nanapeachys Nana Peach

" El amor puede ser tan suave como el pétalo de una rosa, pero también tan doloroso como las espinas de la misma. " Park Young Mi tenía un propósito. Uno que debía cumplir sin importar las consecuencias, pero sus objetivos empezaron a cambiar cuando se involucra con aquellos siete chicos que poco a poco empiezan a cambiarle la vida y cuestionarse si lo que estaba haciendo, era correcto. Pero nunca se imagino que al final de todo, uno de ellos la marcaría para siempre.


Fanfiction Bandas/Cantantes Sólo para mayores de 18.

#amor #btsfanfic #drama #secretos #mentiras #romance
2
320 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo


—¿Está seguro de que realmente quiere que haga esto? —pregunté, todavía sin estar muy segura de aceptar este trabajo.


Dejé sobre mis piernas aquellas carpetas llenas de hojas con las informaciones que me había dado desde que me senté aquí.


—Si no lo estuviera, ni siquiera estarías aquí, niña. —dijo él, dándole un trago a la bebida de su vaso.


Bajé la mirada a las hojas, revisando nuevamente aquellos informes. ¿Con qué el quería que hiciera esto? ¿Sería correcto? Era algo que me estaba cuestionando desde que me llamó para esta recomendación, no estaba muy segura de que si debía involucrarme con ellos o no.


Pero el señor que estaba delante de mí, estaba más que dispuesto a que fuera así.


—Sólo tienes que hacer lo que ya te expliqué antes, necesitan una figura femenina en casa y tu eres la adecuada, entre todas las que habían, para hacer esto.


—¿Por qué yo?—quise saber, volviendo a mirarlo —. Hay muchas más que estarían dispuestas hacer esto.


—En cierto, pero ninguna terminaría el trabajo con éxito, y quiero que todo salga bien. —expresó con una ligera sonrisa — Y porqué sé, que tu lo harías mejor que nadie y confío en ti.


Que dijera eso me sorprendió de sobremanera, que confiará así en mí, específicamente de alguien que apenas estaba tratando, dictaba mucho.


También entendí a que se estaba refiriendo y tenía razón, las que había conocido antes podrían ser profesionales en hacer su trabajo pero en cuando actitud y mantener sus emociones a raya, les faltaba mucho.


Se inclinó sobre su silla giratoria hacia el escritorio, buscando algo entre aquella cantidad de papeles desordenados, hasta que finalmente encontró lo que buscaba y me lo extendió.


Era un sobre amarillo, bastaba abultado. Lo tomé dudosa y revisé su interior, era dinero.


Una gran cantidad de dinero, alcé la cabeza mirándolo sorprendida.


—Es tu primer adelanto, manejalo sabiamente. —Se volvió a recostar de su silla. La puerta de la oficina se abrió, girándome para observar quién había entrado.


—Ya esta todo listo. —anunció aquella persona.


—Perfecto —Volví a voltearme— Confío en ti y sé que harás un buen trabajo —Me sonrió, para luego agitar su mano— Ahora vete, te están esperando.


Asentí, tomé las carpetas y se las devolví. Ya había memorizado perfectamente sus rostros y nombres, no necesitaba tener aquellos documentos conmigo. Guardé el sobre con el dinero en mi bolso, me puse de pie y le di una ligeramente reverencia antes de darme la vuelta y salir de la oficina.


—¡Ah, por cierto! —Me detuve para mirarlo— Sobre ese asunto, no te preocupes, ya me hice cargo.


Mis ojos se abrieron de la impresión y sentí un gran alivio recorrer mi pecho.


—Gracias...


Volví hacer otra reverencia y me giré para salir, lista para empezar mi trabajo.

20 de Septiembre de 2020 a las 22:37 0 Reporte Insertar Seguir historia
2
Leer el siguiente capítulo Advertencia

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión