Cuenta regresiva para La Copa de Autores 2020. Regístrate ahora y ten la oportunidad de ganar premios!. Leer más.
Cuento corto
0
715 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Hasta pronto!


La suave brisa matinal mueve ligeramente las hebras negras de mi cabello.Negras como la noche tan cuajada de oscuridad cuando la luna ni siquiera logró iluminarla.Negra aunque brillaba en el débil rayo de luz de la salida del sol,ese día tan luminoso, tan espléndida. Los pájaros cantan y vuelan de ub árbol a otro…el aure retozón juegan entre hojas y ramas altas.El cielo, claro y puro que quiera invader el alma con paz y serenidad.

Continúo mis pasos alegres al estrecho sender, de vez en cuando mirando hacia atrás y cariñosamente fijando mis ojos en el rostro de la mujer que ciertamente tenia mucho parecido de mi…la quiero mucho a aquella mujer!Saludo con la mano y grito; Vamos más por alla!(muestrando al parte del campo que es la más lejos).

Veo los ojos de la mujer, y mi corazón batía fuertemente de emoción.Sus ojos están preñado de lagrimas que en algún momente van a escaper y resbalar en sus mejillas acariciadas del sol brillante y aire fresca.Ella se sonrie pero su rostro está marcado de melancolía inexplicable. Su cara que siempre llevaba la sonrisa de un alma serena y amable ahora está llena de preoccupación y tristeza insoportable.

Cúal será la razón del dolor e inquietude que rodea su alma?Cúal será la causa de esa preocupación que perturba su corazón?El corazón que siempre me amaba con tanto cariño y detalle.Pero sin decir una palabra ella continua su fija Mirada hacia mi.

Empiezo mis ligeros pasos acerca de la mujer…la mujer que tanto me amo. Aquella mujer que como una verdadera madre que enseña a sus polluelos a volar y vencer el miedo para pueden surgir alegremente en el aire, disfrutando y danzando en un rítmo alegre me enseña a amar la vida, a no tener miedo de levanter después de tantas caídas. La mujer que nunca se cansa de responder a las muchas preguntas de una niña tan inocente de muchas cosas del mundo. La mujer que me dió la valentía cuando estaba conquistada por la timidez. Que cariñosamente me reprendaba cuando las travesuras ya estaban ofendiendo a las otras. La mujer que que me enseñó a sonar el sueño tan bonito, tan feliz. A amar sinceramente, sin límites y condiciones. La mujer que me cogió mil veces en sus carñosos brazos, fijando su Mirada maternal en mi rostro y pensando…Que será de esta niña?

La niña que sea recipiente de tanto amor de una madre tan simple, tan delicada y tan valiente. De un padre tan callado pero tan amoroso. Muy pensativo pero en su corazón brotaba la amabilidad tan grande, tan admirable no solo en la intimidad de la familia, sino fuera de los cuatro paredes del nido construido de amor, de entendimiento, de simplicidad, de saber perdonar las faltas de unas a otras. El nido tan humano, tan simple y pobre pero dispuesto a acoger a los demás que buscan la Amistad simple y sincero.

Mis suaves pasos en el estrecho sender es como el camino hacia la eternidad. Mis ojos curiosos y emocionados están fijas en el rostro de la mujer.Fijas que como quería penetrarla dentro de su corazón, de su pensamiento.

La inquietud empieza a dominar mi alma que está llena de emoción incontenible, mis respires son contables y totalmente conmovida.Ella empieza sus pasos hacia atrás…y mi corazón se llenó de tristeza y congoja. Quiero pedirle y decierle que me espera, que no me deja sola.

Extiendo mis manos intentando a alcanzar hacia ella, pensando en los muchos momentos que me cogió amablemente en sus brazos…como una joya en las manos expertas de un comerciante. Pero no, mis pequeños pasos no se pueden alcanzar en sus pasos grandes y determinados.A pesar de esto atraveso el estrecho sender con lagrimas en mis ojos y Fortaleza ardiendo en mi corazón.

Un coche paró delante y ella le monta con su cara llena de profunda melancolía fijando a mi…a mi con el corazón destrozado de congoja. El coche empieza a partir y la mujer continua su Mirada.

Una imagen triste y potente de pérdida y dolor. Una separación de un amor tan grande, el aor incondicional y sin límites de una madre y de una hija confiada y agradecida.Ya no está el coche, ni la mujer, solo queda el rastro del dolor.

Mis pequeños pasos ya están vencida de fatiga y dolor, como un soldado que viene después de larga y infructuosa batalla,empiezo mis pasos lentos y mesurados hacia atrás.Detras al estrecho sender donde hacía unos minutos estaba disfrutando el momento más alegre de mi vida junto con la mujer que tanto amo.

Ahora ya estoy sola, sola en el estrecho sendero rodeado del bosque tan callado, ni siquiera hacer un suave ruído que se puede disturbar y distraer mi Mirada perdida en unpunto lejano. Las hojas y ramas altas que antes estaban bailando alegremente ahora están quietas.Algunos parecen que están unidas a mis pensamientos…con hojas largas y finas inclinando abajo que parece quiere acariciar y besar la tierra: como una madre que se inclina a besar su niña tan pequeña, tan querida.

Los pájaros que estaban danzando y volando en el aire ahora están perdidas a la vista,escondidas en las hojas de los árboles frondosos.El aire juguetón está quieto…todos están compartiendo mi dolor, mi tristeza…menos el sol brillante que quiera transmitir su mensaje que en los mementos oscuros siempre hay luz que se va a iluminar la soledad y el silencio…como una primavera después del largo invierno.

Han pasado los años con la rapidez del tiempo….ese sueño nunca ha dejaado mi memoria.Espero que llegue el día en que de Nuevo pueda abrazar esa madre tan querida.

12 de Agosto de 2020 a las 02:25 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas

Más historias

K de Killer K de Killer
Mensajes de la vida Mensajes de la vida
Winter Dreams Winter Dreams