Cuenta regresiva para La Copa de Autores 2020. Regístrate ahora y ten la oportunidad de ganar premios!. Leer más.
nanking ASHLEYCOLT 777

LAURA GONZÁLEZ UNA ESTUDIANTE DE DERECHO Y EMPLEADA COMO SECRETARIA EN UNA PRESTIGIOSA FIRMA JURÍDICA ,VIVIRÁ SU DÍA A DÍA CON UN SIN FIN DE PROBLEMAS Y ENREDOS EN SU TRABAJO, CON SU PROMETIDO, SUS AMIGOS, SU FAMILIA Y POR SOBRETODO POR LA TEMIBLE DUEÑA DE ESA MISMA FIRMA, LA FRÍA Y DESPIADADA ELIZABETH ARRIAGA, UNA DE LAS ABOGADAS MAS EXITOSAS E INFLUYENTES DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES, LAURA , LAURY PARA SUS AMIGOS, SE SORPRENDERÁ DE LO QUE LE DEPARA EL FUTURO EN ESE TRABAJO TAN NECESARIO PARA SU VIDA


LGBT+ Sólo para mayores de 18.

#lesbico #drama #romantico #comedia
0
852 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los sábados
tiempo de lectura
AA Compartir

"Un perfecto dia"

-viernes 20 de diciembre del 2019

El Renault doce azul se detiene abruptamente a dos cuadras de mi casa, intento darle arranque de nuevo pero la chatarra solo hace ruidos horrorosos y escupe humo negro por doquier, el viejo auto se resiste tercamente a querer arrancar, lo intento de nuevo y lo único que sale de este cacharro parece ser una grave tos catarrienta de un viejo fumador empedernido y a mí se me hacía tarde, muy tarde para llegar a mi trabajo, ni modo me dije, tendré que tomar un taxi, no era una buena opción por lo caro que están pero al diablo no tenía otra alternativa, era eso o perder el presentismo o mi trabajo, bajo del agonizante auto lo miro un momento, luego le doy una patada en sus neumáticos imaginando que son sus bolas y así tratar de desahogarme de alguna manera por mi mala suerte, pero el desgraciado resulto ser un viejo vengativo y rencoroso tratando con todas sus fuerzas de amargarme totalmente el día, al darle el puntapié, mis zapatos de dos mil pesos se abren en la punta al impactar sobre el maldito caucho, miro con la boca abierta al viejo auto que pareciera reírse a carcajadas de mí, gritó con todas mis fuerzas mirando al nublado cielo deseando que un ángel baje a darme una mano o haga alguna especie de milagro para ayudarme en este momento de mierda, pero este también parece no tenerme mucha simpatía tampoco y me escupe la primera gota en mi cara, un segundo después parece ensañarse aún más conmigo arrojándome el contenido de su escupidera completa en forma de una lluvia torrencial que cae sobre mi empapándome completamente, adiós a mi camisa blanca de seda de mil quinientos pesos, mi falda ejecutiva de dos mil y mi cartera Louis Vuitton que literalmente me costó toda una vida ahorrar para comprarla sin olvidar que mi teléfono también se fue al demonio, quedo allí parada como una estúpida totalmente deprimida, encabronada y bien jodida por todas las pequeñas tragedias que me acaban de suceder en menos de cinco minutos ¡bien! me digo ¿faltara algo más? también me lo pregunto, entonces sin alternativas corro volviendo a casa a toda prisa pero esas dos malditas cuadras parecen más largas que nunca, llegó aún más empapada, si eso es posible, entro de nuevo a la casa con un humor de los mil demonios y mama me dice _ ¿cómo nena? ¿aun no fuiste al trabajo? _ la miro con la intención de comérmela viva, pero respondo con mi mejor sonrisa y mi humor asquerosamente sarcastico _ ¡no mama! decidí pararme bajo la lluvia porque soy una romántica incurable ¿decime si eso no es como una novela de Corín Tellado? ahora si me disculpas ¡¡voy a ir a pegarme un tiro en los huevos!! ¿ok? _ entro a mi habitación como alma que lleva el diablo, abro el ropero tomando cualquier cosa que este a mano, me cambio más rápido que el correcaminos y salgo corriendo hacia la calle mucho más rápido que él _ ¡¡se me hace tarde carajo!! _ la maldita lluvia no paraba ni a ganchos, abro el paraguas y siguiendo con mi maravillosa suerte este estaba más roto que la vereda del frente de mi casa, me cago en la pu… ahora lo único que me faltaba era que me caiga un rayo encima, cosa que no me sorprendería en lo absoluto, mi primo Carlos toca la bocina de su Mercedes al otro lado de la calle para salvarme el día, casualmente pasaba por allí, bueno no tan casual ya que vive a cinco cuadras de casa _¡¡primito de mi alma!! _ digo hipócritamente, ni siquiera le pido permiso para subir a su auto _ dale, arranca que llego tarde _ escúchame Laura yo quería hablar con tu vieja de _ ¡¡Arranca carajo que llego tarde!! _ mi primo se lleva tal julepe que no duda un segundo y arranca el maldito Mercedes que vaya uno a saber con qué plata lo compro este malviviente, veinte minutos de viaje por la autopista y todo el camino voy puteándolo por su forma tan lenta de manejar esta chatarra, llegamos al centro y ya me comí todas las uñas de mi mano derecha, el boludo quiere dejarme en el obelisco para que tome un taxi pero a esta hora ni en broma consigo uno que este vacío, ni hablar de que me costara mis últimos pesos, entonces lo puteo de nuevo pero entonces el maldito tráfico se interpone, pareciera que todos los autos del mundo se complotaron para joderme, pienso en mi jefa y me como las uñas que me quedan de mi otra mano, diez minutos después estoy en frente del edificio en el que trabajo ¡tarde¡ ¡¡treinta minutos tarde!! Puteo con más ganas de nuevo a mi primo por conducir como una tortuga y no saber evitar el tráfico, abro la portezuela saliendo como una loca del auto, ni siquiera le doy las gracias al cretino, solo siento que grita algo detrás de mí, creo que también está puteándome, pero no le doy ni cinco de pelo... _ ¡señorita González! Pero que sorpresa, muy buenos días _ la mujer de cabello negro, chaqueta negra, camisa negra, pantalones del mismo color negro, lentes del mismo color, zapatos del mismo color y creo que hasta su bombacha es del mismo color, luego de tan amable saludo me dice _ gracias por dignarse a visitarnos hoy señorita González _ la sorpresa me sorprende de manera no muy grata, pero claro solo esto me faltaba para coronar un mañana perfecta ¿no? entonces me pregunto ¡¿qué carajos hace mi jefa aquí en la puerta del edificio?! ¿acaso espera a todos los empleados que llegan tarde? ¿o solo a mí? _ ¡señora Elisabeth! _ y para completar el día solo se me ocurre hacer esta pregunta bastante boluda _ ¿Qué hace usted aquí? _ su mirada es terrorífica y me intimida bastante, bueno, no solo a mi sino a todos en general _ este es mi edificio señorita Gonzales, creo que puedo estar en donde yo quiera ¿no le parece? _ trago saliva, adiós a mi presentismo, adiós al ahorro para comprarme un nuevo auto, usado claro está, pero mejor que esa chatarra que me dejo a pie y definitivamente adiós a mi empleo _ ¿tiene algo que decirme aparte de esa ridícula pregunta? _ trágame tierra _ yo, señora Elisabeth, ejem, tuve un problema con, ejem, mi auto y _ dígame señorita González ¿acaso no le pagó lo bastante bien? _ pues, sí señora, claro que sí _ pero un aumento no vendría nada mal claro, solo si … por supuesto que no se lo digo _ ¿déjeme ver si entiendo? usted con el dinero que gana mensualmente ¿me dice que no le alcanza para arreglar ese bonito auto? _ ¿bonito? ¿ese pedazo de lata le parece bonito? ¡Pero si se cae a pedazos! _ no señora, este, digo si… es que no he tenido tiempo ya sabe el trabajo _ ¡qué boluda que soy! Acabo de poner la estúpida excusa del trabajo a mi jefa ¡¡a mi jefa!! no lo puedo creer definitivamente este es un día de Mier _ ¿está diciéndome que este trabajo es demasiado “agobiante” para usted señorita González? _ cuando estaba a punto de ahogarme con mi saliva llega mi gran amiga Carola salvándome de las papas calientes o al menos eso es lo que creí _ disculpe señora Arriaga, pero el contador quiere verla, dice que es urgente _ gracias señorita Yáñez, perdón, pero antes de que se vaya ¿me contestaría una pequeña pregunta? _ con todo gusto señora Arriaga _ ¿a qué hora se comienza a trabajar aquí? _ a las siete de la mañana señora Arriaga _ ¿me podría decir que hora es por favor? _ Carola se da cuenta de la intención de la “Dragona” y disimula muy bien _ perdón señora Arriaga. Pero no traigo reloj y usted sabe que no se nos permite usar los celulares en horas de trabajo _ pero la dragona tampoco es una estúpida y sabe perfectamente que Carola se está haciendo bien de la boluda _ oh, que inconveniente, pero no se preocupe yo si tengo reloj, disculpe por hacerle perder el tiempo y no darme cuenta de ello, dígale al contador que iré enseguida por favor _ Carola también traga saliva, cuando la Dragona habla así es mejor huir muy rápidamente o las consecuencias pueden ser catastróficas para una o para todos _ si señora Arriaga como usted mande _ me echa una última mirada como diciendo “arréglate sola boluda yo hice lo que pude” sale de allí casi corriendo y a los tropezones “mi amiga” _ bien ¿en que estábamos señorita González? _ entonces suspiro más que resignada, ella no me perdonara, aunque esta sea la primera vez que cometo una falta en los dos años que trabajó aquí, no importa lo que le diga me va despedir sin ninguna duda, así que le diré la verdad _ está bien lo admito, llegue tarde señora Elizabeth, pero no le mentí sobre mi auto, y no, no es que no tenga tiempo para arreglarlo, y no, no es que sea por el trabajo, simplemente que me lo olvido cada dos por tres, sé que esto es inexcusable para usted señora Elisabeth, así que le pido disculpas y si me da otra oportunidad no pasara de nuevo _ la dragona me mira muy seriamente analizando mis palabras ¿ya dije que su mirada es terrorífica no? espero su veredicto, que de seguro será cadena perpetua o algo peor _ de acuerdo señorita González, le permitiré esta falta solo por esta vez, pero le advierto que tomare al pie de la letra sus palabras de que esto no se repetirá, ahora tengo que irme ya puede volver al trabajo… y otra cosa, tiene la blusa puesta al revés Laura _ la observó marcharse hacia el ascensor, quedó parada allí sintiéndome una completa tarada, por la blusa y sobre todo por su reacción, , la Dragona sí que me ha sorprendido enormemente esta vez, nunca la vi actuar tan “piadosamente” con alguien que llegara tarde, aunque haya sido solamente por unos minutos o unos segundos eso para ella siempre fue intolerable, y cuando lo digo no estoy exagerando, ha despedido a personas por mucho menos que esto, es implacable cuando se trata de la responsabilidad, del trabajo y la puntualidad, esto último es como una obsesión para ella…pero también creo que estoy comenzando a oír mal… o tal vez este traumático momento me dejo un poco más tonta de lo que ya soy pero ¿acaso ella me llamo?… ¿Laura?

4 de Agosto de 2020 a las 02:39 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo ¿Una Propuesta?... ¿para mi?

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión