones como ya nos pasó con los chicos de la región norte de la ciudad: que, no aprendimos nada de “pk”; ni logramos avanzar en lo de ser “trazadoras”… —, responde ella, con cierto coraje.


Itandehui:

— Eso, sí, hermana. No lo niego. —, confirma con un tono solidario y por experiencia propia.


Ariz:

— ¡Huy! ¡Ya me acordé... que-nos-esperan-con-los-datos-de investigación-y-apenas-si-llegaremos-a-la- casa-de-Danka! ¡Apúrate, mana! —, dice así, recordando lo que ha olvidado por "estar" en esa plática, de hermanas.


Itandehui:

— ¿Y, Joselo, qué…? —, dice así, lanzando una duda con cierto regocijo.


Ariz:

— ¡Ay, hermana: crees que lo dejaré irse, así nada más! ¡Es el primero que pruebe qué onda conmigo. Algo me dice que no anda con chavas, y espero no me salga como Luis, que nomás, nada de nada y, ni en defensa propia dispara…! —, advierte a su hermana, mientras guiña uno de sus ojos, como para asentir, que está hecha su decisión.



CUARTA PARTE

Cuando todos se vuelven a reunir, se tiene en mente realizar un trabajo de “trazadores” de un escenario donde se invita a distintos grupos de “pk”, para compartir experiencias no competitivas a ultranza, pues esto va en contra de los fines del deporte y del arte del desplazamiento.


En esta ocasión, vueltos a conformar pero con grupo ampliado, plantean un programa-base para darse a conocer a otros chicos, tanto del barrio, como de las distintas escuelas a las que cada uno asiste.


No obstante existe un problema: nadie tiene idea sobre cómo llevar al papel un programa de actividades de "pk"...


La "Hermandad", antes de su conformación, reúne experiencias individuales cuando son invitados por otros grupos. Ahora es necesario poner acuerdos generales para ese propósito.


Ya solicitan a cada uno de sus integrantes primarios presentar una propuesta de programa. La realidad es otra: nadie lo ha plasmado en papel. Las diferencias de criterios menudean y no se cubre esa expectativa.


Parece que cada quien deja esa responsabilidad a cada cual. Así, no se asume, cada vez que lo reiteran; entonces, los días y las semanas transcurren, sin tener plasmada la idea del programa que todo mundo comenta pero que nadie ofrece.


Como esperan esta vez, y ante la incorporación de los nuevos prospectos, deciden plantearlo ante ellos y a esperar a que la suerte o las circunstancias lo permitan para que alguno de ellos ofrezca una solución.


En esa reunión última, los recién incorporados también se encuentran con idéntica postura: ¿Qué hacer al respecto?


Sin sospecha de todos, Joselo levanta la voz y comenta lo siguiente:


Ariz:

— ¡Me ayudas a investigar sobre programas de "pk"! ¡No vamos a quedarnos como acostumbramos¡ ¿Estás de acuerdo conmigo? — expresa con determinación y sin titubeo ante los demás pero enfatiza esto en lo particular.


De inmediato, ella resuelve de modo rápido y contesta lo siguiente:

— ¡Caray, lo intentaré, y sí, claro que sí, te apoyo! —, responde ella, admirada del tono escuchado que proviene de parte de quien menos lo imagina.


Animados por tan sorpresiva actitud de Joselo, quienes sabían la manera en que lucha contra sus demonios de masturbación, pornografía y adicción tóxica, Itandehui retoma el ejemplo e invita a Andrin a completar el trazo de actividades, a partir de visualizar el espacio disponible en parques y sitios con diseño arquitectónico que ofrezca seguridad, diversidad de obstáculos y condiciones de recorridos adecuados al arte del desplazamiento.


Andrin no lo duda. De primera mano, se une a lo que expresa Itandehui e inmediatamente se coloca a un lado de ella. Ante esto, las amigas de mancuerna (Sofía-Danka), no quieren quedarse atrás, y se inclinan a que Lolo las acompañe, no sólo para investigar y entrevistar, de modo informal, a grupos de mayor experiencia, sino a representantes clave respecto a elaborar un programa de esa naturaleza.


Por su parte, Endrin, toma confianza, y asume la tarea de apoyar a todos; se declara como un "auxiliar general" del grupo, encargado de diseñar propuestas de difusión del programa para, de esa manera, ser útil y dedicar parte de su hiper energía en favor del grupo, ahora, para él, ya convertido en "Hermandad Ampliada".


Dicho esto, a partir de entonces, todos y cada uno en posibilidades individuales, colabora estrechamente y constata día a día, el surgimiento de ideas concretadas en papel; discutidas con ánimo de cohesión, libertad y comunidad de intereses; así, idea tras idea se plasma y es discernida en términos de lo que conviene o resulta lo opuesto.


Se resalta la buena disposición de todos, aunque con altibajos de sentimientos, principalmente de ellas hacia ellos. Es común percibir que pese a ser una menos en cantidad en relación con la de chicos, predomina su criterio y perspectiva.


No obstante otros barruntos sentimentales empañan los latidos de corazón entre Sofía y Endrin; entre Danka y Andrin; entre las hermanas, viendo y remirando a los hermanos siameses; entre Ariz y Joselo; luego, entre éste e Itandehui, cerrando el ciclo, cuando en cierta convivencia, se declara a todas ellas, al mismo tiempo...


Esta broma, en verdad, une al grupo; ahora conocedor de todos respecto de lo que ocurre a él, fiero luchador de demonios de sexo y masturbaciones, pornografía y voyeur acepta de ellas y deja aclarar sus emociones y sentimientos al plantear sus dudas y temores más recónditos.


A manera de "pago" o devolución de favores a cada una de las chicas, se propuso ser el mejor "traceurs" del grupo. Su ventaja fue evidente pero su desprendimiento en sentido técnico y preventivo para evitar lesiones, resultó primer referente que da al grupo un reconocimiento de confianza ante los amigos de escuela y principalmente del barrio.


Cuando concluyen el programa, nada parece faltar, por ejemplo, queda claro que Joselo da la bienvenida a los participantes; Danka y Lolo, escogen un lugar con dificultades de grados variables que van de menor a mayor movilidad; Lolo explica, para nuevos prospectos, en qué consistía el "pk" y porqué de la importancia de conocer y aplicar el Método Natural que hace notorio a Georges Hébert.


A su vez, Itandehui, deja claro el nivel de participación y quiénes, entre los más hábiles, participan, demostrando en acción de desplazamiento la manera alternativa de visualizar, movilizar, salvar y, en caso necesario, aprender a caer en rodamiento adecuado, evitando lesiones innecesarias.


Esta acción conjunta fue bien recibida, plasmada y llevada al papel. Una vez hecho esto, preparan la etapa de diseño e impresión de programa y su distribución a manera de invitación.


Llega el día del evento y están en el lugar donde los participantes emprenden rutinas de calentamiento para intentar cumplir cinco paradas alternas. La parte que se lleva la mayor atracción consiste en la muestra de ataque-defensa, a la que precede el des calentamiento y el final del evento; conviven con ingesta de alimentos naturales y bebidas sin alcohol. En la tarde, proyectan el vídeo de los Yamakasi y distribuyen botanas orgánicas y anuncian, por primera vez, la intención de crear una agrupación de mayor formalidad.


Es en este punto, precisamente, donde se deja a la "Hermandad", para que ellos y ellas pasen a construir una alternativa dentro de esta práctica del parkour, no sin antes invitar a que hagas lo propio en tu cuadra, en tu barrio o en tu comunidad...


Gracias por tu atenta lectura...

29 de Septiembre de 2020 a las 00:00 6 Reporte Insertar Seguir historia
7
Fin

Conoce al autor

Francisco Rivera Escritor activo en varios géneros que desea dar a conocer su producción y llegar a público masivo monetizando en debida oportunidad sus creaciones propias, con apoyo de Inkspired.com/es

Comenta algo

Publica!
Jonathan Sanchez Jonathan Sanchez
¡Colega! ¡Su historia fue un deleite! Estoy maravillado con su narración, Me instruiré para lograr una escritura como la de usted.

  • Francisco Rivera Francisco Rivera
    Gracias por tu comentario, y ya nos leemos y comentamos, en mi caso, a la orden y en lo que necesites. Recibe un cordial saludo. 1 week ago
Nanys Martínez Nanys Martínez
me acabo de romper el tobillo haciendo parkour jajajaja
January 03, 2021, 23:47

  • Francisco Rivera Francisco Rivera
    ¿Y, seguirás practicando...? Gracias por la lectura. Espero haya gustado. Saludos. January 04, 2021, 00:22
Gabriel Mazzaro Gabriel Mazzaro
Me gustó!
October 26, 2020, 21:15

  • Francisco Rivera Francisco Rivera
    Agradezco tu comentario. Saludos y. más lecturas en Inkspired para comentarlo con tus amigos October 28, 2020, 15:30
~