Cuenta regresiva para La Copa de Autores 2020. Regístrate ahora y ten la oportunidad de ganar premios!. Leer más.
rafael-villafuerte1583025906 Rafael Villafuerte

Un anciano es interrogado hacerca de su vida por álguien misterioso. Al concluir la entrevista el anciano muere.


Cuento Sólo para mayores de 18.

#descanso #pasado #tiempo #vida #felicidad #misterio #sorpresa #preguntas #entrevista #anciano
Cuento corto
0
778 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

...

¿Y si tuvieras una segunda oportunidad que arreglarías, que evitarías?. ¿Te has puesto a pensar en eso alguna vez?, pregunto el hombre de traje blanco.

-todo el tiempo, espetó aquel anciano. Creo que es algo que le ocurre todo mundo. A menudo me pregunto que hubiera sido de mí si en vez de ser un servicial empleado bancario, hubiera seguido mi pasión que era el boxeo. Estoy seguro de que habría tenido muchos logros, porque mi resistencia asombraba a mis contrincantes, y mis golpes eran realmente temibles.

- Si lo hacías tan bien, ¿que te detuvo?, ¿acaso el motivo fué una mujer, refirió el hombre de traje blanco.

-sí, así es dijo a abriendo los ojos el anciano, yo lo dejé y lo dí todo por Yolanda, la amé intensamente y por ella era capaz de destruir el mundo o construirlo. Ella estaba enferma en el hospital y necesitaba de álguien que estuviese a su lado, solo nos teníamos a nosotros dos . Una mañana tomé su mano y esta yacía fría, llamé a la enfermera pero fue inútil, Yolanda había muerto.

-Dices que la amabas mucho sin embargo te casaste cuatro veces más, dijo el hombre de blanco.

-No, yo no dije que la amaba mucho, dije que la amaba intensamente que es diferente, sobre lo otro es cierto, me casé cuatro veces más. Pero fué porque necesitaba de álguien cercano a mi lado, álguien con quien compartir mis alegrias y penas, álguien que me consuele y cuidara cuando me enfermara, y sobre todo álguien que me comprendiera aunque sea un poco, maldición, soy humano, y los humanos necesitamos compañía, es nuestra naturaleza. pero nunca la olvidé, nuca dejé de soñar con ella y con su linda y eterna mirada.

Ahora quisiera hacerte yo una pregunta a tí, dijo el anciano.

-adelante, contestó el hombre de blanco.


¿Eres acaso la parca?, dijo el anciano.

Sí confirmó el hombre de blanco.

Dime si la volveré a ver, dímelo y entonces descansaré, dijo el anciano.

El hombre de blanco tuvo un acceso de compasión y le dijo, si, la verás.

El anciano le dió las gracias y dejó de resistirse y se dejó morir.

Descansa amigo, descansa, dijo el hombre de blanco, acto seguido apoyó su delicada mano en el rostro del anciano, luego y le cerró los ojos.

Fin.






1 de Agosto de 2020 a las 19:46 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Más historias

OVNI MÉXICO OVNI MÉXICO
Todavía quedan cosas buenas Todavía quedan cosas...
Bochica - relato de la gran inundación Bochica - relato de ...