allxhime Hi Me

Dos años después de aquel fin de semana donde ambos se conocieron y enamoraron, Taehyung y Jungkook se encuentran en una nueva aventura que los atará el uno al otro por el resto de sus vidas; Mientras los preparativos para el tan esperando día de su boda avanzan, ambos continúan con sus vidas totalmente sumergidos en la pasión y los placeres que día a día siguen despertando el uno en el otro. Código Safe Creative: 2008305197805 ⚜ Allxhime © 2018 • BTS; Taehyung Top! Jungkook Bottom! • Segundo libro de la saga: Las Vegas • Menciones: Sujin, Nammin, Markson • Smut/Romance/Fluff/Confort/Drama • Advertencia: Contenido sexual fuerte y explicito para algunos. • Extensión: 14.2 K Todos los derechos reservados No copies, no adaptes, no re-subas.


Fanfiction Celebridades Todo público.

#258 #jungkook #taehyung #bts #vkook #taekook
38
498 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Por el resto de nuestras vidas

Su pecho comenzó a subir y bajar de manera irregular, intensifico su agarre en la espalda de él con más fuerza mientras seguía arremetiendo con fuerza contra su entrada, se mordió con tanta fuerza el labio inferior que empezó a sentir el sabor metálico característico de la sangre en su paladar sensitivo.


Gimió con fuerza al sentir que las estocadas se volvían mucho más fuertes que antes haciéndolo arquear la espalda ante lo bien que se sentía, bajo su mano hacia su miembro para aliviar la presión que se situaba en este, pero su mano se detuvo cuando sintió la mano de su pareja empezaba a masturbar de su glande al mismo ritmo de sus embestidas.


Dejó caer su cabeza sobre la superficie de madera del escritorio en donde el mayor lo había subido y lo había poseído con ganas desde hace casi una hora, comenzó a sentir su orgasmo aproximarse a pasos agigantados y sentía lentamente como el calor se iba acumulando en el interior de su abdomen mientras que sus paredes internas comenzaban a apretar con fuerza el glande del mayor.


— Tae, Tae — dijo con la voz entrecortada — Estoy... tan cerca.


— Hmm, lo sé — siguió moviéndose —Puedo sentirte.


Volvió sus manos dos puños al no tener otra cosa que agarrar que no fuera la madera del inmueble, después de todo Taehyung había tirado todo suelo antes de recostarlo sobre la superficie, los espasmos finalmente se hicieron presentes un par de minutos después haciendo que se viniera sobre su abdomen, el escritorio y la mano del castaño, los movimientos de Taehyung comenzaron a volverse descontrolados avisándole que solo era cuestión de tiempo para que él igual se viniera en su interior, movió sus caderas con fuerza a la par del mayor mientras se empezaba a apoyar de los bordes de la mesa para tomar un mayor impulso, gimiendo ante lo bien que se sentía ser tomado con fuerza por su novio.


— Demonios Jungkook — gruño Taehyung, colocando su cabeza sobre la espalda del menor — Eres tan malditamente apretado y delicioso.


Sintió que se deshacía por completo cuando los labios del mayor se situaron en su espalda y comenzó a repartir candentes y húmedos besos por el largo de su columna haciendo que se golpeará la frente con el inmueble por el tacto, hasta que empezó a sentir las enormes y espesas cargas de semen que empezaban a llenar su interior dándole a entender que Taehyung finalmente había terminado.


Ambos se quedaron en silencio sin hacer algún movimiento mientras intentaban regular sus respiraciones, Taehyung se comenzó a retirar de manera lenta haciéndolo soltar un pequeño quejido de dolor ante la sensación de abandono que dejaba en su interior y sintió como el líquido comenzó a escurrir desde su interior por sus piernas.


— No se te olvide llegar a tiempo mañana por favor.


Dijo dándose la vuelta y quedando frente a frente con el castaño, se apoyó con los codos sobre la mesa y se quedó mirando al mayor con detenimiento, mordiéndose de nuevo el labio inferior cuando sus ojos se encontraron finalmente con los de él y sonriendo cuando Taehyung se acercó hacia él dejando un casto beso sobre sus labios.


— Taehyung ¿me escuchaste?


— Hmm — Taehyunng termino de acomodarse el pantalón — Te escuche, pero lo que no entiendo es porque tengo que estar ahí.


— ¿Cómo que por qué? — se cruzó de brazos — Es importante para mí y quiero que estés ahí conmigo en esos momentos.


Se reincorporó y termino de meterse con cuidado su blanca camisa tratando de alisarla para que no se vieran las arrugas que habían terminado de surgir en ella cuando Taehyung se la había quitado hace una hora y la había lanzado a algún lugar del suelo antes de subirse el bóxer y el pantalón.


Taehyung suspiró.


— Esta bien, iré allá, charlaré con todas esas personas aburridas durante un par de horas y estaré ahí contigo — se acercó hacia él haciéndose espacio entre sus piernas y tomando cada lado de su cintura con sus manos — ¿Te gusta eso?


— Hmm, me gusta mucho — pasó uno de sus brazos por detrás del cuello del mayor — Pero ¿sabes Tae? — el castaño lo volteó a ver — Lo que más me gusta de todo eres tú, tú y yo juntos ¿suena bien eso no crees?


— A mí, también me gusta eso bonito — acarició lentamente la mejilla del azabache con el dorso de su mano.


Jungkook se dejó hacer por las caricias del mayor y cerró los ojos durante unos minutos sintiendo el suave tacto del mayor en su rostro, su mano era tan cálida como siempre, lo estrecho entre sus brazos sintiéndose completamente feliz de estar ahí con él.


Mantuvo los ojos cerrados un rato más abriéndolos finalmente poco después y dirigiendo su atención hacia su mano derecha deteniéndose a ver el anillo con esa gran piedra que Taehyung había colocado en su dedo hace varios meses atrás cuando le había pedido que se casará con él, el castaño volteó el rostro mirando también en la misma dirección del pelinegro, apretó su agarre sobre su cintura y dejando un beso sobre su frente.


— Ya falta poco — dijo el menor sonriendo.


— Hmm, lo sé.


— Por cierto ¿Qué fue lo que le dijiste a Eunha cuando llegaste? — preguntó con curiosidad — Estoy casi seguro de que ella podría haber entrado en cualquier momento, no fuimos nada silenciosos.


— Solamente le dije que por su propio bien sería bastante prudente de su parte que por hoy se fuera temprano a casa porque ambos estaríamos muy ocupados.

Jungkook sintió que sus mejillas iban adquiriendo lentamente color y le dio un pequeño golpe con la mano en el pecho.


— Eres un idiota — bajo la mirada — ¿Cómo pudiste decirle eso a Eunha?


— ¿Acaso no puedo hacerlo?


— Siempre haces lo que quieres — se encogió de hombro — Pero no vuelvas a decirle eso a Eunha jamás, por favor.


La gutural risa de Taehyung se hizo presente en la oficina.


— De acuerdo bonito, prometo que no le volveré a decir a tu asistente personal que se vaya temprano a casa para que yo te pueda follar a gusto sobre tu escritorio sin ser interrumpido con alguien en el proceso.


Jungkook se rio por lo bajo y se sentó sobre el escritorio.


— Idiota.


Taehyung le sonrió y beso sus labios nuevamente.


— Tal vez lo soy, pero venga tú amas a este idiota.


— Hmm, tienes razón en eso — suspiró con tranquilidad — Si eres un idiota, pero eres mi idiota.


✖ ✖ ✖ ✖


Se dio la vuelta mirándose finalmente en el espejo del probador y terminó de acomodar el saco del traje, sonriendo al ver su reflejo, definitivamente este era el traje que tanto había estado buscando durante meses, solo necesitaba un par de ajustes en algunas partes y le quedaría a la perfección, se dio la vuelta de nuevo y extendió los brazos hacia los lados mientras el encargado colocaba los alfileres en sus respectivos lugares para poder hacerle las pequeñas modificaciones que necesitaba.


— Por favor no se mueva — pidió el encargado — Terminaré de colocar los últimos alfileres.


— Tómese su tiempo, por favor.


— Debo admitirlo.


Dirigió su atención hacia la otra persona que estaba en aquella sala, Seonhee se mantenía sentado sobre el gran mueble que había ahí, mantenía la pierna derecha cruzada sobre la izquierda mientras miraba hacia alguno de los lados y tomaba lentamente de la copa de champagne que le habían dado y que ahora tenía pegada a los labios.


— ¿De qué hablas hyung?


Seonhee lo miró finalmente, alejando la copa de champagne de sus labios y le sonrió.


— Te queda bien ese traje mocoso.


Jungkook arqueo las cejas.


— ¿Solo dirás eso, hyung?


— ¿Se supone que debo decir otra cosa?


— Bueno pues...


— ¡Jungkookie!


Se giró hacia sus amigos, Hoseok y Yoongi se fueron adentrando hacia la sala donde estaba, Hoseok sonrió a lo grande al verlo y Yoongi simplemente se limitó a mirarlo con con suficiencia.


— Wow, Jungkookie te ves súper bien — dijo Hoseok — Definitivamente tienes que llevarte ese traje, lucirás muy bien ese día.


— ¿Eso crees, hyung?


Hoseok asintió con convicción y le dedico una gran sonrisa.


— Te ves bien Kook — dijo Yoongi — Aunque no entiendo realmente porque hacen tanto alboroto, bien ambos pudieron ir a La Vegas y casarse allá, sin complicaciones y toda la cosa.


— Yoongi hyung ¿estás jugando conmigo acaso? — preguntó con el ceño fruncido — Sabes que...


— Puede quitarse ahora el traje CEO Jeon — le indico el encargado — Solo tenga mucho cuidado para no lastimarse con alguno de los alfileres.


— Hmm, gracias por su esfuerzo — le hizo una venia y se bajó para poder cambiarse — Ya vuelvo, espérenme un momento.


Regresó un par de minutos después cambiado y con el traje en su lugar, se lo extendió al encargado y le hizo nuevamente una venía antes de que desapareciera dejándolo solo con sus amigos y su hermano y se giró hacia ellos.


— Espero que ya tengan sus trajes listos.


— Hmm, ya los tenemos Jungkookie — respondió Hoseok — No te preocupes por eso ¿de acuerdo?


Asintió con la cabeza confiando en que realmente fuera así y miró a su hermano.


— Hyung, lo mismo va para ti.


— Creo que Hoseok respondió por los tres Kookie — contestó el mayor — Deberías relajarte un poco hermanito, no queremos que te dé un derrame cerebral antes de tu gran día ¿cierto?


El menor puso los ojos en blanco y dirigió su atención hacia Yoongi el cual se había mantenido en silencio mientras bebía de su copa como si su vida se fuera en ello, cuando se dio cuenta de que estaba siendo observado alejo la copa de sus labios y miró al azabache con las cejas arqueadas.


— Si piensas decir algo simplemente hazlo, Kook.


— Solo quería continuar con lo que decía antes.


— Entonces simplemente hazlo — dijo Yoongi mientras miraba su celular — ¿No piensas hablar?


— Sabes que Taehyung no puede regresar a Las Vegas, sería demasiado peligroso para él.


— ¿Lo es? — Seonhee lo interrumpió — ¿Hay algo que aún no sepa sobre el hombre con el que te vas a casar en un par de días Jungkook?


— Hyung ahora no, te prometo que te lo explicaré luego — respondió — No podría perdonarme si algo malo le pasará, Taehyung es demasiado importante para mí Yoongi y lo sabes.


— Si, si lo sé — contestó Yoongi — Seokjin igual me dejo en claro que si algo le pasa al idiota me dejará en permanente abstinencia y no estoy dispuesto a que eso ocurra — negó con la cabeza — Tienes razón Kook, me parece una muy buena idea que se vayan a casar aquí en Seúl.


— Míralo nada más Jungkookie — Hoseok se rió — Seokjin hyung amenaza con dejarlo sin sexo para siempre y nuestro querido Yoongi hyung cambia por completo.


Yoongi puso los ojos en blanco.


— Cierra la boca Hoseok.


El mencionado sonrió y volteó hacia el mueble.


— Taehyung es una buena persona, simplemente ha tenido una vida difícil — le dijo al mayor de ellos — Seonhee hyung no tienes de que preocuparte, además si él fuera una mala persona ¿en serio crees que dejaríamos que se casara con nuestro lindo dongsaeng?


Jungkook puso los ojos en blanco.


— Hobi hyung en serio, no tienes que andar diciéndome así.


— Por cierto, hablando de Taehyung — dijo Seonhee — ¿No debería haber venido él a probarse su traje igual?


El menor negó con la cabeza.


— Dijo que iría con Jimin hyung, Namjoon hyung y Seokjin hyung a otro lugar.


— ¿Me estás diciendo que tu novio tiene tres padrinos y tú solo dos? — Seonhee arqueó las cejas — Oh Kookie, creo que necesitas conseguirte otro amigo más para que puedan estar parejos.


— Hyung ¿de qué estás hablando? Tú eres mi tercer padrino.


— ¿Yo? ¿Estás jugando conmigo acaso mocoso? — se rio con diversión por lo bajo — En serio que necesitas más amigos hermanito, por cierto, escuche que los amigos de tu novio vendrán a la boda desde Las Vegas.


— Hmm, él quería que estuvieran presentes en ese día y me pareció algo bastante tierno de su parte — dijo — No pidió muchas invitaciones porque dijo que no tenía mucha gente a la que invitar, pero dijo que ellos no podían faltar y lo entiendo.


Sonrió al recordar las palabras que Taehyung había usado cuando estaban encargando las invitaciones para la boda, el castaño se había opuesto a recibir 100 invitaciones alegando que no tenía tantas personas que quisiera que estuvieran en su boda.


— Por cierto, hyung deja de decir que Tae es mi novio


— ¿Acaso no lo es?


Jungkook negó con la cabeza y miró a su hermano mayor con una sonrisa.


— Es mi prometido y prontamente será mi esposo — respondió — Es la persona con la que pienso pasar el resto de mi vida hasta el día en que me muera.


Seonhee sonrió al escucharlo hablar con tal convicción, no lo había visto tan feliz desde que su padre había muerto hasta aquel día hace dos en que había presentado a Taehyung ante su madre y él, en ningún momento de esos dos años lo había visto triste en su compañía , lo único que le importaba era la felicidad de su menor y sabía que el ahora castaño era el único capaz de hacerlo, además mientras Jungkook fuera feliz todo está bien para él.


✖ ✖ ✖ ✖


— Vamos sal ahora, quiero ver cómo te ves — pidió Jimin con impaciencia.

Namjoon y Seokjin se rieron al unísono.


— Venga Tae, sal ya, maldita sea — pidió de nuevo el rubio con impaciencia.


La puerta del probador se abrió de inmediato y Taehyung comenzó a acercarse hacia la sala de espera, camino hasta pararse en el lugar designado, se miró en el espejo y se terminó de acomodar el cuello de la camisa y el saco.


Seokjin silbo mientras se daba vuelta, quedando frente a ellos.


— ¿Y bien?


— ¿A qué te refieres con eso? — preguntó Namjoon con diversión.


— Me refiero al traje, hyung — respondió — ¿Qué tal se ve?


Jimin se acercó hacia él y lo inspeccionó con detenimiento, sonriendo al final y alzando el dedo para dar su aprobación final.


— Me gusta, sip definitivamente es este — contestó — Y le hicieron muy bien los ajustes que necesitaba.


— ¿Eso crees? — el rubio asintió — ¿Qué dicen ustedes?


— Te ves bien Tae — respondió Namjoon — Realmente te queda bien el traje, en serio.


Taehyung asintió conforme.


— ¿Jinnie? — miro a su otro amigo — ¿Qué dices tú?


Seokjin por su parte lo miró con diversión.


— ¿Qué tal si das una vuelta? — pidió — Ya sabes para verlo mejor — silbo de nuevo cuando el castaño lo hizo — Definitivamente es este, te ves muy guapo con el Tae Tae, aunque — se pasó la mano por el cabello — No tanto como yo.


Taehyung puso los ojos en blanco y sonrió ante las palabras del mayor de todos, el ego de Seokjin había sido excesivamente enorme desde el momento en que lo había conocido cuando empezó a trabajar en Omnesia y parecía que no tenía fin, pero se sentía feliz de que estuviera ahí junto a él ayudándolo con todo lo de la boda junto con Jimin y Namjoon, porque aunque no había tenido una buena experiencia en todos sus años viviendo en los Estados Unidos había conocido muy buenas personas y de eso no se iba a arrepentir jamás.


Después de todo había conocido a Jungkook estando allá y a pesar de que aún quería olvidar la mayoría de las cosas que había tenido que pasar durante esos 8 años, no cambiaría absolutamente nada ya que cada cosa lo había llevado al momento en el que se encontraba justo ahora.


— ¿Tienen sus trajes listos?


— Hmm, aunque el de Jinnie aún no está listo ya que tuvo más problemas con el suyo al probárselo — contestó Jimin — ¿Verdad hyung?


Seokjin asintió — ¿Qué culpa tengo de tener estos malditos hombros tan anchos?


— Hyung, lo bueno es que pudieron hacerle los ajustes — dijo Namjoon — Y que lo tendrán a tiempo para ese día.


— Cierto, aunque si no llega a estar listo ¿Qué voy a usar? — preguntó — Se que soy jodidamente apuesto y que me vería bien hasta con un jodido costal de papas encima, pero si llegó con eso Tae Tae me vas a matar ¿verdad?


— Ah hyung, tú no tienes ni idea — dijo el castaño — Ni siquiera te dejaré entrar al lugar.


— Eso es muy cruel de tu parte Kim Taehyung — se cruzó de brazos indignado.


Los tres menores se rieron y se dirigieron hacia el mostrador, esperaron durante un rato mientras hablaban de varias cosas hasta que les entregaron los trajes y salieron de aquel lugar dirigiéndose hacia el estacionamiento.


— Debo ir a ver a los proveedores y traerán las nuevas cajas de alcohol para el club más tarde — dijo Namjoon — Así que me iré primero.


Jimin asintió y le dio un rápido beso en los labios, despidiéndose de él con la mano cuando subió al auto y comenzó a salir del estacionamiento, cuando el auto se perdió se giró hacia sus amigos y les sonrió.


— ¿Deberíamos hacer algo divertido los tres ahora?


Taehyung y Seokjin intercambiaron miradas y se rieron.


— Yo paso, quede de verme con Yoongi pronto — dijo Seokjin — Será para la próxima Jiminie, nos vemos luego — dijo por último antes de subirse al auto, lanzando un beso volador a ambos cuando estuvo dentro y arrancó.


— Parece que seremos solo nosotros dos Tae Tae — el castaño asintió — Como en los viejos tiempos, tú y yo contra el mundo


Taehyung se rio antes de subir al auto, siendo seguido por el rubio el cual se colocó el cinturón de seguridad tan pronto como subió.


— Pero sin los viejos tiempos Chim — dijo por último antes de encender el auto — ¿Qué hora es?


Jimin miró su reloj mientras el auto se mantenía en movimiento.


— Las 11:00 en punto — contestó — Aún es muy temprano, Jungkookie debe estar trabajando todavía.


— Hmm, ¿deberíamos hacer un pequeño viaje entonces?


— ¿Pequeño viaje? — Taehyung asintió haciéndolo sonreír — ¿A dónde quieres ir?


Cambio de carril cerciorándose de que no viniera otro auto pegado a él.


— Supongo que tendrás que esperar un poco más para saberlo Chim.


— Odio las sorpresas — contestó el mayor.


Taehyung se rio por lo grande por su respuesta.


— ¿Me estás diciendo que odiaste cuando te dije que le había propuesto matrimonio a Jungkook?


— Claro que lo hice — lo volteó a ver indignado al recordar ese momento — Fuiste súper mega injusto, no me dijiste nada antes y se supone que soy tu mejor amigo en todo el mundo.


Taehyung lo miró de vuelta y sonrió.


— Vamos Chim Chim, debía ser una sorpresa total por eso no te dije nada — Jimin se cruzó de brazos — Venga, quería que todo saliera perfecto, además, eres mi padrino principal ahora y has estado presente en cada detalle de la boda mucho más que yo.


— Mi Tae Tae se va a casar pronto — dijo — Todo tiene que salir a la perfección en ese día tan especial, después de tantas cosas malas mereces que todo salga bien y ser feliz ¿no crees?


— Hmm, gracias por eso Chimmie.


El rubio negó con la cabeza y sonrió.


— Para eso son los mejores amigos Tae Tae.


✖ ✖ ✖ ✖


Mantuvo la vista en el frente, mientras la persona que hablaba sobre las finanzas y lo bien que se estaban manteniendo en el mercado sin mayores problemas ni retrasos, bajo la mirada hacia los documentos que le habían sido entregados a cada persona que se encontraba en la junta y mostraban los gráficos que estaban siendo mencionados antes de devolver su atención en la pantalla que estaba al frente.


— Como pueden apreciar hemos subido un 4.6 % en la bolsa de valores en este último mes.


Comenzó a girar su sortija de compromiso mientras esperaba porque aquella junta terminará pronto sintiendo la textura de la piedra sobre su palma, cogió el vaso con agua que tenía en su lugar, le dio un corto sorbo y lo devolvió a la mesa.


Se llevó la mano derecha hacia el mentón dejando que descansará sobre esta y continuó escuchando lo que decían, no importaba los años que pudieran transcurrir aquellas juntas de trabajo eran realmente aburridas para él, pero sabía que como el CEO de Jeon Enterprise no lo quedaba de otra más que aguantar aquello.


Sintió su teléfono vibrar en el interior de uno de los bolsillos de su pantalón y lo saco de inmediato, miró el identificador de llamadas y sonrió al ver de quien se trataba, antes de coger la llamada, miró al frente y se aclaró la garganta.


— Vamos a detenernos por ahora — informó — Regresemos en 5 minutos ¿de acuerdo? Pueden salir ahora.


Vio salir a los miembros de la junta y contestó finalmente llevándose el teléfono al oído.


Hey forastero — dijo Taehyung por la línea.


— ¿Qué estás haciendo? — inquirió saber con una sonrisa — Si sabes que estoy trabajando justo ahora ¿verdad?


Si bueno, no estoy muy seguro de eso — dijo el mayor — Estás atendiendo mi llamada justo ahora, puedo notar lo ocupado que estas.


— Cállate Tae — se rio por lo bajo.


Miró hacia la puerta cuando esta se abrió y Eunha entro en la sala de juntas.


— Déjalos aquí ya los leeré al rato, gracias Eunha — le sonrió a su asistente — ¿Ya fuiste por tu traje?


Hmm, me lo entregaron hace poco más de una hora — contestó Taehyung — ¿Y tú? ¿Recogiste el tuyo?


— No realmente.


Taehyung se rio por la línea — ¿Qué?


— Tal vez puede parecer que decidí huir para no tener que casarme contigo — la risa del mayor se escuchó de nuevo — Pero necesitaban hacerle un par de arreglos, me lo entregaran pasado mañana.


Esta bien, bebé.


Jungkookie no te dejes vencer por el aburrimiento, prometo cuidar muy bien de Tae Tae por lo pronto.


Jungkook se rio al escuchar la voz del mejor amigo de su prometido.


— ¿Ese es Jimin hyung?


Hmm, lo es. Tal vez puede parecer que decidí huir con él para no tener que casarme contigo — sonrió al escuchar las palabras que él había usado hace unos momentos — Pero te prometo que no es nada de eso bebé, solo decidimos hacer un pequeño viaje.


Se sonrojo al escuchar el apodo tierno que Taehyung había usado para él.


— ¿Viaje? ¿Salieron de la ciudad?


Hmm, no estás molesto ¿verdad?


— Claro que no, no soy tu mamá para hacer eso — se rio de nuevo — ¿Quién me crees Taehyung?


Tal vez no, pero eres mi prometido y pensé que debías saberlo.


— Esta bien Tae, no hay problema por mí con eso — contesto con calma — Solo ten cuidado ¿sí?


— Lo tendré, bonito. Lo prometo.


— Esta bien, por cierto ¿a dónde fueron?


Daegu.


— ¿Q-qué? — se mordió el labio inferior con fuerza — ¿Estás bien con eso?


Hmm, lo estoy — dijo el mayor — Es algo que necesitaba hacer desde hace un tiempo, además, Chim viene conmigo.


— De acuerdo — suspiró.


Sabía que Daegu solo estaba lleno de recuerdos dolorosos para Taehyung y no quería que pasará por un mal rato, en los dos años que ambos llevaban juntos no había ido allá en ningún momento y que ahora se estuviera dirigiendo hacia aquel lugar lo hacía sentir nervioso por algún motivo, no es como si estuviera yendo rumbo a Las Vegas, pero aun así sentía esa sensación en su interior.


— Te veré en un par de horas ¿de acuerdo, bonito?


— De acuerdo — contestó — No te olvides de la cena de esta noche por favor.


No creo que lo pueda olvidar fácilmente amor, Jiminie no ha dejado de repetirlo en todo este tiempo desde que se me ocurrió contárselo en la mañana — asintió como si el castaño pudiera ver aquello — Te avisaré cuando este en Daegu.


— Esta bien, por cierto ¿puedes llevar el traje azul hoy?


— ¿Quieres que lleve el traje azul?


— Hmm, el oscuro. Me encanta como te ves con él — se mordió nuevamente el labio inferior — Se te ciñe tan bien al cuerpo.


¿Estás teniendo pensamientos sucios ahora?


— ¿Tal vez?


— Ahhh, empiezo a arrepentirme de estar lejos justo ahora.


— Es toda una lástima — soltó un fingido suspiro — Supongo que tendremos que esperar un par de horas más.


— Lo sé, pero deberías prepararte porque cuando por fin estemos a solas voy a acabar contigo Jeon Jungkook.


La risa de Jimin se coló por la línea.


Jungkookie, si yo fuera tú en serio me prepararía — dijo Jimin — Creo que tu trasero sufrirá mucho el día de mañana, ¡Fighting!


La puerta de la oficina se abrió y los miembros de la junta empezaron a entrar, soltó un suspiró entendiendo que los 5 minutos de descanso habían terminado y de que era hora de continuar con aquella reunión.


— Debo colgar, pero te veo en la noche ¿de acuerdo? — dijo por la línea — Llega puntual y por favor Tae cuídate mucho, hmm también te amo, adiós.


Colgó el teléfono y volvió a guardarlo en el bolsillo de su pantalón, miró a las personas que estaban con él y les sonrió con algo de vergüenza al darse cuenta de que habían escuchado sus últimas palabras con Taehyung.


— Vamos a continuar por favor — les indico con las mejillas aún sonrojadas.


✖ ✖ ✖ ✖


Estar en Daegu después de 8 años se sentía tan diferente justo en esos momentos, no era la misma sensación que había sentido la última vez que había estado ahí, las localizaciones e incluso el ambiente se sentían cien por ciento diferentes, que no podía dar crédito a lo que sus ojos eran capaces de ver, Daegu se veía tan tranquilo como lo había sido en el pasado, antes de ese trágico día.


Continúo avanzando por la calle a una velocidad prudentes mientras tanto Jimin como él observaban todas las cosas nuevas que había a sus alrededores.


— Está tan cambiado por aquí — dijo el rubio.


— Hmm, lo está — contestó.


— No puedo creer que en tan solo 10 años este lugar haya cambiado tanto.


— Yo tampoco — dijo — Parece que es por aquí.


Detuvo el andar del auto cuando finalmente encontró el lugar que había estado buscando durante media hora, incluso habían tenido que detenerse un par de veces para pedir indicaciones, solo habían pasado 8 años desde que se habían ido de ahí, tal y como Jimin había dicho y realmente no podían creer que en solo ese tiempo la ciudad hubiera cambiado tanto, habían muchos más edificios y casas por las zonas, lugares que habían conocido y que visitaban cuando eran más jóvenes habían desaparecido y sido reemplazados por grandes edificios.


Salieron del auto y comenzaron a caminar hacia el interior de aquel lugar, con cada paso que iban dando el castaño empezaba a sentirse de nuevo en casa, porque aquel lugar seguía tal y como lo recordaba, no había cambiado nada en absoluto.


— Hey, ha pasado un tiempo — dijo finalmente — Había estado lejos y cuando volví al país no me sentí preparado para regresar aquí aún.


Se quedó en silencio por unos momentos, agarro el arreglo de flores que traía en las manos y lo coloco frente a aquella lápida que tenía enfrente de él, vio a Jimin ponerse de cuchillas y dejar otro arreglo en la lápida que estaba a lado.


— Los he extraño mucho en todo este tiempo, nunca me he olvidado de ustedes ¿lo saben verdad?


Miró cada una de las 4 lápidas que estaban ahí delante de él, leyó el nombre de sus padres y sus hermanos y se relamió los labios con ansiedad.


— Han pasado 10 años desde el accidente y aún me pregunto a diario cómo es que estoy vivo.


— Tae Tae...


El castaño negó con la cabeza sin apartar la vista del frente.


— Se que fuiste tú hyung. Tú impediste que me pasará algo, gracias a ti es que sigo vivo — miró la lápida de su hermano mayor — Estoy eternamente agradecido por eso, aunque sinceramente a veces quisiera que siguiera aquí, sin ti hyung las cosas fueron por mucho más difíciles.


Jimin apretó los labios y absorbió una lágrima que había estado luchando por salir.


— Noona igual te he extrañado mucho — agregó — ¿Están bien verdad?


Sonrió con franqueza y miró las cuatro lápidas de nuevo.


— Yo lo he estado a pesar de todo, sé que no necesito decirles nada porque lo saben todo, lo siento porque sé que les fallé, durante mucho tiempo les falle — suspiró — Pero ahora todo es diferente, no soy la misma persona que era antes, intento dar lo mejor de mí a diario como ustedes hubieran querido.


Tocó el ramo de flores que Jimin había dejado en medio de las lápidas de sus hermanos.


— Voy a casarme en un par de días. Jungkook es increíble y a veces siento que no lo merezco, pero él es todo lo que necesito para estar bien — dijo con sinceridad — ¿Saben? Realmente me gustaría que lo conocieran y que estuvieran presentes ahí ese día conmigo.


Volteó a ver a Jimin y sonrió cuando lo vio secarse los ojos con la manga de su camisa.


— Jimin está llorando mucho justo ahora, sigue siendo un llorón de lo peor, como el día del funeral, no ha cambiado nada — se rió — Ha estado conmigo siempre, ha sido un buen amigo para mí. Solo quiero que sepan que estoy bien y que no podría olvidarme de ustedes jamás, siempre serán mi familia y los amaré hasta el final.


Caminaron de regreso al auto en silencio, se quedaron así durante un rato más hasta que Jimin finalmente se dio la vuelta y le sonrió con ternura.


— Estoy orgulloso de ti, Tae Tae.


— ¿Lo hice bien entonces?


— Más que bien, Mamá y Papá Kim, Seungho hyung y Jihyun noona están muy orgulloso de ti.


Asintió con la cabeza y se volteó para ver a su amigo el cual no había dejado de sonreí en ningún momento, sus pequeños habían desaparecido por completo y habían dado paso a dos medias lunas en su lugar, sonrió ante esto y encendió el auto.


Tenían por delante un recorrido de poco más de dos horas por delante para regresar a Seúl ahora que habían cumplido con lo que habían venido a hacer.

Solo faltaban un par de días más.


✖ ✖ ✖ ✖


El lugar se veía increíble desde la fachada exterior, se fue abriendo paso por el interior de aquel lugar con pasos tranquilos, podía escuchar todas las conversaciones que las personas que se encontraban ahí en sus respectivas mesas siguieron a la hoster hasta que llegó al apartado del salón VIP y pudo vislumbrarlo hablando con dos personas.


Sonrió al verlo, dándole una venía la encargada y se fue acercando lentamente hacia él, lo escucho reírse y pudo sentir como su corazón se llenaba por completo, se podía ver perfectamente escuchando el sonido de esa risa cada día por el resto de su vida.


Detuvo sus pasos cuando quedó un par de centímetros detrás de él y esperó un par de segundos más hasta que deslizo una de sus manos por su cadera y le dejo un beso sobre una de sus mejillas, Jungkook se giró hacia él y sonrió por completo al verlo ahí.


— Llegaste a tiempo.


— ¿Te dije que lo haría no?


— Hmm — lo miró detenimiento — Me gusta este traje.


— Creo haber escuchado eso antes, sí.


El azabache se rio y suspiró de felicidad.


— Gracias por venir.


— No me lo perdería por nada del mundo bebé, es un día importante para ti.

Jungkook asintió y se devolvió hacia las personas con las que había estado hablando antes de que Taehyung llegará, continúo conversando con ellos durante un par de minutos más hasta que ambos le hicieron una venía, dejándolos solos, se dio la vuelta hacia él y comenzó a pasar su mano por el torso de la mano del castaño con suavidad, antes de empezar a subir por su brazo y llegar hasta su pecho, acariciándolo con cuidado.


— ¿Sabes? — Taehyung asintió — Realmente me gusta mucho este traje.


— ¿Te gusta el traje o quien lo trae puesto?


— ¿Ambos? — lo miró con picardía — Me gusta el traje, pero me gusta mucho más el hombre que lo trae puesto.


Dijo por último antes de agarrarlo por el cuello de la camisa y acercarlo más hacia él rompiendo la poca distancia que los separaba y juntando sus labios contra los del mayor, comenzó a moverlos de manera lenta, pero con parsimonia, pasó sus brazos por detrás del cuello del mayor y poco después abrió la boca dándole acceso a su cavidad bucal y gimiendo de forma débil ante el choque de sus lenguas.


— Te extrañe mucho — dijo a mitad del beso.


— Yo también te extrañe mucho bebé.


Continuaron besándose durante un rato más hasta que finalmente se separaron después de un rato e intentaron regular sus respiraciones a la par, se quedaron viendo el uno al otro encontrándose con los labios rojo e hinchados por el beso que acababan de compartir.


— Joven Jeon, ¿Qué paso con la discreción? — preguntó burlón el mayor.


— Al diablo con la discreción — dijo — Creo que deberían acostumbrarse.


— ¿El CEO Jeon acaba de decir Al diablo? — Taehyung arqueo las cejas con diversión.


— Jódete Taehyung — dijo cerca de él.


— Prefiero joderte a ti — susurró pegado a su oído — Pero tal vez este no sea el momento adecuado para hacerlo bebé.


Mordió su lóbulo frontal antes de separarse de él haciendo que se mordiera el labio inferior, había sonado tan malditamente sexy aquello.


— ¿Me está haciendo alguna clase de propuesta indecente propietario Kim?

— Lo hice ¿no? CEO Jeon — respondió con tranquilidad sin mirarlo — Deberíamos ir a mi club después de esto.


— Tentador, pero es una lástima, propietario Kim — dijo con fingida decepción — Estoy felizmente comprometido con otro hombre, voy a casarme dentro de tres días más.


— Debe ser un hombre bastante afortunado su prometido.


— Hmm lo es — respondió — Pero yo soy mucho más afortunado de tenerlo a él.


Taehyung sonrió a lo grande al escuchar sus palabras mostrando su sonrisa cuadrada.


— No sabía que eras tan cursi, bebé.


— ¿No te gusta que sea cursi? — preguntó con diversión — ¿Debería actuar en modo seductor entonces?


— ¿Aquí? — arqueo las cejas — No te atreverías Jungkook.


— ¿Me estás desafiando acaso?


— Hmm, lo estoy haciendo.


Jungkook se rio, lo tomó de la mano y comenzó a caminar con él con dirección a los baños de hombre, ingreso primero miro por si había alguien en el interior y regreso a buscarlo, poniendo el seguro cuando ambos estuvieron en el interior, siguió caminando hasta llegar a la pila del lavabo y subiendo sobre ella con ayuda de Taehyung, lo atrajo hacia él con ayuda de sus piernas y comenzó a besarlo de manera lenta, repartiendo múltiples besos por toda su cara, bajando por su cuello y deteniéndose en una pequeña parte para dejar un chupetón en su lugar.


— Parece que sabes lo que estás haciendo.


— ¿No se nota? — Taehyung asintió.


— Me trajiste a los baños para poder follar, creo que es muy fácil de adivinar.

El menor se rio — ¿No quieres? — lo volteo a ver y bajo su mano directo a su entrepierna — ¿No quieres follarme justo ahora Taehyung?


— Demonios bebé, no hagas preguntas tontas.


Jungkook sonrió al ver la expresión del mayor.


— Yo quiero que me folles — susurró en su oído — Justo aquí en este lugar y en este mismo momento.


Se desabrochó el cinturón, bajo en cierre dejando que sus pantalones cayeran hasta la mitad de sus piernas y comenzó a tantear con la mano que había estado tocando sobre la entrepierna de su pareja sobre la tela el botón durante unos segundos.


— ¿Si sabes que no tenemos mucho tiempo verdad? — le preguntó.


— ¿Entonces que esperas Jeon?


Sonrió ladinamente al verse lograr con su objetivo, desabrochando y bajando el cierre del pantalón del mayor, bajando estos junto con su bóxer dejando al descubierto su pene, se mordió el labio interior y se acercó hacia él capturando sus labios en un feroz beso, sintió cuando Taehyung lo alzo y retiro su bóxer dejándolos a la mitad y siseando al sentir el frío de la baldosa de la pila del lavabo.


— Hazlo ya Tae — dijo pegado a sus labios — No tenemos mucho tiempo.


— Tengo una mejor idea bebé.


Se puso de rodillas quedando frente a la creciente erección del azabache, paso su mano sobre ella con cuidado y comenzó a jugar con ella, acercó sus labios hacia sus muslos y comenzó a besarlos lentamente, Jungkook hizo la cabeza hacia atrás golpeándose con el cristal que tenía a sus espaldas y cogió un par de mechones del castaño entre los dedos.


— Taehyung no juegues conmigo.


El mayor sonrió.


— ¿No debo hacerlo? — Jungkook gruño por lo bajo — De acuerdo.


Se relamió los labios antes de dirigirse hacia el necesitado miembros del azabache el cual estaba chorreando líquido pre-seminal, le dio un beso en la punta haciendo que Jungkook abriera los ojos de golpe y afianzará su agarre en su cabello y se lo metió completamente en la boca sin ningún problema haciendo gemir al menor por la sensación de calidez que la boca del mayor le estaba brindando.

• • • •

Salieron del baño de hombres unos 20 minutos más tarde, se voltearon a ver y Jungkook le dio un beso en los labios y le acomodo el cuello de la camisa negra que estaba usando en esos momentos antes de darse la vuelta, cogerlo de la mano y caminarme hacia el salón donde estaban reunidos los demás.


— ¡Jungkook! Te he estado buscando — dijo Eunha, acercándose hacia ambos — ¿Dónde estabas?


Taehyung lo miró de manera periférica y arqueó las cejas esperando por la respuesta de su pareja, pero el azabache le limitó a reír.


— Ya estoy aquí Eunha, tranquila — dijo — ¿Qué ocurre?


— El director Park te ha estado buscando para poder iniciar con su discurso


— Bueno ya estoy aquí, dile que puede iniciar ahora.


Eunha asintió y se dirigió hacia el director Park para que iniciaran con la ceremonia.


— ¿Sigues pensando que fue una buena idea haber ido al baño? — pregunto Taehyung.


— ¿Te estas arrepintiendo acaso Tae?


— No realmente ¿Y tú?


— No realmente.


Dirigieron su atención hacia el frente cuando un hombre de cabellos oscuros subió al pequeño podio que habían puesto.


— Gracias a todos por estar aquí esta noche compartiendo con nosotros, esta noche en particular es bastante especial por varios motivos — dijo el director Park — Estamos celebramos el 76 aniversario de Jeon Enterprise, el 3er Aniversario de nuestro CEO, el joven Jeon Jungkook como cabeza de la empresa — los aplausos se hicieron presentes — Y su próxima boda que será en unos días, de parte de todos los que trabajamos en Jeon Enterprise, les deseamos a usted y el joven Kim Taehyung lo mejor.


Los aplausos se hicieron más fuerte, Jungkook sonrió y les agradeció a todos por medio de un par de inclinaciones, dirigiendo su atención al final hacia Taehyung el cual estaba aplaudiendo mientras le guiñaba un ojo.


Los meseros comenzaron a repartir a todos copas de champagne, Taehyung cogió un par y le pasó una.


— ¡Por el CEO Jeon! — dijo el director Park elevando su copa.


— ¡Por el CEO Jeon! — contestaron todos.


— Por el CEO Jeon — dijo Taehyung.


Jungkook sonrió y se llevó la copa a los labios, saboreando el espumoso líquido en su paladar sensitivo y sintiéndose feliz del momento en el que se encontraba, su carrera solo continuaba en ascenso y su vida amorosa no podía ir mejor, no había otra cosa que pudiera pedir en esos momentos, tenía todo lo que necesitaba justo ahora.


✖ ✖ ✖ ✖


El resto de la noche había pasado con demasiada rapidez, entre conversaciones, risas y varias copas de champagne, cuando llegaron al apartamento que habían estado compartiendo juntos desde hace un año, Jungkook se lanzó directo a sus labios tan pronto ambos cruzaron el umbral de la puerta.


Llevó sus manos hacia las caderas del mayor y tan pronto las tuvo ahí comenzó a sacarle la camisa desfajándolo y metió sus manos en el interior de esta, tocando la piel que había debajo.


— Si yo fuera tú no haría eso — advirtió Taehyung.


— ¿Qué cosa? — pregunto con fingida inocencia, apretó los costados de su cintura atrayendo al castaño más hacia si — ¿Esto?


Taehyung que había estado mirando hacia un lado se rio por lo bajo, lo empotró contra la pared y lo miró fijamente, Jungkook se lo quedó mirando con aprensión y totalmente deseoso.


— ¿Vas a hacerlo Tae? — preguntó mientras comenzaba a mover sus caderas.


— Estas jugando conmigo y mi autocontrol Jungkook, no lo hagas.


— ¿Por qué no? — continuó moviendo sus caderas — ¿No quieres hacerme tuyo?


Taehyung separó sus manos dejándola sobre su cabeza pegadas a la pared, miró sus labios y sin pensarlo dos veces los atacó con fuerza, Jungkook gimió en su boca por lo rudo que ese beso estaba siendo pero sin tomarle importancia, porque era justo lo que quería en esos momentos, continuó moviendo sus caderas, friccionando de manera exquisita su entrepierna con la del mayor, las manos de Taehyung comenzaron a descender por su cuerpo mientras se deshacía uno por uno de los botones de su camisa hasta dejarla completamente abierta, quitársela y tirarla al suelo bajando hacia sus pantalones y procediendo a hacer lo mismo junto con sus bóxer dejándolo completamente desnudo, despegaron sus labios y se quedaron observando durante un rato sin decir algo.


Jungkook con los labios totalmente rojos e hinchados y desnudo, expuesto totalmente a él era una de las cosas más eróticas y fascinantes que había podido ver en toda su vida, antes de que Taehyung pudiera hacer otra cosa lo vio acercar sus manos hacia su pantalón y comenzar a desabotonarlo, bajando junto con su bóxer hasta la mitad de sus muslos.


— En serio me gusta mucho este traje Tae Tae — dijo el menor — Me gusta taaaanto.


Agarró el miembro del castaño con la mano y empezó a masturbarlo lentamente sin dejar de mirarlo en ningún momento, no quería pederse ninguna de las facciones que Kim Taehyung hacía cuando hacía eso, lo escucho gemir por lo bajo y sonrió, antes de darle la oportunidad de tomar el control de la situación comenzó a mover con mayor rapidez su mano haciendo que dejara caer su cabeza sobre su hombro derecho, poco después su mano se llenó con los fluidos seminales del mayor, retiro lentamente su mano y con la que aún tenía libre tomo su rostro y le sonrió mientras se lamía la mano con la que había estado masturbándolo.


— Demonios bebé — dijo Taehyung — Eso fue jodidamente sexy.


Jungkook sonrió de forma seductora mientras jugaba con el saco del mayor.


— ¿Vas a hacerlo ya Tae Tae?


— ¿Tanto lo quieres?


— ¡Si! — dijo ocultando tu rostro entre el espacio que había entre el cuello y el hombro del castaño — Hazlo por favor.


— ¿Aquí? ¿Así nada más? — Jungkook hizo un sonido afirmativo — Eso dolerá un poco bebé.


— Dolerá más si no lo haces.


Taehyung tomó a Jungkook por las caderas y este rápido envolvió sus piernas en la cintura del castaño, separó las piernas del menor con las suyas sin moverse del lugar en donde estaban, tomó su miembro con una de sus manos y comenzó a tantear su entrada y comenzó a empujar la cabeza hacia el interior, Jungkook apretó los labios antes la intrusión que estaba sintiendo en esos momentos pero no se quejó, lo sintió deslizarse poco a poco hasta entrar por completo, permaneció durante unos momentos sin moverse esperando a que se acostumbrara hasta que Jungkook empezó a mover sus caderas indicándole que se moviera.


Taehyung se removió por completo y volvió a dejarse entrar de golpe en su interior ganándose un gran gemido de su parte, comenzó a moverse a un ritmo rápido sin quitar las manos de las caderas del menor, Jungkook se empezó a mover junto con él y buscó sus labios de inmediato para poder probarlos de nuevo, dirigió sus manos hacia su espalda y comenzó a tocarla bajando más y más hasta llegar a sus glúteos y apretarlos.


Taehyung enterró las uñas en sus caderas dejando marcas que más tarde adquirían un poco de color, se detuvo de golpe ganándose un débil gemido de reproche por parte del menor, comenzó a moverse por el pasillo cargando con él como si fuera una extensión más de su cuerpo hasta llegar a la habitación que ambos compartían y depositarlo en medio de la gran cama.


Jungkook se recargó con sus hombros, lo vio subirse y comenzar a arrastrarse a gatas hacia él, separando sus piernas con sus rodillas y colocarse en medio de ambas, Taehyung alineó su miembro en su entrada y se hundió en el dejándose absorber por la cálida sensación que era estar dentro de su precioso azabache, Jungkook gimió de felicidad al sentirse lleno de nuevo por el mayor y empezó a mover sus caderas en un lento vaivén, cuando Taehyung tomó el control y se comenzó a moverse con más fuerza suspiro y se dejó caer en el colchó, agarró un puñado de las sábanas entre las manos y la apretó con fuerza mientras Taehyung seguía moviéndose en el interior.


— Si Tae, ahí — suplico — No te detengas por favor.


Taehyung se rió y despegó sus labios del pecho del menor en donde había estado ocupado lamiendo, chupando y mordiendo uno de sus pezones antes de proceder a hacer lo mismo con el otro.


— No pensaba detenerme de todos modos.


— B-bien, no quiero que lo hagas — apretó los labios cuando Taehyung comenzó a tocar su punto suave — Mierda — hizo la cabeza hacia atrás — Ahhh, Tae, Mgh — dirigió su mano hacia su propio miembro el cual clamaba por un poco de atención y comenzó a masturbarlo a la par de las estocadas del castaño.


— ¿Qué crees que estás haciendo Jungkook?


— Eres muy lento.


— ¿Así? ¿Lo soy? — embistió con fuerza sacándole un potente gemido desde el interior de la garganta— ¿Soy muy lento Jungkook?


— Vete al demonio Taehyung — volvió a embestirlo con fuerza — Ahhh — cerró uno de los ojos — Demonios — se mordió el labio inferior con fuerza sintiendo el sabor metálico de la sangre en su paladar.


— ¿Soy lento entonces?


— ¡No! No lo eres — gritó — Maldición, no te detengas.


Dejo de masajear su miembro y lo soltó cuando la mano de Taehyung lo tomó y comenzó a mover su mano al mismo ritmo de sus embestidas, sintió su orgasmo irse avecinando a paso agigantados con cada minuto que iba pasando por la doble estimulación que recibía y enterró las uñas en la espalda del mayor rasgando su piel por la fuerza con que lo había hecho.


Sintió finalmente los espasmos y la contracción que sus paredes internas efectuaban en el miembro mientras el calor se acumulaba en el interior de su abdomen y viniéndose poco después sobre la mano de Taehyung y sus vientres, Taehyung separó más sus piernas elevándolas a sus hombros para tener una mayor profundidad en las estocadas que hizo gemir a ambos ante lo bien que se sentía aquello, las embestidas se comenzaron a volver descontroladas por lo que Taehyung aceleró más viniéndose en su interior poco después, haciéndolo sentir feliz de ser llenado por completo por él.


Lo ayudo a bajar sus piernas de regreso al colchón y se dejó caer sobre su cuerpo sin apoyarse realmente sobre, Jungkook comenzó a acariciar su cabello mientras intentaba aún su respiración, cerrando los ojos por unos minutos y sonriendo, sintió cuando Taehyung lo agarró por las caderas y les dio la vuelta cambiando de posiciones dejándolo a él sobre su pecho mientras depositaba un beso sobre su cabello haciéndolo sonreír por lo dulce que había sido aquello, comenzó a trazar pequeños círculos y otras formas sobre el pecho del mayor.


— Taehyung.


— ¿Hmm?


— Te amo.


Taehyung sonrió.


— Yo también te amo bonito.


✖ ✖ ✖ ✖


Se desperezo con cuidado sobre la cama aun sintiendo los estragos de la noche anterior que había compartido con el castaño, miró hacia el lado izquierdo de la cama encontrándolo vacío y completamente tendido, Taehyung se había levantado mucho antes que él, frunció el ceño y se incorporó con cuidado, dejando que las suaves telas resbalaran por su cuerpo dejando al descubierto su pecho.


— ¿Tae? — lo llamo — ¿Taehyung?


La puerta del armario se abrió y el castaño se asomó poco a poco haciéndolo sonreír al ver que seguí ahí frunció ligeramente el ceño al verlo completamente vestido mientras se acomodaba los botones de las mangas del saco, traía un pantalón negro a medida con un cinturón negro a juego, el saco era a rayas verticales y traía una camisa negra con pequeños lunares blancos.


— ¿Vas a algún lado?


— Hmm, tengo una importante reunión en una hora — dijo mientras repasaba su piel expuesta con detenimiento — Cielos bebé, te ves increíble por las mañanas.


— Mentiroso — puso los ojos en blanco.


Se arrastró por la cama hasta ponerse de pie, dirigiéndose hacia el cuarto de armario para buscar la ropa que usaría hoy para ir a la oficina, decidiéndose por uno color gris oscuro y una camisa color perla a juego, busco un par de zapatos y una corbata que quedaran con el traje y salió de ahí, encontrando a Taehyung sentado sobre la cama esperándolo, dejo sus cosas a un lado y se acercó hacia él sentándose en su regazo.


— ¿Debes irte ahora? — dejo un beso cerca de su oreja.


— Debo hacerlo — contestó mientras recorría la piel desnuda de su espalda con una de sus manos — Me encanta como se siente tu piel bajo mi tacto bebé.


Pasó sus brazos por detrás del cuello del mayor y lo acercó a sus labios para besarlo por primera vez en el día sintiendo las grandes manos de Taehyung sobre sus caderas.


— ¿No puedes quedarte un rato conmigo?


Taehyung arqueo la ceja derecha.


— Estaba pensando en tomar una ducha en la tina — se encogió de hombros con desinterés.


— ¿Así? — Jungkook asintió con la cabeza mientras besaba su barbilla — ¿Debería quedarme y ayudarte?


— Hmm, deberías quedarte.


— ¿Sabes bebé? Las ventajas de ser el dueño del club — se detuvo y Jungkook lo miró con aprensión, soltando un pequeño grito cuando el castaño lo levanto y se rió — Puedo llegar tarde si lo deseo.


• • • •

Ingreso en el recinto saludando a todos los empleados que trabajan ahí con él indicándoles que siguieran trabajando duro, subió las escaleras con tranquilidad mirando que todo estuviera impecable, ya que las escaleras que llevaban hacia su oficina no tenían muros a su alrededor tenía una perfecta vista de la planta bajar del bar.


Abrió la puerta de su oficina encontrando tres pares de ojos sobre él tan pronto la puerta se abrió, se acercó hacia ellos y les sonrió antes de ir a su lugar detrás de su escritorio.


— Sabes Tae Tae — Jimin fue el primero en hablar — Que seas el jodido inversor mayoritario de este lugar no quiere decir que puedas venir a la hora que se te de la puta gana — dijo molesto — Nosotros igual pusimos todo nuestro dinero aquí.


Taehyung miró a su mejor amigo con diversión, antes de dirigir su atención hacia Namjoon pero este simplemente se limitó a negar con la cabeza, sabía que cuando Jimin estaba molesto no era buena idea decir algo que lo hiciera enojar aún más, Seokjin por su parte se mantenía en total silencio y le sonrió.


— Lo siento Chim Chim — se disculpó con los tres — No se volverá a repetir.


— Espero que al menos Jungkookie haya hecho un buen trabajo para hacer que llegaras una jodida hora y media más tarde.


Taehyung se rio por lo bajo, demonios si sólo Jimin supiera.


— No estoy seguro de que quieras que hablemos sobre el sexo matutino que tengo con Jungkook.


— Dios, no — Jimin arrugó la nariz — ¿Podemos empezar la jodida junta ahora?


— De acuerdo — contesto — Dijeron que tendríamos un par de inversores extranjeros.


— Hmm, estuve hablando con ellos ayer — mencionó Namjoon — Están deseosos de poder hacer negocios con nosotros.


— Me parece bien — la idea le agradaba — ¿Cuándo los podré conocer?


Seokjin, Jimin y Namjoon se rieron al unísono.


— ¿Qué?


— Estamos aquí — dijo uno de ellos.


Taehyung paso su mirada de Namjoon hacia uno de los muebles que tenía pegado a la pared de donde había escuchado esa voz, dios él conocía esa voz, no importaba el tiempo que hubiera transcurrido, no podría confundirla fácilmente, centro su atención en los dos chicos que estaban sentados ahí y que conocía bien, ambos le sonrieron.


— ¿Mark? ¿Jackson?


Mark asintió sin dejar de sonreír mientras se mantenía tomado de la mano con Jackson.


— Ha pasado un tiempo, Tae.


— ¿Ustedes son los inversores extranjeros?


— Técnicamente lo somos y lo sabes — dijo Jackson — Mark es de Estados Unidos y yo de China.


Taehyung se rio.


— Cierto — miró a sus amigos — Ustedes lo sabían.


— Digamos que era una sorpresa — respondió Seokjin — Es algo así como tu regalo de bodas.


— Ah, malditos imbéciles — se rio — Bueno realmente me sorprendieron — devolvió su atención a sus visitantes — Pensé que llegarían hasta mañana, junto con Jisoo, Eric, Dabin, Chansung y Junho.


— Jisoo vino con nosotros — dijo Mark — Pero los demás vendrán hasta mañana, Dabin no se sentía muy bien para viajar hoy por el avanzando estado de su embarazo ya sabes, Chansung y Junho dijeron que necesitaban arreglar un par de cosas y que llegarían junto con ellos.


Taehyung asintió entiendo perfectamente la situación, aún recordaba la vez que Eric y Dabin le habían dado la noticia, había estado tan feliz por ellos, pero a la vez tan triste por saber que no podía ir a Las Vegas a visitarlos por no querer encontrarse nuevamente con Tedd y los suyos.


— Me alegra verlos aquí — se puso de pie y se dirigió hacia ellos para abrazarlos-


— Nuestro Tae se va a casar en dos días más — dijo Mark a mitad del abrazo — ¿Por qué no habríamos venido? Es un día importante ¿verdad amor?


— Así es cariño — respondió Jackson.


✖ ✖ ✖ ✖

— No quiero una despedida de soltero — soltó Jungkook.


Taehyung levantó el rostro y se rio.


— ¿De qué estás hablando?


— De eso, no quiero una despedida de soltero — contestó — Esas fiestas son para despedir que dejas tu soltería porque te casas con alguien más, no es divertido — se acomodó mejor sobre el mayor — ¿Para qué quiero algo así? Si lo único que quiero es casarme contigo.


— Yo igual quiero casarme contigo, bonito.


Jungkook asintió conforme con su respuesta y siguió moviendo las caderas a un ritmo que hacía enloquecer a ambos.


— Además, ¿para qué hacer eso cuando puedo pasar el día saciando mi sed de ti? — comenzó a besar su abdomen lentamente — Es lo único que quiero hacer el día antes de mi boda.


— Ah, así que ese es el motivo — Taehyung sonrió — Muévete más rápido bebé — apretó el agarre sobre las caderas del menor — Entonces ¿sin despedida de solteros?


— Hmm, prefiero quedarme aquí contigo.


El castaño se rio de nuevo dejando un beso en su cuello antes de empezar a besarlo ahí.


— Me parece bien, pero bebé.


— Sin peros Taehyung — aceleró el ritmo de sus caderas y palpo el abdomen del mayor con sus manos — Yo tengo en control ahora recuérdalo, me lo cediste desde el momento en que entre por esa puerta que esta allá.


El mayor suspiró completamente satisfecho.


— No me importa cederte el control más veces si con eso me montas como ahora — movió su pelvis sacando un gemido de los labios del menor.


— Mgh, Ah, Taehyung — se inclinó hacia abajo para juntar sus labios con los del mayor.


Se mantuvieron besándose durante un largo rato mientras ambos se iban moviendo a un ritmo lento pero adecuado para el momento en el que se encontraban ahora.


— Vi a Mark y Jackson abajo cuando llegué hace rato — dijo después de un rato el menor.


— Hmm, son los nuevos inversores — contestó — Jisoo igual está aquí, está en la barra si mal no recuerdo.


— Es un excelente barman.


— Lo es.


— Podría hacer esto toda la noche.


— ¿Así?


— Aja.


— ¿Aquí mismo? — Taehyung arqueo las cejas — ¿En el mueble donde nos encontramos?


— No me importa realmente — se encogió de hombros — Es tu oficina ¿no?


— Lo es — acarició los glúteos del menor con vehemencia apretándolos al final — ¿Sabes que es lo que no me molestaría en estos momentos?


Jungkook negó con la cabeza y sonrió.


— Dímelo Tae.


— Que te muevas más rápido — dijo sin más — O se acabará tu mando esta noche bebé.


Jungkook se rio de nuevo y comenzó a moverse más rápido dando saltitos sobre él, arrancando varios gemidos de la boca de su prometido y sonrió al ver que el castaño dejaba la cabeza sobre el cuero del sillón y cerraba los ojos para sentir mucho mejor todo.


Se mordió el labio cuando una de las manos de Taehyung comenzó a tocar su entrepierna antes de agarrarlo entre sus manos y comenzar a bombearlo de manera rápida, arqueo la espalda por instinto ante las sensaciones que lo invadieron en ese momento, aceleró el ritmo de sus caderas y gimoteo cuando Taehyung se hundió un poco más en él tocando de nuevo su punto suave, sintió los espasmos crecer en su interior lentamente viniéndose unos minutos después sobre su mano, Taehyung no tardo en seguirlo viniéndose de forma violenta en su interior, suspiró al sentirse completamente llenado por la tibia fluidez del castaño, se quedó un par de minutos descansando y tratando de recuperarse del orgasmo que había tenido sobre el cuello del mayor aspirando su aroma, era una mezcla de sudor, crema para afeitarse y su loción, olía tan jodidamente bien.


— Sin despedidas de solteros entonces.


Dijo Taehyung finalmente unos 15 minutos después cuando ambos estaban vestidos de nuevo.


— Hmm — Jungkook se acercó a él acomodándole bien el cuello de la camisa y el saco — Sin despedidas de solteros.


— Solo tú y yo.


— Solo tú y yo, Tae.


✖ ✖ ✖ ✖


Podía sentir su nerviosismo ir creciendo lentamente conforme el tiempo iba transcurriendo, se miró en el espejo mientras y terminó de arreglarse bien el saco, podía sentir lo húmedas que sus manos estaban en ese momento, miró su reflejo en el espejo durante un rato observando al joven que estaba del otro lado, se veía tan nervioso que podía jurar que se desmayaría en cualquier momento.


Realmente el gran día había llegado, no podía creerlo.


Había esperado tanto por aquel día durante meses desde que Taehyung se lo propusiera hace 9 meses que no podía creer que realmente estaba ahí ahora, inspiró y suspiró un par de veces tratando de calmarse, escucho la puerta abrirse y se dio la vuelta mirando a las tres personas que estaban ingresando en ese momento a la habitación que había estado usando como cambiador.


— Wow, Jungkookie.


Hoseok se quedó sin palabras a la mitad de su oración, Yoongi sonrió a lo grande mostrándole su blanca dentadura y sus encías rosadas.


— Te ves bien, Kook.


— ¿Eso creen?


Ambos mayores asintieron en respuesta, Jungkook sonrió y dirigió su atención hacia la tercera persona que estaba ahí.


— ¿Qué opinas, hyung?


Seonhee aguardo en silencio durante un rato más, suspiró soltando todo el aire que había estado reteniendo desde el momento en que había ingresado en la habitación y lo había visto ahí parado con su traje de bodas sin poder creerlo.


— Te ves muy bien Kookie — dijo finalmente — Papá estaría muy orgulloso de ti ahora.


El menor sonrió con nostalgia ante la mención de su padre.


— Me gustaría que estuviera aquí hoy — bajo la mirada al suelo — También me gustaría que hubiera podido conocer a Taehyung.


— Él está aquí Jungkook — señalo su pecho con el dedo — Papá nunca te ha dejado, ahora ¿Qué tal si dejamos de ponernos triste? Se supone que es el maldito día de tu boda, ¿quién llora en las bodas?


— Hyung, todo mundo llora en las bodas.


— Si, cuando están en la parte de los votos y toda la cosa esa cursi ya sabes, no aquí cuando aún están en los vestidores.


Un par de golpes se escucharon en la puerta, Hoseok se acercó hacia ella y hablo con la persona que estaba ahí durante un rato antes de volver a cerrar la puerta y acercarse a ellos.


— Dice Seokjin hyung que todo está listo— informó — Taehyung está terminando de recibir a los invitados.


— ¿Estás listo pequeño? — preguntó Seonhee


Jungkook asintió.


— Solo necesito unos minutos a solas, hyung — le pidió a su hermano — Por favor.


— De acuerdo.


Dejo salir todo el aire que había estado reteniendo una vez se encontró a solas en la habitación, se sentó en el mueble más próximo que había, teniendo cuidado con no arrugar mucho su traje, se llevó ambas manos a la cabeza y comenzó a respirar por la boca con pesadez ¿Qué estaba pasando con él justo ahora? Había estado esperando este día por meses.


La puerta se abrió, pero él permaneció en su lugar sin voltear a ver de quien se trataba.


— ¿Jungkook?


— ¿Taehyung? — se reincorporó en la silla — ¿Qué haces aquí?


— Necesitaba verte antes de la ceremonia— dijo el castaño mientras terminaba de cerrar la puerta y aproximarse hacia él.


Jungkook sonrió y lo vio terminar de acercarse hacia él.


— No deberías estar aquí — lo regaño de forma juguetona — Es de muy mala suerte ver al novio antes de la ceremonia ¿si lo sabes verdad?


— Ah da igual, realmente nunca he sido supersticioso — puso una de las rodillas en el suelo quedando enfrente de él y lo miro — Además necesitaba verte y nadie ni siquiera Jimin me iba a detenerme hasta lograrlo.


— Jimin hyung y Hyeoyeon noona probablemente tendrían un ataque si te vieran aquí adentro — se rió mostrando unas pequeñas arrugas en la cara — Ellos se esforzaron mucho para que todo estuviera en orden este día.


— No me importa que me regañen, sé que valió la pena venir aquí — acarició su mejilla con ternura — Diablos bebé, te ves realmente hermoso.

— No vamos a follar estando a unos minutos de casarnos Taehyung — informó.


—¿Sabes? No había pensado en hacerlo, pero ahora que lo dices — lo miró de forma seductora.


— No, Taehyung — se rio y le dio un pequeño golpe en el pecho antes de mirarlo con detenimiento — Vaya, realmente te queda bien este traje, me gusta mucho como se te ve.


Pasó su mano por la fina tela, deteniéndose en el pequeño ramillete blanco que tenía en el bolsillo delantero, admiro de cerca lo bien que se veía con ese traje negro y la corbata color perla.


— Y a mí me gusta el tuyo, bonito — Jungkook sonrió — ¿Estás listo?


El menor asintió y lo volteó a ver completamente seguro.


— Lo estoy, Tae.


Taehyung se acercó y dejó un casto beso en su frente y otro en sus labios, antes de alejarse.


— Te veo allá afuera entonces.


— Hmm, iré en un minuto más solamente.


— ¿Necesitas un momento?


— Si.


— De acuerdo.


Taehyung le dedicó una última sonrisa y dejó un corto beso en los labios antes de salir de la habitación dejándolo solo a como había estado antes de que entrará, se miró en el espejo una última vez y se puso de pie dirigiéndose al exterior.


Avanzó lentamente por el pasillo que daba hacia el exterior del lugar sintiendo que con cada paso que iba dando hacia allá la fuerza con la que bombeaba su corazón para suministrar sangre al resto de su cuerpo, miró hacia su derecha encontrándose con el rostro lleno de su madre y sonrió por ello, ella se veía tan feliz en esos momentos que deseó capturar ese momento en su memoria para siempre.


Sintió un afectuoso apretón en su mano derecho y la vio sonreírle.


— Estoy tan feliz y orgullosa de ti, Jungkookie — susurro su madre.


El menor sonrió de nuevo y la miró.


— Yo igual estoy feliz mamá, más de lo que alguna vez he estado.


Soeun sintió una enorme calidez al escuchar hablarlo de ese modo.


— Es lo único que me importa, que estés feliz en el día más importante de tu vida.


El azabache le dio un pequeño, pero muy afectuoso abrazó a la mujer que le había dado la vida.


— Gracias por seguir aquí mamá.


Soeun se rio por lo bajo llevándose la mano a la boca.


— Oh, Jungkookie no tienes porqué agradecerme eso — dijo ella — Siempre he soñado con el día de la boda de tu hermano y la tuya, tú te le adelantaste un poco a Seonhee, pero está bien, además sé que tu padre estaría muy pero muy feliz y orgulloso de verte aquí.


— Lo extraño tanto — suspiró con melancolía, sabiendo que era imposible no acordarse de él en ese día tan importante — Ojalá estuviera aquí.


— Él está aquí cariño, tal vez no lo puedas ver, pero sin duda está aquí — le dio un corto beso en la mejilla haciéndolo reír — Encontraste un buen hombre con quien estar el resto de tu vida y creo que eso es lo único que realmente le importaría.


Soeun se dio la vuelta quedando hacia el frente.


— Ya es hora cariño— dijo — Vamos a casarte.


El azabache se limitó a asentir y devolvió su vista al frente igual que su madre, extendió su brazo y ella lo tomó para comenzar a caminar, podía escuchar la música que tenían de fondo mientras iban avanzando con pasos lentos hacia el frente, tenía los ojos de todos sus invitados sobre él, pero cuando se encontró con aquel para de ojos color avellana que tanto le encantaban sonriendo al verlo del otro lado de aquel pasillo.


— Cuida muy bien de él, Taehyung — dijo Soeun cuando lo dejó finalmente frente a él.


— Lo haré madre — contesto él — Es lo más preciado que tengo.


Soeun asintió sabiendo que mientras su hijo estuviera con él todo estaría bien, le dio un corto abrazo y beso en su mejilla a Jungkook viéndolo sonreír cuando hizo lo mismo con Taehyung y regreso a su lugar junto a Seonhee.


Jungkook y Taehyung se quedaron viendo durante un rato y sonrieron.


— Hola forastero — dijo por lo bajo.


— Hola.


— Parece que no te dio tiempo de poder huir.


Jungkook se rio por lo bajo y achino los ojos.


— Oh estoy seguro de que a ti fue al que no le dio tiempo de poder huir.


— No necesito huir Jungkook — dijo Taehyung — Estoy justamente donde quiero estar.


— Yo tampoco necesito huir Tae.


— Bien, entonces hagámoslo — extendió su mano izquierda — ¿Estás listo?


Se quedó observando la mano del castaño durante un rato, lo miró directo a los ojos y cogió su mano sintiendo un sinfín de sentimientos cuando Taehyung sonrió antes de que ambos se dieran la vuelta dándoles la espalda a sus invitados, el gran momento finalmente se estaba realizando.


✖ ✖ ✖ ✖


Ambos se voltearon quedando frente a frente tomados de la mano mientras escuchaban atentamente las palabras del juez sin dejar de sonreír, Taehyung le guiño el ojo haciéndolo reír.


Yoongi y Hoseok sonrieron al ver a su mejor amigo tan feliz de dar ese gran paso, ver al azabache mientras se casaba con el hombre que había conocido hace dos años en su pequeño escape a Las Vegas era todo un logro, sabían que antes de conocer al castaño Jungkook se dedicaba totalmente a su trabajo dentro de Jeon Enterprise después de haber sido nombrado Presidente Ejecutivo de la compañía que su padre había llevado a la cima, por lo que verlo actuar como un chico tonto enamorado había sido de lo mejor.


— A partir de hoy dejaran de ser dos individuos y pasaran a ser uno solo, les pregunto Jeon Jungkook, Kim Taehyung ¿están completamente seguros del gran paso que están dando?


— Si, lo estoy — contestó el castaño.


— Si, yo igual lo estoy — contestó Jungkook con una sonrisa.


Jungkook fue el primero en acercarse a la mesa a firmar el acta mientras mantenía aquella sonrisa en los labios, Taehyung hizo lo mismo después guiñandole nuevamente el ojo y haciéndolo reír, Yoongi y Hoseok pasaron después como testigos del menor, Jimin y Seokjin pasaron después de ellos y regresaron a sus sitios.


Jimin sonrió a lo grande mientras veía todo desde su lugar designado, como el padrino principal de Taehyung, poder ser capaz de como su mejor amigo unía su vida a la de alguien que lo había hecho mejor persona lo hacía demasiado feliz, alejando los malos pensamientos ante todo lo que él había pasado antes se centró únicamente en este preciso momento, sintió que su corazón rebosaba de felicidad, sabía que Jeon Jungkook era la persona indicada para Taehyung, con solo ver la manera en que ambos se miraban el uno al otro, sabía que definitivamente eran el uno para él.


— Las sortijas por favor — pidió el Juez.


Seokjin le dio un pequeño apretón a Jimin para sacarlo de su estado de ensoñación haciendo que este parpadeara un par de veces y lo mirará confundido.

— Las sortijas amor — le dijo Namjoon por lo bajo — Las acaban de pedir.


Sintiendo sus mejillas totalmente rojas producto de la vergüenza se dio la vuelta y miró hacia el frente, Taehyung lo miró con las cejas arqueadas y le hizo señas con los ojos para que avanzará, busco en los bolsillos de su saco encontrando la pequeña caja color azul oscura que Taehyung le había dado apenas hace unas horas cuando llegaron ahí, se acercó lentamente dejando la caja de terciopelo en la mano de su mejor amigo y sonriéndoles a él y Jungkook antes de regresar a su lugar.


Taehyung se quedó mirando la pequeña caja que Jimin le había entregado, luego miró a Jungkook el cual mantenía su rostro totalmente sereno antes de abrirla dejando al descubierto dos pequeñas sortijas de oro perfectamente acomodadas sobre el pequeño colchón donde las habían depositado cuando se las habían entregado hace un par de días.


— Jungkook desde el día en que te conocí hace dos años supe que nada podría ser igual, cambiaste todo mundo gris y lo llenaste de colores, no sabía lo que se sentía ser amado y tú me enseñaste el significado de eso — empezó a deslizar lentamente el anillo en su dedo anular — Toma este anillo como una pequeña muestra de todo el amor que siento por ti, dedicaré cada momento de cada día de mi vida a hacerte feliz, no dejaré que te sientas triste jamás y te protegeré de todo y todos con mi vida hasta mi último aliento porque te amo, no tienes idea de cuanto y no hay nada que no sería capaz de hacer por ti y por verte feliz, solo quiero envejecer junto a ti y disfrutar de cada momento de nuestra vida juntos sin arrepentimientos.


Jungkook se rio por lo bajo mostrando las pequeñas arrugas que se situaban por sus ojos sintiendo las ganas de llorar de lo feliz que estaba siendo en eso momentos tras escuchar los votos de Taehyung.


Jimin volteó a ver a Namjoon diciendo un "te amo" y un corto beso en los labios, mientras que Seokjin y Yoongi se voltearon a ver cómplices desde la distancia en la que se encontraban, mientras que Hoseok comenzó a buscar con la mirada Hyorin sonriendole cuando finalmente la vio sentada en primera fila del lado de los invitados de Taehyung, sostenía un pañuelo con el cual estaba secando las pequeñas lágrimas que había salido de sus ojos tras escuchar los votos de su amigo.


— Taehyung antes de ti lo único que hacía era trabajar, vivía totalmente enfrascado en él intentando demostrar siempre de lo que era capaz, pero eso cambio aquella noche que te conocí, me enseñaste que había cosas más importantes en la vida que solo trabajar, me enseñaste lo que era divertirse y sobre todo, me enseñaste que se puede amar a una persona incluso con todas sus problemas e imperfecciones, amo que cada parte de ti incluso las que a otros probablemente no les guste — agarró el anillo de la pequeña caja y miró a Taehyung antes de comenzar a deslizarlo en su dedo anular lentamente — Toma este anillo como una muestra no solo del amor que siento por ti, sino como una muestra de mi total fidelidad desde hoy hasta el día en que muera, solamente me dedicaré a amarte incluso en los malos momentos o en la enfermedad y daré todo de mi cada día para demostrarte cuanto te amo, quiero pasar contigo el resto de mi vida porque me haces feliz como nadie más lo ha hecho antes y porque simplemente te amo, te amo demasiado con todas mis fuerzas y no dejaré de hacerlo incluso después de que me muera.


Los invitados aplaudieron cuando finalizaron con sus votos, Soeun seco sus lágrimas mientras que Seonhee se limitaba simplemente a sonreír, Taehyung sacaba el lado curso de su hermano a flota.


— Te amo — dijo el castaño por lo bajo.


— Te amo mucho más — contestó el azabache.

— Por el poder que me confiere el distrito de Gangnam-gu, yo los declaró esposos — dijo el juez — Felicidades a ambos, ya puede besar al novio ahora — le dijo a Taehyung.


Taehyung cierra la distancia entre ambos y dejo reposar su frente sobre la de Jungkook aspirando su delicioso aroma antes de comenzar a rosar sus labios con los del azabache haciéndolo gruñir cuando vio que solo estaba jugando con él, Taehyung sonrió y antes siquiera de dejar que el menor dijera algo se lanzó sobre sus labios y comenzó a moverlos de manera lenta pero parsimoniosa, Jungkook paso los brazos sobre su cuello y comenzó a mover sus labios igual siguiendo su ritmo.


Todos se pusieron de pie y aplaudieron con mucha más fuerza, ganándose la atención de ambos y haciendo que se separaran, Taehyung tomo su mano derecha y dejo un beso sobre la alianzada dorada y el anillo de compromiso que había sobre el dedo anular haciendo que Jungkook se sonrojara ante su pequeña acción.


Ambos se dieron la vuelta mirando a sus invitados, se inclinaron y se tomaron de las manos entrelazando sus dedos antes de empezar a caminar recibiendo muchas felicitaciones, vitoreos, y pequeños apretones afectuosos, Eric y Dabin fueron de los primeros en acercarse dándoles un corto pero cargado abrazo, Dabin llevo una de sus manos hacia su muy creciente panza, siendo seguidos por Mark y Jackson, Hyorin, Jisoo, Junho y Chansung.

— ¿Listo para iniciar una nueva etapa juntos, bonito?


Jungkook negó con la cabeza mientras mantenía los ojos cerrados y sonreía completamente feliz.


— Ya te dije que no me llamo bonito — abrió los ojos y lo miro con determinación — Soy Kim Jungkook.


Taehyung se rio al escuchar aquello.


— De acuerdo, Kim Jungkook — Jungkook asintió — ¿Listo para iniciar una nueva etapa juntos?


— Claro que estoy listo — respondió — Soy Kim Jungkook después de todo.


• • • •

• • • •


La boda del Taekook sigue siendo demasiado soft para mi corazón.


Solo nos falta el epílogo ~


None 0 Reporte Insertar Seguir historia
2
Leer el siguiente capítulo Epílogo

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión