1
3.5mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

El perro

Desde ese día no ha dejado de pensar en el perro.


No fue su culpa.


El perro se atravesó en plena autopista, era de noche y a ella no le dio tiempo de esquivarlo...


¿O tal vez sí?


¡Ya no importa!


El perro está muerto y ella está en su casa, acostada en la cama. Pero no deja de pensar en él. Le recordaba a un labrador amarillo de una vieja película que vio con su hermana cuando cumplió diez años; pero este perro parecía salido del mismo infierno.


Cada noche tiene la misma pesadilla: el perro está en la puerta de su habitación, formando sobre su alfombra un charco de sangre que gotea desde su cráneo fracturado, mostrando los colmillos y con los ojos completamente rojos; en un instante el animal salta sobre ella y Ángela despierta justo cuando siente los dientes y el cálido aliento de la bestia en su rostro.


Y cada noche que pasaba lo sentía más real.


No tenía pesadillas desde hace 15 años, después de que su hermana menor murió al caer cuatro pisos del apartamento de sus padres, mientras jugaban. Su hermana Luisa tenía siete años y ese día, Ángela, cumplía diez.


Hacía ya tres semanas que Ángela se despertaba a mitad de la noche, sudando y con el corazón pateándole dentro del pecho, pero inmediatamente se dió cuenta de que había algo distinto en esa noche: el frío, el silencio, la oscuridad más espesa que de costumbre. Era la noche de su cumpleaños.


Se levantó para ir al baño y al salir lo vio, en la puerta de su habitación...


¡El perro!


Mostrando sus dientes afilados y llenando de sangre su alfombra, pero sus ojos ya no eran rojos, eran azules, como los de su hermana. Eran los ojos de Luisa, con el mismo odio que mostraron cuando la empujó ese día por el balcón.


Esta vez no era un sueño, podía oler el perfume de su hermana mezclado con el hedor de la sangre del perro.


Justo cuando entre sollozos iba a decir «lo siento, Luisa», el animal saltó sobre ella y comenzó a morderle el cuello. La silueta oscura de una niña parada en la puerta fue lo último que Ángela vio antes de que la bestia le arrancara la mitad de la cara con sus colmillos.


Fin.

23 de Agosto de 2020 a las 19:37 1 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo Sexo

Comenta algo

Publica!
Jancev Jancev
Excelente microrrelato. Una increíble historia bien estructurada en pocas palabras. Me gustó mucho. ¡Saludos! Jancev|Embajadora.
August 30, 2020, 01:41
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 6 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión