butterflybig8 Junnie Dan

"YOU": Sinónimo de persona con un gran corazón y 'pocos' problemas en su vida, piensa que el orden es bueno hasta cierto punto y el amor le va y le viene. Kimmon: Antónimo de orden y seriedad, desde que su vida se le fue siente que no puede más y trata de huir del todo... Y tal vez de la nada. ¿Qué piensas acerca del amor? Se lo preguntan ¿Qué piensas sobre la reputación? Kim ríe fuerte al oír tan tonta palabra Sus vidas están a punto de cambiar por un "hermoso" desastre que nadie en esta historia podrá evitar. Publicada en Wattpad originalmente el 31 de Mayo del 2019 Publicada en esta plataforma el 02 de Agosto del 2020


Fanfiction Libros Todo público.

#romance #amistad #odio #bl #fanfic #you #kimmon #sbfive #tee #taedarvid #bas #copter
0
634 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo uno: La descripción "horrorosamente hermosa"

"YOU"

Odiaré con todas mis fuerzas el sonido de la alarma.

Empecemos desde el comienzo, tengo una edad en la que ya debería de madurar y aun no estoy en ello, mi madre me alquilo un departamento en una ciudadela privada si se podría decir y para finalizar mi descripción mi vida es un desastre, y amo ser un desastre.

Me levanto con los ojos cerrados de la cama y empiezo con el tacto a guiarme por el cuarto para tomar mis cosas y ser privilegiada con una ducha refrescante por las mañanas, solo si no fuera que mi dedo pequeño del pie tropezó con una de las esquinas del armario.

—... ¿Eres tú? —la voz de Lalisa, mi mejor amiga llega hasta mi cuarto.

—Estoy bien no te preocupes —traté de sonar lo más normal que puede, pero con el dolor que sentía solo conseguí dar el maullido de un gato al que le acaban de echar agua.

La risa de Lisa se escuchó en toda la casa y aquello me hizo sentir mejor, no es que sea loca ni nada parecido, pero verla tan bien después de que haya roto con su novio me da un alivio, ella es esa clase de persona que te alegra el día, aunque está rota en mil pedazos.

Ella merece ser amada.

Cuando bajo a la cocina veo que ella tiene los ojos hinchados, me duele verla así.
—Buenos días —le digo con una mueca de desagrado al verla.

—Buen día —me responde, no se ha dado cuenta de la cara que he puesto.

—¿De nuevo llorando por ese idiota? —le pregunto, aunque sé que la respuesta es más que obvia.

Lisa solo se limita a poner las cosas sobre la mesa y espera a que yo me siente junto a ella, ha ignorado mi pregunta y eso es una mala señal.

Terminé de arreglarme lo más pronto posible para salir de casa e ir a cuidar a Hao, ese niño es una inmensa ternura.

—Deseo que te cuides —mi mejor amiga me abrazó por detrás.

—Tú también hermosa —dije acariciando su cabello, era imposible estar enojada con ella.



♥♥♥



—Te ves graciosa —la voz del pequeño Hao me sacó de mis pensamientos.

Lo cierto es que hoy no podía prestarle la más mínima atención al pequeño y eso me hacía dar mucho enojo, digo, los problemas de mi mejor amiga no tendrían por qué afectarme y sin embargo tengo que lidiar con ellos.

—¿Te dejó tu novio? —el puchero del bebé me conmovió, aunque su pregunta me descolocó por completo.

—Nunca he tenido un novio —besé sus mejillas— el único hermoso que hay aquí eres tú.

Hao siguió con su puchero toda la tarde hasta que sus padres vinieron, supongo que sintió que le estaba mintiendo, pero no es mi culpa, mi cara ya es así.

Mi teléfono empieza a vibrar y tengo una idea de quién es.

—Hola Lisa...

—Hola chiquita... muack, soy yo; la persona más hermosa... —la voz de Bas hizo que riera como loca haciendo que la gente en plena calle me quedara viendo.

—Idiota adorable... —rodee los ojos.

Bas es como mi hermano menor, uno que siempre desee tener y el solo escucharlo me alegra el día a mil.

—Sigues siendo el mismo —dije al tiempo que un chico castaño me tumbó haciéndome caer con mi celular al piso y este por poco terminara hecho trizas.

Me levanté aun pudiendo escuchar los pasos del chico acercándose a mí mientras me ayudaba a pararme.

—¡Hey, ten más cuidado la próxima vez! —le reclamé molesta.

Sus ojos estaban hinchados y la punta de su nariz roja, pero eso no le quitaba su atractivo.

—Discúlpame... Yo s-solo Quería... —el desgano notorio de su voz no le permitía formular bien la frase.

—Parecía que estabas huyendo de algo... Quiero decir, de alguien —miré al piso al mismo instante que clavó repentinamente su mirada sobre mí.

El castaño empezó a reír y con un leve movimiento de cabeza concluyó.

—No soy un paranoico ni nada de eso, simplemente vine corriendo porque tengo algo demasiado importante que hacer —definitivamente este chico es muy malo mintiendo.

—Uhmm —dije mirándolo—, si tienes algo tan importante que hacer, ¿por qué te detienes hablando conmigo?

—Nunca hay suficientes chicas guapas con quien toparme —me guiñó el ojo al instante que agarraba mi mentón.

Antes de irse paso por mi oído y susurro un nombre que para mí era el mejor maldito nombre que he escuchado en toda mi existencia: —Me llamo Kimmon princesa, a tus órdenes.

Y antes de que reaccionara para encararlo, se había hecho humo dejándome con dudas.




2 de Agosto de 2020 a las 20:53 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Capítulo dos: Solo un escalofrío

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 12 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión