Cuenta regresiva para La Copa de Autores 2020. Regístrate ahora y ten la oportunidad de ganar premios!. Leer más.
Cuento corto
0
739 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El potrero, ese lugar donde eramos felices.

No sabemos si es el aire que se respiraba en ese ambiente que hacia detener el tiempo. No sabemos si entrabamos en algún trance o ritual o secta. Sinceramente, no le encontrábamos explicación a esa sensación que nos producía pisar ese templo por primera vez. Ese templo en donde mas que pasto verde fresco, había tierra y piedras por todos lados. Ay, si te caías. Alguna raspadura o frutilla como se la conoce en Argentina nos llevábamos a casa.

Ese lugar, en donde no se discriminaba, sea por religión, por color, por equipo de fútbol, por físico. Ese lugar, en donde lo único que se necesitaba era algo para patear. Ese lugar, en donde capaz no había arcos, sino dos remeras , dos buzos o dos palos. Ese lugar, en donde no necesitabas tener botines de marca, con unas zapatillas alcanzaba. Hasta les digo , algunos que por no tener un mango , jugaban descalzos. De ahí se hacían y se formaban los cracks, los talentosos en mi querido país Argentina.

Ese lugar, en donde aprendías a parar y pasar una pelota de fútbol. Con lo difícil que era; imagínense como si un conejo estuviese adentro de la pelota. Así picaba una pelota en ese lugar. Ese lugar, en donde aprendimos a intentar, donde fallamos muchas veces. Ese lugar, en donde hicimos nuestras primeras gambetas y donde también nos llevábamos las peores patadas.

Ese lugar, en donde precisamente se buscaba jugar, tirar una pared o un caño. Ese lugar, en donde seguramente hicimos muchos amigos que aun seguimos teniendo a nuestro lado. Ese lugar , en donde yo me olvidaba de todos los problemas y preocupaciones. Ese lugar , en donde yo deseaba no crecer nunca. Ese lugar, en donde al pasarla tan bien el tiempo se pasaba volando.

Ese lugar, poco a poco esta desapareciendo. Quedan pero hay pocos. Sera que pasa el tiempo y uno se vuelve melancólico, es como una etapa parecida a la maduración. Uno analiza mas fríamente las cosas y los momentos. Se interponen algunos recuerdos haciéndonos tomar un descanso del ahora.

Ese lugar en donde nos sentíamos los dueños del mundo... se lo llamaba POTRERO y yo era feliz.


5 de Agosto de 2020 a las 18:19 1 Reporte Insertar Seguir historia
1
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
Sebastian Silvestri Sebastian Silvestri
Es un relato muy lindo, una verdadera pena la pérdida de los potreros...
August 06, 2020, 15:16
~

Más historias

K de Killer K de Killer
Mensajes de la vida Mensajes de la vida
Winter Dreams Winter Dreams