jorge-miranda1596269695 Jorge Miranda

¡Buenos días, lector! Me llamo Creed Ator y soy vuestro narrador. Déjame que te explique cómo debes actuar en tu primer día en la oficina.


Horror No para niños menores de 13.

#interactive #StanleyParable
6 CAPÍTULOS Historia interactiva
0
188 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Un día en la oficina

…hum… no esperaba a nadie… supongo que esto es una señal para que tenga que volver al trabajo ¿no? Y yo que creía que tenía el día libre... … … No nos han presentado formalmente. Soy Creed Ator, y aunque te parezca raro, soy el narrador. Todo este texto viene traducido del inglés para que me entiendas mejor. Pegas de ser americano… ¿Cómo te llamas tú? … … … Se me olvidaba que no te puedo escuchar porque estás al otro lado de la pantalla. Bueno, no sufras demasiado por ello. En todo este tiempo, he aprendido a leer los labios, así que hazme el favor de vocalizarlo bien. Te espero… … … ¿Qué haces hablándole a la pantalla, lector? ¡Jajaja! Era una pequeña broma para romper el hielo. Espero que no te haya molestado… Si estás aquí es para leer una historia, quizá de aventuras… romántica… de ciencia-ficción… Me vas a tener que disculpar, pero me aburre contar siempre lo mismo… Ya no es lo mismo. Ha perdido la magia… ¿Entiendes lo que te digo? … … …Gracias. ¿Podríamos hacer algo nuevo? He estado pensando y, ¿sabes cómo conseguiríamos la mejor experiencia tú y yo? Quiero que te personifiques en uno de los personajes. No te preocupes. Yo te diré quién eres tú. ¿Preparado?

… … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … …

Bien. Si te aburro con la historia, es que está basada en hechos reales. Me son especialmente familiares, pero es lo que se me ocurre ahora mismo. ¡Ejem, ejem!


En una ciudad que no tienes que dar mucha importancia, solo que es grande y parece importante, hay un edificio. No tiene nombre y parece muy sencillo, pero que no te engañe. Dentro, las cosas son muy diferentes. Sí, es uno de los edificios más importantes y es el lugar en el que 26 personas trabajan. Siempre 26 y ninguna más. Esa es la tradición más antigua que se sigue y se procura respetar por encima de todo… Tus jefes se preocupan tanto de sus trabajadores que cada uno tiene su despacho propio, con placa y letras doradas con sus iniciales en la puerta: Mr. Z, pasillo, Mr. Y, pasillo, Mr. W … hasta llegar a Mr. C, pasillo Mr. B, pasillo… creo que ya lo entiendes... Y, ¿dónde estás tú me preguntas? De nuevo, tus jefes vieron potencial en ti y decidieron contratarte a pesar de que eras un extranjero. Que una empresa como esta te contrate te debe de reconfortar, llenar tanto de honor que aceptarías el trabajo, ¿verdad? ¡Por supuesto que sí! Ahora eres Mr. U y tu despacho está en la primera planta, junto al de Mr. B, Mr. C y Mr. D ¡Sí, señor! Esos zapatos te quedan de miedo, debo decir…


Orgulloso por haber llegado tan lejos, abrillantaste tu placa y te aventuraste a conocer a los otros trabajadores. La labor ya se impregnaba en tus fibras, más al ver a esos audaces oficinistas trabajar. ¡Ah, mira a Mr. C que va de un lado al otro con una máscara veneciana y un gorro de bufón que le da un aspecto siniestro… a los hermanos E llamándose el uno al otro por teléfono, uno cogiéndolo demasiado pronto y el otro demasiado tarde… a Mr. D discutiendo a grandes voces con él mismo, a Mr. V subiendo y bajando en el ascensor una y otra vez mientras toca el violín…! Sí, así dan ganas de empezar a dar lo máximo de ti… Tan animado estás, que vas directamente de vuelta a tu despacho y PRESIONAS LA PRIMERA LETRA QUE TE VIENE EN MENTE ¡QUÉ EMOCIÓN! ¿CUÁL SERÁ? NO, NO ME LO DIGAS. ERES TÚ EL ENCARGADO ¡HAZLO ANTES DE QUE ME DE QUE LA VEA! … ¡Ahí está! ¡Qué aliviado te sientes ahora que lo has hecho! ¡Y qué cansado! Cualquiera diría que has hecho un esfuerzo titánico nada más empezar en el trabajo. ¡Descansa, Mr. U! Te lo mereces… y tú también lo sientes, así que decides levantarte para ir a beber un poco de café, pues tienes la sensación de que el día se va a hacer muy largo.


Recorres los pasillos admirando los bonitos cuadros que ha puesto Mr. P a lo largo de los pasillos. Se nota que sabe pintar retratos entre otros y hay que reconocer que sabe lo que es el orden. Tiene cuadros de todos los trabajadores, uno cada tres centímetros en cada dirección… Están tan bien hechos que te permites percatarte de un detalle. El de Mr. M no está… o lo está, pero le han cambiado la cabeza por un cubo de Rubick. Nunca has visto al tal Mr. M, así que no sabes si realmente es así o no. ¡Pura pragmática! Concluyes por lo tanto que no hay nada de lo que preocuparse… Bajas las escaleras hacia la sala de recreación y… ¿Oh? Parece ser que hay una reunión y no te habían dicho nada ¿Puede ser que no te hayas enterado porque eres el nuevo y no tengas un dominio perfecto del idioma? Sea como sea, decides sentarte en tu sitio, entre Mr. S y Mr. V, para escuchar lo que hablan.

Charla banal de comida parece ser… Es entretenida y dice mucho de cada uno de los trabajadores, pero no puedes evitar mirar a la silla de Mr. M. Está vacía… Puede que haya ido al baño un momento o puede que tenga una comida familiar que no puede dejar pasar. Las posibilidades son muchas, pero tan decidido estás a empezar con buen pie que se te ocurre preguntar por él. En inglés… y si has comprendido bien lo que te acaban de decir, le han encontrado muerto en su despacho… … … ¿Mr. M? ¿Muerto? No puede ser… Tiene que tratarse de un error… pero no. Está muerto de verdad y nadie parece en absoluto preocupado por el suceso. No me engañes con esto, te sentirías indignado si algo así ocurriese, ¿verdad? Es hora de hacer ver a estos idiotas la importancia de este momento, ¿no? Hay que investigar su muerte dirías… Pero ellos parecen más reticentes a hacerlo. Nadie que estuviese en esa empresa, la más gloriosa e importante de la ciudad, querría quitarse la vida y menos quitársela a alguien… y si hiciesen tal cosa, la productividad bajaría y no es algo que se puedan permitir. Las razones de tus colegas parecen muy lógicas, así que te quedas con los hombros gachos y dispuesto a dejar pasar el tema… pero la cabezonería es un fuego que inflama la razón de algunos, Mr. U, y Mr. N y Mr. O no abogan por abandonar tu idea. Exaltados ante tal ardor, Miss Y, Mr. E y Mr. S se oponen a lo que les parece un allanamiento de despacho que debilitaría la intachable moral de la empresa. ¿Qué decides, Mr. U? A partir de aquí, lee solo la opción que hayas decidido. No sería justo que quisieses enterarte de la parte de la historia que no has elegido… pero vamos, si estás aquí es para que pase algo en la historia. Sería muy frustrante como narrador que después de dos páginas y media decidieses ignorar algo así. Te espero…


Para continuar, escoge una decisión entre las siguientes opciones:

2 de Agosto de 2020 a las 09:43 0 Reporte Insertar Seguir historia
0

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 5 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión