iceinblack Ross M

Álex necesitaba rehacer su vida después de salir de rehabilitación. Quería hablar con su familia y amigos, pero sobre todo la necesitaba a ella, Ariadna, su única amiga. Lo que el chico no sabía era que ella también había sufrido mucho durante su ausencia, tal vez demasiado.


Romance Erótico Sólo para mayores de 18.

#Motocross #friends-to-lovers
451
31.1mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los miércoles
tiempo de lectura
AA Compartir

Crash


Era un cobarde, al menos eso lo tenía claro. Sus dos últimos meses habían sido su oportunidad para volver a empezar, para coger las riendas de su propia vida de una vez por todas. Estaba cansado de lamentarse, de ser deforme y miserable, tenía que poner cada pieza en su sitio y eso empezaba con ella.

En algún momento había creído que podía hacerlo, presentarse allí después de tanto tiempo y hablar con ella, pero cuando se encontró dando tumbos entre pueblecitos se dio cuenta que tal vez no iba a ser tan fácil. Había pasado demasiado tiempo desde que había estado allí, un año casi, y por mucho que a él le gustara, iba a ser difícil arreglar su falta de modales de los últimos meses.

Sobre todo, por ella, por Ariadna.

Apretó el manillar de esa moto tan enorme que había alquilado y suspiró adelantando a un coche. Iba a ser difícil porque estaba convencido de que Ariadna estaba enfadada con él a todos los niveles y no le culpaba, Álex sabía la mierda de persona que había sido.

Estaba conduciendo por esa carretera para verla, aunque no tenía ni idea de cómo iba a recibirle, al fin y al cabo, pasaron de ser los mejores amigos a no ser nada. Álex era más que consciente de que todo había sido por su culpa, por ser un gilipollas, por ser un cobarde de mierda y, sobre todo, por no explicar las cosas cuando tuvo que hacerlo.

Álex solo quería unas semanas para él, sin los fotógrafos ni las miradas de reproche, sin el recuerdo continuo de que la había cagado monumentalmente.

Levantó un poco la cabeza mientras aceleraba para ver unos nubarrones enormes en el horizonte. Estaba cerca de ese pueblo que había sido casi como el suyo propio, dónde Ari seguía viviendo, esa chica que era más que esa amiga de toda la vida.

Estuvo debatiéndose durante horas si ir a visitarla o pasar de largo, pues la vergüenza de enfrentarse a ella después de tanto tiempo era descomunal. Tal vez Ariadna no quería saber nada de él, no sería algo extraño después de irse a Los Ángeles había dejado de contestar a sus mensajes y llamadas. ¿Por qué debería ni siquiera mirarle a los ojos?

Chasqueó la lengua cansado y suspiró algo aliviado cuando le sonó el teléfono en comunicador que llevaba en su casco.

—¿Has llegado bien?

Era Sami.

—Sí, perdona, te dije que te llamaría —Le contestó en inglés con ese acento tan particular.

—Tranquilo, me he levantado y no había visto ninguna llamada tuya por eso te llamo. ¿Has ido a hablar con ella?

—No….—Álex se aclaró la garganta—. Estoy de camino, más o menos.

—¿Y tus padres?

—Sami, de uno en uno….

La chica rio con dulzura desde el otro lado del planeta provocando que el chico también sonriera. Hubo un silencio y Sami siguió hablando.

—La prensa sigue creyendo que estás en la clínica, aunque no sé cuánto tiempo más tienes antes de que se enteren que no estás en el país.

Ya…Gracias —Álex aceleró con el corazón en la garganta—, por todo.

—Nada idiota, ahora ves a ver a tu amiga y por favor cuídate, ¿vale? Si pasa cualquier cosa llámame, lo que sea.

—Sí, te lo prometo.

—Bien, ahora ánimo y fuerzas, las vas a necesitar.

Sami colgó y dejó al chico riendo con fuerza, su mánager era una mujer con un sentido del humor maravilloso. Tenía razón, no solo tenía que enfrentarse a sus padres o a Ariadna, también le gustaría volver a contactar con sus amigos cercanos, Jaime y Maura de los cuáles no sabía nada de ellos desde el año anterior.

Un desastre.

Se desvió por un camino secundario y suspiró aliviado cuando vio un restaurante de carretera. Aparcó su enorme moto y se sacó el casco integral que le estaba haciendo sudar tanto. Caminó hacia el interior y sonrió al ver otras motos aparcadas en la puerta. El lugar era mezcla entre bar y restaurante con un olor a rancio un poco particular. Álex se acercó a la barra y pidió una botella grande de agua bien fría, estaba muerto de sed.

—Claro chico, un momento.

El joven esperó unos segundos y antes de poder pagar escuchó el murmullo detrás de él.

—Hostia es Lex, es él.

Álex sonrió al camarero y pagó la botella antes de girarse para salir de allí no sin antes ver a un grupito de moteros sonriéndole desde una mesa cercana.

"Mierda..."

Se sentó en su moto y le dio un trago larguísimo al agua antes de guardarla en esa mochila que llevaba con cuatro cosas contadas. El casco volvió a protegerle la cabeza y arrancó dando más gas del necesario para meterse en la carretera de nuevo.

Conocía el camino hasta casa de Ari a la perfección, ese no era el problema, la cuestión era que Álex estaba cagado de miedo. Su amiga era, a parte de su familia, la persona más importante de su vida y durante los últimos meses le había dejado de lado una y otra vez.

Cogió aire y levantó un poco la cabeza al darse cuenta de que estaba empezando a llover.

—Maravilloso.

No le gustaba conducir lloviendo y en cuestión de segundos esas gotas se transformaron en una tormenta monumental. Parecía que el cielo se había abierto en canal, expulsando agua como si fuera un maldito grifo.

El chico aceleró un poco y se desvió por una carretera secundaria que sabía le llevaría mucho antes hasta la casa de su amiga, que encima vivía en la puñetera montaña. Era peligroso ir por allí lloviendo de esa forma, había mucho barro y piedras a diestro y siniestro, pero Álex era un conductor excelente. ¿Qué podía pasar?

Giró con cuidado y tuvo que parar unos minutos porque estaba lloviendo demasiado y le era hasta difícil ver por dónde iba. Ya casi no había luz en el cielo y los truenos resonaban como si los tuviera encima de su cabeza. Durante unos minutos pensó en llamarla, aunque enseguida desechó la idea. Sería de ser un imbécil total hacerlo cuando se había pasado meses omitiéndola.

Esperó unos minutos en un rincón de ese caminito de barro y piedras enormes rezando para que la tormenta pasara, pero no parecía que fuera a ocurrir pronto. Aunque el verano se acercaba el chico estaba cogiendo frío allí quieto y empapado.

—Joder…

Avanzó un poco más, con cuidado, sabiendo que no debía estar a más de diez minutos de su casa. Giró poco a poco a través de la cortina de agua y de repente, el jabalí.

Un enorme bicho cruzó corriendo el camino asustando al chico que intentó frenar para no chocar contra ese animal tan enorme.

La rueda de detrás resbaló sobre el fango y aunque lo evitó por todos los medios la rueda de delante chocó contra el animal. La moto se levantó lanzándole hacia delante y de forma instintiva puso su mano izquierda contra el suelo.

Álex supo que iba a hacerse mucho daño cuando vio el mundo girando a su alrededor. Se golpeó la cabeza contra una piedra enorme para luego notar como el frontal de la moto le golpeaba el hombro antes de salir disparada lejos de él.

Abrió los ojos, totalmente quieto sobre el barro y las piedras, con el horrible dolor de la muñeca mareándole y esa quemazón del hombro dejándole sin aire. El agua seguía cayendo sobre su visera y Álex supo que estaba más que jodido si alguien no aparecía pronto para ayudarle.

Cerró los ojos, estaba muy mareado. Se había hecho mucho daño en ese brazo, era más que consciente de ello porque no era la primera vez que se caía de esa forma. Podía notar la muñeca fuera de lugar y podía imaginarse lo rota que estaba.

Cogió aire intentando concentrarse en algo y no quedarse dormido, levantó el brazo ileso y se palpó el casco de forma automática para luego bajar hasta el pecho. No se había hecho daño en ningún otro sitio o al menos no lo parecía.

Jadeó mareado e intentó buscar su teléfono que debía estar en el bolsillo de su enorme chaqueta, al menos había sido listo y se había colocado la ropa con protecciones. Intentó buscar el móvil, pero le era difícil concentrarse. Se estaba mareando.

—M-..Mierda ah…

Volvió a cerrar los ojos, tenía que avisar a alguien, aunque le costara respirar y solo quisiera quedarse allí tirado, debía llamar a quién fuera. Durante unos segundos se quedó medio dormido para despertarse de golpe.

Una luz.

Abrió los ojos y alguien le levantó la visera.

—¡¿ÁLEX?!

El chico parpadeó varias veces, tenía que estar muerto porque si no, no entendía cómo Ariadna podía estar allí, rescatándole.

Cerró los ojos de nuevo y por un momento pensó que si estaba muerto al menos se había llevado esa imagen con él.



----


Ariadna hizo girar los ojos en la furgoneta de su padre.

—No sé por qué no me dejas conducir.

—Porque es tarde, está diluviando y soy tu padre.

La chica se apoyó en el cristal y miró a su padre con intensidad como si así fuera a conseguir algo.

—Conduzco motos que pesan el doble que yo y coches de carreras.

—Y yo con treinta ya estaba calvo, no me mezcles el tocino con la velocidad Ariadna. Está cayendo la de Dios y-...

Los ojos de Pepe se abrieron de tal forma que su hija desvió la mirada hacia la carretera con terror.

Un accidente, una moto y alguien en el suelo sin moverse.

El hombre frenó de golpe y sin pensarlo dos veces, bajaron a asistir a quién fuera que estuviera en el suelo. Ariadna fue la primera en llegar y se agachó entre el barro y las piedras para comprobar cómo estaba ese chico, al menos parecía un hombre.

Le levantó la visera del casco y se quedó totalmente helada.

Era él.

Álex.

El corazón le subió hasta la garganta y chilló su nombre.

Era él.

Su amigo, quién había desaparecido de su vida de esa forma tan dolorosa, quién llevaba más de un año sin ver, estaba ahí tirado.

—¡¿Álex, eres tú?!

El chico le miró con esos ojos azules tan bonitos e intentó levantar el brazo que parecía entero. Pepe se acercó alucinado y mirando a su hija se agachó para comprobar que era ese chico que conocía tan bien. Ariadna empezó a palparle el cuerpo, asegurándose de alguna forma de que estaba bien.

"Es él."

Cuando su padre movió el brazo del chico este chilló de puro dolor. El pobre hombre cogió el teléfono y llamó a emergencias mientras su hija intentaba hablar con el joven.

—Álex, soy yo, Ari, ¿me escuchas?

El chico cerró los ojos y los abrió enseguida de nuevo.

—¿Álex?

Intentó quitarse el casco de forma automática, ahogándose y poniéndose nervioso, pero ella le frenó, no sabía si tenía algún golpe más en el cuello o la columna. Por suerte, Álex movió las piernas y jadeó mareado intentando sacarse la chaqueta con protecciones que llevaba.

Se ahogaba.

—Estoy llamando a la ambulancia cariño —dijo Pepe secándose la lluvia de caía sin control sobre su calva.

—C-..Creo que está bien..

—¿Ar-..Ari? —jadeó el chico desde el suelo.

—Sí, sí, soy yo.

Álex le tocó la cara creyendo de verdad que estaba muerto, pero supo que no era así cuando el dolor del brazo le dejó noqueado. El chico se sentó con mucho esfuerzo sobre el fango y asustó un poco a sus rescatadores al verle moverse de esa forma.

—La ambulancia no va a poder subir hasta aquí.

—Álex, t-..ten cuidado.

Padre e hija intentaron levantarle con mucho cuidado aliviados al ver que lo peor se lo había llevado el brazo y no otra parte vital del cuerpo. Pepe decidió cogerle en volandas y aunque el chico gritó al mover el brazo pudieron llevarle hasta la furgoneta sin problema.

Le tumbaron en los asientos de atrás dónde Ariadna se sentó para vigilarle.

—Ah…—Álex volvió a tocarse el casco con ansiedad, se estaba ahogando—. Q-..Quítamelo.

—No puedo, no es buena idea.

—M-…Me ahogo…

La chica chasqueó la lengua, pero no le quitó el casco a su amigo que parecía algo mareado. Su padre encendió el vehículo después de haber metido la enorme moto en la parte trasera.

—¡Listo!

—Vamos papá date prisa.

El hombre se sentó en su asiento y salió de esa carretera tan horrible en pocos minutos.

La chica tenía la cabeza de su amigo sobre sus piernas. Era él de verdad, su Álex, su mejor amigo... ¿Qué hacía allí?

El chico intentaba mantener los ojos abiertos, pero estaba tan mareado que creía que podría vomitar en cualquier momento.

—No te duermas, por favor.

—L-..Lo siento..

—No pasa nada…

—Lo siento…

Farfullaba y la chica no tenía muy claro si le estaba pidiendo perdón por el accidente o por el último año, fuera lo que fuera se ocupó de que siguiera despierto hasta que llegaran al hospital. Su padre había llamado de nuevo diciéndoles que llevaban al herido ellos mismos y a los quince minutos, cuando llegaron a esa velocidad tan peligrosa, un grupo de enfermeros esperaban en la puerta para atenderles.

Abrieron la puerta de la furgoneta y lo sacaron atendiéndole a una velocidad increíble. Ella bajó con ansiedad y escuchó a su padre decirle que iba a dejar la furgoneta aparcada. Ari siguió a los médicos y les dijo lo que habían visto y hecho cuando le encontraron. Vio como entraban a su amigo por urgencias y ella solo pudo quedarse contemplando la escena con miedo.

Una enfermera se acercó y le hizo unas cuantas preguntas a las cuáles contestó tan bien como pudo.

—¿Es usted familiar? ¿Su mujer o-…

—No, no, soy una amiga. Ahora llamaré a su familia, ¿sabe qué van a hacerle o…

—Lo siento, tendrá que esperar hasta que salga el médico.

—Claro, gracias.

La chica sonrió y se fue hasta unas sillas muy incómodas que había cerca justo cuando su padre llegaba empapado de pies a cabeza.

—Cariño, ¿qué te han dicho?

—Nada…Se lo han llevado dentro.

—Bueno —Pepe se sentó cansado—, tú tranquila, estaba consciente y bien. Ya verás que no es nada.

Ariadna afirmó lentamente y agarró su teléfono con fuerza, tenía que llamar a alguien de su familia para contarles lo que había pasado.

—Tengo el número de su hermana, Martina, voy a llamarla.

—Claro cariño y tranquila.

Se levantó de la silla y se movió hacia la salida para poder hablar sin molestar a nadie. Martina era la hermana mayor de Álex y aunque se llevaban unos cuantos años, Ariadna la recordaba sonriendo por casa ayudándoles a hacer los deberes o riéndose de ellos.

—¿Sí?

—¿Martina? Soy Ariadna, la amiga de Álex.

Hubo un momento de silencio.

—¡Ari! Sí, claro, ¿cómo estás?

—Bien ahm-…—La chica carraspeó—, siento llamarte, no te asustes, ¿vale? Álex ha tenido un pequeño accidente de moto.

Otra vez el silencio.

—¿Qué? ¡¿Qué?! ¿Lexi está aquí?

Ariadna se sorprendió, ¿su propia hermana no sabía que estaba en Barcelona?

—Sí…Con esta tormenta se le debe haber ido la moto, estaba cerca de mi casa.

—Dios mío. ¿Está bien? —La voz de Martina escondía mucha angustia y miedo.

—Creo que sí, estaba consciente, aunque creo que se ha hecho daño en el brazo. Mi padre y yo le hemos traído al hospital, ahora está en urgencias, por eso te estoy llamando.

—Madre mía, gracias cariño. V-..Voy para allá, gracias Ari.

—De nada…

Colgó y cogió un poco de aire antes de volver a esas estúpidas sillitas que eran tan incómodas. Le contó a su padre que Martina iba a llegar enseguida y que parecía sorprendida por saber que su hermano estaba en España.

—Entonces parece que tampoco hablaba con su familia —Pepe suspiró con frío en los huesos—, no te enfades mucho con él cuando esté bien, ¿vale cariño?

—No estoy enfadada —susurró Ariadna también algo helada por la lluvia—, estoy decepcionada….

—En cualquier caso, parecía que venía a verte, ya te dije que no se había olvidado de ti.

Ariadna hizo rodar los ojos y suspiró con demasiadas cosas en su cabeza. Su último año había sido un auténtico infierno y aunque lo había deseado con todo su corazón, Álex no había estado ahí para ella. No había estado para nadie.

—Voy a ir a buscar algo de ropa seca, vamos a morir de frío —El hombre se levantó temblando.

—En casa tienes ropa tuya, no hace falta que des tantas vueltas.

—Vale, te traigo algo seco en nada cariño.

—Gracias papá.

—Llámame si pasa algo, yo no tardo nada —El hombre le dio un beso a su hija con delicadeza.

—Sí, no te preocupes. Estoy bien, venga, corre que me congelo.

Pepe se fue con prisa despidiéndose con la mano y dejando a su hija sola en urgencias. Apoyó la cabeza en la pared blanca y se tocó el pelo empapado procurando que no se moviera de su sitio y se viera esa horrible cicatriz.

Se quedó mirando hacia un punto indefinido de ese largo pasillo, encontrarse con su amigo así no era lo que esperaba. Hubiera deseado verle de frente para poder decirle lo herida que estaba, lo mal que lo había pasado y lo sola que se había sentido, pero en el fondo sabía que no habría sido capaz.

Álex también lo había pasado mal.

El último año las revistas y noticias habían estado llenas de su cara, de todos los anuncios que había hecho y de las novias que había tenido. Todo el mundo sabía quién era Lex, las fiestas que se montaba, lo colocado que iba siempre y como había tenido que entrar en rehabilitación.

Ariadna se miró las manos y un nudo horrible en el pecho le dejó sin aire.

¿Ese chico que había sido su amigo desde pequeños seguía existiendo? Tal vez Lex se había tragado a Álex, no lo sabía y le daba miedo descubrirlo.

—Ari.

La chica movió la cabeza y vio a Martina allí, tan guapa, tan alta y con esas gafas de sol que no se quitaba nunca.

—Martina, hola…

Las dos chicas se dieron un pequeño abrazo y volvieron a sentarse en esas malditas sillas que eran la cosa más incómoda del mundo.

—No tenía el número de tus padres y no sabía a quién llamar.

—No, no, suerte que no has llamado a mis padres o les iba a dar algo —La chica se tocó las gafas y miró hacia recepción y se levantó—, voy a darles mis datos ahora vuelvo.

—Claro…

Martina tardó unos minutos, pero en nada volvió a sentarse al lado de Ariadna que estaba helada de frío de una forma horrible. Cuando la hermana de Álex se sentó de nuevo le sonrió con esa cara que era tan parecida a la de su amigo.

—Lex es duro de pelar.

—Estaba consciente y me ha reconocido, solo que el brazo creo que no lo tenía muy bien…

—Joder…—Suspiró y se tocó ese moño tan alto y tirante que le hacía el cuello todavía más esbelto—, no sé qué hace aquí, ¿tú sabías algo?

—No, qué va, pensaba que seguía ahm-…En rehabilitación.

—Ya…

Las dos se miraron un poco incómodas y con mucha habilidad Martina cambió de tema. Le preguntó qué tal había estado y Ariadna fue un poco escueta, a ella tampoco le gustaba hablar del último año.

—Bien, como siempre.

—Estás muy guapa con el pelo tan corto, al principio me ha costado reconocerte.

—Oh...Ya.

La chica se tocó el pelo de forma inconsciente comprobando que cada mechón estuviera en su sitio, su padre seguía muy dolido por haberse cortado la melena por los hombros. Siguieron hablando un poco hasta que Pepe apareció de nuevo salvando a Ariadna de esas interacciones sociales que se le daban tan mal.

Su padre y Martina se abrazaron y el hombre le dio ropa seca a su hija que se escabulló de allí a toda velocidad. Se cambió en uno de los baños del hospital y tardó un poco más en volver para evitar que Martina le preguntara más cosas personales.

Se miró en el espejo del enorme baño y vio de nuevo ese reflejo tan horrible que no soportaba y desvió la mirada en cuanto pudo. Cogió su ropa mojada y la metió en la bolsa que su padre le había traído y fue hasta urgencias de nuevo.

Su padre y Martina hablaban tranquilamente así que ella aprovechó para fumar un poco. Se quedó en la puerta y sonrió con acidez, ya no llovía. Colocó un cigarro en sus labios y tragó el aire con furia, estaba nerviosa, no solo por el accidente de Álex, sino porque tenerle allí de nuevo era abrir esa caja de rencor que había guardado profundamente.

Álex no tenía culpa de lo que le había pasado, pero en el fondo deseaba pagar con él su soledad y miedo, él no había estado allí para ella.

Se acabó el cigarro y volvió a entrar en el edificio agradecida que su padre manejara tan bien esas conversaciones banales. Estuvieron un buen rato los tres allí sentados, hablando de nada y de todo, poniéndose un poco el día, pero sin entrar en mucho detalle.

Al cabo de una hora Ariadna se ofreció a ir a buscar algo de comer a la cafetería y así, de paso, evitar de nuevo más preguntas y miradas. Estuvo un rato mirando la comida disponible y acabó cogiendo un bocadillo para compartir con su padre, otro de atún que le había pedido Martina y unos cafés. Con un poco de esfuerzo volvió al pasillo y repartió la comida con cuidado de que el café no cayera al suelo.

—Toma Ari —dijo la chica con un billete en la mano.

—No, no, tranquila.

Martina frunció el ceño y se guardó el billete en su pequeño monedero.

—Luego os invito yo.

—Genial.

Pasaron otra hora más jugando con el café y hablando hasta que un doctor apareció con una sonrisa.

—¿Los familiares de Alexander Müller?

Martina se levantó como un resorte.

—Sí, dígame.

21 de Agosto de 2020 a las 15:59 43 Reporte Insertar Seguir historia
131
Leer el siguiente capítulo Reencuentro

Comenta algo

Publica!
golden maknae092 golden maknae092
Tenía muchas ganas de empezar Müller y por tiempo no pude 🥺😭 No me cansaré de decir lo mucho que me gusta el cómo escribes y expresas las situaciones, es como si realmente estuviera ahí viviéndolo ✨✨✨ Pd: espero que estés genial R 💜
June 02, 2021, 12:54
BG Ale BG Ale
¡Me ha encantado este inicio! Siento que esta historia me va encantar un montón, sigue así ♥
December 13, 2020, 17:11
Vianney 💜 Vianney 💜
Gracias por compartir tu trabajo con nosotros eres demasiado talentosa para escribir , espero con ansias la actualización
November 11, 2020, 18:53
Taenny⁷ Taenny⁷
aaaahhhhhhh si es que son súper monos jope, estoy súper enganchada a esta historia 💜
November 06, 2020, 15:39
Alejandra Soria Alejandra Soria
Al fin la estoy leyendo, quería esperar a que la terminaras pero no me aguanté. Se que será como las demás historias por que lo que escribes siempre es oro.💛
September 17, 2020, 19:18
Cherrykoo🍓 Cherrykoo🍓
Quiero abrazar a Ari fuerte
September 17, 2020, 18:56
Patty ⁷ 𝟐𝟏/𝟖 💜🌙 Patty ⁷ 𝟐𝟏/𝟖 💜🌙
Amo esta historia , me hace reír y llorar y necesito saber que tiene Ariana la curiosidad me esta matando 😭 eres genial chica, amo tus historias.
September 10, 2020, 22:23
Patty ⁷ 𝟐𝟏/𝟖 💜🌙 Patty ⁷ 𝟐𝟏/𝟖 💜🌙
Amo esta historia ,me encanta cada vez más 😍
September 01, 2020, 17:56
kook "oh kook "oh
Me ha costado una vida entrar pero por fin pude. Que hermosa historia y me gustan mucho los personajes y eso que apenas vengo empezando. Ojala sigas escribiendo muchisimas más historias. Y que de Müller puedas sacar una version fisica. Gracias por tus historias💜
August 28, 2020, 18:06

  • Ross M Ross M
    Muchas gracias corazón 💜 August 28, 2020, 18:09
A2 Artemiza 20017
El trabajo me tiene loca, no había podido leerlo completo, pero por fin pude.... Sencillamente increíble, ya quiero leer el siguiente
August 25, 2020, 01:49
Jessie Noriega Jessie Noriega
Dios llegue tarde. Pero llegue.. Que puedo decir cada día me siento orgullosa de ti y de como escribes y asi mismo cuán nos trasmite, pq cada cosa que escribe quedo feliz y satisfecha
August 24, 2020, 21:21
💕Suga&Suga💕 💕Suga&Suga💕
Hahahah me encanta ers la mejor 🤗🤗🤗🤗
August 24, 2020, 18:08
HKakashi87 . HKakashi87 .
Llego super tarde y encima esta app no la entiendo 😂. Empieza muy bien y ya quiero ver como sigue, aqui estaré para leerte 💜.
August 23, 2020, 10:12

  • Ross M Ross M
    Muchas gracias cariño 💜💜 August 23, 2020, 20:59
Toto_VJK Toto Toto_VJK Toto
R gracias por compartir tus historias. Estaré esperando las actualizaciones. Me ha encantado el primer capitulo.
August 22, 2020, 19:16

  • Ross M Ross M
    Muchísimas gracias cariño 💜💜 August 22, 2020, 23:23
Edel Hamann Edel Hamann
Ya te seguía en Wattpad y Twitter, no podía no seguirte hasta aquí. Esta historia será interesante, más que nada porque estaba acostumbrada a tus AU's . Gracias por compartir tus historias R , eres una genia
August 22, 2020, 17:53

  • Ross M Ross M
    Muchas gracias cielo, espero que te guste mucho💜💜💜 August 22, 2020, 17:56
Taenny⁷ Taenny⁷
Enganchada desde el minuto 1!! De verdad amo como escribes, ya sé que te lo he dicho tropecientas veces, pero es que es verdad. :D
August 22, 2020, 13:38

  • Ross M Ross M
    Muchísimas gracias cariño 💜💜💜 August 22, 2020, 13:39
TatiYoJeong Endara TatiYoJeong Endara
Sin duda es distinto a low aus a los que nos tienes acostumbradas, pero como tiene tu estilo, pues sí vale la pena leer. Gracias por compartir esta nueva aventura con nosotras!
August 22, 2020, 12:17

  • Ross M Ross M
    ¡Espero q también te guste! Muchas gracias 💜 August 22, 2020, 13:34
MP Mirtuchi Park
Me está gustando muchísimo !!!
August 22, 2020, 02:12

  • Ross M Ross M
    ¡Muchas gracias cariño! August 22, 2020, 10:44
DR Dayana Ruiz
Me encantó, ya quiero leer las siguentes actualizaciónes 💜💜
August 21, 2020, 21:52

  • Ross M Ross M
    Gracias cielo💜 August 21, 2020, 22:48
Julia Garcia Julia Garcia
Aquí estaré todos los viernes, un solo capítulo me ha bastado para quedarme con ganas de más. Sé que no es un fic, pero viniendo de ti sabía que me iba a gustar, no decepcionas. Muchísimas gracias 💜💜
August 21, 2020, 18:31

  • Ross M Ross M
    Muchas gracias a ti corazón 💜 August 21, 2020, 18:32
June June
Ahaha estoy enganchada y nerviosa!! 💜
August 21, 2020, 18:02
MA M. Angel
Ya me estoy enganchando y solo es el primer capítulo... Me encanta!
August 21, 2020, 17:49

  • Ross M Ross M
    ¡Muchas gracias cielo!💜💜💜 August 21, 2020, 17:50
K: Koko :(
Solo con este capítulo sé que quedaré atrapada jsjjsjs encima sumale que aparecen motos y que tu escritura siempre es maravillosa 💛
August 21, 2020, 17:18

  • Ross M Ross M
    Muchas gracias corazón, espero que os guste la historia 🥺💜 August 21, 2020, 17:19
Patty ⁷ 𝟐𝟏/𝟖 💜🌙 Patty ⁷ 𝟐𝟏/𝟖 💜🌙
Ahh!! Maravilloso
August 21, 2020, 16:47

  • Ross M Ross M
    Gracias cielo💜 August 21, 2020, 16:49
Pririsita 🌼🌹💜 💜 Pririsita 🌼🌹💜 💜
estoy atrapada totalmente¡¡¡¡ A&A serán mis segundos favoritos ;)
August 21, 2020, 16:42

  • Ross M Ross M
    Gracias cariño, espero que también te gusten mucho, mucho 💜💜 August 21, 2020, 16:44
Yammis Giordano Yammis Giordano
Como siempre un placer leerte 💜 no importa si no es fanfic, vos escribis genial
August 21, 2020, 16:40

  • Ross M Ross M
    Muchas gracias cariño! 💜💜 August 21, 2020, 16:42
Yammis Giordano Yammis Giordano
Dios me muero por saber que es lo que le paso a ellaaaa 🗣
August 21, 2020, 16:39
Lara Lara
Me ha encantado😍
August 21, 2020, 16:13

  • Ross M Ross M
    Muchas gracias cielo 💜 August 21, 2020, 16:38
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 27 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión