hermaire Mairene Torres

Rick y su grupo, buscando un refugio donde pasar la noche encuentran un extraño castillo en ruinas que al parecer cumple con sus expectativas. Con lo que no contaban era con que estuviese lleno de extrañas personas que al parecer eran bastante inusuales. Desde que el mundo se desestabilizó y la civilización se derrumbó, dejándolo todo sumido en un estado de desidia y desolación, regido por un sin número de cadáveres reanimados, ya casi nada sorprende al valiente sheriff y a su fiel comitiva, pero ahora tendrán que asimilar lo que acaban de descubrir... Ambos mundos, el muggle y el mágico descubrirán que se necesitan mutuamente para poder sobrevivir Nota: Esta versión de la historia se desarrolla por motivos de argumento en Inglaterra en vez de Usa como en la versión original. La mitad de los personajes pertenece a la saga Harry Potter por J.K Rowling y la Warner Bros y la otra mitad pertenece The Walking Dead por Robert Kirkman P.D: la maravillosa portada fue una creación de LilyKerry sin ti no hubiera sido posible, gracias de todo corazón Ojo: Esta historia entra en la categoría adulto, no porque posea escenas de índole sexual como acostumbran a etiquetar en la mayoría de las historias, sino más bien por el alto contenido violento que posee y tomando en cuanta que la violencia entra dentro de la categoría adulto es por ello que decidí etiquetarla así, luego de esta aclaración, ahora si los invito a disfrutar de la historia (si tienen buen estómago) a dejar sus votos y sus comentarios que yo gustosa responderé


Fanfiction Todo público.

#zombies #armas #magos #crossover #harry-potter #pandemia #the-walking-dead #severus-snape #caminantes #Carol-The-Walking-Dead #Muggles
0
615 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los viernes
tiempo de lectura
AA Compartir

Trabajo en equipo

Rick y su grupo caminaban alerta como siempre, mirando a todas partes, atentos al menor ruido. La pandemia hacía unas cuantas semanas que había comenzado y tratando de huir llegaron a un pueblo donde parecía no haber sucedido nada. Las calles estaban inmaculadas, aunque el lugar de por sí era bastante extraño, las calles estaban empedradas y las casas eran de arquitectura medieval. Todo estaba oscuro, muy oscuro, era lógico tomando en cuenta que desde hacía varias semanas el mundo parecía haberse ido al caño y con él la electricidad y otras comodidades, las ventanas parecían veladas por cortinas negras pues ninguna luz, así fuese de una vela se dejaba ver, pero lo más extraño de aquel bizarro lugar eran los nombres de los establecimientos comerciales. ¿Cabeza de puerco? ¿Las tres escobas? ¿Tienda de reparación de escobas?


¡Revisen bien las casa!ordenó Rick empuñando su mágnum calibre 45 con ambas manos mientras observaba a Carl caminar frente a él con la bebé Judith en los brazos—.De seguro debe haber comida o al menos un lugar decente donde dormir.

Rick, estoy harto de los malditos bosques y carreteras pero este puto pueblo parece un panteón, no creo que haya algodijo Daryl con su voz ronca y léxico de camionero.

Ni siquiera hay caminantesañadió Beth atenta al letrero Las tres escobas—.Al menos eso parece.

¿Y este es una especie de refugio?indagó Carol.

Entonces deberíamos tener miedo, recuerden Woodbury y Terminus—soltó Maggie—.¿Qué tal si hay otro gobernador?

Me lo vuelvo a cargaraseveró Rick encogiéndose de hombros.

¿Tú? Pero si fui yo quien lo puso a dormiraclaró Michonne casi ofendida.

Digamos que te facilité el trabajocomentó Rick.

¡Cielos! Hablan como si les enorgulleciera lo que pasócomentó Eugene rascándose la cabeza.

Yo no voy a mentir, sentí cierto regocijo cuando supe que Michonne y Rick habían matado a ese maldito pues él mató a nuestro padre.

Así esasintió Beth apesadumbrada.

Y a mí no es que me enorgullezca pero tal y como está el mundo ahora, se trata de matar o morirexpresó Rick.

Sí, bueno pero vamos a revisar este lugardijo Daryl levantando su ballesta y dirigiéndose a un lugar llamado Zonco.


Intentó abrir la puerta girando el picaporte y no pudo.


¿Esperabas que estuviese abierta?se burló Glenn bajando el rifle.

Lo hice por probar nada másrespondió Daryl bajando la ballesta y colocándosela entre las piernas para poder tener las manos libres y así sacar de su funda un cuchillo de caza—.¡Michonne, cúbreme!


La mujer extrajo la exótica Katana de la funda detrás de su espalda y tomó posición de defensa. Daryl intentó violentar la puerta pero el cuchillo no podía introducirse en la ranura y además le pareció que una fuerza violenta e invisible lo obligó a retroceder...


¡Qué mierda!....

¿Qué pasó?inquirió Carol preocupada.

No lo sé, no... no pude siquiera introducir la punta del cuchillo en la hendidura, pese a que sí parecía una opción viable además...

¿Qué? ¿Qué cosa, Daryl?inquirió Maggie.

Me pareció que algo me empujó hacia atrás.

¡Vamos, Daryl! Pensé que tú no te drogabascomentó Glenn en broma.

¿Acaso crees que el lugar está encantado?bromeó Abraham mientras reía de su chiste—.Mejor vayámonos de aquí, estas casas están selladas.

Sí, los que sean que hayan vivido aquí se marcharon o eso parececomentó Sasha.

Será mejor que avancemos entoncesdijo Rick.

Pero ¿A dónde, papá?preguntó Carl impacientándose mientras Judith comenzaba a dormirse.

¡Hey! ¡Cuidado!alertó Beth señalando detrás de un cartel que decía «Bienvenidos a Hogsmeade»


Algo o alguien se movía. Todos tomaron sus armas y se pusieron alerta.


¡Pronto! ¡Rodeen a Carl y a Judith!ordenó Rick en susurros mientras el chico buscaba con su mano libre dentro de la funda para sacar su arma al tiempo que, con el brazo derecho, sujetaba a su hermanita.


Un hombre estaba parado detrás del cartel, vestía una túnica negra que estaba hecha jirones y se movía lentamente.


¡Es un caminante!alertó Rosita mientras el personaje se alertaba de la presencia de todos y caminaba en dirección a ellos con su andar torpe.

¿Qué rayos es eso que lleva puesto?preguntó Michonne.

Debió ser un loco o algo asícomentó Abraham tomando al extraño caminante de los cabellos mientras éste se retorcía e intentaba morderlo—. ¡Toma cabrón!exclamó luego de hundirle la hoja de su cuchillo por la nuca en dirección hacia arriba.

Debe haber másdijo Daryl llevándose un dedo a los labios para que guardaran silencio - ¿Escuchan eso? ¿No sienten el hedor? Es muy fuerte... parece una horda.

¡Que rayos!.... ¡Apaga esa linterna, Glenn!dijo Maggie—.Allí viene, ya sabes que la luz los atrae.

No creo que nos hayan visto pero debemos salir de aquí cuanto antessoltó Carol.

¿Hacia dónde debemos ir? - Preguntó Sasha.

¡Vamos al bosque!propuso Michonne con determinación mientras se ponía en marcha.

¿Estás loca?preguntó Rick—.No sabemos si allí hay más.

Pero sí sabemos que detrás de nosotros hay varios, no hay tiempo Rick, tenemos que ir ahí. Estamos preparadosargumentó la mujer.


Rick ni siquiera tuvo tiempo de meditarlo, el olor a putrefacción se hacía cada vez más intenso mientras los caminantes si bien no los veían por la falta de luz parecían haberlos olido o sentido su presencia pues los gruñidos de pronto se tornaron más agresivos.


De acuerdo, ¡vamos!asintió Rick corriendo mientras todos lo seguían.


Corrieron por un rato sin advertir nada a su alrededor, solo árboles y maleza pero había en medio del bosque una especie de carretera por donde no parecía transitar ningún auto pero había unas profundas marcas de ruedas delgadas.

Eso parece haberlo hecho una carretadijo Daryl ya bajando la intensidad de la carrera pues por ahí no parecía haber ningún muerto viviente.

No sé dónde rayos es aquí, pero parece que los habitantes de ese pueblo y sus adyacencias no son normalescomentó Rosita.


📷


Bueno, estamos perdidos, se supone que pasen cosas así, además de que el mundo ya dejó de ser lo que era - Comentó Carl meciendo a Judith que se había despertado tras el agite de la carrera y estaba a punto de llorar.

¡Dámela! No podemos permitir que llore o los alertarádijo Carol extendiendo los brazos hacia la bebé.

¡Vaya! Y las sorpresas siguencomentó Beth¡Miren eso!


Todos observaron la dirección hacia donde apuntaba la rubia y observaron unas verjas de piedra con un portón ornamentado y dos estatuas de piedra que representaban a dos cerdos alados a cada lado del portón. Las estatuas lucían mohosas e incluso uno de los cerdos solo tenía un ala y la otra yacía hecha añicos en el suelo.


¡Esperen un segundo! Creo que estoy teniendo un dejavú, es que es exactamente igual a cuando encontramos la prisióndijo Maggie sonriendo mientras miraba a lo lejos la silueta fantasmal de un enorme edificio con torres puntiagudas que se alzaba por encima de una montaña.

No creo que sea una opcióndescartó Abraham—.¡Miren esto!


📷


El pelirrojo señaló un cartel que decía...


¡Peligro! En ruinas. Podría derrumbarse en cualquier momento


¿Y qué con eso?pugnó Daryl encogiéndose de hombros—.Este lugar parece ser una de esas edificaciones medievales que tal vez fue olvidada por el gobierno a merced del tiempo y la maleza. ¿Quién habría venido aquí antes que nosotros? No creo que haya caminantes ahí dentro.

Sí, pero si lees bien, te darás cuenta de que podríamos quedar tapiados en cualquier momento por un montón de escombrosrebatió Beth además de que el lugar luce aterrador.

¿Qué es más aterrador que aquí afuera? Yo apoyo a Daryl. Voto porque entremos, necesitamos un lugar donde pasar la nochedijo Carol.

Es cierto, además no tenemos que entrar en ese castillo, solo pasar la verjapropuso Rosita.


Rick lo meditó por unos segundos.


Es cierto, creo que será lo mejorresolvió.


Eugene empujó la reja y esta cedió, entonces se dio cuenta de que no estaba bloqueada.


El grupo volvió a ponerse en marcha.


¡Miren! ¡Una cabaña!exclamó Carl emocionado—,pero parece que se está deshaciendo, está en ruinas.

¡Aléjate de ahí, Carl!ordenó Rick haciéndole señas—.Vamos a ver que hay cerca del castillo


El grupo subió la explanada, pasó el asentamiento de las cinco piedras y llegó al puente de madera que conducía al castillo.


De ninguna manera pasaré por ahídijo Michonne negando con la cabeza—,ese puente se derrumbará apenas intentemos cruzarlo.

No lo sé... podría resistirdijo Glenn acercándose, pasó el umbral de piedra y caminó un poco más—.Hay mucho olor a humedad pero parece seguro.

Glenn ¡Ten cuidado por favor!pidió Maggie siguiendo a su novio con mucha precaución


Todos pisaban con cuidado escuchando con nerviosismo como crujía la madera bajo sus pies pero la imperiosa necesidad de avanzar era más fuerte que ellos así como la sensación de que si llegaban al castillo hallarían un lugar seguro por más que este luciera en ruinas y desolado.


¡Mi Dios! ¿son ideas mías o de verdad se escuchan voces?preguntó Sasha.

Pues yo también las oigodijo Beth apuntando ambos pasillos al salir del puente—,pero esto parece estar solo.

Parecen venir de ahídijo Rick señalando el castillo que se erigía imponente ante ellos aunque con aspecto deplorable.


A una de las torres le faltaba la punta y las puertas dobles de roble inglés estaban cerradas pero parecía que en realidad, con solo tirar de una de las pesadas hojas podía abrirse y en medio de lo que parecía un patio interno y empedrado había una enorme pira ardiendo. De pronto sucedió, de detrás de uno de los pilares advirtieron una pequeña lucecita, redonda y muy brillante que parecía flotar, posteriormente advirtieron bajo aquella lucecita a una persona. Era un chico vestido con una túnica, un traje parecido al que llevaba el caminante del extraño pueblo que dejaron atrás, no solo eso, a unos pasos, detrás de otro pilar vieron a otro hombre vestido de la misma forma con la extraña luz flotando frente a sí y notaron con sorpresa que la luz venía de una bizarra linterna puntiaguda, parecía más bien una batuta o un palo. Un poco más allá, detrás de una gárgola apareció una extraña mujer con el cabello azul eléctrico, también vestida con túnica y la extraña linterna.


¿Qué demonios?...

¡Shhhh!Rick interrumpió la exclamación de Daryl llevándose un dedo a los labios—.No debemos dejarnos ver.

¿Quiénes crees que sean?inquirió Sasha apuntando con su rifle a la mujer de cabello azul

Podrían ser los dueños de este lugarcontestó Glenn—,tal vez pensaron lo mismo que nosotros e hicieron de él un campamento.

Y quizá están esperando atrapar a incautos como nosotros para cenar

Esto no es Terminus,Eugenedijo Abraham palmeándolo detrás de la cabeza mientras éste protestaba.

¡Permanezcan juntos! aconsejó Rick de nuevo—.Debimos haber retrocedido desde un principio, tal vez nos descubran antes que logremos regresar.


En ese momento las puertas dobles del castillo ruinoso se abrieron y un hombre de piel cetrina, cabello largo y grasiento, de nariz aguileña y vestido con una casaca negra sobre la cual llevaba una capa del mismo color, salió acompañado de un anciano vestido con una túnica celeste y un sombrero de punta a juego. Ambos portaban aquellas varas cortas aunque las suyas no emitían luz. Rick echó un vistazo hacia la derecha y al no advertir a nadie cerca hizo señas con la mano para que se dirigieran en esa dirección, todos lo siguieron mientras se hacían preguntas con la mirada. Se posicionaron lo más cerca que pudieron de aquellos extraños hombres.


Tal vez son los jefes del campamentodedujo Carol poniéndole a Judith en los brazos a Beth—.Cuídala, debemos hacer algo.

¿Qué vas a hacer?preguntó Eugene con nerviosismo.

Esos parecen ser los lideres. Debemos acabar con ellosrespondió la mujer pasando la correa de su rifle por encima de su cabeza, desde aquí puedo acertar.

Y alertarías a los demás ¿No es así?susurró Rick haciéndole señas para que se agachara.

Es cierto, esta gente está más loca que una puta cabradijo Daryl—.Tal vez Michonne y yo podamos atacar con nuestras armas ya que son las más silenciosas, pero para eso debe ser un ataque sorpresa y quizá... Michonne ¿Dónde rayos está Michonne?


Fue cuando cayeron en la cuenta de lo que había sucedido, enfrascados en su plática habían olvidado por completo vigilar a los dos hombres que acababan de salir del castillo y al alzar la vista vieron con horror como ambos estaban frente a Michonne mientras la mujer era rodeada por el extraño grupo de las luces que ahora la apuntaba con sus extrañas varitas que dejaron de emitir luz en cuanto se acercaron a la enorme fogata junto la cual estaba parada la mujer.


¿Quién es y qué está haciendo aquí?inquirió el anciano sorprendido.

¡Mírala bien, Albus! Creo que es... si, está vestida como mugglecomentó el hombre de capa negra mientras apuntaba a la mujer con la varita.

Michonne estaba nerviosa pero había aprendido en esos meses a disimular lo que sentía. Sus ojos se pasearon por todos los que la rodeaban y apuntaban y asió con más fuerza la katana que llevaba. Todas esas personas lucían como desquiciados pero no podrían hacerle daño. Ella meditó la situación, ninguno llevaba armas, solo esas cosas que al parecer podían usar como linternas, sin embargo esa extraña palabra que el hombre de la capa mencionó la dejó pensando.

¿Muggle?repitió—.¿Quiénes son ustedes, y qué es este lugar?preguntó.

Déjame probar, Severussolicitó el anciano de túnica celeste—.¿Qué es lo que ves a tu alrededor, muchacha?


¿Qué clase de pregunta era esa?pensó la mujer mientras miraba con recelo a los dos hombres frente a sí, sin soltar la katana ni por un segundo.


¿Qué es lo que veo? Pues ¿Acaso no lo ve usted? Este lugar está en ruinas ¿qué es? ¿Una especie de templo? ¿Sacrifican personas aquí?


El rostro del hombre de la capa negra se puso más pálido todavía ¿Cómo rayos había llegado esa mujer muggle ahí? El hombre mayor en cambio miró a la única mujer del grupo que apuntaba a Michonne.


Tonks ¿Quién está a cargo de la puerta?preguntó.

Matt, profesor Dumbledorerespondió—,fue el encargado de hacer los sortilegios de protección y de custodiar junto a Steven. Pensé que estaban ahí.

Es evidente que nointervino el de la capa negra con expresión adusta - De lo contrario esta muggle no habría ingresado al colegio.

¿Colegio?se extrañó Michonne , más extrañada que nunca. Así que ese castillo en ruinas era un colegio... o tal vez lo fue alguna vez.

¿Acaso tiene que repetir todo lo que digo?inquirió el hombre de la capa, aún apuntando a la joven pese a que el anciano ya había bajado su varita.


En ese momento un grupo de aurores traía a empellones a Rick y al resto del grupo junto a Michonne. En la lucha, Daryl disparó una saeta que fue a parar a la pierna de uno de los aurores y Beth disparó su revolver también pero afortunadamente la bala solo rosó la cien de uno de otro aunque el estruendo hizo eco entre las paredes de piedra de los pasillos alrededor del patio empedrado.


—¡Expelliarmus!—exclamó el anciano impactando a Beth y a Daryl al mismo tiempo e inmediatamente tanto la ballesta como el revólver acudieron a él. Los aurores hicieron otro tanto con las demás armas tanto blancas como de fuego.

¿Qué demonios fue eso?preguntó Glenn cuyos ojos rasgados de pronto se volvieron redondos por la sorpresa—.Usted acaba de...

Hacer magia en frente de unos muggles ¿Qué rayos está pasando Albus? ¿Cómo se te ocurre romper las reglas?... - Volvió a protestar el hombre de la capa.

¿Qué reglas, Severus? Hace algunos meses que todo se ha vuelto un caos. El ministerio de magia hace mucho que dejó de borrar las memorias de los muggles, si hasta se olvidaron de los chicos que se quedaron atrapados aquí preguntándose como estarán sus familiares allá afuera, sobre todo los hijos de muggles ¿Quién piensa en reglas en un caos como el que estamos viviendo?

Hay muggles en el castillo, Albus.

¿Qué diantres es un muggle?preguntó Rick molesto y harto de escuchar la palabrita además de que lo que acaba de ver todavía lo tenía impactado.

Una persona sin magia, alguien como ustedesrespondió Severus apuntando al hombre con su varita debido a su agresividad.

¿Magia? ¿De qué demonios estás hablando? ¿Acaso intentan tomarnos el pelo? ¿Por qué visten así? ¿Qué es este lugar?

Esto es Hogwarts, colegio de magia y hechicería, él es el profesor Severus Snape y yo soy el director Albus Dumbledore.

Magia ¿Magia? ¡Maldición! ¿Creen que nos vamos a tragar esa historia? ¿Cómo demonios llevaron a cabo el truco de las armas?preguntó Abraham indignado.

No fue ningún trucoafirmó Daryl—.¿Acaso no lo viste? ¿No sentiste esa extraña fuerza arrebatándote la ametralladora?

¿Vas a decirme, Daryl que crees en magos ahora? Son unos jodidos locos, solo ¡míralos! ¿Crees que esa... magia pueda existir?

¿Crees que una persona después de muerta pueda caminar?refutó Daryl—.Te juro que ya no descarto ninguna posibilidad, desde que el mundo se fue a la mierda... todo puede ser posible.

¿Escuchaste eso, Harry?preguntó Hermione amparada bajo la capa invisible junto a Ron y Harry que como siempre merodeaban por el castillo con la finalidad de escuchar conversaciones entre los aurores que les permitiera percibir un panorama de cómo andaban las cosas fuera del castillo. Dumbledore solo decía que tal vez la solución a esa terrible hecatombe, esta vez estaría en manos de los muggles y no de los magos como la última vez cuando el niño que vivió venció a Voldemort ¿Acaso el trío de oro y todo su curso estaban destinados a no terminar su séptimo año?

Sí, se oyó como...

¡Un disparo! - Dijeron ambos a la misma vez.

¿Quieren decir que alguien disparó un arma muggle? ¿Para qué? - Preguntó Ron.


Hermione los guió hacia una ventana donde podían ver claramente lo que sucedía afuera. Los aurores tenían rodeados a un grupo de personas vestidas de muggles y un montón de lo que parecía armas yacía en el suelo, a los pies de Dumbledore.


¡Son muggles!exclamó Hermione extrañada—,pero ¿cómo?... ¿Cómo llegaron hasta aquí?

Pues caminandorespondió Harry con simplicidad—.¡Ohhh no! ¡ya recuerdo!añadió luego ante la expresión de fastidio de su amiga—.Los muggles solo pueden ver a Hogwarts en ruinas... tienes razón, es extraño que hayan llegado hasta aquí.

Además que se supone que los aurores debían haber cerrado las verjas con encantamientos para que no entraran los muggles ni... ¿Acaso esa o... eso no es un inferius?preguntó Ron con expresión aterrada señalando justo detrás de Snape donde una caminante se acercaba en actitud amenazante. Al parecer había salido desde detrás de los muchos muros de piedra.

¡Cuidado!alertó Michonne señalando a Snape a tiempo mientras éste, en un rápido movimiento, se apartaba. La mujer... o lo que quedaba de ella, estaba vestida de muggle aunque sus ropas estaban muy gastadas. Estaba en avanzado estado de putrefacción, razón por la cual todos se taparon la nariz instintivamente y Nymphadora Tonks no pudo evitar arcadas seguidas de un escueto vomito instintivo. La caminante, entre gruñidos se aferraba a los hombros de Snape buscando su cuello con la boca carente de labios, exponiendo los dientes que se abrían y cerraba ansiando la carne del pocionista.


Snape estaba aterrado así que tomó la varita e instintivamente conjuró el hechizo que creyó infalible para la ocasión...


—¡Expendio!


El cadáver salió despedido varios metros atrás.


No es un inferius, no es un cadáver reanimado por magia oscura y por lo tanto no se trata de atacar al conjurante para que el cuerpo pierda los poderes. Esto es cosa de muggles, Albus. Por primera vez no sé qué hacer.


El cadáver reanimado volvió a levantarse y esta vez iba a arremeter contra Dumbledore. Entre gruñidos y el sonido que emitía la mandíbula al abrirse y cerrarse, se acercaba cada vez más. En medio de la confusión y el estupor de todos los magos, se olvidaron de vigilar a los muggles, así que en lo mismo que tarda una persona en pestañear, Michonne había tomado la katana del suelo y en medio de un sonido acuoso se la había enterrado en la boca a la caminante, atravesándola hasta que la punta salió por la parte posterior de la cabeza, salpicando de sesos podridos la pared de atrás. Justo como una vez hizo con el cadáver reanimado de la hija de su peor enemigo, el gobernador de Woodbury. Posteriormente extrajo el arma de la boca de la caminante que ahora yacía inerte en el suelo con los ojos abiertos.


He visto que así es como los eliminan los mugglessusurró Tonks petrificada por el miedo y la sorpresa—.Nuestra magia no funciona contra esas cosas, son inmunes a ella.

¿Los han estado atacado haciendo lo mismo que hizo usted hace unos segundos?preguntó Rick a Snape. Rick estaba un poco menos escéptico después de lo que acababa de ver, pero aún le costaba asimilar que fuera del todo cierto y que no se trataba de uno de esos locos sueños que tenía a veces cuando lograba rendirse entre los brazos de Morfeo en las escasas oportunidades en que encontraban un lugar seguro.


Severus asintió.


Somos magos, ya lo escuchó, créalo o no, así es.

Entonces los han estado atrayendoaseguró el líder del grupo—.Lo que sea que haya hecho, emitió mucha luz. La luz los atrae, los ruidos, el movimiento, cualquier cosa que llame su atención. Quizá esa caminante haya estado merodeando por ahí atraída por esta pira y al escuchar nuestras voces decidió atacar. Tal vez entró antes que nosotros pero estaría perdida por ahí.

Quien sabe cuántos más habrán entradocomentó uno de los aurores—.¡Dios mío, las verjas deben estar abiertas!

—En efecto, esa es la razón por la cual entramoscontestó Maggie.

¡Steven y Matt! ¡Vengan aquí ahora mismo! ¿Por qué rayos no están en su puesto?preguntó Tonks.

Nos dio hambre, así que me ofrecí a buscar un poco de comida en las cocinas mientras el idiota de Steven se quedaría haciendo los sortilegios.

Lo sé, Mattprotestó el auror—.Sé que olvidé hacerlo pero es que se debe a que me pareció ver un Patronus y me asusté pensando que tal vez alguien mandaría a avisar desde afuera alguna desgracia a o algo así, de modo que me asomé detrás de unos árboles y efectivamente lo vi. Tenía forma de potro, lo seguí (lo sé) en ese momento olvidé por completo los sortilegios e incluso colocar el candado. Seguí al Patronus sin entender por qué no me hablaba sino que huía de mí, hasta que me di un susto de muerte al ver a un unicornio frente a mí, era la madre del potro, resultó que no era ningún Patronus sino una cría de unicornio. La madre me persiguió hasta aquí.


Es decir que hemos estado expuestos por culpa de una estúpida impresión tuyasoltó Snape con rabia - Por culpa de ustedes entraron intrusos.

¿Son muggles?inquirió Matt.

¿Tú que crees, idiota?preguntó Tonks—.¿Y qué esperan para ir a cerrar las verjas de una vez?

Sí, vayan a cerrarla de una vezdijo Dumbledore—.¡Dios! he debido cerrarla yo mismo, no sé como permití que... Semejante error puede resultar gravísimo en tiempos difíciles.

Así como es un error mantener ese fuego encendido. Esa puta pira es una invitación a cenar para los caminantes, delatan nuestra posiciónañadió Daryl ignorando el monólogo del anciano.

¿Entonces quieren decir que no podemos usar nuestros conjuros contra esas cosas?preguntó Snape incrédulo mirando a Albus—.Eso es imposible.

Pues parece que la magia está muerta—.Al menos en lo que a esas cosas se refieredijo Tonks—.No sé como vamos a combatirlos.

Pues la joven acaba de mostrarnos cómo, mi querida Dora. No nos queda más remedio que convertirnos en mugglesrespondió el anciano agachándose para tomar la mágnum calibre 45 que pertenecía a Rick.

¡Profesor Dumbledore!expresó Hermione sorprendida.

Lo que faltaba ¿Qué demonios hacen los tres aquí? ¡Vuelvan adentro!ordenó Snape.


El grupo de Rick posó toda su atención en los tres adolescentes que acababan de salir del ruinoso castillo.


¡Por Merlín! ¿Cómo logró entrar esa cosa aquí?inquirió Ron atónito aún tras lo que acababa de ver hacía unos minutos desde una de las ventanas.

Es una larga historia, Ronrespondió Nymphadora—,pero por favor obedezcan a Snape. Ésta ya no es una guerra donde los magos deban hacerse cargo.

—No veo otro camino que trabajar juntosaseguró Dumbledore devolviéndole el arma a Rick—.Por algo ese error permitió que llegaran hasta aquí pero para eso creo que es necesario que ustedes... permítanme...

Dumbledore apuntó con la varita a Rick y a su grupo y al ver que el sheriff instintivamente levantó también su arma, el anciano se apresuró a aclarar:

No voy a hacerles daño, lo prometo.


Un débil hálito de luz emergió de la varita del anciano y unas suaves hondas fueron atravesando al grupo al tiempo que todo a su alrededor se comenzaba a tornar más prolijo. Los muros de piedra dejaron de verse mohosos, las antorchas comenzaron a iluminarse y los pedazos que faltaban de algunas torres y ventanas de pronto estaban ahí. El castillo Hogwarts de magia y hechicería aparecía tal cual era en todo su esplendor frente al grupo de muggles. Más de pronto la impresión se desvaneció en el medio de otro agite. Los dos aurores que hacía unos segundos se habían marchado a cerrar las verjas, ahora regresaban corriendo.


¡Vienen hacia aquí!dijo el que se llamaba Steven, jadeando tras el esfuerzo de la carrera.

Son más o menos un grupo de cienañadió el otro entre aterrado, avergonzado y preocupado.

Una pequeña horda comparada con las que hemos visto antesmasculló Carol.

Pues bien, efectivamente, creo que tiene razón, Dumbledoreaseguró Rick—.Quizá debamos trabajar juntos. Con nosotros no tendrán nada de qué preocupase. Creo que podemos aprender mucho entre nosotros.

Pues bien, tomen sus armas y vayan adentro, todos necesitan y merecen un refugio, sobre todo esa pequeñadijo Dumbledore señalando a Judith entre los brazos de Beth—.Y nosotros necesitamos aprender de los muggles. Sí, tenemos mucho que aprender. Hogwarts siempre estará abierto para todo aquel que lo necesite, incluso para los muggles. Ahora ¡Vamos adentro!

8 de Agosto de 2020 a las 22:25 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Juntos

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión