nazareno Nazareno Canyon

Hristofor vive en Ucrania y tiene un don en la escritura, pero padece de un problema respiratorio. En México, a más de 10 mil kilómetros, vive Cristóbal, otro joven idéntico que guarda muchas similitudes vitales con él, como su problema respiratorio y su gran pasión por la escritura y la poesía. Ambos, a pesar de la distancia y de no tener aparentemente ninguna relación, son capaces de sentir que no están solos.


No-ficción No para niños menores de 13.

#mexico #italia #258 #juvenil #misterio #muerte #amor #doppelganger
1
4.1mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los sábados
tiempo de lectura
AA Compartir

I Вулиця Спортивна.

Sportyvna St.

Fui a una fiesta en sportyvna st, crucé kurchatova st, de la mano de Vasyl y Weronika quienes me guiaron hasta el evento, mas de regreso nos detuvimos en el cine y teatro “Prometeo” porque veríamos un estreno soviético. Fue Lerochka quien dio la idea, recién regresaba de Bulgaria por lo que le pareció buena idea ver Rusalochka.

Al llegar a mi departamento me di cuenta de las decisiones que había tomado con antelación, aquellas decisiones que mi mente había decidido hacer creyendo que me harían feliz y no le importó si su cometido resultaba contraproducente.

Estar sobre la cama, mirándome al espejo, me dio esa visión para entender si lo que hacía estaba bien, si lo que hacía me hacía feliz, y sopesé cada idea que llegaba a mi cabeza, creé un plan para cada pensamiento y finalmente, cuando tenía la cabeza en tres con mi número blanco, bajé hasta el jardín donde me encontré con Leonella recostada en la hierba con los brazos ligeramente extendidos hacia atrás, de pensamientos turbios, de mirada desorbitada y expresión despreocupada.

Su rostro exponía una enorme sonrisa que le dotaba de elegancia, el aire, el universo y los rayos del sol jugaban las cartas de su lado pues cada rastro de naturaleza viva hizo la comunión con la existencia de Leonella. Ella simplemente existía con la exuberancia de que solo mirar a la nada la calma le brindaba.

Su mirada estaba fija en lo azul del cielo esperando el espectáculo del atardecer, fue en ese momento que comencé a sentirme bien pero no me sentía feliz, tampoco triste, entonces solamente me recosté a su lado, en la hierba del jardín trasero y aunque había demasiada luz, no dañaba la vista por lo que, solamente miré al cielo, hacia arriba, sobre las nubes sin nada más que hacer, con las extremidades flojas y comencé a sentir el aire en el cuerpo siendo así que una sonrisa se forma en lo profundo de mi ser porque siento paz en mí, sintiéndome bien mas no feliz, sin poder decir que estoy triste pues he decidido estar aquí e ignorar lo que ocurre más allá de los muros, de la cerca, de las ventanas, de las cortinas, de los residentes del edificio con el número cinco porque elegí hacer nada sobre todo pensando: “Я збираюся мастурбувати сьогодні ввечері.»¹


N/A: «me voy a masturbar esta noche».¹



20 de Septiembre de 2020 a las 05:03 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo II Проспект Леніна.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 5 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión