Cuenta regresiva para La Copa de Autores 2020. Regístrate ahora y ten la oportunidad de ganar premios!. Leer más.
luckey Alexery Eider

Lucas es un chico retraído que vive en lo mas alto de una montaña, cierto día un asesino enmascarado asesina a su hermano y madre; el chico lo presencia todo e intenta huir pero es acorralado y a punto de ser asesinado es rescatado por Richard, un maestro miembro de una organización religiosa conocida como "Los Eucledios", la cual se encarga de recolectar y enseñar a los usuarios de habilidades "Ertei" que existen en el mundo; ahora Lucas emprenderá un viaje donde resolverá un misterio tan peligroso que quizás le cueste la vida...


Aventura Todo público.
0
966 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los miércoles
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1, Un Extraño Comienzo

“Después de la muerte de su hermano y madre, un desafortunado joven decide emprender un viaje para resolver el gran misterio que este le había dejado, pero no todo puede ser tan fácil, cuando eres el blanco de un peligroso asesino…”


Esta es una historia que sucedió hace mucho tiempo, en esa época el lenguaje, la escritura y la numeración era muy distinta a lo que es hoy en día. Fue hace 4000 mil años antes de cristo, cuando las primeras civilizaciones empezaban a florecer y hubo una comunidad muy antigua la cual era la más prospera, esta pequeña tribu había aprendido a pescar, cultivar y criar animales para su consumo, sin embargo, algo terrible asoló estas tierras, una plaga tan potente que fue acabando con todo, desde la cosecha del año, hasta los animales de crianza, mató incluso a los mismos pobladores, al final solo 12 tribus sobrevivieron, pero el mal aún no terminaba, tal fue la desesperación que sin saber imploraron al cielo por ayuda y fue cierto Dios, llamado Javen, quien escucho sus plegarias; a pesar de que no respondió al instante, dicho ente celestial envió a su hijo unigénito a la tierra con la misión de ayudar a aquellas pobres tribus; el hijo del Dios cuyo nombre era Theo, al bajar comenzó su viaje y en el camino se topó con cierto niño, el cual se encontraba en una situación tan terrible, ya que ambos padres estaban enfermos de una peste muy letal, Theo se encariño con el pequeño mortal y a cambio sanó a los padres y a varias personas, pero el mal seguía cobrando vidas humanas, así que para poder resolver el problema de raíz, el descendiente de Dios, pidió ayuda a los cielos nuevamente y este escuchando su petición le otorgó la capacidad de repartir dones a aquellos “dignos” de confiar, con la única condición de rezar al gran Javen. El hijo de Dios, marchó pues, a cada una de las 12 tribus y escogió a una persona de cada comunidad para volverlos portador de un don al que fue llamado “Ardei”, esas 12 personas elegidas fueron apodadas como: “Los 12 Apóstoles” y ellos enfrentándose a la adversidad, lograron vencer a aquella plaga que había acabado con la mayor parte de la población mundial. Después de aquella victoria, las 12 tribus se unificaron en una sola civilización a la cual se conocería como “Eucledia”; rezaban, daban ofrendas y celebraban casi todo el año, agradeciendo lo benevolente que había sido el gran dios, sin embargo uno de los 12 apóstoles sublevo en contra de Eucledia y sus creencias, tal fue su hazaña que logró una alianza con miembros del cielo que pretendían derrocar al gran Javen, la batalla fue muy intensa, y casi todos los apóstoles perecieron al igual que varios ángeles del cielo, a esa batalla se le conoció como “Klacpalak” o traducido del Eucledio “El fin de los tiempos”. Theo, decidió comandar a la elite de los ángeles: “Los 7 arcángeles”, no obstante, nadie se esperó que aquella elite traicionaría a su propio clan y lo sumiría en la desesperación y el dolor, la batalla estaba perdida y no había forma de remediarlo, pero uno de los apóstoles, uno llamado Liam, fue capaz de sellar a los 7 arcángeles y al traidor en un pozo de desesperación, pero a cambio de su vida, la muerte de ese apóstol caló muy profundo en el corazón de aquellos habitantes Eucledios pero principalmente de Theo, ya que Liam, era aquel niño, aquel mortal que había agradado al hijo de Dios, fue entonces que Javen, encolerizado termino castigando a la humanidad despojándolas del don y de las bendiciones otorgadas, pero gracias a que había sido un humano quien había terminado con el Klacpalak, Javen pronunció estas palabras que se oyeron y retumbaron en cada rincón de la tierra

“¡Hay de ustedes hijos míos!, el mal empezó por culpa de un humano, una persona que vendió a su pueblo por 30 monedas, es por ello que a partir de ahora la bendición conocida como Ardei se le será despojada a casi su totalidad, solo el 5% obtendrá la bendición del cielo pero no será el Ardei, el que posean, sino uno de la más baja calidad, uno el cual se manifiesta como maldición, uno que dañará o proveerá al portador y esa maldición la conocerán ustedes por “Ertei”, pero no se preocupen, a cambio, ellos podrán comunicarse entre sí, en una misma lengua, un mismo idioma, al que conocerán como Migdal Babel, pero esta lengua será utilizada únicamente por los portadores de este don; a cambio de esto, estarán obligados a ofrecerme sacrificios y rezar en mi nombre, para que así sean salvos…”

Así que para cumplir la voluntad del gran Javen, se crearon 7 iglesias las cuales fueron instauradas para enseñar y predicar lo que habían visto, el único apóstol sobreviviente fue el encargado de llevar sobre sus hombros a la gran Eucledia, para evitar que el mal se apoderara de esta gran civilización; ducho apóstol viajo por cada rincón de la tierra, recolectando y enseñando el evangelio ahí a donde fuera y fue conocido como “El Gran Guía”, en su viaje se topó con varias personas portadoras de un Ertei, las cuales reclutó para así hacer crecer a la gran Eucledia, que hasta estos días perdura, como el pilar que sostiene este mundo…





Jadeos incontrolables y el sonido incesante de las hierbas al ser apartadas desesperadamente; el chico que huía despavorido sabía que su hora estaba cerca, pero aún se aferraba a la esperanza de que alguien, quizás, pueda salvarlo. Pero como puedes pedir ayuda en un sitio donde no hay casas o edificios a la vista y donde la única ayuda posible puede ser de lagartos o jaguares, porque claro en medio de la selva que puedes esperar.

— ¡Es mejor que te rindas mocoso, ya no hay donde escapar! —decía su perseguidor.

El chico ahogó un jadeo y corrió con aun más fuerza, hasta que llegó al final del camino, un barranco y mientras visualizaba el fondo pudo notar las caudalosas aguas del río Usumacinta y lo terrible que sería caer.

— ¡Fin del juego! — exclamó con una sonrisa socarrona aquel sujeto que llevaba una máscara de zorro que le cubría completamente la cara.

— Yo creo que usted debería pensarlo, ya sabe matar es ilegal en casi todos los países—dijo aquel chico de cabello castaño.

— ¿Qué demonios dices? — respondió aquel pelirrojo con molestia, el chico pego un chillido —¿No piensas decirme? —el chico temblando se tiró al suelo y empezó a rogar por su vida, mientras besaba los zapatos del pelirrojo.

— Por lo que más quieras, ¡perdóname la vida! —pero el extraño sujeto solo lo pateó con fuerza para separarlo.

— Eres un mocoso impertinente y me estas poniendo nervioso —

— ¡No sea gacho, señor!, puede perdonarle la vida a este humilde servidor —mencionó el chico con un poco de tristeza en sus palabras.

— Deja de hablar de manera tan lamentable… es hora de que te reúnas con tu familia

— ¿Mi familia?, ¿A qué se refiere? —preguntó con mucha impresión.

— Vaya, al parecer cometí un error de cálculo, realmente no habías visto nada

— ¿Qué le hiciste a mi familia? —respondió temblando, su mirada parecía perdida, como si en cualquier momento rompiera a llorar.

— ¿Quieres que te diga?, bien lo haré…yo… los maté —el chico quedo atónito por la confesión y no pudo evitar que las lágrimas se desbordaran de sus ojos.

— Eres lamentable, pero tranquilo, deja que las llamas te consuman; Ertei Combustión Espontánea: Modo 3. Fuego Latente — y de entre sus manos una extraña esfera de fuego se formó y fue lanzada en dirección al chico quien seguía llorando por la pérdida de su madre, por lo que nunca notó, cuando cierta persona se paró justo enfrente de él.

Ertei Ciberespacio: Modo 1. Firewall— Fue lo que oyó aquel joven y armándose de valor levanto la vista, encontrándose frente a él a un señor de quizás unos 30 años vestido con un traje elegante como si se tratara de algún alto ejecutivo.

— ¿Quién… quien es usted? —preguntó el chico.

— Más adelante, habrá momento para explicarte, por ahora, solo quédate detrás de mí. —dijo.

— ¡Ey, tú!, no sé lo que hiciste hace un momento, pero estas interfiriendo con mi trabajo, — Expresó el enmascarado con tranquilidad —Estos mexicanos y su empatía absurda

— No soy mexicano — mencionó él extraño hombre —yo nací en California, Estados Unidos y solo vine aquí para recoger a cierta persona, así que, si me permites, es hora de acabar con esto, Lucca

— ¿Cómo conoces mí nombre? —preguntó curioso el enmascarado —un segundo… yo te conozco, eres Richard, hace años que no nos vemos, la última vez casi te logro matar, sino fuera por tus amigos suicidas tu estarías dentro de una linda caja de roble

— Es agradable que me recuerdes, pero, ¿De qué sirve que lo hagas, si nunca podrás matarme —

— Si tanto deseas morir, quien soy yo para negar esa petición… Modo 1. Pecado Ardiente —Y una llamarada fue lanzada en dirección al tal Richard, parecía que el fuego los había consumido, pero el enmascarado pudo observar como aquel hombre de traje permanecía de pie sin herida alguna, al igual que el chico castaño.

— ¿Qué acabas de hacer? —pregunto confundido el pelirrojo.

Modo 6. Flaming— Y de pronto la llamarada que había lanzado el enmascarado fue regresada hacía el, consumiéndolo por completo.

— ¿Acaso murió?, que extraño, yo lo recordaba más fuerte, en fin… Niño, ¿estas…? — pero el chico castaño había salido corriendo, por lo que el hombre elegante decidió seguirlo.

El jovencito bajo corriendo el cerro en dirección a una casa, la cual estaba siendo consumida por el fuego, pero lo que llamo poderosamente su atención fueron dos cuerpos que se hallaba cerca de la vivienda, el chico se acercó y lo supo casi al instante, era su hermano mayor y su madre, ambos parecían inerte, hasta que escuchó la voz de su hermano, que se acercó a él

— ¡Gabo!, hermano, ¿qué te paso?, ¿qué te hicieron? —preguntaba el chico al borde las lágrimas.

— Lucas… pequeño ingrato… lleg…as tar…de —decía con mucho trabajo Gabriel; su respiración era entrecortada, tenía cortes en todo su cuerpo, una herida cerca de su abdomen y quemaduras de primer y segundo grado.

— Lo siento hermano, yo no pensé que esto pasaría, por favor perdóname.

— Te per…donó, lamento mu…cho, si fui, un… un mal… hermano, ahora solo… solo quiero que… tengas esto… —dijo para después entregarle en su mano un arco y unas cuantas flechas —toma esto y… prométeme que… vivirás, hazlo por… mí por nuestra madre… que nadie te diga que hacer… se fuerte y valiente… porque sé que serás un gran… misi… —y el hermano de Lucas cerró sus ojos.

— ¡No Gabo no cierres tus ojos!, hermanito, por favor, quédate aquí conmigo, por favor —pero ya era tarde, Gabriel había muerto, Lucas lloró desconsoladamente, mientras se acercaba al cuerpo de su madre, quien también estaba inmóvil, sin vida; aquel chico se aferró a los cuerpos abrazándolos con fuerza y en el calor del momento sintió una mano que se posó en su hombro, era el señor elegante.

— Lamento tu perdida, chico, déjame ayudarte a superar este dolor —dijo el hombre para después abrazar al castaño de una forma protectora.

Pasó alrededor de una hora desde que ese incidente había ocurrido, el hombre vestido de gala, ayudo a Lucas a darle a su familia una Eucledia sepultura y cuando ya habían acabado, procedieron a hablar.

— Señor, muchas gracias por ayudarme, me salvo antes de que la huesuda me llevará —

— No me des las gracias, Lucas, yo lo hice por honrar la memoria de tus padres —

— ¿Cómo sabe mi nombre? — Preguntó con duda.

— Aún no es el momento de contarte la historia completa y solo me limitare a decir que conozco a tu familia desde hace años. Mi nombre es Richard Blake y a partir de ahora serás mi alumno— Y varias preguntas asaltaron al pobre chico, quien despejando ese mar de preguntas decidió preguntarle al hombre

— No entiendo, ni papa de lo que dice —pronuncio el joven con algunas frases típicas de su región.

— Entonces eres más tonto de lo que supuse; tu padre fue mi maestro hace años, y justo antes de su muerte, el me pidió que los protegiera…

— ¿Y entonces por qué…? —replico con mucha tristeza en sus palabras castaño, el hombre solo miró con tristeza al chico.

— No puedo responderte esa pregunta ahora y me siento mal por haber fallado a la promesa, es por eso que quiero cumplir correctamente su ultima voluntad, si me permites, claro está —dijo para después mirar al chico con una sonrisa triste.

— Déjeme pensarlo por ahora —mencionó para después alejarse.

— ¿Y a donde piensas ir?, tu casa fue incinerada por ese sujeto y tu familia pereció, al parecer eres el único sobreviviente — Lucas bajo la mirada y unas lágrimas cayeron sobre la suela de sus zapatos.

— Sé que no tengo un lugar donde vivir, o un empleo, pero realmente no quiero quedarme estancado aquí, prefiero mil veces, ser el orgullo de mi madre y hermano, que ser la burla de ellos, así que tendré que tomar riendas de mi vida —

— Entiendo, pero —dijo Richard, para después interponerse en su camino — Yo me encargaré de cuidarte y no quiero un no como respuesta.

— Supongo que no tengo opción, ¿verdad?

— En efecto, pero mira el lado bueno, es hora de contarte una historia —este último asintió y aquel sujeto empezó su relato menciono de donde conoce a su familia mucho antes que naciera; él y su padre eran grandes amigos, pero cuando este último falleció decidió fungir como la figura paterna para Lucas y su hermano Gabriel. Lamentó también la muerte de su hermano y la de su madre, quien horas antes había perecido a manos del sujeto al que apodan el “Syaoran”. También le contó a lo que se dedicaba su padre y su hermano y el posible motivo de sus asesinatos. El chico lo escuchaba expectante y mientras más escuchaba su mente se volvía un cúmulo de emociones, tristeza, alegría, melancolía, odio, rabia, resquemor.

— Y eso es todo lo que te puedo contarte chico, tu hermano y padre trabajaban para una asociación llamada los Eucledios, fundada hace más de miles de años y con el único objetivo de proteger a la humanidad, y cómo pudiste notar, nosotros no somos personas normales ya que contamos con algo que nos hace especiales, lo llamamos “Ertei”, que en palabras simples son poderes o dones que se nos son otorgados, los cuales están ligados a nuestra personalidad, metas o sueños. Un ejemplo de ello sería mi Ertei el cual lo llamó con orgullo “Ciberespacio, el cual me permite manipular el espacio convirtiéndolo en una masa de códigos binarios a través de la red, y como puedes dirimir puedo usar 10 tipos de modos ligados a este mismo poder, pero necesito como principal apoyo, el uso libre del internet, es por ello que llevo siempre un celular con datos móviles o el Wi-Fi activado. ¿Qué porque nací con este poder?, ni idea, pero una de esas razones, podría ser mi gusto por las nuevas tecnologías, pero en fin ya hablé demasiado, estoy aquí porque quiero entrenarte, el motivo no puedo revelártelo hasta que estés seguro de aceptar, de todas formas, tu hermano te entrego ese arco y flecha, para hacerte más fuerte, ¿No es verdad? — Lucas asintió para después meditar la pregunta

— ¿Pero yo no tengo un poder? —dijo, pero el maestro solo se río modestamente.

— Claro que tienes un poder y la muestra esta, en que puedes entender mi idioma, ya que solo habló el inglés y es que el Ertei te da la capacidad de comprender todos los idiomas simplemente traduciendo lo que dice en tu lengua, ya sea que hables chino, coreano, ruso, japonés, italiano, etcétera, yo lo entenderé, es a lo que llamamos Migdal Babel, lamentablemente el traductor Ertei, como yo lo llamo, solo traduce la lengua de aquellos poseedores del don, no podemos ser traductores de una persona común —esa respuesta lo dejo con varias incógnitas, pero a la vez le hizo querer saber más y aceptó a su petición, pero en su interior sabía que ese sujeto extraño lo llevaría a la perdición.

Con el chico ya convencido de ser su aprendiz, el extraño sujeto monto ahí mismo, una especie de cabaña que había sido creada a partir de su Ertei, la casa era muy extraña, hasta parecía un departamento muy lujoso, ciertamente se podía notar los códigos recorriendo por todo el lugar, pero cuando Lucas palpo con sus manos el sitio no lo traspaso, como pensó que sería, sino que pudo sentir el sitio como un lugar real. Luego de instalarse en la cabaña, el señor elegante le menciono que el entrenamiento empezaría al día siguiente, a las 5:00 am. Y a esa hora se levantó.

— ¡Muy bien!, creí que seguirías durmiendo, pero me alegra que seas tan responsable y eso habla bien de una persona; en fin, dejemos la charla motivacional aun lado y empecemos con esto, Modo 8. Ítem —y creo 5 objetivos circulares típicos de la arquería. —Muy bien mocoso, es hora de que veamos qué tan bueno eres con las flechas, si fallas un objetivo, conseguirás un castigo.

— ¡No manches, señor!, yo no sé de arquería, es más, soy pésimo para lanzar cosas, creo que doña Tere de 70 años, tiene mejor puntería que yo

— Me agrada tu sentido del humor mexicano, pero es hora de que tires —Lucas, lanzó las flechas, las cuales nunca dieron al objetivo.

— Eres pésimo, muchacho.

— ¡Ve se lo dije!, de plano estoy acabado —expresó deprimido.

— Supongo que tenemos que entrenar esa puntería tuya —eso ultimo lo dijo con un tono siniestro que aterro a Lucas.

El entrenamiento de Lucas para mejorar su puntería incluía lo siguiente, lanzar rocas pequeñas a unas latas que estaban colocadas a 1 metro de él, pero eso fue un fiasco y el castaño fallo todos los tiros.

— En verdad apestas en esto, supongo que no tendré más opción que dar el entrenamiento tutorial para bebes

— ¿El entrenamiento tutorial para bebes? —preguntó Lucas.

Ese dichoso entrenamiento tenía como objetivo lanzar unas pelotas de goma a unas torres creadas con juguetes lego, dichas piezas habían sido recolectadas por Richard; al principio Lucas parecía un niño con alguna discapacidad motriz, porque no podía derribar los bloques de lego y eso frustraba mucho a Blake.

— Si no derribas, aunque sea una torre, yo te romperé un hueso

— ¿Lo dice enserio? —pregunto con miedo, pero el señor elegante solo sonrío sádicamente y con eso basto para que el chico lanzará las pelotas con desesperación, pero solo derribo una torre.

— Supongo que tendré que usar el miedo como combustible para impulsarte —eso ultimo lo menciono con una pequeña sonrisa, como si se divirtiese con lo que había dicho.

— Señor, no lo dice enserio, ¿verdad?

— ¿Tú, que crees?

Y así el entrenamiento infernal comenzó, la primera semana, estuvo probando su puntería en torres lego, las cuales solo hacia tambalear por el impacto, fue con miedo y explotación laboral, que logro derribar las 5 torres que el sujeto le había creado. La segunda semana, subieron de nivel y ya no tenía que usar las pelotas sino las fechas, las cuales lanzaría hacia las torres para destruirlas, pero obviamente falló, fue hasta el décimo tercer día, que logro derribar una, pero gracias a eso la tercera semana fue de lo mismo y el pobre Lucas solo obedecía por medio de amenazas que consistían en colgarlo desde un acantilado, enfrentarse con jaguares y sobrevivir a venenos de serpientes letales; era ya la cuarta semana, el cabello de nuestro protagonista había crecido y para evitar que fuere molesto se lo amarraba; Lucas estaba concentrado, era su primer examen, esta vez derribaría los objetivos con diana, para por fin dormir en una cama decente, ya que, por cierto, el pobre chico estaba obligado a dormir sobre dos pedazos de madera, una hoja de plátanos y algunas sabanas viejas y sucias.

— Si logras darles a tres objetivos, podrás dormir decentemente —Lucas se preparó y lanzo el primer flechazo el cual, obviamente falló, el segundo fue más acertado al igual que el tercero y para cuando se preparaba para el cuarto

— Vas bien muchacho, a este paso, podrás tener un baño digno, ayer me llegó el jacussi que pedí por e-bay, es fantástico, hasta burbujas tiene —

— ¿Lo dice enserió? ¿podre bañarme en el jacu…? —y por inercia soltó la flecha, la cual falló y eso provocó una risa de parte del maestro Blake.

— ¿Eso lo hizo a propósito verdad?

— No me culpes de tus errores mocoso malcriado —recrimino el señor elegante —estos jóvenes de ahora, culpando a sus mayores —Lucas estaba acabado, si fallaba este último tiro, sabía que no habría baño feliz, una cama suave o un aire acondicionado que lo salvará del calor infernal del sureste de México, porque sí, ese anciano elegante había comprado semanas antes un aire acondicionado y al parecer la cabaña la estaba convirtiendo en un gigantesco pent-house, así que con una pasión ardiente, lleno con confianza esa última flecha y la lanzó, a diferencia de las anteriores, esta iba con más fuerza y velocidad y logró dar en el blanco.

— ¡¡¡SIIIII!!!, MIRE VEJESTERIO AMARGADO, ACABO DE DAR EN EL BLANCO —gritó eufórico Lucas.

— Sí, ya lo vi, así que deja de gritar que aún estamos en el tutorial del entrenamiento.

— Espera, ¿entonces eso significa que faltan más tareas? —

— En efecto; te recomiendo que disfrutes de tu baño y de tu suave cama, por que otro error más y acabaras durmiendo con los peces y lo digo de manera literal—y con eso el maestro se retiró, dejando con un tumulto de pensamientos a nuestro joven protagonista.

Los días posteriores a ese, habían sido más duros, el maestro Blake había puesto a Lucas a realizar ejercicios de todo tipo como lagartijas y abdominales, para aumentar un poco más su masa muscular, porque claro su cuerpo era el de un chico de primaria desnutrido; también lo mandaba a correr durante horas, para aumentar su velocidad y durante las noches lo mandaba a meditar porque necesitaba estar conectado con el mundo espiritual y otras tareas que incluían mucho pero mucho trabajo físico. Durante un mes y medio repitió todas esas actividades y el pelele chico, ya había agarrado un poco de forma, no era fuerte, pero, al menos se le marcaban los cuadros, que ya era algo.

— ¡Muy bien mocoso!, veo que estas agarrando forma, pero aun te falta entrenar más para que le puedas ganar a un niño de secundaría— dijo mientras se reía— Por lo tanto, hoy aprenderás a pelear, y para esta ocasión he invitado a unos colegas míos —y una bocina de auto se retumbo, cuando Lucas busco el origen vio una minivan, del vehículo bajaron dos personas, uno de ellos era un chico con lentes de cabello rubio y tez blanca, el otro era un hombre de casi dos metros, muy fornido y que llevaba una máscara de color amarillo y marrón, además de un vestuario que le recordó a lucha libre mexicana.

— ¿Quiénes son esas personas? —pregunto temeroso Lucas, ya que tenía una horrible corazonada, sobre esto.

— Ellos, son colegas míos, me ayudan a entrenar a mis aprendices, el chico que parece de tu edad se llama Jorge, él es un experto en informática, hasta diría que es mejor que yo y el sujeto vestido de luchador, puedes llamarlo Tacoman, curiosamente Jorge es originario de la ciudad de México y Tacoman es de Texas, ellos se encargaran de enseñarte a pelear, pero no te confíes, el estilo de pelea de cada uno es distinto, así que suerte en derrotarlos

— Espere no me ha explicado cómo le haré para ganarles

— No necesitas saber niño —menciono Jorge, quién se preparaba para pelear —antes de empezar me gustaría explicarte cómo será este enfrentamiento, si logras derribarme ganas, no te parece eso pan comido

— Eso creo —mencionó un poco tembloroso, pero su esperanza de ganarle se fue al instante, cuando vio al tal Jorge, sacar una macana de policía.

— ¿Eso, está permitido? —su única respuesta luego de eso, fue una serie de golpes dolorosos, ese día Lucas perdió la contienda.

El día termino, le parecía casi imposible ganarle a Jorge, quien parecía alguien muy ágil, ya que fue capaz de derribarlo en varias ocasiones y así su entrenamiento se desarrolló por más de un mes, en ese lapso no hubo mejora alguna y parecía que Lucas colapsaría en cualquier momento, sin embargo, en uno de esos días de entrenamiento sucedió algo… “inusual”

— Muchacho, ya paso más de un mes y un no logras, siquiera, tocar a Jorge, ¿sabes la razón por la que te impedí usar tus flechas?

— ¿Fue por qué temías que dañara a su amigo? —respondió un tanto confuso Lucas, pero su maestro solo se burló de él, al igual que sus dos colegas.

— Que buen chiste, no enserió, el motivo por el que te impedí usar tu arco y flecha, fue porque quería saber cuál es tu poder realmente, es simple, yo te expongo a situaciones un tanto pesadas para que tú mejores aún más. Así que continuemos con este entrenamiento —y así el enfrentamiento de práctica comenzó nuevamente, Lucas aún seguía meditando lo que le maestro acababa de decir, y varias preguntas asaltaban su mente: ¿acaso yo tengo un poder?, ¿seré igual de fuerte que ellos si entreno?, ¿de qué me sirve entrenar?, pero un golpe directo a su cara lo saco de sus pensamientos.

— ¡No te distraigas! —mencionó el chico rubio con lentes. Lucas estaba abatido y un tanto mareado por el golpe anterior y cuando intentaba recuperar la compostura, otro golpe llego, seguido de otro y otro, al parecer Jorge buscaba presionarlo con cada golpe que le propiciaba con la macana.

— Si, sigues así, no llegaras a ser fuerte; solo eres peor que la escoria; creo que tu abuela pelea mejor; porque no te rindes como el asqueroso debilucho que eres… —y cuando la cosa se estaba poniendo seria, Lucas tomo la macana con su mano y la apretó, la fuerza que ejercía era bastante, ya que Jorge no podía arrebatársela de su mano —¿Qué pasa la nena quiere llorar? —y un golpe fue suficiente para acallar sus insultos, el golpe lo hizo trastabillar y escupir un poco de sangre.

— ¡Oh, vaya!, y yo que pensé que esto se estaba poniendo aburrido —dijo sarcásticamente, pero cuando se estaba acercando a Lucas, una extraña nube rosa se desplego, el origen provenía del castaño —¿Qué rayos? —musitó y de pronto, el rubio solo se quedó paralizado, no podía mover ningún musculo, al parecer el mocoso había hecho algo que él no sabía, así que solo opto por decir una frase —¡Me rindo! —y el enfrentamiento terminó, al igual que Lucas quien había colapsado.

El castaño se hallaba reposando, aún no había despertado, por lo que le maestro se hallaba a lado de su cama y como veía que no despertaría tan fácilmente, empezó a moverlo para así levantarlo.

— Mocoso, despierta… ¡Ey!, ¿Ya estás muerto?, ¿Tengo que llamar a una ambulancia?, naaaa, solo enterraré el cadáver, tardarán días en encontrarlo —mientras su maestro pensaba en una idea de cómo zafarse de la ley, Lucas fue abriendo los ojos poco a poco, hasta que se acostumbró a la luz y pudo escuchar lo que su maestro planeaba, así que fijo su visto hacia donde estaba y se topó con una escena extraña, el que estaba hablando si era su maestro pero se veía varios años mayor, así que con miedo preguntó:

— ¿Qui-Quién eres? — el anciano se percató de que ya estaba despierto y le respondió con un —Soy yo, tu maestro Richard Blake y estuviste en coma por 15 años —esta respuesta dejo helado al muchacho quien se puso completamente pálido. Pero después se sintió humillado cuando este, se empezó a reír y su rostro tomaba la apariencia original del hombre, al parecer su poder también podía usarse para esos fines.

— ¡Qué divertido!, jamás me había reído tanto, esta broma la había leído demasiado en los foros de internet y quería intentarlo, así que lo hice, debiste ver tu cara— Lucas se había sonrojado violentamente por la vergüenza —No sé qué lo que hiciste en la batalla con Jorge, pero es normal para alguien que debería de tener un Ertei

— Al principio te conté que los Ertei eran poderes con los que nacemos, a veces es imposible saber si eres parte de la minoría que lo posee, ya que claro, puedes activarlo desde que naces o en el trascurso de tu vida, hace años hubo una noticia que impacto a toda Eucledia y fue la historia de un señor que descubrió su poder a los 60 años, por eso tengo la teoría de que los poderes pueden activarse después de un evento muy fuerte o muy drástico. El dilema de esto, es que hay gente que lo usa para hacer fechorías, es por ello que cada 3 años se realiza un evento donde asiste gente con estas habilidades, para que formen parte de Eucledia, que es la religión que actualmente se profesa y donde se te enseña que el Ertei no es más que una bendición de dioses, a este evento se conoce como “El festival de las cruzadas”, en dicho festival se pone a prueba la capacidad intelectual, física y espiritual, para ver qué tan diestro eres usando tu poder, por eso muchos deciden pedir ayuda a algunos miembros experimentados de Eucledia, más adelante te explicare su jerarquía y que tan importante es que los llamados “bendecidos” sean parte de esta bonita organización religiosa —Lucas escucho atento lo que su maestro le decía, pero sus pensamientos fueron interrumpidos cuando volvió a decir —Mañana empezará el nivel 2 del entrenamiento, donde explotaremos tu poder al máximo… ¡Prepárate! —dijo, mientras se retiraba del cuarto, dejando con muchas dudas al chico.

Al día siguiente fue levemente más calmado, desayuno en compañía de Blake, Jorge y el tal Tacoman, quien no paraba de hacer chistes un tanto fuertes y de doble sentido, Lucas en sus adentros pensaba que esto no estaba tan mal, ya que disfrutaba de ese alegre momento; por cierto, ayer Jorge se había disculpado con Lucas por lo sucedido, al parecer estaba actuando y que lo que había dicho en la pelea no lo decía enserió, aun así, quedaron en buenos términos. Cuando el desayuno termino, los cuatro se levantaron de la mesa y salieron al patio o, mejor dicho, la extensa vegetación tabasqueña que los rodeaba.

— Bien muchacho, vamos a empezar con esto: tu poder puede ser activado por muchas situaciones, yo para activar mi poder necesito de internet y estar concentrado, hay otros miembros de Eucledia, que necesitan pensar en algo feliz o triste para que el Ertei surta efecto, así que hoy nos centraremos en la activación —Lucas asintió y ese día fue el más relajado de todos, ya que lo único que tenía que hacer era intentar activar su poder, cosa que no paso ni el primer día, ni el segundo, ni el tercero y ni quiera el séptimo día, al parecer sería más difícil de alcanzar.

— Realmente eres alguien muy tonto, ya paso más de una semana y esto se está complicando, así que nos iremos por lo fácil, ponle un nombre a tu poder y grítalo con todas tus fuerzas, quizás así lo actives…

— ¿Y si no funciona?

— ¡TÚ SOLO GRITA! —eso asusto demasiado a Lucas que grito lo primero que se le vino a la mente

— ¡NUBE ROSA EXTRAÑA! —y no sucedió nada, así el día se desarrolló con Lucas gritando cosas como, extraño gas rosado, poder misterioso, nube del amor, entre otras

— Ya hemos perdido mucho tiempo, supongo que tendré que abandonarte como padre que fue a comprar cigarrillos —dijo el maestro Blake cabizbajo mientras azotaba la puerta de la casa. Eso deprimió un poco a nuestro protagonista quien creía que el maestro Blake no era tan malo como aparentaba, solo quería enseñarle a pelear y así cumplir con la última voluntad de su hermano.

— Veo que tienes problemas, chico —menciono Jorge mientras acompañaba Lucas en una noche tan despejada.

— Demasiados, es que aún no logro entender lo que el señor Blake quiere decirme

— Richie llega a ser muy directo y a la vez muy misterioso en sus palabras, por lo que nunca te dirá la respuesta tienes que encontrarla tú, pero debes saber, que tarde que temprano se rendirá contigo, sino pones de tu parte

— Aunque duela lo sé, pero que puedo hacer pa´ que no me abandone, no tengo a nadie más, además de él

— Te daré un consejo, solo síguele la corriente ¿quieres un nombre para un poder?, solo se ingenioso, nosotros los mexicanos nos caracterizamos por el ingenio; usa tu nombre, tu fecha de nacimiento, cualquier cosa y combínalos… —y con eso Jorge dejo a Lucas con varios pensamientos, que poco a poco le dieron una idea.

El maestro Blake se había levantado temprano para guardar sus cosas, lo de abandonarlo iba enserió, pero un extraño ruido llamo su atención, y no fue hasta que se asomó por la ventana que lo vio, Lucas se hallaba disparando flechas a varios objetivos al mismo tiempo, pero había algo raro en sus flechas que la hacían distintas, y por fin lo notó esas cosas estaban creadas por el humo rosa que había usado hace semanas, la reacción del señor elegante fue brutal, tanto así que la felicidad recorrió su cuerpo y salió a mirar más de cerca al chico castaño. Cuando estuvo lo suficientemente cerca pudo notar que Lucas mencionaba unas palabras y la extraña nube rosa se desplegaba nuevamente para después moldearla y transformarlas en flechas que luego lazaba al objetivo.

— ¿Quién demonios eres y que le has hecho al torpe de mi alumno? —pregunto el maestro desconfiando del muchacho.

— Maestro, soy yo, Lucas — dijo el chico mientras sonreía

— Mientes, mi alumno es torpe, lento y un noob en estas cosas; apenas y puede derribar una torre lego con una pelota — el chico solo rio por el comentario.

— Esa respuesta no hace más que aumentar mis sospechas —replicó indignado Blake, pero después de que Lucas le explicará la situación sus sospechas se fueron disipándose poco a poco.

Lucas le contó lo sucedido, luego de que Jorge hablara con él la noche anterior; él se quedó meditando las palabras del rubio por un rato y después comprendió la necesidad tan grande que había de aprender a luchar y más si poseía un Ertei, el sentimiento más cercano a la muerte, el temor por morir asesinado por sujetos malvados como el enmascarado del risco, eso lo hizo pensar demasiado, así que intentó activar su poder con varios nombres, pero ninguno funcionaba, hasta que recordó el enfrentamiento con Jorge, el sentimiento de estar en un escenario tan doloroso como ese, los insultos que le escupía, entre otras cosas y ya al tener en mente esos sentimientos, paso a la siguiente parte, canalizarlos de una u otra forma con un nombre, pero no se le ocurría nada original, hasta que recordó aquella frase del chico de lentes “nosotros los mexicanos nos caracterizamos por el ingenio; usa tu nombre, tu fecha de nacimiento, cualquier cosa y combínalos…” y recordando esa fecha, pudo llegar a un nombre; el día de su nacimiento se celebraba una festividad muy característica y en conjunción con su poder, ¡lo tenía!, su poder Ertei se llamaría “VALENTINE”, cuando gritó este nombre, el poder reaccionó y desplegó la nube rosa que había usado en la batalla contra Jorge, pero había un defecto el gas, no se desplegaba lo suficiente como para abarcar el suficiente terreno, como máximo eran 2 metros, por lo tanto eso sería una desventaja en batalla y se acordó que su hermano Gabriel usaba las flechas para someter a sus rivales a la distancia, así que usando eso como referencia, intento cubrir las flechas con el gas pero fallo, cuando intentaba aquello, se dio cuenta que su poder era como algodón de azúcar, que podía moldearlo a su antojo, así que toda la noche se la paso creando flechas con su poder y creando modos que se adapten a su forma de pelear, así como el maestro Blake. Richard seguía atónito, el mocoso tenia estilo, aunque le doliera admitirlo y a la vez le hizo sentir orgulloso.

— Veo que te has superado a tu mismo y estoy muy orgulloso, así que es hora de empezar el entrenamiento para el nivel 3 —dijo.

Lucas estaba animado y somnoliento porque claro se la pasó toda la noche moldeando saetas, así que con el permiso de su maestro descanso solo ese día, fueron tres semanas las que duró el entrenamiento para entrar al nivel 3, no hubo mucha mejora, solo que Lucas aprendió modos nuevos y formas de luchar, hasta que después de tanta espera el Nivel 3 comenzó. Ese día el protagonista se levantó como de costumbre, pero lo primero raro que noto fue que en la mesa de la cocina había un plato con unos hotcakes y una nota que decía “Termina y ven a afuera”, el castaño desayuno y cuando estaba por salir, escucho unos ruidos estruendosos, él pensó que estaban siendo atacados, pero estaba equivocado, los gritos eran como de ovación como de gente alentando a alguien y cuando abrió la puerta, lo vio, el paisaje con vegetación había desaparecido, había gente gritando eufórica hacia un ring como el de lucha libre, el que estaba de “réferi” era Jorge que lo alentaba a acercarse, cuando llegó al ring el maestro Blake lo recibió.

— Bien muchacho, el nivel 3, es una batalla con un “minijefe” si pierdes, tendrás que esperar otras tres semanas, así que te recomiendo luchar con todo lo que tengas, no hay límite de tiempo, la única finalidad es derribar al rival en dos o más asaltos, los cuales son 3 —Lucas no entendía lo que pasaba, ¡ESO ERA UNA LOCURA!, qué tal si lo dejaban destrozado, tenía miedo y su temor aumento más cuando el réferi empezó a hablar.

— ¡Bienvenidos damas y caballeros! A este evento sin precedentes a la batalla más esperada por todos ustedes —los aplausos y ovaciones no se hicieron esperar.

— Entonces presentemos a nuestros contendientes… en esta esquina con un peso de más de 80 kilos, tenemos a nuestro increíble, mítico y legendario: “Tacoman” —cuando el sujeto enmascarado entro en el ring, lo hizo mientras saltaba con una brutalidad, Lucas pudo notar como todo el ring se zarandeaba violentamente, por un momento pensó que lo rompería.

— Y en la otra esquina con un peso del cual no mencionare para evitar burlas al chico, tenemos al muchacho más idiota, el más inútil y el más débil de todos: “Locuaz” … digo “Lucas” —a diferencia que con Tacoman, ninguna persona lo ovaciono, es más pudo escuchar abucheos sutiles por parte del público y eso lo puso más nervioso.

— Recuerden, este tipo de lucha libre, es literal “Lucha Libre”, se vale de todo, armas cortantes, punzantes, de fuego, venenos, todo está permitido, el ganador se proclamará cuando derribe a su contrincante en dos o más rounds —y con eso el referí se apartó para dejarlos a ellos dos.

— Muy bien niño ya es hora de que te preparé como salsa guacamole… Licuado y con ración extra de chiles —menciono Tacoman, mientras tomaba a Lucas por ambos brazos y lo giraba brutalmente, luego lo arrojo hacia las cuerdas y cuando reboto de nuevo hacia él, le dio un golpe al estómago y después lo estrelló al suelo, para después aplastarlo con su gran cuerpo, la gente gritaba eufórica, así que Lucas para zafarse activo su poder para afectarlo, pero el hombre fornido se levantó inmediatamente y se alejó para evitar su poder.

— Aun tienes fuerza chavo, pero aun te falta mucha experiencia para ganarme —y con dos sillas lo aplastó, mientras gritaba su técnica —aplastamiento a la campechana — Lucas estaba mareado, no podía continuar quería rendirse, pero sabía que eso decepcionaría a su maestro que lo veía… ¿Apostando en su contra?

— Apuesto por Tacoman, siendo sinceros el mocoso está perdido… —Lucas estaba sin palabras su maestro estaba subestimándolo, así que molesto, esquivo el ataque del luchador y tomo una silla la cual se la estampo sobre su rostro, eso descoloco al rival quien lo miro enfurecido, había cometido un grave error. Lucas intento alejarse, pero con lo que no contaba era que el extraño luchador, tomaría el micrófono del réferi y usaría el cable para usarlo como cuerda de atar, lo había atrapado como ganado en el salvaje oeste.

— Te enseñare un ataque especial, “llave doble canasta” —y su cuerpo fue estirado hasta sus límites para después cerrarse en una pose muy incómoda ya que podía tocar su estómago, pudo sentir el crujir de sus huesos y cuando estaba a punto de desmayarse la campana sonó, el primer asalto había terminado; Lucas fue liberado de la técnica, y el maestro Blake lo sentó en uno de las esquinas para darle de beber agua fría.

— Escucha muchacho, Tacoman es alguien sumamente cruel con sus ataques, aun es el primer asalto, es cruel y ruin, las sillas fueron el aperitivo, vendrán cosas peores, pero tienes que recordar que esto es lucha libre —dijo para después entregarle su arco y flecha y por fin lo entendió, tendría que jugar sucio para vencer al gigantón pesado. La segunda campana sonó, el segundo round empezaba.

— Oyes chamaco imbécil, esta vez voy a barrer el suelo con tu cara —gritó el fornido sujeto.

— Déjese venir marrano — y eso fue suficiente para cabrearlo, aquel monstruoso hombre corrió como rinoceronte a punto de taclear.

Ertei Valentine: Modo 1. Flecha Rosa —y la flecha dio de lleno, Lucas creyó que había ganado pero aquel monstruoso hombre siguió moviéndose —¿¡QUE IMPOSIBLE!? —gritó y un golpe en el estómago lo hizo caer.

— Eso fue mi golpe especial “Ración de puños a domicilio” —y el hombre cayó arrodillado, el castaño miro al gigantón y solo atino a reírse en forma de burla, pero a la ves de dolor —al final si funcionó— el segundo Round lo había ganado Lucas.

— Bien muchacho, el tercer round será fácil solo apuntalé a la cabeza y habrás ganado —Lucas miró a su maestro con determinación, preparado para el último round.

— El último round no ser fácil, esta vez te dejaré peor que ratero linchado —dijo sarcásticamente Tacoman

— Inténtalo gordis —replico Lucas confiado.

— ¡HORA DEL TACO! —al gritar esas palabras las personas gritaron aún más fuerte y empezaron lanzar cosas al ring, cosas que eran peligrosas, como manoplas de hierro, navajas, zapatos, tacones, ladrillos, etcétera.

— Eso… ¡¡¡¿ESO ES LEGAL?!!! —grito el castaño.

— Ya va siendo tiempo de que gané chamaco perro —dijo mientras recogía calmadamente los objetos que el público había lanzado, el último round iba ser monstruoso. El ataque no se hizo esperar y es que Tacoman, encesto un golpe con manopla a Lucas en uno de sus brazos, por un momento pensó que se lo había roto, pero aun podía moverlo.

— ¿Eso es todo lo que tienes?

— No y gracias por preguntar… Técnica: Taco Punch —y otro golpe directo al estómago lo hizo trastabillar.

— Mi madre me pegaba más fuerte con la chancla —decía Lucas mientras reía de forma burlona.

— Supongo que tendremos que aumentar el nivel… TACOTIME —volvió a decir, pero esta vez la gente lanzaba objetos no para que el tal Tacoman los tomara sino lo arrojaban para dañar a Lucas, al parecer el público era parte del tercer round.

— ¡Eso es trampa! —respondió, aun así, nadie le hizo caso, por lo que tenía que estar esquivando piedras, frutas, verduras, zapatos y otros objetos que hacían difícil derrotar al gran hombre.

— Entiende no puedes vencerme, ni hoy ni nunca —gritó Tacoman, mientras golpeaba sin descanso a Lucas, su cuerpo estaba siendo machacado, cada golpe era brutal, hasta que Lucas por fin cayó al suelo derrotado, podía escuchar a lo lejos la voz de su maestro gritando su nombre, también los aplausos de la gente y el sonido del réferi, diciendo 1,2… no escucho el número 3, porque ya no estaba en el ring, se hallaba en una casa, la casa donde vivía con su madre y hermano, la misma casa que fue quemada, y pudo oír algo que le decía su madre “se fuerte, hijo mío…”

Lucas abrió sus ojos, aun se encontraba tirado en el centro del ring, al parecer el réferi aún estaba empezando el conteo y el tal Tacoman estaba de espaldas celebrando su victoria, el castaño se levantó mareado y con la sangre corriendo por su rostro, tomo su arco y con la adrenalina del momento preparo una flecha, una sola flecha

Modo 5. Confesión al Crush —la flecha dio en el blanco.

— ¿Qué demonios hiciste, chamaco pu…? —y de pronto sintió un dolor agudo en su corazón para caer desparramado sobre el suelo, la audiencia quedo atónita y en silencio ambos estaban en el suelo, pero fue Lucas quien se levantó y alzando su arco dio un final inesperado a este extraño comienzo, él había ganado el nivel tres.

Luego del encuentro, Lucas fue llevado de emergencias a un hospital regional, con la excusa de que se había caído de las escaleras lo extraño es que le habían creído, y ahí se encontraba descansando y recuperándose de sus heridas, tenía moretones en todo el cuerpo, una costilla rota, un brazo roto y algunas heridas en su cara, el doctor que les atendió les pregunto si el niño había sido asaltado, por lo que el maestro Blake respondió que sí, ay que era imposible que esas heridas se las hiciera una caída de escalera. El tiempo paso y Lucas al fin despertó de su letargo, tardo un poco para que recuperará los sentidos y cuando ya se estuvo calmado el maestro Blake empezó a hablar.

— Quién diría que el pequeño y débil muchacho de hace semanas se iba a volver tan fuerte y sobre todo que vencería al coloso luchador Tacoman —dijo mientras se limpiaba las lágrimas falsas —Al principio creí que tardarías en entrenarte unos 15 o 20 años, pero es bueno saber que todavía existen chicos con capacidades increíbles y ahora que has ganado el nivel 3 te contaré todo…— mencionó mientras hacia una pausa misteriosa

— Fue en la década de los 90´s— Empezó narrando el maestro, Lucas solo lo escuchaba expectante a lo que fuera que dijese. —Eucledia pasaba por una etapa oscura y es que a principios de dicha década, aparecían sujetos con habilidades Eiter que cometían actos ilegales y eran capaces de hacernos frente, pero esto no fue el verdadero el problema después de todo, existía un Maestro cuyo poder era sumamente letal para cualquier miembro de la organización y un día esa persona sin previo aviso nos traicionó; ya que su hijo pequeño fue asesinado por uno de estos malhechores, el gran consejo de Eucledia se negó a prestar la ayuda a este maestro ya que sus ideales de venganza consistían en purgar a todas las malas personas y eso no era apropiados para Eucledia y segado por la ira, empezó una cruel y sanguinaria matanza, asesino a varios portadores de Ertei como venganza por darle la espalda cuando más lo necesitaba y muchos lo apodaron el “Syaoran”, una de sus víctimas fue tu padre, el junto con otros más, intentaron derrotarlo pero los tres a excepción del maestro Zhao perecieron, se dice que el Syaoran murió en dicha contienda, pero cuando lo vi perseguirte pude estar completamente seguro que era el mismo asesino de hace décadas y te digo algo yo era uno de los que intentaron derrotar al traidor y cada día me arrepiento por permitir que tu padre muriera frente a mis ojos— Termino de relatar mientras lágrimas traicioneras se resbalaban por sus mejillas, por lo que Lucas solo se limitó a abrazarlo ahí desde la cama, el gesto no duro mucho, ya que el maestro se separó de él.

— Ya apártate, eres empalagoso— Dijo su maestro mientras empujaba a Lucas, y continuaba la conversación — Eso es con respecto a tu padre y al Syaoran, pero ahora te hablare acerca de la jerarquía euclediana, en la parte más baja los que sirven como sostén para Eucledia, son los “Misioneros” también se les apoda como “Cinegen” que Eucledio quiere decir los enviados, ellos se encargan de recibir resolver los problemas de su comunidad, actualmente hay misioneros en casi todos los países y sus estados respectivos, aunque a veces se les asigna misiones que implican viajar a otros países, pero eso no es muy común. Encima de los misioneros tenemos a “Los Apóstoles” y solo pueden existir 12 ya que son los encargados de dirigir y enviar a los misioneros, también se les conoce como “Zencio” que quiere decir “Los protectores”, arriba de los apóstoles están “Los Maestros” que son solo 4, y están a cargo de enseñar a los misioneros y apóstoles, tienen la misión importante de estar pendientes de ellos, también se les conoce como “Marai”, que significa “Los Sabios” y el que está por encima de nosotros, lo llamamos “El Gran Guía” o “Geden”, es decir, “El elegido de Dios”, es la persona que está a cargo de llevar un control sobre todas las actividades dentro de Eucledia, desde el Festival de las cruzadas, hasta las múltiples misas en honor a Javen que se realizan muchas veces al año y yo, amigo mío, soy Richard Blake y soy el segundo maestro más fuerte de Eucledia. — dijo terminando su frase con un toque de orgullo en sus palabras.

— Aunque realmente no tenía planeado contártelo, también tenemos una clasificación de los Ertei, esta información te vendrá muy bien para planear una estrategia contra usuarios con poderes, pero antes de empezar te explicaré brevemente que es un Ertei, son habilidades que se obtienen desde el nacimiento, estas pueden manipular un aspecto de cualquier tipo y a su vez el portador puede desarrollar diversas técnicas, las cuales se llaman modos, que sirven para sacarle un mayor provecho a estas habilidades, el número máximo es de 10 pero hay algunos que dominan hasta 12 modos, lo cual los hace más fuerte. Pero entre todos esos modos hay uno oculto lo llamamos el Modo 0, el cual se le prohíbe el uso, ya que implica un sacrificio que puede costarle la vida al portador. Un Ertei está clasificado en los siguientes campos, el primer campo se llama Ertei Elementales y son aquellas habilidades que manipulan los elementos originales como el agua, tierra, fuego y aire, así como cualquier aspecto de la naturaleza. En segundo lugar, tenemos a los Ertei Espirituales y son habilidades que, con ayuda del alma, potencian el cuerpo del portador y el de otras personas, así como crear y manipular varios aspectos con ayuda del alma, cabe destacar que tu habilidad Valentine es un Ertei espiritual. Luego tenemos a los Ertei Psíquicos, los cuales permiten manipular el entorno o las acciones de una persona con ayuda de su mente, mi habilidad ciberespacio es un Ertei psíquico, ya que, por mucho que tenga internet sino se de programación se me hará muy difícil crear una simple hoja de papel. En cuarto lugar, tenemos a los Ertei de Fuerza y son aquellos que potencian el cuerpo del portador, así como mejorar ciertos atributos físicos. Y, por último, pero no menos importante, tenemos a los Ertei Mágicos, los cuales permiten la manipulación absurda de ciertas cosas, simplemente no tienen explicación científica y son solo son habilidades ocultas, es muy extraño toparse con gente que posea un Ertei mágico, son muy escasas las personas con este don, en fin, espero que esta clase te haya gustado… —dijo, pero Lucas se hallaba durmiendo

— ¡¡¿Qué te dormiste?!! —eso despertó a Lucas, quien replico.

— Disculpa, ¿de que estábamos hablando?

— Olvídalo mocoso —y estaba a punto de decirle algo más pero el teléfono celular de Blake sonó, al principio el maestro respondió con un tono jocoso, pero después su alegría se convirtió en miedo, como si le hubiesen dicho algo fuerte.

— Si está bien, lo llevaré conmigo… Nos vemos apóstol Min —termino de decir, Lucas curioso le cuestiono acerca de esa llamada.

— Hablare con el doctor para que te den de alta hoy mismo

— ¿Qué?, ¿Por qué? —pregunto contrariado.

— Solo diré, que iremos de vacaciones, de manera indefinida —y con aquella respuesta Lucas quedó pensativo, al parecer un viaje sin retorno estaba a punto de empezar…






Notas del autor:

Gracias por leer "Los Eucledios"


Para muchos el cuento parecerá extraño, por la jerga usada en algunas partes del capítulo 1, pero la razón de su uso, es la personalidad del personaje principal; pero esto no se usará tan frecuentemente, habrá capítulos donde ni quiera se usen modismos de una región. En conclusión, si el capítulo fue de tu agrado puedes dejar tu comentario para mejorar este proyecto que con mucho empeño e ilusión estoy empezando. Gracias querido lector.





5 de Agosto de 2020 a las 22:07 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Capítulo 2, La Encomienda del Maestro

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 7 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión