u16006342151600634215 Ariadne Edevane

Con tan solo un choque de espadas. Con tan solo una invitación a un baile. Con tan solo un encuentro de miradas. Con desear cosas simples como querer vivir una vida normal. Empieza esta historia donde las fuerzas de la luz y oscuridad se unen para derrotar a un "enemigo" en común que provoca miedo con tan solo existir. Así comienza esta historia, donde habrá acción, traición, lealtad y amor. Una historia que creará un mundo lleno de magia, secretos y peligros gobernado por el miedo a lo desconocido. PRIMERA ENTREGA DE LA SAGA "ALAS DE ÁNGEL"


Fantasía Medieval Todo público. © TODOS
0
387 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los sábados
tiempo de lectura
AA Compartir

PRÓLOGO

Las mentiras siempre ha sido el deporte favorito del hombre; la traición, una tradición. Pude haber esperado mucho del cielo, pero no creí que el egoísmo y sed de poder influenciara en él.

Hace mucho tiempo, Dios pidió a un grupo de ángeles (los Grigori) que ayudaran a los Arcángeles a crear el Edén.

Aquellos ángeles que bajaron a la tierra, al ver a las hijas de los hombres se encantaron con tanta belleza que decidieron revelarse ante Dios contando a los hombres los secretos del cielo, como el arte de las armas, el movimiento de los cuerpos celestes y el uso del maquillaje y perfumes.

Estos ángeles empezaron a procrear con las hijas de los hombres, de esta unión nació una raza de gigantes que dieron por nombre los Nephilim.

Dios, al enterarse de esto mandó a capturar a todos los Grigoris y los desterró a un lugar donde ningún hombre se atrevería a entrar, de hacerlo morirían de la forma más sádica.

Fueron doscientos los que se revelaron, hijos de Eliam, ellos cuelgan como murciélagos envueltos en sus alas en aquel recóndito lugar, sus mentes son torturadas con sus mayores miedos y día y noche se escuchan los gritos desgarradores de aquellos.

Dios mandó un diluvio para desaparecer a la raza nephilim, pero algunos ángeles salvaron a unos cuantos nephilim y usaron magia celestial para reducir su tamaño y así mezclarse entre los hombres.

Los nephilim procrearon con los ángeles que los habían salvado y crearon otra raza, la cual aún es desconocida. Al enterarse Dios, maldijo a los nephilim y desterró a la tierra a aquellos ángeles que procrearon y usaron la magia celestial con ellos. Mandó enfermedades a los ángeles caídos, unas que acabaran con su existencia, otras que los tuviera postrados en una cama.

Aun con enfermedades, aquellos híbridos, la mezcla de un ángel caído y un nephilim, procreaban con hombres y mujeres con poderes especiales, estos humanos habían nacido con dones como el control de la magia, la habilidad de ver el futuro, la habilidad de viajar al mundo de los muertos, entre otros.

Aquellos hombres y mujeres alcanzaron la inmortalidad, los híbridos procrearon y la nueva raza existente era la mezcla de todos los dones y habilidades.

Solo duró tres años antes de que Dios se enterar, al verse en esa situación, convocó a Satán e hicieron una tregua. Uniendo las fuerzas del mal y el bien, crearon una ley poderosa que sería aplicada entre las especies sobrenaturales.

La ley consistía en que cada especie al procrear con otro ser que no sea de su misma especie, el más débil moriría.

Tras la ley, la evolución del mundo sobrenatural se detuvo, Dios se benefició con eso y Satán con las emociones de desesperación entre los habitantes de la tierra.

Los gritos desgarradores de los Grigori se oyen todas las noches, llenando de terror a aquellos que lo escuchan. Esperan el día del juicio final o que algún ser que sepa de su existencia los liberen y puedan vengarse de los ángeles que los delataron, del dios que los tuvo en aquella prisión y por fin destarar el infierno en la tierra.

20 de Septiembre de 2020 a las 20:50 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo CAPÍTULO 1

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 12 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión