Cuenta regresiva para La Copa de Autores 2020. Regístrate ahora y ten la oportunidad de ganar premios!. Leer más.
babelts babelts iuc

Esta es una historia basada en hechos reales, donde tres mentes se apoderan de un cuerpo, desorientando la vida y obligando a tomar decisiones apresuradas, la depresión, baja autoestima y el desequilibrio mental pone al límite la vida de Darcy.


Historias de vida No para niños menores de 13.
0
771 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los viernes
tiempo de lectura
AA Compartir

Camas vacías

otra vez frente al mismo espejo, esta vez con más conciencia, como podía ser real después de todo el tiempo invertido no lo pude lograr, una verdadera cobarde, incapaz de terminar lo ya empezado...

-La vi entrar al baño algo inestable, la rabia se apodero de mi, me sentía frustrada y representada, me veía en ella, cada paso que ella daba me retumbaba en mi recuerdos. ¡Que haces aquí de nuevo! te lo dije, no te quiero ver aquí, ¡tú no sabes! eres una niña te queda mucho por vivir, escúchame no seas tonta, yo lo viví, estuve aquí y no quiero eso para ti, prométeme que no volverás...

La enfermera entró nerviosa y desorientada, me tomó del brazo y me comenzó a gritar, no entendía y las lagrimas no tardaron en salir, le prometí que sería la ultima vez, en realidad espero que sea la ultima vez. espero no estar aquí por tercera vez, quiero ser valiente y librarme de todo, me duele la cabeza y la voces de apoderan de mi, una y otra vez diciendo donde ir y que hacer, la habitación se hacía pequeña, luego grande una y otra vez. Cuando abrí los ojos tenía un suero conectado y mi madre en la silla al costado de mi cama, sus ojos llenos de brillo y una cara de cansancio, solo tengo recuerdos vagos del resto del día. La luz se prende y llega el nuevo turno, presión, temperatura, medicamentos y todos desaparecen, me quedo sola en una habitación vacía, blanca con dos camas desocupadas, mi mente comienza apoderarse de mí, la desesperación llega rápidamente, se me oprime el pecho, otra vez no puedo respirar...

Corta la lata, solo una vez y toda tu presión va a desaparecer piensa no vale la pena, estas aquí sola igual que toda la vida, escúchame, ¿recuerdas cuando pasa lentamente por tu piel dejando pequeños escalofríos, ese alivio completo en ti ver salir todas tus cargas hasta sentir el frío en tu piel? ¿Esas ganas de seguir y seguir la desesperación de que sea más y más ? vamos no puedes resistir yo se lo que necesitas, solo yo, si confías en mi te haré llegar al paraíso, ¡hazlo ya!

Corto la tapa lentamente, la voces no me dejan escuchar nada, solo una vez necesito sentirme libre, lentamente mis manos levantan mi pijama llevándolo a mi estomago, estaba frío, no sentía nada lo intenté una y otra vez hasta cansarme. Bajé mi pijama tome una toalla y camine por el pasillo, llegue al baño no había nadie, dejé mi ropa en la silla, el agua estaba tibia y al caer el jabón me ardía, el dolor me hace sentir viva, horriblemente viva... Mis manos casi sin uñas comenzaron a arañar las piernas una y otra vez el dolor ya no lo sentía, a los minutos mi cara estaba roja llena de marcas, cuando mire mis manos estaban llenas de pelo... Fue una crisis y debía guardar el secreto, al menos la voces se callaron.

Me encontré con una enfermera en el pasillo, me estaba buscando, era hora de hablar con la psiquiatra otra vez, esta vez tenía que ser mejor, cuando entres ella estaba ahí sentada con su delantal blanco, sus ojos me miraban fijamente, estoy de vuelta.

-Hola, ¿cómo estas?

De verdad comenzará así, vamos salimos una vez, no sera difícil, déjame a mi yo te sacaré de esto. Estoy bien, algo cansada, no quiero estar aquí, quiero a mi perro, mi gato, los dejé solos, fue un error juro que no quería por favor, me sentía bien en la casa, estoy durmiendo con mi hermana y mi perrito le hago cariño hasta dormir, por favor no quería.

Entro muy rápidamente y se sentó frente a mí, la veo muy entusiasmada hablando de sus mascotas, me cuenta como fue salir del hospital y ver que estaba en su casa tranquila, me asegura que no escucha voces, es el efecto de los medicamentos subir 2 dosis ayudaron a su paz mental , eso es un gran paso entiendo que suelen recaer, la dejaré un par de días para asegurarme que este bien.

Ya es hora de la comida, el carro entra con lo mismo de todos los días... ser vegetariana en un hospital público no es la mejor opción del mundo. Los fideos están fríos, el brillo que se puede ver en ellos es de aceite, el apio cocido es asqueroso en su totalidad, no dan ganas de comer en lo absoluto pero la mirada de mi madre advierte un reto si no termino mi comida. Hablamos por un largo rato sobre la vida, me cuenta lo que esta pasando en la casa y lo que piensan mis familiares sobre mi y lo que esta pasando en este momento, todos dan mensajes motivadores, al abrir los ojos otra vez los veía en sus camas mirando perdidamente a las paredes, ¿que es lo que piensan? ¿porque están aquí?.

Vi pasas muchas persona pero nunca una que nos pudiera ver, nos encanta despertar a mitad de noche para conversar, dar ideas y opinar en su mente es tan fácil, tan sencillo, nosotros estamos aquí porque no queremos ir al infierno, la locura del infierno suena aterrador, hasta para nosotros pero taremos el infierno a su vida. Me acerco poco a ella me corre la cara, se que esta desfigurada y mis dientes afilados no son del todo inconvencibles para una foto. Toco su cara con mis manos, susurro en su oído lentamente, vamos cariño se que me ves, también me escuchas, te dejare tranquila si lo haces, hazlo por mi una vez más es lo que pido por hoy. Corre, corre pero seguiré en ti cada segundo de tu vida.

Sobre salto por los gritos, eran ellos no tenía los ojos abiertos pero lo sabía, comenzaba la noche, la vi acercarse a mi, me paso las manos por la cara susurrando en mi oído, cuando abrí los ojo el también estaba arañaban mis piernas, gritaban una y otra vez, mis oídos querían explotar, me tiraban el pelo y hacían volar las cosas que tenía en el velador, las enfermeras no escuchaban otra noche estaba con ellos, porque nadie les decían nada, no había control para ellos, debía estar sola otra vez... Me tiraron de los pies y caí al suelo me comenzaron a arrastrar por la habitación escuchaba sus risas cada vez más fuertes, estaba débil pero logre pararme, me apoyé de la cama y toque el timbre, nadie respondió, lo intenté una vez más,tal ves están dormidas... La vi llegar prendió la luz y se acercó me pregunto si todo estaba bien, pero no soportaba la idea de que ellos no tuvieran control. ¿Cuando los controlas a ellos?, digo, siempre están solos, nunca los han venido a ver, en las noches no me dejan dormir.

Me sorprendí al ver a Darcy apoyada en la cama, tenía la mirada perdida y repetía una y otra vez la mimas pregunta, ¿Cuándo los controlas a ellos?. Ellos, mire la habitación algo desorientada, estaba sola, esta habitación llevaba años sola, es la primera vez que tenemos a una paciente aquí, es muy joven con 15 años esta pasando por un tormento, tal vez es el efecto de los medicamentos, la psiquiatra dijo que su dosis fue aumentada en 2 dosis más. Dos dosis y las alucinaciones son más fuertes... Camino a buscar su ficha escucho un silencio total, nunca esta en silencio siempre los neonato lloran o los pequeños llaman para ir al baño. Ficha clínica, paciente ingresa a las 3.20 am, llega de traslado de urgencia desde el hospital HPB, se le aplico un lavado de estomago por sobredosis de antidepresivos, auto-lesiones (cortes superficiales en brazos y piernas), severa perdida de conciencia y baja temperatura. Tutora indica que esta tomando 3 dosis de anti-depresivos en la mañana, 2 dosis al medio día y 5 dosis antes de dormir, recetada por la psiquiatra infanto-juvenil. Es imposible, con esa cantidad de anti-depresivos ella debería dormir todo el día. Antes de entrar a su habitación recuerdo el archivo perdido, ¿Será posible?, recuerdo que lo leí la primera vez que llegue al hospital, el paciente de la habitación 2.85 sufría esquizofrenia-infantil, estaba todo el día con pastillas, luego de 1 mes se quito la vida en la habitación colgándose desde la cortinas momentos antes aviso que sus compañeros no lo dejaban dormir. Paciente dela habitación 2.85 ingresa por infección sin reconocer, estuvo 1 mes bajo observaciones, hasta de que se quitó la vida explotando el tubo de oxígeno, días anteriores mencionó que no controlaban a sus compañeros. Luego de leer los archivos, quedé perpleja ante a situación ¿será posibles?, hablo con la enfermera de piso, noto el nervio en su voz pero están todas las camas ocupadas Darcy no podrá se transferida a otra. Camino lentamente hacia la habitación pero no entro, quedo mirando desde la puerta, Darcy estaba en el suelo hablando hacia la pared, parecía molesta y asustada, de pronto la cama del frente se hunde y ella fija su mirada hacia la cama, habla muy bajo no alcanzo a escuchar sus palabras, algo pasa y tengo que averiguarlo.

Sus dientes afilados estaban en mi cara gritando una y otra vez, sentía que mi corazón se iba a salir del miedo, me tomó del pelo por la habitación arañándome cada vez que podía, la sangre corría por mis piernas, la habitación comenzó a oscurecer ya casi no veía a mi alrededor pero aún así sabía que no estaba sola, sentí un golpe en la cara, tiraron de mis pantalones hasta romperlos. Me senté frente a el , estaba con mucho miedo pero bastante enojada como para enfrentarlo, me comenzó a gritar otra vez, esta vez mencionó que si la enfermera volvía ella pagaría las consecuencias por temor baje la voz más y más, la ira se iba convirtiendo en angustia, cuando sentía que el pecho se oprimía, las manos me sudaban, la cabeza me daba mil vueltas, justo en ese momento entro ella, con sus ojos tan grandes y desorientados. rápidamente me paré, esta todo bien, no te preocupes, ahora me iré a dormir, pero ya era demasiado tarde iban directamente hacia ella.

Fue como bajar al infierno, los gritos y lamentos se apoderaron de mi mente, salía sangre de nariz cada vez que me gritaban. Camino hacia mí lentamente, no estaba segura de lo que estaba viendo en este momento, unos ojos negros en su totalidad y unos dientes a filados, no distinguía su cara, estaba completamente desfigurada, los pedazos de carne complemente rojo que colgaban de su cara me provocan un escalofríos, pero esto no me ayuda para nada, el lo nota y comienza a tirarse la piel, los pedazos de carnes cayeron al suelo y el piso de tiñó de un color rojo intenso casi café, era algo espeluznante y asqueroso. sus brazos eran demasiados largo, me llamó la atención sus manos, no tenía manos en su remplazo solo habían uñas, unas largas uñas llenas de sangre, me tomó de pelo golpeándome contra la pared sentí un agudo dolor en la cabeza pero antes de llevarme las manos para ver si tenía sangre ya estaba en el aire, esta vez en manos de una mujer, sus ojos inyectados de sangre se me hacían familiar, tenía la boca cocida con una especie de alambre y de sus brazos salían trozos palos, sabía que la había visto en alguna parte ¿Dónde?¿Dónde?, arañó mi cara una y otra vez, me ardía y la sangre salía por mis mejillas, para cuando me soltó contra las camas vacías, no tenía conciencia, estoy fuera de mi cuerpo me puedo ver en la habitación, me destruyen y Darcy esta siendo atacada por el ¿Porqué? no entiendo nada, intentó ayudarla pero mi cuerpo esta ahí tirado, bajo la puerta se ve una luz brillante , tal vez es la jefa de piso que esta haciendo la ronda, entrarían aquí y nos podrían salvar, me acerco y abro la puerta la luz me encandila para cuando logro ver con claridad veo a mi madre en una silla, estaba contenta, reía de algo camino hacía ella y me veo de pequeña bailando a mis padres, ¿Mamá, que haces aquí?, cuando mi mano toca su hombro todo se vuelve oscuro y vacío, solo escucho voces que poco a poco se acaban...

Abren la puerta para hacer la ronda, estoy cubierta de sangre, tocan el timbre de urgencias, rápidamente llega más personal, me toman en brazos y me llevan a una sala vacía. Despierto por el frío que sentía en mi espalda, cuando abro los ojos, todo era de color blanco, no sabía donde estaban las puertas o ventanas ¿Qué hago aquí?, intento pararme con la pocas fuerzas que tengo pero tengo amarras en mis brazos y piernas ¿Qué es esto?¿Dónde estoy?, comienzo a gritar una y otra vez, siento unos pasos acercándose, espero que sea aquí. Entro un enfermero bastante serio traía consigo un aparato que no lograba reconocer y una radio.




31 de Julio de 2020 a las 19:04 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Tercer piso

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Más historias

K de Killer K de Killer
Mensajes de la vida Mensajes de la vida
Winter Dreams Winter Dreams