samueldugarte samuel Dugarte

Las cosas menos inesperadas, suceden en el momento menos inoportuno.


Horror Historias de fantasmas Todo público. © Reservados todos los derechos
Cuento corto
1
789 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Encuentro Paranormal

Unos adolescentes viajaban por ahí cerca de las 3:00 de la madrugada en un carro a gran velocidad, después de una fiesta hasta altas horas de la noche, el vehículo en el que recorrían las desoladas carreteras iluminada por la luz de la luna, tenía el tanque casi vacío, solo quedaba para un par de kilómetros.

—¡¡¡Demonios!!! El tanque está casi vació no alcanzara ni para alejarnos de esta maldita zona— Habló enfadado, él joven que conducía.

—Tranquilo de seguro nos alcanzara para llegar a una gasolinera— Respondió el que iba de copiloto, con tranquilidad.

—Eso me recuerda a una vieja historia, que en zona como esta suelen aparecer espíritus malignos en medio de la nada. Que suelen ser hostiles con muchos viajeros a altas horas de la noche— Expuso uno de los que iban de pasajeros, en los asientos de atrás.

—No estoy de humor para tus estupideces. En este momento— Aclaró enojado, él joven que conducía el carro.

—De acuerdo… solo digo que no sería bueno perturbarlos. ja jajá—

—¡Basta te lo advertí! Te bajas del carro y ves como coño te de vuelves— Gritó enfurecido esta vez, el joven conductor… frenando de golpe.

—Oye viejo solo era un chiste… no tienes ¿Por qué? enojarte— Reclamó uno de ellos.

—Solo estaba bromeando… hermano—

—Yo no estoy jugando te bajas de inmediato del coche—

—Vete a la mierda… eres un jodido miedoso infantil. Se te ha subido el alcohol a la cabeza— Dijo el chico disgustado saliéndose del carro, cerrando con fuerza la puerta.

Más adelante, el coche comenzó a dar señales de falta de gasolina y todos comenzaban a notarlo.

—Nos va a tocar que empujar el vehículo cuando se detenga— Expreso frustrado el conductor.

—Viejo mira… una mujer está haciendo señas para que la llevemos— Dijo él que iba en el asiento del copiloto, notando que su amigo seguía sin disminuir la marcha rebasando aquella mujer que los miraba de lejos.

—¿Pero… qué has hecho? ¿Por qué no te detuviste? No debimos haberla dejado sola en medio de la nada, Le puede ocurrir algo,

—¡Cállate! ¿Qué no te das cuenta? la carretera esta iluminada por la luna y el tanque está vacío… cuando lo llenamos antes de partir de regreso. Además, una mujer en medio de la nada sin razón aparente y ese tonto que menciono la historia de espíritus… hemos recogido a un demonio por la carretera— Aclaró el conductor viendo, como el motor del coche dejaba de andar hasta el punto de que el carro se detuvo por completo.

—Gracias por detenerse… son muy amables. Podemos marcharnos ya— Dijo una mujer en el asiento de atrás, con voz seca. En ese momento, el carro comenzó avanzar lentamente aumentando de velocidad cada vez más hasta llegar a su máxima capacidad. Todos los jóvenes estaban paralizados y muy pálidos, no sabían ¿cómo? esa mujer se había entrado al coche y ¿Por qué? El carro estaba marchando a toda velocidad sí, no tenía gasolina en el tanque, para sorpresa para ellos cuando vieron el marcador de la gasolina estaba FULL, de sus ojos comenzaban a caer lágrimas.

—¡Viejo has que se detenga el carro! Nos vamos a salir de la carretera—

—Vamos a salir volando… frena el maldito carro—

—Eso es lo que intento demonios… pero no responde se está conducido solo. Salgan del carro—

Sus esfuerzos por abrir las puertas, eran en vano, no cedían en nada ni siquiera los vidrios podían romperlos. Pronto el carro atravesó como si nada el barandal de seguridad vehicular y salió a gran velocidad hacia el acantilado. Lo último que se escuchó, fue la explosión del carro.

30 de Julio de 2020 a las 10:34 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

samuel Dugarte Me gusta crear historias de todo tipo, que sirban de entretenimiento y que en ellas se encuentren aprendizaje para el día a día.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~